Protestas estudiantiles en universidades filipinas golpean al Gobierno por fallida respuesta al tifón

Estudiantes, profesores y trabajadores de la educación se reunieron el 16 de noviembre de 2020, para declarar una huelga en la Universidad de Filipinas. Foto de Sindicato de Trabajadores Académicos, usada con autorización.

Tras sucesivos tifones que golpearon Filipinas en noviembre, han surgido protestas estudiantiles en algunas de las principales universidades del país para condenar lo que llaman “negligencia criminal” a la respuesta del Gobierno ante el desastre. El presidente Duterte también ha recibido críticas por su ausencia del público cuando los tifones causaron devastación masiva en varias regiones de la isla de Luzón.

Las huelgas estudiantiles y pedidos de pausas académicas están dirigidos a ayudar a los estudiantes afectados por los tifones a recuperarse y permitir que recanalicen sus energías de clases remotas a operaciones de ayuda y acciones de protesta.

La ola de huelgas estudiantiles en Filipinas empezó en la Universidad Ateneo de Manila, institución de élite dirigida por jesuitas, en la que 150 estudiantes en huelga llamaron a otros estudiantes a no presentar requisitos académicos hasta que el “Gobierno nacional atienda los pedidos del pueblo de una adecuada ayuda al desastre y respuesta a la pandemia”.

Este número inicial de multiplicó por cientos un día después de que el pedido de huelga empezó a circular en línea el 14 de noviembre.

Hasta que no haya una respuesta adecuada, los firmantes nos hemos comprometido a no presentar requisitos academicos desde el 18 de noviembre.

Acá puedes leer la petición:
———-
ADENDA: Al cierre de la edición, solamente se puede acceder a la declaración y lista de firmantes con una cuenta de correo electrónico de OBF.

Lee aquí la declaración completa incluida en la petición:

En la semana siguiente, estudiantes de otras universidades y centros de educación superior también expresaron sus pedidos de detener las clases con estudiantes de la Universidad De La Salle, otra escuela católica exclusiva, y pidieron que el “Gobierno nacional debe actuar ya o irse”.

Profesores de la Universidad de Filipinas, la primera universidad estatal del país, comprendida en el Congreso de Maestros y Educadores para Nacionalismo y Democracia, se unieron a los llamados de huelga:

We halt our classes and academic work to amplify our call for justice and for the ouster of Duterte.

Paramos nuestras clases y trabajo académico para ampliar nuestro llamado a la justicia y la salida de Duterte.

The Centro de UP para Estudios Internacionales también concluyó sus clases en solidaridad con el movimiento de huelga estudiantil:

Mi unidad académica ya está oficialmente en la Huelga Académica. Esta es nuestra posición.

Una declaración de los profesores involucrados de la UP que pide el final del semestre sostuvo que el cambio abrupto al aprendizaje en línea por la pandemia de COVID-19 ha estado lleno de problemas desde el comienzo. La declaración sostiene que no ha habido significativo apoyo estatal para estudiantes que no tienen acceso a dispositivos y conexiones a estables a internet mientras las la ansiedad y las económicas dificultades han impactado en la salud mental de los estudiantes. También dice que estos problemas se han visto complicados por la devastación causada por los recientes tifones e inundaciones en muchas provincias, incluidas partes de la densamente poblada región de la capital nacional.

Estudiantes en huelga en las afueras de la Universidad Ateneo de Manila, en Ciudad Quezón, recrean la imagen satírica de un Duterte dormido para subrayar su inacción ante la pandemia de COVID-19 y los devastadores tifones. Foto del Congreso de Maestros y Educadores para el Nacionalismo y la Democracia, usada con autorización.

La respuesta del gobierno de Duterte ha sido negar el problema causado por la pandemia y recientes tifones sobre el sistema educativo y calificar a los huelguistas de “enemigos del Estado”. En reacción a la huelga en otro discurso nocturno de televiisón, el propio Duterte amenazó con quitar financiación a la Universidad de Filipinas, a la que calficó como “terreno de capacitación” de rebeles comunistas armados.

Organizaciones anticomunistas compuestas de padres organizadas y coordinadas por el gobierno de Duterte hizo piquetes en la UP, Ateneo, y otras grandes universidades alrededor de la capital nacional contra huelgas estudiantiles.

