Documento entregado al gobierno de Biden pide compromiso con los derechos humanos y la democracia en Brasil

Joe Biden, nuevo presidente de Estados Unidos | Foto de Adam Schultz / Biden for President (CC BY-NC-SA 2.0).

Cuando o Brasil comenzaba a atravesar la pandemia del nuevo coronavirus, en marzo de 2020, un discurso del presidente Jair Bolsonaro en red nacional de televisión tomó las palabras del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que minimizaban la gravedad de la enfermedad que afectaba al mundo y defendías flexibilización de las medidas de distanciamiento social recomendadas por científicos.

Para integrantes da US Network for Democracy in Brazil (Red por la Democracia en Brasil, USNDB), red formada por brasileños y estadounidenses en Estados Unidos, se consolidaba así el “manual Trump” para enfrentar al COVID-19 en Brasil, que resultó en un número impresionante de muertes, tensiones con aliados comerciales en Asia y Europa y deslegitimación de la ciencia. Cuando el propio Trump retrocedió en su postura, la revista The Atlantic identificó a Bolsonaro como líder del movimiento negacionista del nuevo coronavirus.

Con la salida de Trump y el inicio del gobierno Joe Biden y Kamala Harris, USNDB vio que el cambio para enfrentar la pandemia en Estados Unidos podría influir también en las acciones adoptadas por Brasil. Fue así que surgió la idea de hacer un estudio para informar al nuevo gobierno sobre el tema, según Juliana Moraes, directora ejecutiva de la oficina de Washington de la red. El documento se volvió más amplio, con otros asuntos que se vieron afectados por la relación del anterior gobierno con Bolsonaro.

“En Estados Unidos, los primeros cien días de gobierno tienen mucho peso. El tono del gobierno se da en ese período, por eso era fundamental que las recomendacion llegaran a las Casa Blanca en este momento”, explica Juliana.

USNDB se compone de más de 1500 miembros y está liderada por más de 150 académicos y activistas de las principales universidades estadounidenses, como Harvard, Columbia, Georgetown y Brown, además de ONG y entidades socioambientales, como Amazon Watch. Es una red de miembros de la sociedad civil, brasileños y estadounidenses que actúan en Estados Unidos. Se creó en 2018 y la organización tiene como misión informar al público norteamericano sobre Brasil y defender avances sociales, económicos, políticos y culturales.

Según BBC Brasil, los equipos de dos diputados cercanos a Biden, Susan Wild y Raul Grijalava, revisaron el documento. El reportaje del medio también contactó al Gobierno brasileño que dijo que no que comentaría sobre el documento.

A inicios de febrero, la oficina de USNDB supo que el documento había llegado a la Casa Blanca  por medio de Juan Gonzalez, director principal para el hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, designado por Biden. Gonzalez es consejero del partido demócrata para asuntos de desarrollo económico y diplomacia con países de América Latina. En los próximos cuatro anos, orientará a Biden en temas como cooperación bilateral, estado de derecho y cambio climático.

Antes del resultado de las elecciones, a fines de octubre, Gonzales ya había comentado en Twitter sobre asuntos referidos a Brasil.

El acercamiento de Biden a [presidente Jair] Bolsonaro de Brasil probaría que toma en serio el cambio climático.
El candidato demócrata ha amenazado con presionar a Brasil para que proteja la selva amazónica, como parte de un compromiso para priorizar el clima globalmente
.
—————
Cualquiera, en Brasil o en otro lugar, que piense hacer una alianza fuerte con Estados Unidos pero que ignore los asuntos importantes como cambio climático, democracia y derechos humanos, claramente no ha estado atento a la campaña de Joe Biden.

Global Voices conversó con Juliana Moraes, por teléfono y correo electrónico, sobre la coordinación del documento, y la importancia de las relaciones entre Brasil y Estados Unidos:

Global Voices (GV): ¿Coómo fue la articulación para que el documento llegara al despacho de Biden?

Juliana Moraes (JM): O Washington Brazil Office (WBO), a parte do USNDB que trabalha com advocacy em Washington, capital dos Estados Unidos, tem parcerias com inúmeras ONGs e think-tanks. Por nossa posição apartidária e descentralizada, consolidamos relações importantes dentro e fora do Congresso dos EUA, e foi a partir dessas relações que o documento chegou às mãos de Juan Gonzalez, recém-nomeado por Joe Biden para sua equipe. Gonzales foi grande crítico de Trump e é conselheiro democrata para a América Latina de longa data.

A consolidação de nossas relações no Congresso dos EUA tem suas raízes em 2016.  Durante o processo de impeachment sofrido pela presidenta Dilma Rousseff, a Câmara do Congresso dos EUA enviou uma carta assinada por 43 parlamentares ao então Secretário de Estado, John Kerry. Nesta carta, os parlamentares expressaram preocupação com a situação político-constitucional do Brasil. Foi a primeira carta em que o Congresso dos EUA expressava preocupação com o Brasil em mais de 20 anos.

