En Mozambique, presidente acusa a la prensa de «actuar en nombre de los terroristas» en Cabo Delgado

Puente en el límite de Cabo Delgado, norte de Mozambique, 4 de agosto de 2009. Foto de F. Mira (CC BY-SA 2.0).

El conflicto armado en Cabo Delgado, província del norte de Mozambique que hace frontera con Tanzania, entró en su tercer año, y sigue siendo un asunto poco comprendido. El lugar ese escenario recurrente de ataques perpetrados por grupos que se dice tienen relación con el Estado Islámico.

Según Human Rights Watch, el conflicto ha causado la muerte de más de 1500 personas y ha desplazado a más de 250 000. mil. El Gobierno de Mozambique clasifica los ataques como «actos de terrorismo» y «agresión externa».

El 25 de noviembre, en la inauguración del Consejo Coordinador del Ministerio de Defensa, el presidente Filipe Nyusi criticó, sin dar nombres, los informes de la prensa sobre los ataques, en una declaración que generó reacciones negativas entre órganos de medios y activistas.

El presidente Nyusi dijo:

Entre as ameaças à nossa unicidade e moçambicanidade constatamos a tendência crescente da desinformação e a tentativa de manipulação da opinião pública através das redes sociais.

Preocupa-nos, também, que nesta saga de distorção da realidade na divulgação de irrealidades, estarem a ser utilizados alguns órgãos de informação, que ao invés de pautarem pelo profissionalismo, acabam, deliberadamente ou inocentemente, agindo em vantagem dos inimigos ou dos terroristas.

Entre las amenazas a nuestra unidad y mozambicanidad, constatamos la tendencia creciente de la desinformación y el intento de manipulación de la opiniión pública a través de las redes sociales.

También nos preocupa que en esta historia de distorsión de la realidad en la divulgación de irrealidades se usen algunos órganos de información que en vez de actuar con profesionalismo, acaben, deliberada o inocentemente, actuando en nombre de enemigos o de terroristas.

En un comunicado reproducido por DW África, el Centro para Democracia y Desarrollo (CDD) condenó las declaraciones del presidente por «atentar contra las libertades de expresión, de prensa y de pensamiento».

El CDD «también defiende el respeto a la Constituición del país que el jefe de Estado juró cumplir y hacer cumplir, que atribuye a los tribunales las competencias de responsabilización por la violación de las leyes» refiere el comunicado.

También el Instituto para la Comunicacion Social del sur de África, MISA-Moçambique, reaccionó con preocupación a los pronunciamentos de Filipe Nyusi. En un comunicado divulgado el 26 de noviembre, señaló:

Reconhece-se a importância do combate que deve ser travado contra a desinformação, as notícias falsas e a mentira deliberada, independentemente dos meios utilizados para a sua propagação.

Contudo, o Presidente da República associou esses males, sem apresentação de elementos concretos, ao trabalho feito pelos órgãos de comunicação social sobre Cabo Delgado, como uma acção de apoio aos terroristas.

Se reconoce la importancia del combate se debe haber contra la desinformación, las noticias falsas y la mentira deliberada, independientemente de los medios usados para la propagación.

Con todo, el presidente de la República asoció esos males sin presentación de elementos concretos, al trabajo que hacen los órganos de comunicación social sobre Cabo Delgado, como una acción de apoyo a los terroristas.

El analista y activista social Borges Nhamire dijó al portal VOA que las declaraciones de Nyusi son consistentes con lo que ha sido la actitud del Gobierno con relación a la prensa: “El Gobierno nunca ha visto a la empresa como un socio con relación a Cabo Delgado. Sempre ha tratada a ka prensa como enemiga”, afirmó.

Para el activista, es más grave que las declaraciones puedan «dar carta blanca al Ejército y los Gobiernos locales para ser represivos con la prensa».

El periodista Rafael Machalela condenó también el pronunciamiento de Nyusi, que ve como forma de intimidar la libertad de comunicar:

El presidente Nyusi decidió declararle la guerra a la prensa. imprensa. Habrá milicias digitales en todo internet que vigile lo que escribemos. Sus asesores le hacen pensar que está en 1980. No vas a vencer esa guerra. No puedes el viento con las manos. Concétrate.

A su vez, Zenaida Machado, investigadora de Human Rights Watch, refiere que sería bueno oír al presidente condenar otros males cometidos, no solamente la desinformación:

Me gustaria que el presidente Nyusi pudiera usar su tempo con soldados para:
– Condenar violaciones de derechos
– Reeducaerlos sobre derechos humanos
– Recordarles su deber de proteger a los ciudadanos
– Instarlos a tratar a los detenidos con dignidad
– Comprometerse a dar mejor apoyo y logística

Con frecuencia, los periodista que informan sobre Cabo Delgado relatan abusos cometidos por las fuerzas armadas de Mozambique.

En 2019, los periodistas Amade Abubacar y Germano Adriano fueron detenidos mientras realizaban indagaciones en la provincia. Pasaron 108 y 63 días de prisión, respectivamente. Ambos recibieron acusaciones de delitos en medios informáticos y de violar segretos del Estado, y están con libertad condicional desde abril de 2019.

en abril de 2020, el periodista radial Ibrahimo Mbaruco desaparecióen em Cabo Delgado. La sociedad civil ha instado al Gobierno mozambiqueño a usar todos los instrumentos a su alcance para esclarecer o lo que pasó conj l periodista.

En noviembre, la Ordem de Abogados consideró también que la falta de información y transparente dificulta el trabajo en el norte del país.

Historias recientes de Mozambique

Historias populares

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.