En Kirguistán, no se controla el odio en medios sociales

Sadyr Japarov, noviembre de 2020 | Fuente: presidente de Kirguistán

Este artículo apareció originalmente en oDR, sección de openDemocracy sobre Rusia y el espacio posoviético. Se reproduce con autorización y se ha editado por estilo y brevedad.

Oljobai Shakir es un popular bloguero y activista político en in Kirguistán. Pero su popularidad tuvo un costo. Desde las disputadas elecciones del país en octubre, el activista LGBTQ Shakir afirmó haber recibido comentarios amenazantes, algunos dirigidos a él. Oljobai no es el único en haber recibido amenazas con motivación política. El activista cívico Ulan Usoiun informa que a veces recibe hasta 40 o 50 amenazas al día. También han intentado atacarlo en persona varias veces.

Luego de las elecciones de octubre de Kirguistán, publicaciones y videos en medios sociales de acontecimientos públicos con políticos y activistas, que critican a Sadyr Japarov —que pasó a ser primer ministro y presidente interino en la crisis postelectoral— por su reforma constitucional y otras iniciativas tuvieron de inmediato cientos de comentarios. Actualmente, Japarov postula en las elecciones  presidenciales programadas para el 10 de enero.

Como ya se informó antes, la combinación de apoyo a Japarov en medios sociales en kirguiso y el implacable acoso en línea a sus opositores fue crucial para el meteórico ascenso del político al poder en el caótico ambiente postelectoral, patrón que ha aumentado en las semanas posteriores.

Ahora, la abrumadora mayoría de comentarios contienen discurso de odio contra figuras de la oposición, y amenazas explícitas de violencia sexual contra mujeres activistas. Ciertamente, según activistas que han pasado por este tipo de acoso, son los comentarios públicos del propio Japarov los que dieron una clara señal a sus seguidores y troles de medios sociales para acosas y amenazas a sus oponentes, y a medios independientes. “Váyanse al diablo esos [opositores de la nueva Constitución]  que piden por sus propios intereses”, dijo en una publicación de Facebook el 19 de noviembre.

Esas amenazas no son exclusivas de Kirguistán. Por ejemplo, en Estados Unidos, mujeres activistas del movimiento Black Lives Matter han recibido miles de comentarios racistas que incluyen amenazas de muerte. Lo que es diferente en Kirguistán es que estas amenazas no tienen restricciones. Sobre todo, el segmento kirguiso de medios sociales —Facebook, YouTube o Instagram— es un dominio sin regulación en el que los usuarios pueden expresar sus amenazas más virulentas sin consecuencia alguna.

Sobre todo, activistas políticos muy conocidos son blanco de troles organizados y a veces las élites políticas que instigan el discurso de odio. Rita Karasartova, destacada activista de derechos humanos, enfatiza que el “lenguaje divisivo, la retórica contra Occidente y contra las ONG siempre viene del presidente primer. [Expresidentes] Bakiyev y Atambayev, y ahora Japarov”.

Durante su presidencia entre 2011 y 2017, Almazbek Atambayev incitó con frecuencia al público kirguiso contra medios masivos independientes, líderes de oposición y ONG, los calificó de “traidores”, “occidentales” y “espías”, y reprodujo teorías de la conspiración parecidas a las fomentadas por el Kremlin contra disidentes en Rusia.

Ahora, Japarov sigue el ejemplo de Atambayev. Troles a favor de Japarov “tienen todo el apoyo del presidente”, continúa Karasartova. “Nos llaman ‘enemigos’, ‘espías’. Nos acusan de ser ‘traidores que venden intereses nacionales’. Esta rhetoricos las proyecta el propio presidente. [Los troles] repiten totalmente el discurso del presidente”, dice.

Publicación en Facebook de Melis Aspekov, asociado cercano de Japarov y administrador de uno de sus grupos de Facebook, en el que afirma que los oponentes de Japarov simulan la actividad de un trol y niega que los partidarios de Japarov produzcan el tipo de carteles de ataque que se presentan a continuación | Fuente: Facebook

Karasartova admite que desde la elección parlamentaria, la intensidad de los ataques en línea ha aumentado significativamente. Si antes recibía amenazas sobre todo de cuentas anónimas o cuentas falsas, ahora dice que recibe amenazas de usuarios comunes y corrientes a través de mensajes privados  en Facebook Messenger, además de comentarios públicos en plataformas en línea y sitios web de medios. Por ejemplo, encontramos un usuario que amenazó de muerte a Karasartova a través de un mensaje privado en su cuenta real de Facebook.