Nosso trabalho é colaborativo, dentro e fora da USNDB. Dentro, contamos com mais de 150 acadêmicos e líderes de organizações sociais globais, e entre eles estão pessoas que conhecem secretários e conselheiros nomeados pela nova administração. Biden e sua equipe têm demonstrado interesse em manter um diálogo próximo com pesquisadores, cientistas e movimentos sociais.

Juliana Moraes (JM): La Oficina de Washington en Brasil (WBO), la rama de promoción de USNDB en Washington, DC, tiene asociaciones con numerosas ONG y grupos de reflexión. Debido a nuestra posición no partidista y descentralizada, hemos consolidado importantes relaciones dentro y fuera del Congreso de Estados Unidos, y fue a partir de estas relaciones que el documento llegó a manos de Juan González, recién nombrado por Joe Biden entre su personal. Gonzales ha sido uno de los principales críticos de Trump y ha sido asesor demócrata sobre América Latina.

La consolidación de nuestras relaciones en el Congreso de Estados Unidos tiene sus raíces en 2016. Durante el proceso de destitución por el que pasó la presidenta Dilma Rousseff, la Cámara de Representantes de Estados Unidos envió una carta firmada por 43 parlamentarios al entonces secretario de Estado, John Kerry. En esta carta, los parlamentarios expresaron su preocupación por la situación política y constitucional de Brasil. Fue la primera carta en la que el Congreso de Estados Unidos expresó su preocupación por Brasil en más de 20 años.

Nuestro trabajo es de colaboración, dentro y fuera de USNDB. Al interior, tenemos más de 150 académicos y líderes de organizaciones sociales globales, y entre ellos hay personas que conocen a los secretarios y asesores nombrados por la nueva administración. Biden y su equipo han mostrado interés en mantener un estrecho diálogo con investigadores, científicos y movimientos sociales. . 

GV: ¿Cómo surgió la idea de enviar un documento al gobierno de Biden y por qué ahora?

JM: Sabíamos que se Joe Biden e Kamala Harris ganhassem as eleições dariam novo foco à gestão da pandemia nos EUA e, por consequência, poderiam influenciar o gerenciamento da crise no Brasil, e pensamos em desenhar um informe que colaborasse com esse tema. O documento evoluiu para algo mais amplo, com outros temas que sofreram grave impacto nos últimos dois anos com a relação entre Bolsonaro e Trump, então presidente norte-americano.

Nos EUA, os 100 primeiros dias de governo têm muito peso. O tom do governo é dado nesse período, por isso era fundamental que essas recomendações chegassem a Casa Branca neste momento. Em 30 páginas, contamos com a participação de especialistas em dez áreas – democracia e estado democrático de direito; direitos indígenas, mudanças climáticas e desmatamento; economia política; base de Alcântara e apoio militar dos EUA; direitos humanos; violência policial; saúde pública; coronavírus; liberdade religiosa e trabalho.

JM: Sabíamos que si Joe Biden y Kamala Harris ganaban las elecciones darían un nuevo enfoque a la gestión de la pandemia en Estados Unidos y, en consecuencia, podrían influir en la gestión de la crisis en Brasil. Así, pensamos en diseñar un informe que colaborara con este tema. El documento se volvió más amplio, con otros temas que se vieron severamente impactados en los últimos dos años por la relación entre Bolsonaro y Trump, entonces presidente de Estados Unidos.

En Estados Unidos, los primeros cien días de gobierno tienen mucho peso. El tono gubernamental se establece durante este periodo, por lo que era esencial que estas recomendaciones llegaran a la Casa Blanca en este momento. En 30 páginas, contamos con la participación de expertos en diez áreas: democracia y estado de derecho; derechos indígenas, cambio climático y deforestación; economía política; base de Alcântara y apoyo militar estadounidense; derechos humanos; violencia policial; salud pública; coronavirus; libertad religiosa y trabajo.

GV: ¿Cuáles son los principales puntos destacados en el documento?

JM: Os capítulos mais extensos, e eu diria mais complexos, são aqueles que tratam das questões ambientais e de direitos humanos. Não é real que para alcançar bons patamares econômicos seja preciso enfraquecer regulamentações socioambientais. Essa divisão é um desserviço para o Brasil. O documento conecta os dois [temas], e apresenta evidências de que existem caminhos para um desenvolvimento responsável e sustentável no Brasil.

