Gobernabilidad ejemplar: ¿A qué paises deben seguir los que tienen altos índices de COVID?

Por Ian Inkster

Mientras gran parte de América, Europa y muchas países angloparlantes enfrentan un cúmulo de posibles opciones de acción que tienen a su disposición al entrar en lo que se entiende como una “segunda ola” de COVID-19, sus medios de comunicación mencionan repetidamente un pequeño grupo de paises que podrían ser mejor copiadas: ejemplos de buena gobernabilidad de COVID.

Dos puntos para empezar. Desde hace algún tiempo no está claro si esta nueva ola fue una función directa de la mutación entre los numerosos ADN del propio virus, o principalmente un ciclo creado por el hombre que sigue los altibajos de la adhesión de las sociedades civiles a las reglamentaciones. ¿Son los picos resultantes de descuido civil? El segundo punto se desprende de este argumento de descudo civil: bien puede afirmarse que la capacidad de un país para amortiguar la incidencia y la mortalidad de los COVID es una señal de su poder de gobernabilidad existente. La buena gestión de COVID se convierte entonces en una medida de la fuerza y el alcance de políticas, de la firmeza de un Gobierno para convencer a sus ciudadanos de que cumplan las reglas, y de su propio poder para adaptarse a las circunstancias cambiantes inducidas externamente. De esto se puede deducir que los buenos resultados de COVID actúan como un indicador de lo bien que un Gobierno conducirá a su país a la recuperación económica posterior a COVID. Por lo tanto, puede haber mucho en juego.

Así pues, la elección del mejor ejemplo puede muy bien reflejar la creencia subyacente entre un gran número de personas de que un país determinado tiene una posición alta entre la comunidad de países. Es decir, mucho puedes ver los resultados exitosos de COVID en todo el mundo como un ejemplo de un Gobierno exitoso y de una economía moral firme. Por el contrario, el fracaso de COVID en la “segunda ola” puede considerarse ahora como un signo de un estado fallido. Hemos visto la derrota electoral de Donald Trump.

Es evidente que los ejemplos notables no pueden ser tan pequeños como para ser atípicos, de lo contrario lugares tan diferentes como las Malvinas o Groenlandia tomarían la delantera. Esto deja de lado a los países que han recibido elogios, como Hong Kong y Singapur. Esto se aplica también a las islas aisladas y a los vastos territorios con muy baja densidad de población como Islandia, Madagascar, Finlandia o Noruega. En un razonamiento más directo, quienes buscan ejemplares deberían omitir países que no informan pruebas por millón, como Burkina Faso con una población de más de 24 millones y un impresionante 122 cassos por millon muy pocas muertes por millón, solamente tres, pero que no informa de números de pruebas. Por supuesto, habrá países que en realidad han tenido tan pocos casos hospitalizados o muertes que no han instituido pruebas en absoluto, pero son difíciles de separar claramente de aquelo donde los casos serían altos si se hubieran instituido pruebas exhaustivas.

Medir experiencia de COVID y elegir modelos

El cuadro 1 muestra detalles de diez paíes, cinco han sido bastante ejemplificados en todo el mundo, y otros cinco que no pero cuyos registros merecen seria consideración. En la última fila están los datos mundiales. Medida del mundo de coronavirus:

El cuadro 1 ofrece muchas advertencias. Cm mide el total de casos de COVID por millón, Dm el total de muertes por millón, D/C son las muertes en proporción al total de casos registrados, lo que tomamos como un buen indicador de la tasa de mortalidad efectiva; Tests/m es el número de pruebas de COVID por millón de la población. Las cifras se derivan de los totales del período comprendido entre el 13 de enero de 2020, día del primer caso confirmado en Japón, y el 11 de noviembre de 2020.

Los cinco ejemplares comunes están en negrita, y ofrecen experiencias de COVID muy variadas según sus propios datos oficiales registrados a lo largo de todo el período. Parece claro que Alemania y Suecia son ejemplares, especialmente en las naciones occidentales porque tienen buenos registros en la lucha contra COVID-19 en comparación con otros grandes países europeos (por ejemplo, Reino Unido o Bélgica con cifras de de 719 y 1112 muertes por millón, respectivamente) y Estados Unidos (734 muertos por millón). También tienen resultados más altos de pruebas por millón, especialmente Suecia. Pero el principal inconveniente de este último como ejemplo es su tamaño mucho menor de población, y las características inusuales para Europa de su relativo aislamiento espacial cuando se compara con naciones de alto COVID como Italia. Además, la tasa de mortalidad de Suecia, con un 3,6 %, es en realidad la mayor de los diez paíes de esta tabla, a pesar de una alta tasa de pruebas. Esto podría sugerir una falla en los procedimientos para una hospitalización efectiva después de que las pruebas resulten positivas, resultando en una mayor mortalidad, o podría ser resultado de su relativamente alta proporción de ciudadanos mayores, el 20,3 % de su población es mayor de 65 años, en comparación con alrededor del 16 % para Australia y los Estados Unidos. Sin embargo, este caso se debilita gravemente cuando observamos que Alemania tiene una proporción del 22,2 % de su población en este grupo de edad, y Japón una proporción aún mayor de 28,2 %. Ambos tienen una relación de casos recuperados del 1,7 %. Dada la pequeña población de Suecia, esto arrojaría algunas dudas ejemplo obvio en términos de los resultados reales de COVID hasta la fecha.

