- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Diario de un soldado nepalí en Francia

Categorías: Asia del Sur, Alemania, Francia, Nepal, Etnicidad y raza, Fotografía, Gobernabilidad, Guerra y conflicto, Historia, Medios ciudadanos, Relaciones internacionales
Gurkhas in the trenches of France during World War I. More than 20,000 Nepali soldiers were killed fighting for the Allied Forces between 1914-1918. Photo: Imperial War Museum via Nepali Times. [1]

Gurjas en las trincheras en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Más de 20 000 soldados nepalíes murieron luchando por las fuerzas aliadas entre 1914 y 1918. Foto: Museo de Guerra Imperial vía Nepali Times [2].

Este artículo [1] del periodista de investigación Shree Bhakta Khanal se publicó originalmente en Nepali Times [2]. Una versión editada se publica en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Se han escrito libros sobre la legendaria valentía y sacrificio de los soldados gurja [3] de Nepal. Los oficiales han destacado su obediencia y entusiasmo a pesar de las dificultades y el peligro. El mundo tiene una imagen de los soldados nepalíes en el campo de batalla, fieros pero siempre sonriendo.

Pero los historiadores han leído detenidamente cartas y diarios escritos por soldados gurja de las dos guerras mundiales para brindar una imagen ligeramente diferente: nepalíes en las trincheras del campo de Flandes o debajo de los riscos en Gallipoli [4], nostálgicos por casa, aterrados, con frío y miserables. Muchas de estas cartas terminaron retenidas por censores militares, y se archivaron.

Ahora, un diario escrito por un sargento gurja en el Ejército Británico en 1914, durante la batalla de La Bassée [5] en el norte de Francia durante la Primera Guerra Mundial [6], recuperado por un funcionario alemán ha revelado un nuevo aspecto de la leyenda gurja, que confirma su tradicional valentía pero también su lado humano.

Two unnamed Gurkha prisoners of war in a German camp in Münster in 1916. Courtesy: Sir Kukri & Co, via Nepali Times [1]

Dos soldados gurja anónimos en un campo prisioneros de guerra en un campo alemán en Münster, 1916. Cortesía: Sir Kukri & Co, vía Nepali Times [2].

Gurkha prisoners of war in a German camp. Some of their voices recorded in song and stories are now in the Humboldt Museum archives. Courtesy: Sir Kukri & Co. via Nepali Times. [1]

Prisioneros de guerra gurja en un campo alenán. Algunos de sus voces, grabada en canciones e hstorias, están en los archivos del Museo Humboldt. Cortesía: Sir Kukri & Co. vía Nepali Times. [2]

El teniente Alexander Pfeifer era parte del Kurhessische Jäger-Bataillon 11 y encontró el diario de un soldado nepalí en in La Bassée el 20 de diciembre de 1914, tras una feroz batalla contra las fuerzas aliadas de los Ejércitos británico y francés.

Philip Cross, bisnieto del teniente Pfeiffer, encontró los documentos y un kukri [7] al ordenar efectos familiares. Está en proceso de traducir el diario de su bisabuelo al inglés, y también está traduciendo el diario de un sargento gurja al inglés y el alemán.

British Army officers with Gurkhas of the ‘Indian Corps’ at La Bassée at the beginning of the war. [1]

Oficiales del Ejército británico con gurjas de los “cuerpos indios” en La Bassée a comienzos de la guerra, vía Nepali Times [2].

Lt Alexander Pfeifer, the German officer among whose papers was the diary of the Gurkha soldier, and was recently retrieved by his great-grandson, Philip Cross. Via Nepali Times. [1]

Teniente Alexander Pfeifer, oficial alemán que encontró el diario del soldado gurja que acaba de revelar su bisnieto, Philip Cross. Vía Nepali Times [2].

Parece que el trabajo del teniente Pfeifer era recorrer los cadáveres de soldados enemigos para ve si podía encontrar información de los planes de las fuerzas aliadas. Parece que así fue como legó al diario, las fotos y hasta el kukri.

La primera página del desconocido soldado nepalí está en verso en líneas numeradas. Enumera los nombres de jóvenes amigos escritores que murieron o terminaron como prisioneros y las dificultades que atravesaron. Por la caligrafía y vocabulario y el uso de versos numerados prece que al soldado le enseñó un sacerdote de la aldea, que parecía ser el único que enseñaba a leer en las aldeas de Nepal en esos días.

Pages from the diary of an unknown Nepali soldier with a verse, and a list of names, possibly of prisoners of war. Courtesy: Philip Cross. Via Nepali Times. [1]

Páginas del diario de un soldado nepalí con un verso, y un lista de nombres, tal vez prisioneros de guerra. Cortesía: Philip Cross, vía Nepali Times [2].

Translated, the lines read:

‘Poor fellows, their youth was taken away by the enemy’s hands (20)

The love of the military was left behind in Nepal

We are the living dead who have gone to heaven

Subedar Bhimsi Bhandari (21) Harke Thapa Jasraja Dharma Khatri Commander Pasitan Nainsingh Khatri Swarup Kunwar Pratiman Thapa’

Traducidas, las líneas dicen:

‘Pobres muchachos, manos enemigas se llevaron a su juventud (20)

El amor del Ejército se quedó en Nepal

Somos los muertos viventes que han ido al cielo

Subedar Bhimsi Bhandari (21) Harke Thapa Jasraja Dharma Khatri Commander Pasitan Nainsingh Khatri Swarup Kunwar Pratiman Thapa’

The same names in the Nepali soldier’s diary also appear in the diary of Lt Alexander Pfeifer, and in the same order. It appears to be a translation of the Gurkha diary. Courtesy: Philip Cross. Via Nepali Times. [1]

Los mismos nombres en el diario del soldado nepalí aparecen en los apuntes del teniente Alexander Pfeifer, y en el msmo orden. Parecen ser traducción del diario del oficial gurja. Cortesúa: Philip Cross, vía Nepali Times [2].