La candidata presidencial Klara Sooronkulova, líder del partido opositor Reforma y exjueza constitucional, ha recibido mensajes en Facebook e Instagram que la amenazan con violación o muerte, sobre todo de hombres. “Por lo general, las amenazas llegan con relación a mis opiniones y comentarios críticos sobre Sadyr Japarov”, dice.

Según Sooronkulova, el troleo político está bien organizado, con troles que atacan a sus victimas en grupos. Estas cuentas suelen ser falsas y se relacionan con grupos relacionados con Japarov y seguidores. En un video transmitido en el medio independiente NextTV, Sooronkulova analiza los “métodos gansteriles de Japarov” en política. Encontramos ocho abiertas amenazas de muerte entre más de mil comentarios de odio dirigidos a políticos de oposición.

Una indicación indirecta de lo bien orquestados que están los ataques extreminsta en plataformas de medios sociales es cómo han cambiado con las posiciones políticas de los atacados.

Elvira Surabaldieva y Tilek Toktogaziev eran importantes de críticos luego de las discutidas elecciones de octubre. Representando a una nueva ola de jóvenes políticos y activistas, Surabaldieva y Toktogaziev fueron extremadamente populares entre la clase media urbana de Kirguistán y fueron un punto de movilización liberal juvenil durante la lucha de poder que surgió tras las elecciones. Así, fueron frecuentes blanco de ataques de troles a favor de Japarov. Ambos recibieron ataques físicos durante el enfrentamiento en la plaza central el 9 de octubre. A Surabaldieva la golpeó en la carta un seguidor de Japarov, y a Toktogaziev le lanzaron una piedra que le dejó una grave herida en la cabeza. Sin embargo, según nuestro seguimiento en medios sociales, aceptaron altos cargos ministeriales en el gobierno de Japarov, la dureza de los ataques en línea en su contra disminuyó significativamente.

Bolot Temirov, fundador de FactCheck —recurso de investigación anticorrupción en línea— destaca el vínculo entre los discursos y actividad  en línea de Japarov, y la intensidad de los ataques en línea. “La inacción de las agencias gubernamentales indican que estos está ocurriendo con la complacencia de las autoridades”, dice.

Generalmente, los troles a favor de Japarov rápidamente difunden los enlaces entre ellos y dejan comentarios llenos de odio en publicaciones que contienen opiniones sobre los cambios constitucionales que planea Japarov. Los ataques y amenazas contra activistas ocurren en el contexto del lenguaje divisivo de Sadyr Japarov.

Saniya Toktogazieva, experta en derecho constitucional, cree que las “palabras de Japarov causan mucha división. No solamente sus partidarios escriben discurso de odio sobre sus oponentes políticos, sino que el propio Sadyr Japarov mencionó varias veces en su discurso que todo el que esté en contra de las reformas constitucionales son akmaktar [unos desgraciados]”.

Toktogazieva continúa: “En esencia, Japarov divide a los ciudadanos kirguisos entre quienes le son leales y el resto que está abiertamente en contra de las reformas constitucionales, y califica a estos como ‘enemigos del pueblo”.

Omurbek Tekebaev, importante político de oposición a quien se considera padre de la actual Constitución de Kirguistán, está de acuerdo en que el propio Japarov inicia el discurso de odio y enfrenta a sus seguidores contra sus oponentes. “Están tratando de crear una atmósfera de terror político, radicalismo y agresión. Esto es idéntico a lo que ocurrió con el [expresidente] Bakiyev. La única diferencia es que ahora, la intimidación política se extiende a los medios sociales”.

En su reciente publicación de Facebook, Melis Aspekov, uno de sus más cercanos colaboradores y administrador de su grupo público de Facebook, ha negado las acusaciones de ataques y dice que en realidad son los ‘oponentes de Japarov que simulan el troleo para atacar a sus propios oponentes‘.

Los administradores grupos de Facebook a favor de Japarov, que incluyen al propio Japarov, se hicieron la vista gorda a la instigación al odio y la intimidación de oponentes. En cambio, parecen alentarlos tácitamente con miles de comentarios extremistas para promover la polarización política y social, que aumenta las tensiones entre varios segmentos de la sociedad kirguisa, sobre todo entre una población más conservadora (y mayormente rural) y una clase más liberal (y mayormente urbana).

Aunque esta combinación de lenguaje populista y un clima de impunidad, el riesgo obvio es que se pueda iniciar una dinámica peligrosa, que tendría como resultado que usuarios de medios sociales extremistas cumplan fuera de línea las amenaza formuladas en línea.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.