- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Primer día de vacunación de Jamaica trae optimismo, aunque cifras de COVID-19 continúan aumentando

Categorías: Caribe, Jamaica, Medios ciudadanos, Protesta, Salud
[1]

Empieza la inmunización de COVID-19. Foto [1] de la provincia de Columbia Británica [2] en Flickr (CC BY-NC-ND 2.0 [3]).

El 10 de marzo, cuando se cumplía un año de la llegada del COVID-19 a Jamaica, una enfermera de salud pública que confesó tener “miedo a las inyecciones” fue la primera [4] ciudadana en recibir la vacuna contra el COVID-19. Recibió la vacuna en un centro [5] religioso para personas sin hogar en el centro de Kingston.

El día antes de que comenzara la vacunación, el Ministerio de Salud y Bienestar anunció [6] que se habían reportado 808 nuevos casos en 24 horas, lo que se considera una cifra alta para el país de 2.9 millones. Hasta la fecha, se han registrado 463 muertes. En la actualidad, Jamaica tiene cerca de 13 000 casos activos y con 277 hospitalizados, la mayoría de los hospitales públicos están cerca [7] o a capacidad total .

El 7 de marzo, el Ministro de Salud, Christopher Tufton, recurrió a Instagram [8] con una petición personal para que los jamaiquinos se adhirieran a los protocolos del COVID-19. Su mensaje fue ampliamente difundido en redes sociales. [9]

En una rueda de prensa al día siguiente, el ministro Tufton anunció [10] que la contagiosa variante B117 del COVID-19 [11], que se identificó en el Reino Unido, había sido detectada en Jamaica, luego de que siete de las ocho muestras enviadas a la Agencia de Salud Pública del Caribe [12] (CARPHA) en Trinidad y Tobago fueran confirmadas.

Bajo tales circunstancias, el Gobierno se propuso enfocarse en las vacunas, con las fotos que publicó la ministra de Salud, Juliet Cuthbert-Flynn, de la doctora Denise Eldemire Shearer, destacada defensora [13] de las personas de la tercera edad, cuando recibía la vacuna de AstraZeneca:

Las primeras jamaiquinas en recibir la vacuna contra el COVID-19 son la enfermera de Salud Pública, señora Marcia Thomas Yettman, y la doctora . Denise Eldemire Shearer.

A los jamaiquinos también les complació ver que la directora médica, doctora Jacquiline Bisasor-McKenzie, recibía la vacuna. La doctora ha recibido elogios por su calmada contribución informativa en las ruedas de prensa del Ministerio de Salud.

Directora médica, doctora Jacquiline Bisasor-McKenzie, recibe su primera dosis de la vacuna contra el COVID-19.
————
Estoy contenta por ella – ha hecho mucho para protegernos.

Además de los trabajadores de la salud pública, quienes tuvieron alta prioridad en el despliegue de vacunación, dos ex primeros ministros, P.J. Patterson y Bruce Golding,y el líder opositor Peter Phillips, con 85, 73 y 71 años de edad respectivamente, recibieron [23] sus “jooks” (palabra criolla jamaiquina en patois que significa punzada o piquete, que los internautas parecen preferir a la palabra más “foránea”, “jab” o pinchazo). Instaron a sus compatriotas mayores a que se vacunen lo antes posible, y Golding advirtió a la gente que no presten atención “a la propaganda [y] teorías de conspiración” en torno a la vacunación:

Los ex primeros ministros P.J. Paterson y Bruce Golding, y el jubilado presidente del Partido Nacional del Pueblo, doctor Peter Phillips, estuvieron dentro de las primeras personas en recibir esta mañana la vacuna de la COVID-19 en Good Samaritan Inn.

En la mañana del 10 de marzo, un pequeño y poco conocido grupo antivacunas llamado Movimiento Anticorrupción Popular estuvo con pancartas afuera del Ministerio de Salud y Bienestar. El grupo, que solicitaba que el Gobierno aclarara que la vacunación no es obligatoria y que no se discriminará a los ciudadanos que opten por no aplicársela, publicó en Facebook una larga lista de inquietudes [26], para justificar por qué sentían que la protesta era necesaria. Las preguntas incluían si el Gobierno asumiría la responsabilidad “por daños causados a cualquier ciudadano jamaiquino a quien se le aplique la vacuna [AstraZeneca] para la COVID-19”, o cualquier otra vacuna suministrada por fuentes alternas.