Dentro de Europa, esto deja a Alemania probablemente como el mejor caso. A diferencia de Suecia, está rodeada de países con altos índices de is COVID, como Bélgica, Francia y Paíss Bajos (con 1185,  651 y 484 muertes por millón respectivamente).

Fuera de Europa—problemas

Pero a primera vista, ninguno de los contendientes europeos puede igualar a Australia, Japón y Taiwán, cada uno Dms excepcionalmente pocas muertes por millón (Taiwán con su inigualable 0,3 %) y muchos menos casos por millón. La aparente debilidad de los casos japonés y taiwanés son sus bajos niveles de pruebas por millón. En igualdad de condiciones, esto significa que un número menor de pruebas conduce a un menor número de “casos registrados” si un país confía en los resultados de las pruebas como su principal fuente de COVID, en lugar de en las recopilaciones oficiales de datos de hospitales y médicos generales entre pacientes a quienes se diagnostica el virus. No se trata de un rechazo rotundo de ninguna manera. Es muy posible, y comprensible, que un país con una bajos índice de COVID no sienta la misma necesidad de pruebas masivas que los países con problemas más graves. Es notable que tanto Estados Unidos como el Reino Unido tienen las proporciones más altas de pruebas de cualquier país grande, alrededor de la mitad de sus respectivas poblaciones sometidas a prueba. Dado que el número de pruebas dice poco de la calidad de los procedimientos de prueba, parece haber una buena razón para tener a Taiwán y Japón como ejemplos.

Australia no tiene ese problema, ya que sus tasas de pruebas están entre las más altas del mundo y son notablemente superiores a las de Alemania. Tienen pocas muertes por millón. El único problema es el carácter inusual de su demografía (gran proporción de la población vive en las costas masivas), su ausencia de fronteras terrestres, su relativo aislamiento general de todos los puntos con alto índice de COVID, y su capacidad de cerrarse pese al gran número de turistas y conexiones de negocios. Estas características no pueden serimitadas, pero pueden ser más determinantes de su éxito como amortiguador del virus que cualquier elemento de política o de cualquier secuencia especial de intervenciones oficiales.

Hay más que decir sobre por qué algunos países aparecen como ejemplares y otros no, a pesar de sus datos directamente relacionados con COVID. Esto se aborda en tres filas del Cuadro 1. Pol-FrR da un indicador de la libertad política dentro de los paises, como ha medido Freedom House, Washington, DC, desde 1973. Las cifras son un índice con cien (Suecia) en la parte superior entre todas las principales naciones. Nuestro Cuadro 1 también indica –con un * por los nombres de los diez países– los etiquetados por Freedom House como “democracias electorales”, y puede verse que los cinco principales paíes ejemplares están en esta categoría, y cada una está altamente clasificada en el índice Pol-FrR, entre 93 y cien Los cinco ejemplares son un grupo democrático libre, que comparte una serie de marcadores de posición, atributos de una cultura política, con muchoa países considerados ejemplares.

Aunque Taiwán, con su asombrosa historia COVID, no está reconocida oficialmente como países independiente por los otros cuatde este selecto grupo, sus características encajan perfectamente con las de ese grupo, en su conjunto. La columna del PPP muestra que estos países están entre los industriales más ricos y establecidos del mundo, y las estimaciones de su carácter ejemplar por parte de los principales medios del mundo seguramente deben reflejar algo así como un club cultural. La columna PPA es una medida del Banco Mundial de la paridad del poder adquisitivo per cápita, que ajusta las comparaciones simples de ingresos per cápita para tener en cuenta las diferencias del costo de vida reemplazando los tipos de cambio normales por los diseñados para igualar los precios de una “canasta de bienes” y servicios promedio.

