En Azerbaiyán, muerte de muchacha renueva conversación sobre violencia doméstica

“Se necesita una base legal clara para combatir la violencia contra la mujer”, de Parlamento Europeo (CC BY-NC-ND 2.0).

Sevil Atakishiyeva, de 20 años, era estudiante de la Universidad de Turismo y Gestión de Azerbaiyán. Como la mayoría de mujeres solteras en Azerbaiyán, vivía con sus padres y tenía grandes sueños de irse a vivir al extranjero y construir su propia vida. El 18 de febrero, Sevil se quitó la vida.

En dos ocasiones, en 2019 y 2020, Sevil contactó a Gulnara Mehdiyeva, fundadora de un colectivo feminista local, a quien le dijo que había estado sufriendo de acoso y maltrato físico a manos de su familia, que su padre había amenazado con matarla si incurría en comportamiento inapropiado y que le pagaría una buena suma de dinero a la Policía para que no investigara el caso.

“Si algo me ocurre, por favor, tengan en cuenta estos mensajes”, dijo Sevil en un mensaje de texto, según capturas de pantalla del intercambio que Gulnara publicó en Facebook después del suicidio de Sevil.

La publicación de Gulnara se volvió viral, y la etiqueta #SevilÜçünSusma (no te calles por Sevil) ha sido tendencia en Azerbaiyán desde entonces. La historia de Sevil tocó de cerca a muchas azerbaiyanas, para quienes con comunes los maltratos físicos y psicológicos a manos de parejas y hermanos, padres y parientes políticos.

Aquí algunos tuits en reacción a la muerte de Sevil y la publicación de Gulnara:

En este país, si una chica quiere vivir libremente, la catalogan de perra, En este país, un padre no dudará en decirle a su hija que la matará si comete algún error. En este país, los padres tratan a sus hijos como su propiedad. Descansa en paz, ángel.

A veces, trato de imaginar el grado de desesperación que lleva a una persona suicidarse, y mi imaginación pinta un lodazal oscuro y viscoso en el que solamente la muerte es un rayo de luz… QEPD SEVIL

Deberían estar avergonzados de haber empujado unánimemente las esperanza, los suelis de alguien tan llena de vida desde el piso 20.

En este mundo, es más difícil ser mujer, niño y animal.

Los activistas también publicaron capturas de pantalla de mensajes de mujeres que sostienen estar pasando por abuso doméstico:

Posted by Seymour Nazar on Sunday, February 21, 2021

Hi, I am doing very bad. I feel desperate. All I can think of is suicide. I don't know what else to do. I am subject to violence and harassment. They are telling me if I want to be a whore, every day, for simply doing make up. I am sick of it. Can you help me?

Publicado por Seymour Nazar el domingo 21 de febrero de 2021

Hola, me siento muy mal. Me siento desesperada. Todo lo que puedo pensar es en el suicidio. No sé qué más hacer. Soy sometida a violencia y acoso. Me están diciendo que si quiero ser una perra, simplemente por maquillarme. Estoy harta. ¿Me pueden ayudar?

Sevil es la tercera mujer que se suicida en Azerbaiyán en febrero de 2021.

El 22 de febrero, la fiscalía inició una investigación penal contra el padre de Sevil de acuerdo con el artículo 125 del Código Penal de Azerbaiyán por “incitar al suicidio”.

Sin embargo, Samir Atakisiyev refutó las declaraciones de su hija de que había amenazado con golpearla. “Si fuera agresivo o violento, no le hubiera permitido que terminara la escuela. Hubiera estudiado un año o dos, y luego la hubiera tenido en casa”, dijo a los periodistas. “Sí, me he molestado con ella si llegaba a casa después de su hora límite, pero nunca he sido violento”, agregó.

Un problema persistente

Según el Comité Estadístico Estatal de Azerbaiyán, en 2020 se denunciaron al menos 1180 casos de violencia doméstica contra mujeres. En 2019 fueron 1039. Probablemente, el número real sea mucho mayor, pues con frecuencia la violencia doméstica no se denuncia.

Solamente hay tres refugios para victimas de violencia doméstica en todo Azerbaiyán, país con una población de diez millones de personas.

También hay una ley, que ya tiene 11 años, contra la violencia doméstica, pero casi nunca se aplica. Los activistas dicen que el Comité para Asuntos de Familia, Mujer y Menores “no está haciendo su labor”.

En años recientes, los activistas han pedido que Azerbaiyán firme la Convención de Estambul, acuerdo de países europeos que se comprometen a evitar la violencia contra la mujer y termine con la impunidad para los autores. Turquía, aliado cercano de Azerbaiyán, ha firmado la convención. Los signatarios deben tener estadísticas oficiales de delitos de género y ofrecer compensación financiera a las víctimas.

La Convención de Estambul es un tema candente de discusión en Azerbaiyán, sobre todo porque se refiere a derechos de parejas del mismo sexo. Los conservadores a menudo sostienen que ese acuerdo “destruirá” las tradiciones de Azerbaiyán.

Romper el tabú

En años recientes, las mujeres azerbaiyanas recurrieron a medios sociales para contar púbicamente sus propias experiencias de violencia doméstica, y eso a su vez alentó a otras mujeres a hacer lo mismo.

En 2019, Seljan Yagmur, de 18 años, publicó en Facebook sobre la violencia que las mujeres de su familia han soportado a manos de su padre. Esto motivó a otras a contar sus historias también, por lo general con etiquetas como #‎QadınaŞiddətəson‬ (“terminar con la violencia contra la mujer”) y #‎LeylaÜçünsusma (en referencia otra mujer que murió apuñalada en Bakú).

En el conservador Azerbaiyán, se ve la violencia doméstica como un asunto estrictamente privado, pero la valentía de una muchacha ha alentado a otras a hablar también para terminar con la violencia de género.

El 4 de febrero, un pequeño grupo de mujeres realizó una protesta fuera de la Casa de Gobierno en Bakú con un afiche que decía el “feminicidio es político”. La protesta se inició con la noticia de otra víctima de violencia doméstica: Banu Maharramova, de 32 años, fue asesinada brutalmente por su suegro, según informes de la Policía local. El cuerpo de la víctima fue hallado en bolsas en la basura, desmembrado. Los manifestantes fueron dispersados por la Policía.

El 8 de marzo de 2020, otra protesta por el Día Internacional de la Mujer fue dispersada por la Policía en Bakú. Y en octubre de 2019, la Policía dispersó violentamente una protesta que pedía poner fin a la violencia doméstica contra la mujer.

Mientras tanto, la realidad en el terreno pinta una imagen sombría. En tanto la legislación nacional no logre proteger a las víctimas de cualquier clase de maltrato y acoso, más historias como la de Sevil seguirán llegando a los titulares.

La primera causa del suicidio es la depresión no tratada. La depresión se puede tratar y el suicidio se puede evitar. Puedes recibir ayuda de línea de apoyo confidenciales para suicidas y personas con crisis emocional. Visita Befrienders.org para encontrar una línea de ayuda de prevención del suicidio en tu país.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.