Caribe critica decisión de Trump de reponer a Cuba en la lista de estados patrocinadores de terrorismo, espera un cambio con Biden

La silueta del expresidente de Estados Unidos Donald Trump contra la bandera estadounidense. Imagen de IoSonoUnaFotoCamera vía Flickr (CC BY-SA 2.0).

Antes de la salida del expresidente de Estados Unidos Donald Trump el 20 de enero, su gobierno hizo varios esfuerzos para “fijar” algunas políticas controvertidas, incluidas restricciones migratorias adicionales. Sin embargo, la medida que ha provocado la rabia de la Comunidad del Caribe (CARICOM) es la decisión del gobierno de Trump de volver a incluir Cuba en la lista de estados patrocinadores de terrorismo.

Aunque Cuba no es un estado miembro del CARICOM, sigue manteniendo relaciones estrechas con otros territorios regionales, en términos de cultura, economía y fondo de comercio, lo que ha llevado a la comunidad a hacer una declaración sobre esta decisión de agregar a Cuba en la lista del Departamento de Estado de Estados Unidos de países que presuntamente no colaboran totalmente con los esfuerzos contra el terrorismo.

El comunicado de CARICOM califica la declaración de “unilateral” y señala:

Cuba’s international conduct does not in any way warrant that designation. This further attack on the country adversely affects its international standing and its social, human and economic development and is another misguided action in addition to the unproductive, unnecessary and illegal financial and economic embargo already imposed on this Caribbean nation by the United States.

La conducta internacional de Cuba no justifica para nada esta decisión. Este nuevo ataque al país afecta negativamente su posición internacional y su desarrollo social, humano y económico, que se suma al improductivo, innecesario e ilegal embargo financiero y económico ya impuesto a esta nación caribeña por Estados Unidos.

El grupo abogó por la revocación de la medida y declaró que esperaba que Estados Unidos normalizara su relación con Cuba.

El vínculo diplomático entre los dos países tiene una larga y tensa historia desde que Fidel Castro se convirtió en primer ministro de Cuba en 1959 y estableció un estado socialista. Pese a la proximidad geográfica, las relaciones entre los dos estados se mantuvieron frías hasta la presidencia de Barack Obama, cuando se produjo un movimiento para restablecer este vínculo. En 2015, Cuba fue eliminada de la lista en la que se encuentra otra vez, y un año después, el entonces presidente Obama realizó una visita histórica a la isla, la primera de un presidente estadounidense en ejercicio en casi 90 años.

Al contrario, el gobierno de Trump reintrodujo las restricciones a los negocios y a los viajes a Cuba, y defendió la decisión diciendo que las escasas restricciones del gobierno anterior “no ayudan al pueblo cubano, solo enriquecen al régimen”. Trump prometió no levantar las sanciones hasta que se liberaran a todos los presos políticos, se respetaran las libertades (incluida la de reunión), se legalizaran todos los partidos políticos y se celebraran elecciones libres en Cuba.

Queda por ver qué postura adoptará el presidente Joe Biden al respecto. El Consejo del Caribe, organización de asesoramiento y afiliación en comercio e inversión, ha dicho que espera que el nuevo gobierno restablezca una relación de trabajo con la isla, pero algunos comentaristas cubanos lo consideran poco probable.

En cualquier caso, CARICOM quiere que se retire a Cuba de la lista de los Estados patrocinadores de terrorismo, y hay opiniones de voces cubanas.

La plataforma multimedia El Toque publicó una serie de caricaturas que ofrecían, en tono de humor, una perspectiva más profunda sobre la medida, y dijo que este “último gesto de [Trump] a los votantes del sur de Florida empeoraría “enormemente las ya deterioradas relaciones entre los dos países”:

Dicha acción conlleva un grupo de sanciones financieras y comerciales que a la larga vienen a acumular más dificultades al cubano de a pie, que la tiene bien difícil debido a las carencias diarias.

Justo en este momento, en que sufrimos una agudización de la crisis económica agravada por la situación de la COVID-19 […] llega el nuevo retroceso.

Este tipo de polarización no trae ningún beneficio a los que estamos en medio, rehenes de los extremismos y odios de las posiciones de poder.

En otra publicación, El Toque mencionó a Collin Laverty, especialista en relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que señaló que la inclusión en la lista “también implicó otras sanciones legales que penalizan a personas y países que llevan realizan negocios con patrocinadores estatales”.

Mientras tanto, el periódico estatal de Cuba, Granma, repitió la declaración de la oficina de coordinación del Movimiento de los Países No Alineados de que nombrar a la isla como un estado patrocinador de terrorismo era “infundado”.

Los otros países que actualmente se encuentran en la lista son Corea del Norte, Irán y Siria.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.