El índice se basa en Estados Unidos como cien. Parece bastante claro que los ejemplares elegidos son considerados como buenos para imitar –democráticos y libres– y esto es lo que se fija en los medios que crean frases como “lecciones a aprender” o “seguir la ciencia”, y así sucesivamente. Esto se confirma en la columna Econ-Fr, que brinda un índice de libertad política para 2020 calculado por la Heritage Foundation, Washington, DC, en su Índice de Libertad Económica 2020, de acceso libre, que Singapur encabeza con 89,4, Australia aparece en cuarto lugar con 82,6, Suecia aparece en el puesto 22 con 74,9, y así sucesivamente. Es decir, este grupo se considera ejemplar, a pesar de sus grandes diferencias en el rendimiento de COVID, en base a una cultura global en la que, a través de los medios internacionales, el liberalismo basado en el mercado y con altos ingresos es premiado con la posición más alta entre los países de nuestro mundo. Con esa posición vienen nociones de veracidad, probidad y alta confianza, las recompensas secundarias de los altos ingresos.

Por lo tanto, se puede argumentar que la noción de lo que podría ser una nación ejemplar en un mundo COVID no se basa principalmente en el registro de COVID sino en algunas pruebas de los logros de COVID, además de muchas pruebas de una alta posición nacional entre los demás países del mundo. Así que, a pesar de todas las advertencias e inconvenientes señalados en este documento, parece que las aparentemente muy diferentes naciones del grupo persistirán como ejemplares.

Más allá de los límites: Otra perspectiva de desempeño ante el COVID

Nuestros otros cico países son totalmente diferentes. Aunque tanto Polonia como India son democracias parlamentarias, comparten con este segundo grupo un ingreso per cápita mucho más bajo, con Etiopía como una de las naciones más empobrecidas de la tierra. Todos tienen menores grados de libertad económica y política, pero también tienen muy buenos resultados en cuanto a COVID, medidos en las columnas muertes por millón y muertos en relación a casos totales, y en general cifras razonables para las pruebas por millón (el peor es Angola, que en realidad supera la cifra de Taiwán). No se trata de países pequeños desde el punto de vista demográfico, y en esa medida merecen atención como posibles casos ejemplares.

Con su gran medida de casos por millón, Polonia parece en principio un candidato poco probable, pero su cifra es igual a la de Suecia, y mucho más baja que las de España (29 692), o Francia (26 769), o la enorme cifra belga de 42 547. Sus pruebas por millón superan las de Japón. Su proporción de muertos es muy baja, muy por debajo de las del Reino Unido, Italia, Francia e incluso Alemania. Limita con siete países de alta o incierta incidencia, como la República Checa. Y, por supuesto, es europeo. Podríamos sugerir que nunca ha sido visto como ejemplar en Occidente debido a su distinción cultural de tener un bajo ingreso per cápita, igual al de Malasia, y sus menores grados de libertad económica y política que los encontrados en el grupo de los ejemplares aceptados. Y, por supuesto, lo mismo debe decirse de Etiopía y Angola. Las causas más probables de sus bajas medidas de COVID son la falta de infraestructura para realizar pruebas efectivas y el bajo número de ancianos en sus poblaciones, principalmente como resultado de los bajos ingresos. Como ya se ha señalado, esto por sí solo tendería a reducir las tasas de mortalidad. India y Malasia son, con mucho, los ejemplos más probables a seguir por otros. La población masiva y la extrema pobreza de India, ambas señaladas en el Cuadro 1, no han inhibido las medidas de pocos muertos por millón y especialmente las de baja mortalidad. Como democracia parlamentaria bien establecida, India tiene un nivel relativamente alto de libertad política, aunque su determinación de seguir planificando un alto crecimiento económico (una tasa de crecimiento anual del PIB de más del 7 % a partir de 2012) significa que el Gobierno no deja que las fuerzas del mercado gobiernen la producción y distribución de bienes y servicios. Con la ayuda de su distribución por edades, pero recordando la enormidad de su población, India bien podría considerarse como un grupo ejemplar de naciones de baja icidencia de COVID.

¿Malasia como buena práctica?

