Represión a periodistas y activistas empaña Día de Derechos Humanos en Filipinas

La periodista Lady Ann Salem fue detenida por la Policía junto con otros seis activistas en el Día de los Derechos Humanos. Foto de Manila Today, socio de contenido de Global Voices, utilizada con autorización.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha mostrado repetidamente su desconsideración por los derechos humanos en sus discursos públicos, califica a los activistas de derechos como “enemigos del Estado” y amenaza con permitir que la Policía los mate a tiros. Como para subrayar el total desprecio del gobierno de Duterte por los derechos humanos, en el Día Internacional de los Derechos Humanos, arrestaron a un periodista y a seis activistas sindicales en sus casas de Metro Manila con acusaciones supuestamente falsas de posesión de armas.

Alrededor de las 3:00 a.m. del 10 de diciembre, la activista Diane Zapata emitió una alerta en Facebook sobre una incursión policial en su casa en Ciudad Quezón. Dijo que a su compañera Denisse Velasco, organizadora del sindicato Defendamos los Trabajos en Filipinas, la estaba acosando la Policía.

Más tarde, alrededor de las 9:00 a.m., la Policía arrestó a la editora del Manila Today, Lady Ann “Icy” Salem, y a Rodrigo Esparago, organizador de trabajadores por contrato del sindicato Sandigang Manggagawa ng Quezon City (SMQC) en la unidad de condominios de Salem en Mandaluyong City. Salem es miembro de la red de medios independientes Altermidya y del Sindicato Nacional de Periodistas de Filipinas, que han sido calificados de comunistas por las autoridades. También es funcionaria de comunicaciones de la Asociación Internacional de Mujeres en la Radio y la Televisión.

“Nos vimos forzados a dar la espalda durante una hora mientras se colocaban las pruebas”. La periodista Lady Ann Salem habla con reporteros después de su investigación en Mandaluyong RTC

Los sindicalistas Romina Astudillo, Jaymie Gregorio y Mark Ryan Cruz también fueron arrestados en su casa de Quezon City. Los tres son miembros del consejo regional del centro laboral Kilusang Mayo Uno-Metro Manila con Astudillo como secretaria adjunto del grupo. A medida que pasaba el día, también apareció información sobre el arresto a las 2:00 a.m. de Joel Demate, organizador de Solidaridad por los Derechos Laborales y el Bienestar Social.

Desde entonces, los defensores de los derechos y las organizaciones de la sociedad civil se han referido a los siete colectivamente como el “7 del Día de los Derechos Humanos”, y la etiqueta #FreeHRDay7 [liberen a los 7 del Día de los Derechos Humanos] se ha usado para su liberación inmediata.

La protesta del Día de los Derechos Humanos, que tradicionalmente se celebra cada 10 de diciembre para conmemorar la Declaración Universal de Derechos Humanos, se convirtió en una ocasión para condenar la última ronda de detenciones. El Día de los Derechos Humanos, miles de personas enfrentaron las amenazas de dispersión violenta de la Policía y se unieron a una marcha de protesta a las puertas del Palacio Presidencial en el histórico puente Mendiola para condenar la demonización y el atropello de los derechos humanos por parte del gobierno de Duterte.

Efigie de Duterte en el centro de escena aquí en Mendiola.—————
Manifestantes se burlan de la efigie de Duterte.

Según las autoridades, los siete fueron detenidos en el marco de operaciones concertadas del Grupo de Investigación y Detección de Delitos para reprimir armas de fuego dispersas y bandas delictivas. La Policía afirma haber encontrado diversas armas, explosivos y municiones en sus casas. Pero unos días más tarde, las autoridades cambiaron cuando la Fuerza de Tarea Nacional para Acabar con el Conflicto Armado Comunista Local (NTF-ELCAC), que acusó a los siete de ser los principales cuadros comunistas armados infiltrados en la capital nacional. El NTF-ELCAC es un organismo creado en virtud de la Orden Ejecutiva 70 de Duterte de 2018 para coordinar los esfuerzos de los organismos gubernamentales en su campaña de contrainsurgencia contra una rebelión comunista que ya tiene 52 años.

Por su parte, los siete sostienen que las armas de fuego, los explosivos y las municiones fueron sembrados por las autoridades para justificar su arresto. Afirman que se les negó asistencia legal durante su detención y que se les obligó a dar la espalda mientras la Policía registraba sus casas. Un grupo de abogados ha observado un patrón de las autoridades que acusan a los activistas de posesión ilegal de armas, señalan que son “fáciles de sembrar” y que están “monopolizadas por la Policía y el Ejército”.

Por ejemplo, la organizadora campesina Amanda Echanis fue detenida el 2 de diciembre con su hijo de un mes en Baggao, Valle de Cagayan, al norte de Filipinas, con las mismas acusaciones falsas de posesión de armas. Lo mismo ocurrió con Frenchie Cumpio, directora ejecutiva del sitio de noticias independiente Eastern Vista, con sede en la isla filipina Leyte, detenida junto con otros cuatro activistas de los derechos humanos el 7 de febrero.

Un importante telón de fondo de las detenciones es la práctica del gobierno de Duterte de “calificar de comunista” o llamar a los disidentes y activistas como “terroristas comunistas” para justificar su represión con detenciones o ejecuciones extrajudiciales. La represión política no solo pone a la defensiva a algunos de los críticos más elocuentes del Gobierno, sino que también se considera una desviación de la atención pública de la crisis económica que se agrava y de las incompetentes acciones del Gobierno ante la pandemia y los desastres. El drástico estrechamiento de los espacios democráticos en Filipinas se destaca por la reciente aprobación de una draconiana ley antiterrorista, los ataques a la libertad de los medios y un clima general de impunidad.

En su primera aparición en la Asamblea General de Naciones Unidas el 23 de septiembre, Duterte pronunció un discurso de 20 minutos en el que se comprometió a defender los derechos humanos y, al mismo tiempo, condenó a quienes, según él, han estado “convirtiendo en armas” los derechos humanos contra su administración. Sin embargo, la represión sin precedentes de los activistas lo desmiente como una mera declaración de labios para afuera y ha provocado una amplia condena y llamamientos para que se libere a los prisioneros políticos bajo el gobierno de Duterte.

Duterte, nos diste por muertos durante las tormentas. Así que ahora hemos venido a asaltar el palacio.

Liberen a los siete.
Alto a los ataques.

Hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos y, a pesar de la fuerte presión de la población, el Estado ha detenido a siete activistas y ha sembrado armas de fuego y explosivos,

¿Por qué ellos, que viven y trabajan en Manila, Mandaluyong y Ciudad Quezón, tendría armas y granadas en sus casas u oficinas?

No recuerdo la última vez que sindicalistas y periodistas organizaron un levantamiento armado en Metro Manila.

Oh… nunca.

Este representante juvenil se une al Día Mundial de Acción y pide que iberen a los siete. ¡Detengan los ataques contra organizadores sindicales, defensores de derechos humanos y periodistas! Defendamos nuestro derecho a hablar claro y exigir responsabilidades. ¡NOS MERECEMOS ALGO MEJOR!

MIREN: Varios grupos progresistas están en la Comisión de Derechos Humanos [el 21 de diciembre] para pedir la liberación inmediata de los siete detenidos en el Día de los Derechos Humanos. Fotos de Kilusang Mayo Uno.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.