Número de muertos del 14 de marzo asciende a 71 en represión a manifestantes antigolpistas en Myanmar

Socorristas llevan a un civil herido por disparos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes contrarios al régimen en Mandalay el domingo 14 de marzo. Foto y pie de foto de The Irrawaddy.

Este artículo fue publicado originalmente por The Irrawaddy, página de noticias independiente de Myanmar, se ha editado y vuelto a publicar en Global Voices en virtud de un acuerdo de asociación de contenidos.

ACTUALIZACIÓN: Se han registrado 32 muertes más desde el domingo 14 de marzo, lo que hace un total de 71 muertos y que convierte al 14 de marzo en el día más sangriento desde el golpe de estado del 1 de febrero, ya que el régimen de Myanmar intensifica su represión contra los manifestantes. El lunes 15 de marzo por la tarde, el número total de muertos era de 167.

El domingo 14 de marzo, Myanmar volvió a batir un récord de muertes relacionadas con las protestas, ya que más de 39 manifestantes contrarios al régimen murieron en todo el país a manos de las fuerzas de seguridad, lo que hace que el total de las muertes sea de 134 desde el comienzo del golpe.

El anterior día más sangriento que vivió el país del sureste asiático fue el 3 de marzo, cuando soldados y policías mataron a 28 personas en todo el país durante las protestas callejeras contra la junta.

El domingo 14 de marzo, durante las represiones letales a las protestas contra el régimen en el municipio occidental de Hlaing Thar Yar, en Rangún, las fuerzas de seguridad utilizaron proyectiles reales, gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para atacar a los protestantes contra el régimen. Las fuerzas de seguridad abrieron fuego desde las 09:30 de la mañana hasta el anochecer.

Según la página de Facebook de una doctora que atendió heridos en un hospital del municipio, el domingo por la noche murieron 18 manifestantes por disparos y otros tantos resultaron heridos. Dijo que uno de los dos manifestantes que recibió un disparo en la cabeza se encuentra en estado crítico. Se estima que el número de víctimas mortales sea mayor, ya que algunos resultaron gravemente heridos durante los disparos de la Policía.

En el municipio de Dagon Sur, en el este de Rangún, tres civiles, incluida una niña de 15 años, murieron tras recibir disparos en la cabeza y el abdomen. Según uno de los manifestantes, policías y soldados empezaron a disparar contra ellos a las 18:00 horas y siguieron hasta las 23:00 horas. El manifestante dijo que 15 personas resultaron gravemente heridas. En total, fueron 50 las personas heridas en Dagon Sur.

Las barreras improvisadas colocadas por los vecinos en el cruce entre Bayintnaung y Mayangone, en Rangún, ardían el lunes por la mañana. Las barreras eran para impedir que la Policía y los soldados enviaran refuerzos a Hlaing Thar Yar, donde mataron al menos a 30 manifestantes antigolpistas el domingo [14 de marzo].

Además, las fuerzas de seguridad reprimieron una protesta estudiantil contra el régimen en Bago el domingo por la mañana. Durante la represión, un joven murió de un disparo, mientras que otras tres personas resultaron heridas. El domingo por la tarde, las fuerzas de seguridad mataron a tiros a una mujer y dejaron su cuerpo en un desagüe.

El domingo por la mañana, en Hpakan, en el centro de extracción de jade del estado de Kahcin, un hombre de 30 años murió de un disparo y otros seis resultaron heridos cuando se abrió fuego contra los manifestantes.

El domingo por la tarde, en una acción similar llevada a cabo por policías y soldados, una mujer murió de un disparo y otras seis personas resultaron heridas en Mandalay, la segunda mayor ciudad de Myanmar.

El 14 de marzo, Rangún vio el nivel más severo de represión hasta la fecha. Además de las 18 personas muertas en Hlaing Tha Yar, otros 17 manifestantes habrían muerto durante los ataques policiales contra los manifestantes en varios municipios de Rangún: Shwepyithar, Oakkalapa Norte, Dagon Sur y Norte, Insein, Hlaing y Thingyangyun.

Un manifestante, que participó a la manifestación en el municipio de Hlaingtharyar, Rangún, donde murieron varios manifestantes, dijo a The Irrawaddy:

These shooting are totally unacceptable. They are not dispersing the protests. They are just murdering the people with violence.

Esos tiroteos son totalmente inaceptables. No están dispersando a las protestas. Solo están matando a las personas con violencia.

En el municipio de Tamwe, Rangún, las fuerzas de seguridad de la comisaría de policía del municipio dispararon a un estudiante de medicina de primer año. Las grabaciones de video mostraron a los policías arrastrando el cuerpo herido y ensangrentado del joven, mientras daban patadas y golpes a una mujer que intentaba salvar al estudiante. La Policía se la llevó. En la noche del domingo, el estudiante seguía en estado crítico, según amigos cercanos.

Las protestas contra el régimen estallaron en todo Myanmar hace ya más de un mes tras el golpe de Estado del 1 de febrero. Desde mediados de febrero, la Junta ha intensificado la represión sangrienta contra los manifestantes en todo el país, a la vez que afirmaba que se estaba aplicando un “uso mínimo de la fuerza” para controlar a la multitud.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.