Solteras y lesbianas enfrentan ardua batalla legal para tener hijos biológicos en Francia

Si las parejas homosexuales o mujeres solteras franceses quieren tener un hijo biológico, no tienen otra opción que viajar al extranjero, más frecuentemente a las vecinas España y Bélgica, para someterse a inseminación artificial y fecundación in vitro. En Francia, estos procedimientos médicos está estrictamente reservados a parejas heterosexuales casadas que tienen dificultades para concebir un hijo.

El 3 de febrero de 2021, el Senado conservador francés adoptó la proposición de ley que excluyó su principio más importante: permitir a las mujeres solteras y a las parejas del mismo sexo tener hijos biológicos en Francia.

El proyecto consiste en ampliar el derecho de acceso a los tratamientos de fertilidad a un mayor número de mujeres francesas, y lleva años de debate. Forma parte de una reforma mayor en materia de ética, que examina diversas cuestiones, desde donación de órganos hasta uso de inteligencia artificial para tomar decisiones médicas.

Primero, el Senado votó para excluir a las mujeres solteras de los tratamientos de fertilidad. El mismo día, los senadores negaron este derecho también a las parejas homosexuales. En cambio, mujeres y hombres transexuales nunca estuvieron incluidos en la propuesta de ley.

Como se trata de una cuestión polémica, con muy poco acuerdo entre las dos cámaras del Parlamento francés, ahora le tocará debatir a un comité mixto, con representantes del Senado y de la Cámara Baja (Asamblea Nacional), más progresista.

Sin embargo, aunque se apruebe la ley con la ayuda de la Cámara Caja, podría ser impugnada en la Corte Constitucional. Aún así, las mujeres solteras y las parejas homosexuales tienen la esperanza de poder tener legalmente hijos biológicos en Francia en el término de un año.

Stephanie, bloguera que ha seguido este caso muy de cerca, tiene la esperanza de que la Asamblea Nacional vote a favor de las parejas del mismo sexo:

Bioética: jornada caótica en el Senado que rechaza la procreación médicamente asistida para todas.
—————
Un paso atrás que vuelve a demostrar lo alejada que está la derecha francesa de la realidad.

Dicen que no se presentaron durante [la votación] sobre la igualdad matrimonial, no se presentaron tampoco esta vez.

¡Que viva la Asamblea Nacional! Lograremos el acceso a la asistencia médica para problemas de fertilidad.
💪

Aunque las mujeres tengan esta victoria en pocos meses, tendrán que pagar los tratamientos médicos. En enero de 2020, durante la primera lectura, el Senado francés negó la posibilidad de que la seguridad social cubriera los gastos médicos. El razonamiento: las parejas heterosexuales que buscan tratamientos de fertilidad lo hacen sobre la base de un diagnóstico médico, a diferencia de las parejas del mismo sexo o las mujeres solteras.

Laurence Rossignol, senador izquierdista y vicepresidente del Senado, ha comparado este razonamiento con los debates en torno al aborto de 1982:

>Una vez más, el Senado derechista se opone a que la seguridad social cubra los tratamientos de procreación médicamente asistida para todas. En 1982, los políticos derechistas ya se había opuesto a la cobertura de la seguridad social para el aborto. Misma excusa: «la seguridad social está pensada para [el tratamiento] de enfermedades, no para asuntos personales…».
🙄

El debate ya tiene varios años, para consternación de los aspirantes a padres y de las familias «arcoíris» existentes, que se ven obligados a vivir en una zona jurídica gris, tanto si intentan conseguir (ilegalmente) una donación de esperma por sus propios medios como si solicitan medicamentos para la fertilidad y exámenes médicos a un ginecólogo comprensivo, que a su vez se arriesga a perder su licencia. Ser padre en Francia suele ser una costosa carrera de obstáculos que no termina con el nacimiento del bebé, ya que solo uno en la pareja homosexual es reconocido legalmente de forma automática. El otro debe adoptar su propio hijo mediante un largo proceso.

Durante la misma sesión de votación, el Senado aprobó una enmienda, conocida popularmente como «reproducción asistida post mórtem», que permitirá a las mujeres cuya pareja haya fallecido, utilizar su esperma para una inseminación artificial en un entorno médico.

En Twitter, la usuaria @ManonWyr expresó su desconcierto con un comentario sarcástico sobre el desprecio del Gobierno por los derechos de las lesbianas:

FLASH – El Senado se ha pronunciado a favor de la inseminación artificial post mórtem. Los diputados tendrán la última palabra. Sin embargo, los senadores votaron contra la procreación médicamente asistida para parejas del mismo sexo o de mujeres solteras. (Senado). Bioética.
——–
En un mundo donde los muertos tienen más derechos que las lesbianas. Bienvenidos a Francia…

Las voces conservadoras han protestado fuertemente contra este debate, con marchas periódicas contra el proyecto de ley y apariciones en los medios para defender los «valores familiares tradicionales». Son los mismos grupos que protestaron contra el matrimonio entre personas del mismo sexo a principios de 2010.

En este lado del tema, el voto del Senado fue celebrado como una victoria para mujeres y niños, con tuits que destacaban los argumentos recurrentes de los opositores al proyecto de ley:

La juventud francesa saluda la valentía del Senado que acaba de votar contra el artículo 1 y del artículo 2 del proyecto de ley de bioética. Esta noche, ¡no hay tratamiento de fertilidad sin padre, no hay ni congelación de esperma u óvulos para asuntos personales! [Nota del editor: en Francia, solo los donantes de gametos y las personas con ciertas condiciones médicas que puedan amenazar su fertilidad futura están autorizados a preservar sus propios gametos para su uso futuro]. ¡Gran noticia para niños y mujeres!

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.