Como caso ejemplar en muchos sentidos, Malasia ha sido el más descuidado por los comentaristas internacionales de los medios. Sin embargo, con niveles de libertad económica algo altos, ha logrado notables estadísticas de COVID basadas en un nivel razonable de pruebas. En esto, se ha visto favorecido por el hecho de estar rodeado de naciones de baja inciddencia, como Indonesia (55 muertos por millón) o Tailandia (0,9 muertos por millón y un total de casos de solo 3861). Sus niveles de muertos por millón son notables. Además, su historia de defensa de COVID muestra mucha más rapidez e inteligencia que la mayoría de países occidentales. El análisis se adoptó en todos los aeropuertos después de que se conoció el primer caso en Tailandia el 13 de enero, y Malasia recién informó de su propio primer caso el 25 de enero, después que Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y Taiwán. Las revisiones térmicas se adoptaron rápido. En virtud de la Orden de Control de Movimientos del 18 de marzo, el Gobierno, con la buena cooperación de los medios, difundió activamente las instrucciones “#StayHome” (Quédate en casa), las ONG y los reclusos fabricaron equipos de protección personal para quenes estaban en primera línea, y en febrero se inició el estímulo financiero inicial para evitar la recesión económica. Muy pronto, Malasia aceptó que China había demostrado que aislando al grupo de personas infectadas y con distanciamiento social se podía contener la pandemia. A fin de financiar nuevos hospitales y crear reservas de medicamentos, el Ministerio de Salud y Tenaga Nasional Berhad (TNB) establecieron una “coalición de acción” para obtener ayuda financiera de empresas corporativas, empresas vinculadas al Gobierno y otras organizaciones de Malasia, forma de financiación del sector privado y público que Occidente aún no ha explotado verdaderamente. El Gobierno amortiguó toda división entre los sectores público y privado, con uso directo de los medios sociales, y las ONG (no empresas privadas) se usaron desde el principio para brindar máscaras de protección, cámaras de desinfección y educar a los ciudadanos sobre COVID-19. Al 11 de abril, Malasia había comunicado un total de 4346 casos y un total de 1830 recuperados, una proporción del 42 %. Hoy en día las cifras son 32 969 y 45 095, una proporción del 73 %.

Mucho más rápido que en países como el Reino Unido, las autoridades de Malasia reconocieron el problema clave de los ancianos en las residencias de ancianos. Ya el 27 de marzo, el gobierno malasio introdujo el Paquete de Estímulo Económico Prihatin Rakyat (PRIHATIN) con 25 millones de RM asignados para proporcionar asistencia a las residencias de ancianos, incluyendo el desembolso de efectivo, el suministro de alimentos y artículos sanitarios, así como un pago único de 250 RM para los pensionistas del gobierno. Malasia estaba dirigiendo una proporción mucho mayor de sus muy limitados recursos a ayudar a los ancianos que la mayoría de las naciones occidentales y en una fecha mucho más temprana, y esto fue evidentemente recompensado a través de sus muy bajas estadísticas de Dm y D/C.

Más allá de las declaraciones casuales – seleccionando con atención

El ejemplo de Malasia detalla la variedad de respuestas positivas que se han dado en países no considerados hasta ahora como ejemplares, pero que muestran resultados de COVID muy superiores a los de países mucho más ricos. En sí mismo, este tipo de evidencia no puede elegir un ejemplo para todos. Es poco probable que escoger un ejemplar a partir de casos individuales ayude mucho. Pero lo que parece claro es que los ejemplos globales no tienen que parecer iguales en términos de estructuras políticas, ingresos o ideología económica. Es mejor que cualquier país mire sus propias circunstancias y seleccione los elementos que considere apropiados. La mejor opción podría ser considerar el cuadro más global pero teniendo en cuenta especialmente las diferencias en la distribución de ingresos y edades, el carácter de las fronteras, las densidades y niveles de urbanismo y los grados de contaminación atmosférica. Esos elementos pueden orientar la selección hacia países o un país de circunstancias similares, y el mejor ejecutor de COVID puede ser su mejor ejemplo. ¡Pero no hay que apresurarse!

Elementos como la estructura de edad o fronteras pueden ser razonablemente reconocibles y medidas objetivas. Los sistemas políticos y las políticas son todo lo contrario, se alteran con los regímenes (podemos esperar novedades en Estados Unidos). La única forma de salir del aparente enigma es admitir primero que la incidencia y la mortalidad de COVID está solo parcialmente relacionada con las políticas oficiales de gestión de cualquier nación. En realidad, hasta ahora solo se ha arrojado la más tenue luz sobre cuál es la relación entre la enfermedad, la muerte y la gestión en un mundo de COVID. Solo por esto, un gran ejemplo de COVID puede no ser un gran ejemplo de vida política y civil, especialmente según lo definen los responsables de la toma de decisiones en las democracias parlamentarias. Tal vez elegir entre Australia y Japón, entre India o Malasia, no debería ser tan normativo. Tal vez debería sopesar cuidadosamente el aparente desempeño de COVID en el contexto de todos los elementos, y admitir que las políticas de Gobierno pueden no ser las más importantes entre ellos.

El profesor Ian Inkster es historiador mundial y economista político de la Universidad SOAS de Londres, y ha enseñado e investigado en universidades de Gran Bretaña, Australia, Taiwán y Japón. Es autor de 13 libros sobre dinámica asiática y mundial, con especial atención al desarrollo industrial y tecnológico, y es editor de Historia de la Tecnología desde 2000. Los próximos libros son Distraction Capitalism: El mundo desde 1971, y Tecnología invasiva y fronteras indígenas. Case Studies of Accelerated Change in History, con David Pretel. Síguelo en Twitter en @inksterian.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.