Esto ocurrió en el contexto de acusaciones de que el gobierno de Duterte está haciendo campaña sistemáticamente para calificar de comunistas a organizaciones de la sociedad civil como parte de un movimiento comunista subterráneo para legitimizar la represión de defensores de derechos.

Pero los discrepantes no se han intimidado por la calificación de comunistas del gobierno de Duterte. Miles de manifestantes se reunieron en la Avenida Universidad en el campus Diliman de UP el 30 de noviembre por los 157 años del nacimiento de Andres Bonifacio, el líder fundador de la revolución anticolonial de Filipinas contra España de 1896.

EN ESTE MOMENTO: Grupos juveniles progresistas marchan a la Avenida Universidad para condenar la avalancha de actividades de calificarlos de comunistas en las actividades por los 157 años de Andres Bonifacio.

Tradicionalmente, el Centro Dillman de UP, en Ciudad Quezón, ha sido lugar de protestas y servido como centro para operaciones de ayuda y actividades de protesta durante noviembre.

Edificio de Quezon Hall en campus Diliman de UP sirvió como centro de operaciones de protesta y ayuda en noviembre de 2020. Foto de la Unión de Empleados Académicos de UP, usada con autorización.

El 23 de noviembre, estudiantes de Ateneo escribieron un manifestó de huelga que detalla sus pedidos. Pudieron garantizar un compromiso de la administración de la universidad que reafirma el derecho a protesta y evitar la imposición de penalidades a alumnos en huelga. Más de 800 exalumnos de Ateneo también acudieron para apoyar la huelga.

ÚLTIMO MINUTO: La oficina del vicedecano para Formación Estudiantil publicó una declaración conjunta con representantes de grupos de estudiantes y exalumnos sobre los principales puntos discutidos con respecto a la huelga estudiantil.

Ver la declaración completa:
—————
¡Esta es una VICTORIA para los valientes estudiantes que se arriesgaron con huelgas contra negligencia estatal criminal en medio de la pandemia y el desastre!

Edgar Jopson, líder estudiantil de Ateneo, convertido en militante organizador de la huelga de trabajadores, estaría orgullosos de todos ustedes ahora.

Las huelgas estudiantiles también han recibido apoyo de más de 80 educadores internacionales, académicos y estudiantes de 16 países, como Australia, Bangladesh, Canadá, Inglaterra, Alemania, India, Irlanda, Italia, Kenia, Irlanda del Norte, Escocia, Singapur, Taiwán, Turquía y Estados Unidos. Su declaración de solidaridad logró elogios por la actual ola de huelgas en Filipinas y condena por calificación de comunistas y amenazas de represión estatal:

Contrary to conservative naysayers, strikes are in-themselves education processes happening outside the formal classroom setting where participants are taking direct action through relief work, immersion in impoverished communities, and collective action in solidarity with other sectors against social injustice. This counteracts the dog-eats-dog neoliberal orthodoxies of rugged individualism and resiliency narratives.

A diferencia de los opositores conservadores, las huelgas son procesos educativos que ocurren fuera del aula formal donde los participantes están tomando acción directa con su trabajo de ayuda, inmersión en comunidades empobrecidas y acción colectiva en solidaridad con otros sectores contra la injusticia social. Esto contrarresta las ortodoxias neoliberales de todos contra todos de tosco individualismo y narrativas de resiliencia.

Filipinas tiene una larga historia de activismo estudiantil, que cobró especial relevancia durante los oscuros años de la dictadura de Ferdinand Marcos. En 201}21 se cumplen 50 años de la Comuna de Diliman, acontecimiento histórico en el que los estudiantes que apoyaban la huelga de conductores de jeepney levantaron barricadas en Diliman y lo declararon zona liberada del 1 al 9 de febrero de 1971 en respuesta a las incursiones militares en el campus.

A sólo dos semanas del final del semestre académico, los estudiantes en huelga del Ateneo y de la UP esperan que su ejemplo aumente e inspire huelgas y protestas en diferentes universidades y centros educativos de todo el país.

Deslinde de responsabilidad: El autor enseña en la Universidad Diliman de Filipinas y ha expresado su solidaridad con las luchas de los estudiantes en huelga.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close