Trouxemos análises, historicamente contextualizadas, sobre aquecimento global e meio ambiente, crescimento econômico sustentável, fortalecimento de instituições e políticas democráticas, direitos dos trabalhadores, bem como a posição pública do atual governo brasileiro em temas como direitos dos povos indígenas, quilombolas, mulheres, comunidades LGBTQIA+, acesso a saúde e gestão da pandemia.

La deforestación y los incendios en el Amazonas se dispararon en 2020. Foto: Felipe Werneck/Ibama.

O informe faz recomendações concretas, como rever o Acordo de Salvaguardas Tecnológicas assinado por Bolsonaro e Trump, que impacta diretamente famílias quilombolas [que vivem na área da base de] Alcântara, no estado do Maranhão; restringir importações de madeira, soja e carne do Brasil advindas de áreas ilegalmente desmatadas, o que ja é previsto pela legislação americana; divulgar documentos confidenciais sobre a ditadura no Brasil e esclarecer a suposta participação dos EUA na operação Lava Jato.

De maneira geral, o informe recomenda que o atual governo dos EUA reveja as políticas externas da gestão de Donald Trump e sua influência no Brasil – o que impactou também outros países latino-americanos numa guinada perigosa à extrema direita.

JM: Los capítulos más largos, y yo diría que más complejos, son los que tratan de cuestiones ambientales y de derechos humanos. Es irreal que para alcanzar buenos niveles económicos sea necesario debilitar las regulaciones socio-ambientales. Esta división es un perjuicio para Brasil. El documento conecta los dos [temas], y presenta pruebas de que hay caminos para el desarrollo responsable y sostenible en Brasil.

Aportamos análisis, históricamente contextualizados, sobre calentamiento global y ambiente, crecimiento económico sostenible, fortalecimiento de las instituciones y políticas democráticas, derechos de los trabajadores, y la posición pública del actual gobierno brasileño en temas como derechos de los pueblos indígenas, quilombolas, las mujeres, las comunidades LGBTQIA+, acceso a la salud y la gestión de pandemias.

El informe hace recomendaciones concretas, como revisar el Acuerdo de Salvaguardias Tecnológicas firmado por Bolsonaro y Trump, que impacta directamente a las familias quilombolas [que viven en el área de la] base de Alcântara, en el estado de Maranhão; restringir las importaciones de madera, soya y carne de Brasil que provengan de zonas deforestadas ilegalmente, lo que ya está previsto en la legislación estadounidense; publicar documentos confidenciales sobre la dictadura en Brasil y aclarar la supuesta participación de Estados Unidos en la operación Lava Jato.

En general, el informe recomienda al actual gobierno de Estados Unidos revisar las políticas exteriores de la administración de Donald Trump y su influencia en Brasil, y que también impactó en otros países latinoamericanos en un peligroso giro hacia la extrema derecha.

GV: Aunque habla de libertad y democracia, Estados Unidos tiene una historia de intervencionismo en América Latina. ¿Por qué es importante trabajar con el Gobierno estadounidense? ¿Cómo puede garantizar que la relación entre los países no ponga en riesgo la soberanía de Brasil?

JM: De modo geral, nos EUA, existe um desconhecimento grande sobre o Brasil, sua história, sua diversidade e suas complexidades. Com nossa rede de contatos, dentro e fora do governo, temos a responsabilidade de trazer questões que não são amplamente conhecidas no exterior e temos a oportunidade de apresentar os assuntos de maior peso no Brasil, que afetam o dia a dia da população.

Através do nosso trabalho com a Câmara e o Congresso dos dois países, conseguimos abrir diálogos entre representantes políticos, movimentos sociais e sociedade civil. Aprendemos e exportamos conhecimento. Esse tipo de diálogo aberto e bem informado entre dois países é a base da construção de relações bilaterais mais equitativas. Sem isso, ficamos mais vulneráveis a crises internas e externas, sejam elas econômicas, políticas ou sociais. .

JM: En general, en Estados Unidos hay un gran desconocimiento sobre Brasil, su historia, su diversidad y sus complejidades. Con nuestra red de contactos, dentro y fuera del Gobierno, tenemos la responsabilidad de llevar al exterior temas poco conocidos y tenemos la oportunidad de presentar los asuntos más importantes de Brasil, que afectan a la vida diaria de la población.

A través de nuestro trabajo con la Cámara y el Congreso de ambos países, podemos abrir diálogos entre los representantes políticos, los movimientos sociales y la sociedad civil. Aprendemos y exportamos conocimientos. Este diálogo abierto y bien informado entre dos países es la base para construir unas relaciones bilaterales más equitativas. Sin eso, somos más vulnerables a las crisis internas y externas, ya sean económicas, políticas o sociales.

Isabela Carvalho, que coordinó esta entrevista, integra la Junta Consultiva de la Oficina de Washington en Brasil, la parte de USNDB responsable de la labor de promoción de la organización.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close