Ministro de Trinidad y Tobago declara “momento más seguro para las tortugas marinas” pese a aumento de caza furtiva

Tortuga laúd; foto de Alastair Rae en Flickr (CC BY-SA 2.0).

Este artículo de Nicole Vallie se publicó originalmente en Cari-Bois News. Se reproduce aquí una versión editada como parte de un acuerdo de intercambio de contenido con Global Voices.

La época de cría de las tortugas laúd en Trinidad y Tobago, que va de febrero a agosto de cada año, está en marcha, pero los grupos de conservación de tortugas están furiosos porque se les impidió realizar patrullas nocturnas en la playa para proteger a las tortugas marinas que allí anidan. Muchos de los grupos esperaban que se les concedieran exenciones especiales por las restricciones del COVID-19 del país que actualmente prohíben que se visite las playas fuera del horario de 06:00 a 18:00 horas.

El ministro de Salud, Terrance Deyalsingh, justificó la postura del Gobierno en una conferencia de prensa el 8 de marzo, en la que señaló que las tortugas deben estar lo suficientemente seguras ya que “no se permite a nadie estar en la playa para cazar huevos, matar tortugas o montar en sus lomos”.

Sin embargo, grupos como Turtle Village Trust, Las Cuevas Eco-Friendly Association, Nature Seekers, situados a lo largo de la costa norte de Trinidad, y Environmental Research Institute Charlotteville, en Tobago, insisten en que el patrullaje activo sigue siendo necesario para proteger a las tortugas laúd, así como a otras especies. Señalan que los incidentes de caza furtiva aumentaron durante la temporada de cría de 2020, y como las tortugas anidan por la noche, es poco probable que quienes intentan dañarlas sean disuadidos por las restricciones del COVID-19.

Al explicar el alcance de la amenaza, la organización que reúne al grupo de conservación de tortugas Turtle Village Trust dijo que los comentarios que recibieron de las comunidades de Manzanilla y Fishing Pond en la costa este de Trinidad, y Las Cuevas, Blanchisuesse, Sans Souci, Grande Riviere y Toco en el norte revelan un aumento de los incidentes de caza furtiva. El grupo fue uno entre varios de los que solicitaron exenciones de las normas de salud pública [2019 Novel Coronavirus (2019-nCoV)] (No. 4), que estipulan que las playas permanecerán cerradas al público desde las 18:00 a 06:00 horas.

Arlene Williams, presidenta de Las Cuevas, Eco-Friendly Association, señaló que la playa Las Cuevas, que por lo general no informa de incidentes de caza furtiva en toda la temporada de cría, registró ocho en 2020. Le preocupa que pueda haber más este año y teme que la declaración del ministro Deyalsingh pueda servir como una invitación a los cazadores furtivos. El presidente del Instituto de Investigación Ambiental de Charlotteville, Aljoscha Wothke, confirmó que ha habido un aumento significativo de las denuncias de caza furtiva nocturna en Tobago desde 2020, cuando las actividades de patrulla nocturna cesaron debido a la pandemia.

El presidente de Nature Seekers, Kyle Mitchell, explicó cuánto está en juego:

Trinidad and Tobago is the largest nesting site for the Leatherback turtles in the northwest Atlantic. Such global proclamations cannot be made without the data to back it up. We have a significant place in the turtle world and we need to have rigorous conservation efforts in place to determine if the population is increasing or decreasing and what interventions are required. With local data collections efforts being stalled for another consecutive year, we are not in a position to do that.

Trinidad y Tobago es el mayor lugar de anidamiento para las tortugas laúd en el noroeste del Atlántico. Esa proclamación global no puede hacerse sin datos que la respalden. Tenemos un lugar importante en el mundo de las tortugas y necesitamos implementar rigurosos esfuerzos de conservación para determinar si la población está aumentando o disminuyendo, y qué intervenciones se requieren. Con los esfuerzos de recopilación de datos locales estancados por otro año consecutivo no estamos en condiciones de hacerlo.

En 2020, Nature Seekers, como “socio esencial en la conservación”, recibió permiso para recopilar datos sobre las playas Las Cuevas y Matura como parte de un proyecto de colaboración con Fisheries and Oceans Canada. Sin embargo, por las regulaciones adicionales de salud pública que se han implementado desde principios de 2021, su papel en el proyecto está en el aire.

En una carta al ministro de Salud del 9 de marzo, la organización sin fines de lucro Fishermen and Friends of the Sea señaló que, durante décadas, las comunidades de Trinidad y Tobago se han involucrado voluntariamente en patrullas nocturnas para disuadir a los cazadores furtivos. El grupo también trató de recordarle al ministro que estos grupos a menudo están muy por debajo del límite prescrito de reuniones de 10 personas, y que sus visitas a la playa son cruciales para prevenir la matanza de una especie ambientalmente sensible.

La carta también informó que el Ministerio de Planificación y Desarrollo, consciente de la brecha en la aplicación a nivel estatal, estableció el grupo de trabajo nacional para tortugas marinas  en enero de 2021. La medida reunió a organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil para asesorar sobre la protección de las tortugas marinas.

Bajo condición de anonimato, un funcionario de la división forestal del Ministerio de Agricultura, Tierras y Pesca habló con Cari-Bois y dijo que en la actualidad hay menos de 20 guardabosques responsables de la isla de Trinidad. Sugirió que la designación de guardabosques honorarios de los grupos conservacionistas locales brindaría una asistencia muy necesaria para patrullar las playas del país.

La Autoridad de Gestión Ambiental (EMA) destacó la importancia de una presencia comunitaria en las playas también en un comunicado de prensa del 10 de marzo, en el que afirmó que una “estrategia combinada de patrullajes comunitarios, presencia de investigadores, guías turísticos y el público durante la temporada de cría funcionó bien para ahuyentar a los cazadores furtivos”.

Hay cinco especies de tortugas marinas que anidan anualmente en las costas de Trinidad y Tobago: la tortuga laúd, carey, golfina, boba y tortuga verde. En 2014, la EMA consideró a las cinco como Especies Ambientalmente Sensibles (ESS), designación que está respaldada por la legislación según la cual la sanción por causar daños a las tortugas marinas es de 100 000 dólares de Trinidad y Tobago (aproximadamente 15 000 dólares estadounidenses) más dos años de cárcel.

Actualmente, circula una petición en línea que hace un llamado al primer ministro, Keith Rowley, para que otorgue permiso para patrullas nocturnas en la playa. Al 11 de marzo, la petición tenía casi 4000 firmas. Mientras tanto, los grupos conservacionistas instan a las personas preocupadas a denunciar cualquier actividad de caza furtiva a la Policía, los guardabosques o la unidad de policía ambiental de la EMA.

Nicole Vallie es profesional del ambiente con un máster en Conservación de la Biodiversidad y Desarrollo Sostenible, y ha trabajado extensamente con organizaciones de la sociedad civil en el Caribe para promover el desarrollo sostenible y responsable.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.