- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Navidad con COVID: ¿De verdad fue como ninguna otra?

Categorías: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Derechos humanos, Desarrollo, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Respuesta humanitaria, Salud, COVID-19, The Bridge
[1]

El Señor Arzobispo de Canterbury, Justin Welby. Foto [1] de Roger Harris (CC BY 3.0 [2]).

Es bastante claro: COVID-19 no se detuvo por Navidad. Si acaso, su presencia y su potencia se aceleraron, y se identificaron nuevas cepas más persistentes e infecciosas. En la noche de Navidad, los casos aumentaron en 522 664 hasta un total de 80 257 970, uno de los mayores incrementos diarios desde febrero. Las muertes aumentaron en 8621 hasta un total de 1 757 249. Esta última cifra es mayor que las muertes combinadas de guerra de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia durante la Segunda Guerra Mundial. En el país cristiano más numeroso, Estados Unidos, los casos aumentaron en 149 049, alrededor del 50 % del total de las bajas estadounidenses durante toda la Segunda Guerra Mundial.

El hambre y la violencia no se detienen en Navidad. La mayoría de las muertes violentas desde 1945 se han centrado en las naciones pobres. Esto es, cierto para la Segunda Guerra Mundial (1937-1945), también. En esos años, más personas murieron por la guerra o de hambre y mala salud en China y Rusia que en el resto del mundo en conjunto. Si tomamos todo el siglo XX, posiblemente hubo hasta 180 millones de muertes por guerra en todo nuestro mundo. Pero no podemos estimar las bajas indirectas de la guerra, por inanición, exposición e infección. Casi todas esas guerras y muertes se dieron en Navidad sin ningún reparo.

En la misa dominical [3] del 27 de diciembre, el arzobispo de Canterbury [4], Justin Welby, jefe de la Iglesia de Inglaterra, calificó esta Navidad como “una Navidad como ninguna otra”. ¿Qué habrá querido decir? Incluso en la mayor de las catedrales, los cristianos anglicanos seguramente reconocen que el día de Navidad ocurre en todo el mundo, en regiones de la cristiandad, en culturas no cristianas, y en las que se arreglan sin la ayuda de ninguna religión reconocida.

La llegada de COVID fue casi universal, incluso la escasez del Sahara Occidental ha visto 10 casos y una muerte. Pero en las naciones pobres, la llegada de la violencia humana simplemente continuó como de costumbre. Entre los muchos millones de personas que constituyen los más pobres de los pobres, a menudo en las fronteras de grandes extensiones de tierra, o como los invisibles habitantes del subsuelo y las economías invisibles de las grandes ciudades, la Navidad es siempre brutal. En muchos de estos lugares, el COVID-19 pasa casi desapercibido.

La violencia de los estados nacionales contra otros estados se ha centrado en las naciones pobres de Asia, África, América del Sur y Europa Oriental. Desde la Segunda Guerra Mundial muchos conflictos sangrientos empezaron justo antes de Navidad y han continuado a lo largo de la época en todas las regiones pobres, a menudo instigados o apoyados por regímenes cristianos, que matan con su poder de fuego o de hambre a pueblos cristianos, judíos, musulmanes, hindúes y budistas, la gran mayoría tan inocentes como cualquiera de los adultos de la natividad cristiana original. Podríamos nombrar la Guerra del Golfo de 36 naciones de 1990-1991, o Afganistán de octubre de 2001.

No es de extrañar que la mayoría de los analistas mundiales expertos haya sostenido durante mucho tiempo que la hambruna en nuestra Tierra no es principalmente el resultado de nuestra incapacidad de producir suficientes alimentos para alimentar a 7500 millones de personas. Es una función de nuestra falta de voluntad para distribuir alimentos a los más necesitados. Esto no se debe a la mala voluntad de ningún ciudadano ordinario de Estados Unidos, Europa, Australia, Japón, Canadá, Taiwán o China ni de cualquiera de las pequeñas y nuevas naciones ricas de Oriente Medio.

Sin embargo, es el resultado de la inepta violencia de los regímenes políticos de esos países, y del insuficiente poder, humanidad o compulsión de organizaciones internacionales como Naciones Unidas. Son las guerras las que detienen el flujo de alimentos y medicinas, ya sea como ayuda o en los mercados, y son los ciudadanos de las llamadas naciones democráticas los que continuamente permiten que esto suceda. Todas las oraciones de Navidad no hacen ninguna diferencia, porque tienen tanto efecto en la guerra como en el COVID-19. Pero mientras que el COVID-19 podría ser detenido por la voluntad científica de la modernidad, el impulso a la guerra y la destrucción no se ha visto obstaculizado por la buena voluntad cristiana.

Hace mucho tiempo Francis Galton (1822-1911), escribió una obra maestra estadístico de historietas, un artículo titulado “Sobre la eficacia de la oración”. Nunca ha sido superado. Sostenía que si fuera cierto que existía un Dios cristiano inminente y todopoderoso que respondía a las plegarias de sus adoradores, entonces seguramente, los destinatarios más comunes de tales plegarias, las familias reales, todos los clérigos y los miembros de los comités de beneficencia deberían recibir buenos deseos y súplicas de larga vida y felicidad. Sin embargo, el análisis mostró que la realeza y los clérigos no vivían más que los abogados y los traficantes de esclavos, así que, ¿cuán eficaz podría ser la oración?

Ahora tenemos un laboratorio aún mejor que el de Galton, el Laboratorio Global de COVID. Y en ahí, el poder de la buena voluntad en Navidad se muestra como poco importante.

Aunque por todo tipo de razones podamos celebrar la Navidad “lo mejor que podamos” (el mandato de nuestros políticos), no nos dejen caer en el gambito del Arzobispo, para nuestro mundo y las creencias que tenemos, esta no ha sido una “Navidad como ninguna otra”. Para muchos millones de personas, ha sido como todas las demás que han conocido, dolorosa, a menudo sórdida, a veces mortal.

Ahora tenemos un laboratorio aún mejor que el de Galton, el Global COVID Lab. Y en él, el poder de la buena voluntad en Navidad se muestra como de poca importancia.

Así que, para los londinenses que asistieron a misas de Navidad muy restringidamente, o para los muchos millones que celebraron misas y rituales virtuales, para todos los que compartieron regalos ricamente envueltos y retribuyeron sus tarjetas de Navidad dulcemente ilustradas, podría admitir que esta haya sido una “Navidad como ninguna otra”. Pero para muchos millones, la Navidad ha pasado más o menos igual que siempre. El hambre, la violencia y el COVID-19 no se detuvieron.

El profesor Ian Inkster es historiador mundial y economista político de la Universidad SOAS de Londres, que ha enseñado e investigado en universidades de Gran Bretaña, Australia, Taiwán y Japón. Es autor de 13 libros sobre la dinámica asiática y mundial, con especial atención al desarrollo industrial y tecnológico, y es editor de Historia de la Tecnología desde 2000. Los próximos libros son Distraction Capitalism: El mundo desde 1971, y Tecnología invasiva y fronteras indígenas. Case Studies of Accelerated Change in History, con David Pretel. Síganlo en Twitter en @inksterian [5].