- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Ciclón afecta Mozambique pero causa pocos estragos

Categorías: Madagascar, Mozambique, Ambiente, Desastres, Medios ciudadanos

Ilustración del camino tomado por el Ciclón Chalane – imagen satelital/captura de pantalla Windy Frecast [1] – 28 de diciembre de 2020

Entre el 30 y el 31 de diciembre, las provincias mozambiqueñas de Sofala y Manica, en el centro del país, fueron golpeadas por el ciclón Chalane.

Después de la experiencia devastadora [2] del ciclón IDAI en marzo de 2019, que causó la muerte de 600 personas y provocó intensa destrucción de la ciudad de Beira, Mozambique se preparaba para lo peor.

Felizmente, la tempestad cambió de intensidad [3] y pasó de estado severo a moderado, y generó lluvias intensas con mínima destrucción de infraestructuras, según Jornal Notícias:

A tempestade tropical moderada Chalane, de categoria dois, cuja previsão inicial dava indicação de que provocaria ventos de 90 quilómetros por hora com rajadas de 110 e epicentro muito perto da cidade da Beira na madrugada de ontem, registou um pequeno desvio de sistema aliviando sobremaneira os residentes desta urbe.

La tempestad tropical moderada Chalane, de categoría dos, cuya previsión inicial indicaba que provocaría vientos de 90 kilómetros por hora con ráfagas de 110 y epicentro muy cerca de la ciudad de Beira la madrugada de ayer, tuvo un ligero desvío de sistema lo que alivió enormemente a los habitantes de esta ciudad.

Con todo, se sabe que al menos cuatro [4] personas han muerto, unas por ahogamiento y otras por efecto de alteración en la corriente eléctrica. También hubo prejuicios [5] por la provisión de energía y algunos desalojados.

Tras la tempestad del 30 de diciembre, 600 familias del centro de acogida de Guara-Guara, en Búzi, quedaron desabrigadas a causa de la destrucción de sus carpas. La Cruz Roja de Mozambique va a apoyar a las familias afectadas y más vulnerables para la reconstrucción de sus refugios abrigos

A diferencia de los ocurrido en el ciclón IDAI, esta vez hubo varias fuentes de comunicación, sobre todo de las propias entidades encargadas de los asuntos que meteorológicos en Mozambique. La representante de Naciones Unidas en el país, Myrta Kaulard, afirmó en una nota pública: [10]

As memórias estão ainda muito frescas. Muitas pessoas estão ainda muito vulneráveis. As autoridades se estão preparando muito com informação para a população para evacuar. Muita população já foi retirada na resposta ao Idai, mas sempre há pessoas que voltam a zonas em risco de cheias. Chalane vai trazer ventos fortes, chuvas e maré alta. A maré vai estar alta e isto vai agravar o problema das inundações

Lo recuerdos siguen muy frescos. Muchos están aún vulnerables. Las autoridades se están preparando mucho con información para que la población evacúe. Ya se retiró a muchos en la respuesta a Idai, pero mas siempre hay personas que vuelven a zonas con riesgo de inundarse. Chalane va a traer vientos fuertes, lluvias y subida de aguas. El mar va a estar alto y eso va a agravar el problema de las inundaciones.

Dos días antes, el propio presidente de la República, Filipe Nyusi, ya había pronunciado [11] sobre el ciclón, como relata DW en portugués:

Em todo o país estão preparados e alertados, mas para coisas como essas ninguém está preparado porque são situações imprevisíveis em termos de danos. Teremos de ter cuidado e todos os que estão nas zonas de risco é melhor saírem.

En todo el país están preparados y alertas, pero para cosas como esas nadie está preparado porque son situaciones imprevisibles en términos de daños. Tenemos que tener cuidado y es mejor que todos los que están en zonas de riesgo salgan.

Ya RFI, que citó [12] a Acácio Tembe, técnico del Instituto Nacional de Meteorología, había alertado sobre el peligro en los siguientes términos:

(…) é preciso salientar que esses sistemas, que têm ventos mais fracos, traz muita quantidade de precipitação. Então, podemos ter uma situação de muita chuva, ventos relativamente mais fracos mas com muita chuva, mas também não descuramos, porque são ventos destrutivos. Estamos a falar de rajadas de 120, 130 kms por hora.

(…) es preciso señalar que esos sistemas, que tienen vientos más débiles, traen mucha lluvia. Entonces, podemos tener una situación de mucha lluvia, vientos relativamente más débiles pero con mucha lluvia, pero tampoco nos descuidemos, porque son vientos destructivos. Hablamos de ráfagas de 120 o 130 km por hora.

Se sabe que Mozambique es un país vulnerable [13] a los ciclones, dada su ubicación geográfica, lo que empeora en algún momento por la falta de capacidad de lidiar con este tipo de hechos la mayoría de las veces.