El tan esperado primer lote [27] de 50 000 vacunas, regalo del Gobierno de la India [28], llegó el 8 de marzo.  Está previsto que un poco menos de 16 000 trabajadores de la salud reciban la primera dosis en marzo, con la segunda dosis en mayo, seguidos por aproximadamente 25 000 ancianos y 25 000 miembros de las fuerzas de seguridad. Con esto, aproximadamente 75 000 personas de la tercera edad quedarían esperando hasta la implementación de la segunda fase.

Sin embargo, el Movimiento Anticorrupción Popular advirtió a la población que fortalecieran su sistema inmunológico “como la base para afrontar cualquier afección viral”.

Entre tanto, los trabajadores de la salud que recibieron la vacuna publicaron muchas fotografías y videos cuando recibían sus pinchazos (jooks) con las etiquetas #MiGetDiVaccine [29] [me vacunaron] y #VaccinateJa [30] [vacúnate, Jamaica]:

Otro médico tuiteó:

¡Sigo vivo! 🤗

Otro contó:

Como médico, especialmente uno que trabaja en un importante hospital de aislamiento, tengo que liderar con el ejemplo así que me hice vacunar rápido.
¡Vacúnate tu también!

Muchos jamaiquinos se sintieron aliviados y motivados:

Siento que voy a llorar al ver todas esas vacunas que se están aplicando esta mañana. Héroes de la salud. Veo la luz al final del túnel.

Otros, como el medallista olímpico Yohan Blake, no quedaron convencidos. Blake afirmó [43] que si requería una vacuna contra el COVID-19 para asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio, no participaría.

Al explicar que “inquietud es diferente a teoría de conspiración”, un youtubero jamaiquino respondió a los escépticos [44]:

Dear J’cans: It’s a choice, so why the noise? No one is forcing you to roll up your sleeve.

Querido J’cans: Es una decisión, entonces, ¿por qué la discusión? Nadie te esta obligando a que te arremangues la camisa.

Sin embargo, la activista de derechos humanos Susan Goffe sugirió que la avalancha de dudas sobre las vacunas puede haber cambiado:

A medida que el proceso de vacunación avanza y más gente se vacuna y cuenta sus experiencias, y se documentan menos hospitalizaciones y menos casos severos de la enfermedad, más gente que en este momento duda en vacunarse estará dispuesta a hacerlo.

A pesar del optimismo, el doctor David Smith, especialista en desarrollo sostenible,  recuerda a los jamaiquinos que todavía hay mucho camino por recorrer.

Controlar la COVID-19 no es una carrera corta, es una maratón.

El columnista Raulston Nembhard añadió [48]:

There is a glimmer of hope with the arrival of the first batch of vaccines, but it will be some time before vaccines arrive in the quantities desired and for the majority of people to be vaccinated. And we still have to get many beyond the myths that may hamper a robust vaccination of the population […] Sometimes there seems to be some diffidence or timidity on the part of the authorities to tell people the unvarnished truth. They do not want to scare people. But Jamaicans need to be scared right now. If things persist as they are, a lot can get bad very quickly. This is no joke.

Hay una luz de esperanza con la llegada del primer lote de vacunas, pero pasará un tiempo antes de que lleguen la cantidad de vacunas necesarias para que la mayoría de las personas se vacune. Y todavía tenemos que hacer que muchos vean más allá de los mitos que podrían obstaculizar una vacunación sólida de la población. […] A veces parece que hubiera alguna duda o timidez por parte de las autoridades para decirle a la gente la pura verdad. No quieren asustar a la gente. Pero los jamaiquinos tienen que sentir miedo ahora. Si las cosas continúan como hasta ahora, mucho puede empeorar rápidamente. Esto no es una broma.

Aun así, esa luz de esperanza podría ser más brillante en los próximos días cuando se espera [49] que lleguen mas dosis de la vacuna.