La segunda página del diario del soldado nepalí (arriba) tiene nombres de gurjas que, cabe destacar, son los mismos nombres en el mismo orden en los papeles del teniente Pfeifer con listas de gurjas que fueron hechos prisioneros (izquierda). La fonética alemana se parece a la manera en que el soldado desconocido escribió los nombres en nepalí. Por ejemplo, escribió gurung como गुरुं (gurun).

La nota del teniente Pfeiffer en su diario dice:

Found with a Gurkha sergeant major. The content of the notice page No. 1 says: The soldiers of the section (Battalion) should be treated with love, friendliness and kindness. Every person, who carries out the rules of his religion, according to law and order, receives his payment (will be happy).

The orders of the commanding officer should be carried out precisely and immediately. The content of the notice paper No. 2 is as follows. Names of the Gurkhas:

  • Thuparau Gurun
  • Chandrabir Thapa
  • Akalbir Gurun
  • Manbahadur Gurun
  • Amarsing Gurun
  • Udjersingh Gharti
  • Imansing Gurun
  • Manbir Thapa
  • Chhabilal Rana
  • Akatbir Thapa
  • Narbahadur Thapa
  • Schatasin Gurun

Se le encontró a un sargento gurja. El contenido del aviso de la primera página de la sección (batallón) debería tratarse con cariño, amistad y bondad. Toda persona, que cumple las reglas de su religión, según el orden púbilco, recibe su pago (estará feliz).

Las órdenes del oficial al mando se deben cumplir precisa e inmediatamente. El contenido de la notificación está a continuación. Nombres de los gurjas:

  • Thuparau Gurun
  • Chandrabir Thapa
  • Akalbir Gurun
  • Manbahadur Gurun
  • Amarsing Gurun
  • Udjersingh Gharti
  • Imansing Gurun
  • Manbir Thapa
  • Chhabilal Rana
  • Akatbir Thapa
  • Narbahadur Thapa
  • Schatasin Gurun

Al investigar algunos de estos nombres, los registros del Ejército Británico muestran que Chandrabir Thapa era fusilero en los segundos rifles del rey Eduardo VII (Rifles Sirmur). Manbir Thapa era sargento del primer batallón de rifles del rey Jorge V (regimiento Malaun); su número de servicio era 1896 y murió en el 20 de diciembre de 1914, en La Bassée. Hasta se sabe que el nombre de su padre era Parasram Thapa y que vivía en la aldea Dohadi, al oeste de Nepal.

Los registros de La Bassée muestran que hubo otros soldados gurja que murieron en el campo de batalla o que fueron tomados prisioneros que no estaban en la lista del diario del teniente Pfeiffer.

Among Lt Alexander Pfeifer’s effects was this khukri possibly taken from the same Gurkha soldier who wrote the diary. Photo: Philip Cross. Via Nepali Times. [1]

Entre las pertenencias del teniente Alexander Pfeifer estaba este kukri, posiblemente era del mismo soldado gurja que escribió el diario. Foto: Philip Cross, vía Nepali Times. [2]

El diario del soldado nepalí, escrito a mano hace 107 año, dice mucho de la guerra y los combatientes de Nepal. El soldado escribía  sobre otros soldados nepalíes que en su propia unidad, y tal en otras, y enumeraba cuidadosamente los nombres de los muertos y los prisioneros. Los nombres en el poema probablemente son de quienes murieron en batalla, pero no se puede saber con certeza. La otra lista, por su semejanza con la lista del teniente Pfeifer en alemán, podía ser de los soldados hechos prisioneros el 20 de diciembre.

Pero eso abe un enigma. ¿Cómo es que la lista de soldados muertos en el diario del soldado nepalí está en el mismo orden que la lista de prisioneros del diario del teniente Pfeifer?

No está claro si el teniente Pfeifer estaba traduciendo el diario del soldado nepalí, o si son sus propias instrucciones. El diario del oficial alemán fue descubierto más de cien años después por su bisnieto. No sabemos cómo se llamaba el gurja, de qué parte de Nepal era ni qué le pasó.

Contemporary map of La Bassée in France, which was captured by the Germans during 1914. Via Nepali Times [1]

Mapa contemporáneo de La Bassée en Francia, capturada por los alemanes en 1914. Foto vía Nepali Times [2].

Muchos gurjas capturados en Francia y Bélgica fueron llevados a campos de prisioneros de guerra en Alemania. Ahí, las voces y canciones de algunos prisioneros quedaron preservadas en máquinas grabadoras que en ese tiempo recién se empezaban a usar.

El profesor nepalí Alaka Atreya Chudal de la Universidad de Viena ha traducido del nepalí al alemán algunos testimonios, registrados entre 1914 y 1918 en un campo de prisioneros de Halbmondlager en Wünsdorf, a 40 km de Berlín.

Las más de cien grabaciones contienen canciones tradicionales nepalíes, poesía y acertijos de inmenso valor lingüístico  cultural porque están preservados en audio desde hace más de un siglo. Las grabaciones están ahora en los archivos de la Universidad Humboldt en Berlín.