- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Agrupación cultural Fendika en Adís Abeba gana importante premio cultural

Categorías: África Subsahariana, Etiopía, Arte y cultura, Desarrollo, Medios ciudadanos, Música

Fendika es un grupo de música etíope de Adís Abeba. Dirigido por el bailarín y coreógrafo Melaku Belay, gestionan un local, hacen giras, graban y actúan bajo el nombre de Fendika. Fotografía de Ninara [1] de Helsinki, Finlandia, a través de Wikimedia Commons (CC BY 2.0 [2]).

En la animada ciudad de Adís Abeba, Etiopia, los visitantes acuden a la agrupación cultural Fendika para gozar de música etíope en vivo. Enclavado en el barrio de Kazanchis, entrar en esta apuesta azmari (amhárico para casa de música tradicional) se siente como una reunión familiar. El acogedor complejo de habitaciones alberga un espacio musical, una galería de arte y un restaurante y cafetería etíopes, que dan la bienvenida a viajeros y lugareños para deleitarse con la alegría de la música en vivo y la poesía desde la década de 1990, cuando las apuestas azmari abundaban.

Ahora, por el rápido desarrollo y expansión en Adís Abeba, Fendika sigue siendo una de las pocas casas de música tradicional en Kazanchis. Cuando Melaku Belay, bailarín y músico tradicional, comenzó a dirigir Fendika en 2008, transformó Fendika en un espacio de artes escénicas más completo, y estableció sistemas para garantizar que los 33 empleados y artistas escénicos de Fendika reciban salarios en lugar de propinas. Su visión condujo al establecimiento del Centro Cultural Fendika en 2016.

En diciembre, Fendika aceptó un prestigioso Premio Príncipe Claus del Fondo Príncipe Claus para la Cultura y el Desarrollo de los Países Bajos, en reconocimiento a su labor innovadora en el fomento de la cultura y el desarrollo en Etiopía. Fendika es uno de los siete galardonados con el Premio Príncipe Claus 2020 anunciados en una ceremonia en línea [3] el 2 de diciembre.

“Estar conectado a nuestra identidad nos ayuda a avanzar”, dijo [4] Belay al príncipe Claus. “Lo que hace que nuestro trabajo sea único es que mantenemos nuestras tradiciones vivas a través del arte. …La profunda conexión humana solo se puede forjar a través del arte”, continuó.

El premio reconoce a Fendika como un “catalizador” que inspira y apoya la expresión creativa –desde lo tradicional hasta lo contemporáneo– dentro de Etiopía, y a través de sus numerosas asociaciones y colaboraciones mundiales.

Según el sitio web de Fendika, la Ethiocolor Traditional Band ha estado actuando en Fendika cada dos viernes desde 2009, “atrayendo a multitudes de pie”, mientras mantiene un sólido programa de giras por todo el mundo, desde Francia hasta Israel, y desde Estados Unidos hasta Zanzíbar.

Durante la pandemia, Fendika se ha visto afectado como tantos otros espacios públicos de reunión en Etiopía. Su calendario de giras se detuvo y decidieron cerrar Fendika en Adís Abeba, el 16 de marzo, apenas días antes de que el Gobierno emitiera una orden de cierre de todos los lugares de actuación en vivo, y empezaron  transmitir en línea atractivas actuaciones en vivo en YouTube [5] y Facebook [6]. Belay nunca se salta un paso cuando se trata de mantenerse conectado a través de las artes, y él y su equipo lograron realizar actuaciones en vivo en línea a pesar de las dificultades por falta de una conexión constante [7] a internet y los cierres de internet por la inestabilidad política [8] en Etiopía.

Los espectáculos de Fendika siempre vienen con un mensaje de amor, justicia y unidad, y estos valores impregnan y dan forma a todos sus programas, como se ve aquí en este espectáculo en vivo transmitido en línea el 28 de mayo.

Belay es presidente fundador de la Asociación de Danza Etíope, y sorprende al público con sus interpretaciones energéticas y fascinantes del eskista, danza cultural tradicional amhara que se centra en el rápido movimiento de los hombros. Su dominio de esta forma de danza “le valió los apodos de ‘terremoto andante [9]‘ y ‘Rey del Eskista'”, según el sitio web de Fendika [10]. Belay es autodidacta, aprendió la mayoría de las danzas tradicionales de Etiopía mientras era un niño de la calle en la década de 1980 en Adís Abeba.

Belay es un amante de la música, y ha ganado numerosos premios por su defensa de las artes y su liderazgo, sin dejar de ser realista en su amor por compartir la música, incluidas fantásticas sesiones como “DJ Melaku” con leyendas del jazz etíope.

Mientras Adís Abeba sigue cambiando y los azmaris desaparecen en nombre del desarrollo, Belay y la comunidad Fendika siguen luchando por la preservación y el desarrollo [11] de la cultura y el patrimonio del espectáculo etíope, sobre todo el patrimonio azmari.