Diez mujeres futbolistas cuyo talento y activismo están cambiando las reglas del juego

Imagen editada cortesía de Violeta Camarasa.

Desde Emiratos Árabes Unidos hasta Tailandia, Chile y Nigeria, el fútbol es el deporte más popular del planeta, le gusta a hombres y mujeres. 

Casi 30 años después de la primera Copa Mundial Femenina que tuvo lugar en China en 1991, continúan los prejuicios contra las mujeres que juegan fútbol en muchas partes del mundo, según revela un reciente informe de la Federación Internacional de Futbolistas, FIFpro. Las mujeres sufren condiciones laborales adversas, discriminación, acoso sexual y desigualdad salarial.

No obstante esos contratiempos, el fútbol femenino se empezó a tomar en serio durante los últimos años, y no solo por el talento en la cancha. Las futbolistas han alzado la voz contra el sexismo dentro de su profesión, se han multiplicado las coberturas de los medios sobre el fútbol femenino, y los grandes patrocinadores empezaron a prestar atención. La revista de lujo Business Destinations publicó:

Women’s football has been taken to another level, with the 2019 FIFA Women’s World Cup signalling a new era of professionalisation.

El fútbol femenino ha alcanzado otro nivel, desde que la Copa Mundial Femenina de FIFA 2019 marca una nueva era de profesionalización.

A continuación, presentamos una breve lista de futbolistas de distintas partes del mundo que están cambiando las reglas del juego con su talento y activismo:

1. Paula Dapena

El noviembre de 2020, mientras el mundo rendía tributos al entonces recién fallecido astro del fútbol Diego Maradona, una joven futbolista española hizo fruncir algunos ceños. Paula Dapena, de 24 años, se negó a rendir homenaje al adorado jugador argentino antes de un partido en Pontevedra, España, sostuvo que su talento como futbolista no bastaba para borrar las múltiples denuncias de abuso y violencia contra las mujeres que pesaban sobre él. Su gesto fue reconocido en España con el premio de la Cidade de Pontevedra 2020, y ella se volvió un nuevo ícono feminista, aunque eso tuvo un precio: ha sido blanco de fuertes acosos en línea, que incluyeron amenazas de muerte.

En todo el mundo, las mujeres que se destacan en cualquier deporte suelen ser objeto de acoso y ataques en las redes.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Paula Dapena (@paulads14)

2. Khalida Popal

Lamentablemente, el ciberacoso no es la única forma de abuso que sufren las futbolistas. También está muy documentado el acoso sexual. Khalida Popal, jugadora de la selección nacional femenina de Afganistán, alzó su voz en 2019 para sumarse a las denuncias anónimas de abuso sexual que se hicieron contra el presidente de la federación afgana de fútbol, Keramuddin Karim. La FIFA expulsó de por vida a Karim del deporte, pero el equipo tuvo que dejar de entrenar debido al escándalo.

Tras haber sufrido una lesión que puso fin a su carrera, Popal fundó la organización Girl Power, que aprovecha los deportes para motivar y empoderar a las minorías en Europa. También es directora de eventos de la selección femenina de fútbol de Afganistán y embajadora de la Copa Mundial de Menores de la Calle.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Khalida Popal (@khalidagirlpower)

3. Megan Rapinoe

Galardonada con el Balón de Oro Femenino y el premio FIFA a la Mejor Jugadora de Fútbol en 2019, Megan Rapinoe alcanza el reconocimiento mundial tanto por su habilidad en la cancha con la selección nacional de fútbol femenino de Estados Unidos como por su activismo antirracista, feminista y LGBTQ+ en los deportes. También integró la lista de las cien personas más influyentes de 2020 según la revista Time

En 2019, Rapinoe se sumó a los reclamos del equipo estadounidense por la igualdad salarial que llevaron a una demanda judicial en curso contra su federación. En una entrevista con la BBC, la jugadora compartió su mensaje para otras mujeres: 

Don't settle for anything less, go for equal, go for more.

No se conformen con menos, luchen por la igualdad, luchen por más.

