Activistas del clima holandeses bloquean entrada del Ministerio del Clima para exigir publicación de los “Documentos Shell”

“Suspendan los subsidios a la industria de combustibles fósiles”.
Foto de la cuenta Instagram de la organización Extinction Rebellion Netherlands, utilizada con autorización.

El 20 de enero, mientras el mundo se centraba en la toma de posesión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también era el primer día en el cargo de Bas van't Wout como ministro holandés de economía y del clima; lo esperaban más de 70 activistas del clima que protestaban por la “mala gestión” de la crisis climática y ecológica del Gobierno.

La organización Extinction Rebellion Netherlands (XRNL) bloqueó el acceso principal del Ministerio de Asuntos Económicos y del Clima en La Haya, y el tráfico fue redirigido a las puertas laterales del edificio. El portavoz del grupo, Lucas Winnips, dijo en un comunicado de prensa:

We zitten in een klimaatnoodtoestand. Het wanbeleid van dit ministerie is een gevaar voor onze veiligheid en gezamenlijke toekomst. Hier wordt met publieke middelen enorme klimaatschade aangericht

Estamos en una emergencia climática. La mala gestión de este ministerio es una amenaza para nuestra seguridad y nuestro futuro común. Aquí se están haciendo enormes daños climáticos con fondos públicos.

Los manifestantes quieren que el Ministerio deje de utilizar dinero público para subvencionar los combustibles fósiles y que el gobierno holandés publique los “documentos Shell“, o sea los archivos de las comunicaciones del Gobierno con la multinacional. Esta manifestación es la última de una larga serie de protestas pacíficas contra el ministerio

Más de 70 rebeldes de todo el país bloquearon el Ministerio de Economía y, ah sí, del Clima. Exigían que el Ministerio luchara contra la crisis climática. Recortar los miles de millones [de euros] de subvenciones a los combustibles fósiles sería un buen primer paso.

Con pancartas ilustradas con el logo de la organización Extinction Rebelliom, más de 70 protestantes bloquearon el acceso principal al Ministerio desde las 8 de la mañana. Muchos formaron cadenas humanas para dificultar las operaciones policiales de desalojo. A principios de la noche, había una fuerte presencia policial y las autoridades detuvieron a 23 manifestantes que se negaban a marcharse, según la prensa local.

Algunos carteles decían: “Se alquila a emprendedores ecologistas”, refiriéndose al edificio del ministerio situado detrás de los manifestantes. “Cerrado por mala gestión” y “Tengo miedo de tener hijos por la crisis climática”. Un manifestante dijo en la transmisión en directo de Instagram del grupo que una trabajadora del Ministerio del Clima dio un discurso “conmovedor” a pesar del riesgo que suponía protestar frente a su lugar de trabajo.

No es la primera vez que el grupo del Clima se manifiesta contra las política del ministerio. El 20 de octubre de 2020, manifestantes del grupo XRNL ocuparon pacíficamente el vestíbulo del ministerio. Aquel mismo día, el ministerio publicó una declaración en Twitter para invitar a los siete manifestantes a un “mitin en un futuro próximo”. No está claro si esto ocurrió.

Tras la manifestación de octubre 2020, XRNL organizó “acciones callejeras” frente al ministerio el 17 de noviembre, 5 y 12 de diciembre. El 6 de enero, activistas del grupo escribieron las siguientes “conclusiones científicamente probadas” con una tiza en las ventanas del edificio:
1) 3°C más para 2100
2) aumento del nivel del mar de 0.5 hasta un metro en 2100
3) 1500 millones más de personas con inseguridad alimentaria en 2050
4) un quinto de la población mundial vivirá en el desierto en 2070
5) 1200 millones de posibles refugiados climáticos en 2050
6 ) 10 000 holandeses al año muertos, probablemente por contaminación del aire
7) 1000 millones de euros de daños anuales por la sequía en los Países Bajos
8) 60 % de los océanos más ácidos en 2100

La manifestación del 6 de enero tuvo como resultado 15 detenciones, según el NLTimes.

Los documentos Shell y la industria de combustibles fósiles

El Gobierno neerlandés concede miles de millones de euros al año a la industria de los combustibles fósiles, sobre todo en forma de exenciones fiscales. Según una carta de Eric Wiebes, exministro de Asuntos Económicos y Política del Clima, esas subvenciones ascienden a 4500 millones de euros. Sin embargo, Milleaudefensie, ONG por el ambiente neerlandesa, descubrió que el volumen de las ayudas económicas es mucho mayor. En un estudio publicado en julio 2020, afirmaron que el “patrocinio gubernamental a las compañías altamente contaminantes es de 8300 millones de euros al año”. Tanto Milleaudefensie como XRNL afirman que este financiación es contraria a la promesa del Gobierno holandés de dejar de subvencionar a los combustibles fósiles para 2020.

También la compañía energética Shell está acaparando una atención especial. Los “documentos Shell” es un proyecto conjunto de los periodistas de la Plataforma por un Periodismo Auténtico (PAJ) y Seguir el dinero (FTM) que actualmente están investigando las relaciones entre el Gobierno neerlandés y la multinacional de petróleo y gas británico-holandesa. Shell es una de las compañías más contaminantes del mundo.

PAJ ha presentado 17 solicitudes legales a varios organismos gubernamentales para exigir la entrega de “todo tipo de documentos, como correos, notas, documentos políticos, e incluso mensajes de WhatsApp, desde 2005 que se originan en, están dirigidos o se refieren a Shell”. Según un artículo de PAJ, solo el municipio de Assen ha cumplido con la solicitud hasta ahora, a pesar de que ha recibido presiones legales del Ministerio de Economía y Clima.

Al contrario de Alemania e Italia, el “Gobierno neerlandés no publica un inventario de sus subvenciones a los combustibles fósiles, ni de sus subvenciones perjudiciales para el medio ambiente”, informa un reportaje de 2017 de Laurie van der Burg y Matthias Runkel.

Por lo tanto, además de una petición de una acción significativa para el clima, la protesta también exigía al Gobierno transparencia sobre el uso de los fondos públicos y de las relaciones entre el Estado y lShell y, en general, con toda la industria de combustibles fósiles.

Siempre hay un empleado de la Shell al Ministerio de Economía y Clima. ¡Sean honestos sobre esta colaboración!

Los periodistas de FTM han exigido al Gobierno los documentos sobre Shell (desde 2005, como requerido por libertad de expresón), los mencionados “Documentos de Shell”, pero el ministerio se niega.

¡Actúen!

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.