Detienen a activistas omaníes por publicar críticas hacia proyectos que podrían devastar la llanura de Dhofar

Nota editorial: Este artículo fue escrito y publicado por el Centro del Golfo para los Derechos Humanos, organización independiente y sin fines de lucro que promueve la libertad de expresión, asociación y asamblea pacífica en la región de Medio Oriente y Norte de África.

Activistas omaníes detenidos y perseguidos por expresar sus objeciones a los planes del Gobierno de construir urbanizaciones en la llanura de Dhofar. Imagen publicada por CGDH.

Las autoridades de seguridad omaníes de la gobernación de Dhofar (Zufar) están reprimiendo a los activistas en línea que se oponen a los planes de desarrollo del gobernador que cambiarán la región meridional del sultanato y borrarán partes de su paisaje que ha sobrevivido durante siglos.

El poeta Salem Ali Al-Maashani y el activista de internet Amer Muslim Bait Saeed fueron detenidos el domingo 28 de febrero, según lo averiguado por el Centro del Golfo para los Derechos Humanos (CGDH) y la Asociación Omaní para los Derechos Humanos (OAHR) por fuentes fiables. Fue a raíz de una campaña del Servicio de Seguridad Interna (SSI) contra los activistas que tratan de preservar el centenario estilo de vida tradicional de la llanura de Dhofar.

Esta provincia es una atracción turística por su maravilloso paisaje que incluye vastas extensiones de tierras fértiles entre valles y montañas, así como una rica llanura costera donde se encuentra Salalah, capital de la provincia. Los camellos vagan libremente por esas zonas, sin preocuparse de las construcciones urbanas.

Los activistas detenidos rechazaron los planes del Gobierno de transferir el poder sobre la llanura al Ministerio de Vivienda y Urbanismo, lo que permitiría la construcción de complejos residenciales en esas zonas verdes.

Bait Saeed es activista de internet y gestiona un conocido canal de YouTube llamado “Amr Al-7kli” en el que publica vídeos de playas y otros lugares de la gobernación de Dhofar para promover el turismo. Lo detuvieron brevemente por sus publicaciones en Twitter.

El 13 de febrero de 2021, escribió en su cuenta de Twitter:

¡Qué extrañas paradojas!
Algunos ciudadanos disfrutan de los festivales de camellos que se organizan para ellos para apoyarlos y animarlos y, al mismo tiempo, y por otro lado, se cancelan los festivales para otros que se ven obligados a dejar sus pastos y se ven desplazados de su tierra natal. En este país, ¿todos los ciudadanos son iguales? Traslado Sahel Dhofar

Lo liberaron el lunes 8 de marzo después de que el Tribunal de Primera Instancia de Salalah lo declaró inocente.

Fuentes locales fiables afirmaron que Bait Saeed y Al-Maashani fueron retenidos por la División Especial de la Comisaría de Policía de Salalah que los citó y los detuvo en cuanto se presentaron. La división es el brazo ejecutivo del SSI y, en su nombre, ejecuta las órdenes de arresto y detención de los activistas. Las mismas fuentes confirmaron que se citaron también varios activistas de Twitter en la gobernación de Dhofar, que se vieron obligados a firmar compromisos de no tuitear sobre la cuestión de la transferencia de autoridad.

En febrero, el poeta Al-Maashani escribió en su página de Twitter un hilo de mensajes en febrero, en los que criticaba al gobernador y advertía de las repercusiones que supondría esa transferencia de autoridad. El hilo incluía:

Transferencia de autoridad sobre la llanura de Dhofar. Todo Dhofar está en contra de esta decisión, que se impone sin consulta ni consideración. También se ha opuesto antes a decisiones similares, por no hablar de algunas órdenes que originaron enfrentamientos entre tribus, y con el Estado en algunos momentos. Hoy para evitar esas crisis, pedimos al sultán Haitham que dimita como gobernador de Dhofar.

El 25 de febrero de 2021, Al-Maashani publicó un tuit en el que señalaba la “importancia de reunir a todos los componentes de la sociedad e implicarlos en esta cuestión para trazar un plan de acción acorde con el interés de la patria y del ciudadano”. En otro tuit del 23 de febrero, pidió a las autoridades que respetaran la libertad de opinión y expresión, tal como estipulan los artículos 18, 29 y 31 de la Ley Fundamental de Estado.

En otro caso similar, el ambientalista doctor Ahmed Issa Qatan fue detenido el 23 de febrero de 2021, acusado de utilizar las redes sociales de forma que pudiera alterar el orden público. Qatan fue liberado bajo fianza el lunes 8 de marzo. También se había expresado en contra de los planes del gobernador. Según la fiscalía de la ciudad de Salalah, el doctor Qatan “utilizó internet para publicar lo que podría perjudicar el orden público, inflamó a la opinión pública, socavó la integridad del ministro y de quienes trabajan con él, los acusó de corrupción y favoritismo y atentó contra su personalidad… a través de la aplicación de redes sociales Twitter”. La carta de referencia del fiscal alegaba que Qatan había cometido “un delito menor al utilizar internet para publicar información que perjudicara el orden público, según el texto del artículo 19 de la ley de ciberdelincuencia de Omán”.

La fiscalía pidió al tribunal que confiscara el dispositivo utilizado para los tuits en virtud de lo dispuesto en el artículo 32/A y, que se cerrara definitivamente la cuenta de Twitter utilizada en virtud de lo dispuesto en el artículo 32/B de la misma ley.

El artículo 19 de la Ley de Ciberdelitos de Omán establece: “Pena de prisión por un período no inferior a un mes y no superior a tres años y multa no inferior a mil riales omaníes (2600 dólares) y no superior a 3000 riales omaníes (7800 dólares), o una de esas dos penas, para quien utilice la red de información o los medios de tecnología de información en la producción, publicación, distribución, compra o posesión de todo lo que perjudique los valores religiosos o el orden público”.

Tanto el CGDH y la OAHR condenaron enérgicamente la campaña de detenciones del SSI contra todos los defensores del ambiente en la gobernación de Dhofar. Los grupos de derechos humanos pidieron al SSI que liberara inmediatamente a los tres activistas, el doctor Ahmed Issa Qatan, el poeta Salem Ali Maashani y el activista de internet Amer Muslim Bait Saeed (Amr Al-Hkli) y que pusiera fin a la “política de silenciar las demás opiniones y de atacar sistemáticamente a defensores de los derechos humanos, incluidos los activistas de internet”.

Los dos grupos de derechos humanos también dijeron que las autoridades omaníes están aprovechando la actual situación excepcional impuesta por la pandemia de coronavirus (COVID-19) para aprobar sus planes de transferencia de autoridad de Dhofar en un momento en que los ciudadanos están preocupados por cuestiones relacionadas con su salud y su autoconservación. “Las autoridades en Omán deben respetar las libertades públicas, incluida la libertad de expresión y de opinión, tanto en línea y fuera de línea”, afirmaron los dos grupos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.