Se han hecho estudios sobre la disparidad salarial entre hombres y mujeres futbolistas de Chile, Colombia, Estados Unidos y Argentina, donde muchas futbolistas no reciben pago alguno, ya que juegan como aficionadas. En países como Australia y Estados Unidos, donde las condiciones de trabajo son relativamente mejores que en otras regiones, se deben a que las jugadoras se afiliaron a sindicatos para que representaran sus intereses profesionales. En septiembre de 2020, Brasil anunció que sería uno de los pocos países que pagarían el mismo salario a sus equipos de fútbol masculinos y femeninos.

4. Yuki Nagasato

En septiembre de 2020, la japonesa Yuki Nagasato, de 33 años, que ganó la Copa Mundial de 2011 y destacada delantera para Chicago Red Stars en la Liga Nacional de Fútbol Femenino (NWSL), causó sensación en la sociedad japonesa cuando anunció su traspaso temporal al equipo amateur masculino Hayabusa Eleven.

En una entrevista para la FIFA, Nagasato aseguró que podía compensar las diferencias físicas con su capacidad de tomar decisiones rápidas. “Quiero que a las mujeres se las vea y se las respete primero por su talento, no por su género”, agregó. 

La Asociación de Fútbol de Japón estipula iniciar su primera liga profesional femenina en la historia para el segundo trimestre de 2021, Women Empowerment League, que busca desarrollar el fútbol femenino en Japón y fomentar la participación de las mujeres, y además realzar la diversidad dentro de la sociedad japonesa en general.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by YuKi Nagasato (@yuki_nagasato)

5. Katayoun Khosrowyar

La iraní-estadounidense Katayoun “Kat” Khosrowyar, de 33 años, es la primera entrenadora femenina de la liga nacional femenina de Irán. Nació en Tulsa, Oklahoma, y se mudó a Irán a los 17 años para unirse a la selección nacional de fútbol. Luego pasó a ser entrenadora de 14 equipos, y luego, de 19.

En un país donde las mujeres se ven limitadas para trasladarse, vestirse y entrenar libremente, Khosrowyar descubrió talentos entre chicas de zonas rurales y presionó para poner al equipo en torneos internacionales.

En 2011, su equipo fue descalificado de un juego de segunda ronda clasificatoria olímpica por la prohibición de usar el hiyab, el pañuelo que deben llevar las iraníes en la cabeza. Antes, la FIFA había aprobado un tocado, pero el hiyab cubre también el cuello, que se considera poco seguro, a pesar de que no se ha demostrado que implica riesgo alguno. Luego de una campaña de tres años, la FIFA permitió que las mujeres “se cubrieran la cabeza por razones religiosas” y, por lo tanto, Kat y su equipo finalmente pudieron volver a los torneos internacionales.

View this post on Instagram

 

A post shared by Kat Khosrowyar (@kat.khosro)

 6. Sabitra “Samba” Bhandari 

“Nunca tuve la vestimenta ni el calzado adecuados, ni siquiera un balón. Crecí jugando al fútbol con una pelota hecha de calcetines”, contaba Sabitra Bhandari, la máxima goleadora de Nepal, en una entrevista con The Kathmandu Post. “Pero es gracias a lo que aprendí con la pelota de calcetines que llegué adonde estoy”, explicó. “Mi papá y mi mamá trataron de disuadirme para que no jugara con los chicos, pero logré convencerlos”. Hoy, Bhandari es la mejor futbolista de la liga femenina de India. Ella y Anita Basnet fueron las primeras nepalíes que jugaron para la liga.  

7. Nadiya Nighat

Nadiya Nighat, de 24 años, es la primera entrenadora de fútbol de Jammu y Cachemira. Elegir el fútbol no fue fácil para Nighat, quien creció en el seno de una familia musulmana de clase media en un barrio conservador. A pesar de su voluntad, como no existía una selección nacional de fútbol femenino en Jammu y Cachemira, tal vez habría abandonado su sueño de representar a India en un gran torneo. En cambio, a los 19 años, decidió formar su propia academia de fútbol para entrenar a niñas y adolescentes que algún día tendrían la oportunidad de representar a su país. Cuenta con licencias D y C de entrenadora de la AFC, y la próxima vez solicitará la licencia B. Una licencia A la calificaría para entrenar a la liga nacional de fútbol femenino. Actualmente, Nighat entrena al primer equipo de Cachemira conformado enteramente por mujeres, el Real Kashmir FC.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadiya Nighat (@nadiyanighat)

8. Mara Gómez

En diciembre de 2020, Mara Gómez debutó como la primera futbolista trans en un torneo de primera división en Argentina. Si bien no es la primera del mundo, ya que existen futbolistas trans en Samoa Americana, España, Canadá e Inglaterra, Gómez sentó un precedente en un país donde el fútbol se entrelaza con la identidad nacional.

Gómez se unió al club Villa San Carlos (VSC) en enero de 2020, pero debido a la cuarentena por la pandemia, tuvo que esperar meses para que la Asociación de Fútbol Argentina la autorizara a jugar profesionalmente. El 28 de noviembre, cuando finalmente firmó el contrato con VSC, expresó en su cuenta de Instagram:

Fue largo el camino, fueron muchos los obstáculos, muchos los miedos y tristezas.
Aquello que un día me hizo pensar que no iba a ser nadie, que nunca iba a tener la oportunidad de ser feliz en mi vida hoy se revierte, hoy estaré cumpliendo una de mis metas más grandes de mi vida, eso que creí indispensable, que nunca iba a suceder.
Hoy soy oficialmente jugadora de la máxima categoría del fútbol femenino en Argentina.

9. Asisat Oshoala

En su perfil del FC Barcelona, Asisat Oshoala se presenta como una de las mejores jugadoras de África, y con buena razón: entre otros galardones, la capitana de la selección nacional de Nigeria, Super Falcons, fue nombrada la mejor futbolista de África del año en 2014, 2016, 2017 y 2019. Oshoala creció en Ikorodu, localidad de Lagos, y empezó su carrera con el equipo local FC Robo antes de unirse al destacado club deportivo nigeriano Rivers Angels.

En 2015 inició su carrera internacional cuando firmó un contrato con Liverpool. También jugó para Arsenal y Dalian Quanjian FC antes de unirse al equipo femenino de FC Barcelona en 2019, y así se convirtió en una de las grandes goleadoras del equipo.

No ha sido un camino de rosas para Oshoala. En varias entrevistas, se sinceró sobre la lucha para convencer a su familia de que el fútbol era una elección profesional adecuada:

No, my parents never supported me at the initial stage because I was exceptionally good in my academics. I had to drop out of school to the chagrin of my parents. It was not an easy decision but with the benefit of hindsight, I think it was the right one.

No, mis padres no me apoyaban al principio porque era excepcionalmente buena académicamente. Para su disgusto, tuve que abandonar los estudios. No fue una decisión fácil, pero en retrospectiva, creo que fue la correcta.

Actualmente, a través de la Fundación Asisat Oshoala, brinda apoyo a las jóvenes de Lagos que aspiran a seguir sus pasos. El objetivo de la fundación es alimentar su autoconfianza frente a los obstáculos y ayudarlas a encontrar un club.

10. Delphine Cascarino

Delphine Cascarino es una puntera derecha de 24 años que juega para el Olympique Lyonnais en la primera división femenina de Francia. Según Foot d'Elles, proyecto dedicado a promover el fútbol femenino, Delphine combina planificación e instinto con técnica y atletismo.

Cascarino saboreó la gloria en la Copa Mundial Femenina Sub-17 en 2012. Con 22 años, ya tiene su nombre en diez trofeos importantes con Lyon, tres Champions League, tres Copas de Francia y cuatro títulos de la Liga de Francia.

En 2020, fue nominada a la Jugadora del Partido luego del triunfo de 3 a 1 de Lyon sobre Wolfsburg en la final de la Champions League Femenina de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol.

À la prochaine Cascarino.
Ne joue pas juste pour montrer au monde ce que tu peux faire. Joue pour montrer aux filles qui t’entourent ce qu’elles peuvent faire.
Ce maillot est pour toi.

Hasta la próxima, Cascarino.
No juegues solo para mostrar al mundo lo que puedes hacer. Juega para mostrar a las chicas que te rodean lo que pueden hacer.
Esta camiseta es para ti.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.