La oportunidad perdida de una reforma de derechos digitales en Gambia

Tienda de telefonóa móvil en Gambia, 7 de diciembre de 2005. Foto de NicholBrummer vía Flickr( CC BY 2.0).

En Gambia, los medios sociales se han convertido en un lugar obligado para que los ciudadanos se expresen y freciban información alterna. WhatsApp y Facebook están entre las plataformas más populares.

El presidente Adama Barrow hasta elogió el impacto positivo de los medios sociales en su campaña presidencial en 2016. El entonces presidente Yahya Jammeh había negado a los políticos acceso a medios nacionales durante las disputadas elecciones. Un bloqueo total de internet afectó al país en vísperas de las elecciones presidenciales de 2016, pero al final Barrow ganó.

Muchos ciudadanos tenían la esperanza de que Barrow impulsara reformas de derechos digitales en un país donde estas protecciones prácticamente no existen.

Cinco años después, el borrador de la Constitución no tiene futuro, no cumplió su potencial de destacar y proteger adecuadamente los derechos digitales. Ahora, los activistas siguen pidiendo que se deroguen muchas leyes draconianas promulgadas durante el régimen de Jammeh que reprimen la disidencia y censura a ciudadanos en línea.

Ahora, resúmenes de prensa diarios —impensables en tiempos de Jammeh— se han vuelto populares desde que Barrow asumió el cargo en 2016. A diario, diversas radios leen artículos en las principales lenguas del país. Los gambianos se pegan a sus radios y poco después convierten las noticias en audios de WhatsApp.

Sin embargo, en los años de Jammeh, leyes como la ley de tecnologías de la información y la comunicación de 2013 evitaron a los ciudadanos establecer plataformas de medios en línea independientes. El Gobierno temía que esas plataformas se usaran para exponer sus malas acciones. Algunos gambianos se fueron del país a establecer medios de noticias en línea en el extranjero.

Después de la dura experiencia de las elecciones, muchos activistas esperaban que el nuevo gobierno abordara los derechos digitales como una de sus primera }s reformas, que mejorara la infraestructura de internet y tuviera políticas para evitar otro bloqueo o interrupción de internet para garantizar derechos digitales para todos.

Después de todo, el gobierno de Barrow se benefició del poder de los medios sociales para ganar las elecciones en 2016.

En diciembre de 2017, la Asamblea Nacional de Gambia estableció una comisión para redactar un nuevo estatuto para reemplazar la Constitución de 1997, y los activistas vieron esto como una oportunidad para abordar y destacar nuevas pautas para la libertad de expresión y los derechos digitales.

“Los medios sociales tuvieron un rol importante en el cambio de gobierno, pero ahora se los están usando mal. Creo que el Gobierno debería actuar, como lo que hizo China para censurar información difundida por medios sociales vía la tecnología”, dijo Foday Gassama, que fue nominado a la Asamblea Nacional, en una entrevista en marzo de 2019 con el diario The Standard.

Por una reforma de derechos digitales

Alieu Sowe, de Give1Project Gambia (centro), se compromete con partes interesadas en los derechos digitales durante una sesión de promoción del Examen Periódico Universal, 2019. Foto de STS Pictures, cortesía de Give1Project Gambia.

El poder de internet va más allá de los medios sociales. Lo ciudadanos comunes y corrientes lo usan para expresarse, pero internet hizo posible que los periodistas ciudadanos difundieran noticias rápidamente con plataformas de medios no tradicionales.

La ONG Give1Project Gambia trató de promover reformas digitales en el borrador de Constitución y participó con autoridades y otros grupos interesados para pedir leyes digitales y transparentes.

En diciembre de 2019, el equipo de Give1Project y otros interesados enviaron un documento a la comisión de revisión constitucional. Sostuvieron la necesidad de incluir normas para proteger el derecho de los ciudadanos a la privacidad en línea, protección de informantes, libertad de expresión en línea , entre otros.

Give1Project también realizó campañas de radio y organizó varias interacciones con comunidades para facilitar el diálogo ciudadano, con el objetivo de incorporar los deseos de los ciudadanos e inspirar más participación en la conversación sobre derechos digitales.

Algunos expresaron su preocupación sobre la necesidad de proteger a los informantes para contener la corrupción. Otros pidieron la consideración de internet como derecho humano en los libros legales de Gambia, para evitar futuros bloqueos.

Se analizaron leyes de protección de datos, se citó un controvertido contrato entre el Gobierno y la empresa biométrica Semlex para emitir cédulas de identificación nacional biométricas. El proceso necesita recopilación de datos de personales de ciudadanos, y el sistema no tenía regulaciones claras para ver cómo el Gobierno procesaba, almacenaba o usaba esta información, lo que exponía la identidad de los ciudadanos a posibles robos.

La organización también hizo una solicitud en las sesiones previas a la XXXIV sesión del Examen Periódico Universal de Gambia en Naciones Unidas, en Ginebra.

Entre las principales propuestas, se pedía una reforma de la legislación sobre protección de datos personales y de la intimidad, para ofrecer garantías sobre el uso de datos personales y proteger el derecho a la intimidad en línea.

Give1Project presentó las siguientes recomendaciones:

  • Reformar la legislación sobre la protección de datos personales y la privacidad para ofrecer garantías sobre el uso de datos personales y proteger el derecho a la privacidad en línea.
  • Derogar en su totalidad la ley de secretos oficiales (modificada) de 2008, que declaraba ilegal la publicación o comunicación de “cualquier código oficial secreto, palabra, boceto, plano, artículo, nota u otro documento” que pudiera considerarse útil para un “enemigo”, y promulgar y aplicar una ley de derecho a la información.
  • En cumplimiento de las normas internacionales, las sentencias del Tribunal Supremo y el Tribunal Comunitario de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), derogar las disposiciones que violan la libertad de expresión en virtud del Código Penal (2014) y la ley de información y comunicación (2013), y desistir de las interrupciones de internet.
  • Acelerar esfuerzos para brindar acceso igualitario a la tecnología y las comunicaciones a todos los ciudadanos, incluidos los grupos desfavorecidos y marginados, y limitar las barreras económicas al acceso.

Todas estas recomendaciones se hicieron al Gobierno de Gambia para que las considerara durante la XXXIV sesión del Examen Periódico Universal en noviembre de 2019. Hasta ahora, no se han producido cambios importantes, sobre todo porque el Parlamento no ha aprobado el proyecto de Constitución ni el referéndum.

“La actual Constitución, normalmente llamada ‘Constitución de Jammeh’, fue revisada casi 60 veces en el transcurso de los 20 años de gobierno de Jammeh. Una nueva Constitución habría distanciado al país del pasado manchado de Jammeh”, escribió Laura Angela Bagnetto de RFi.

La pandemia de COVID-19 expuso más la urgente necesidad de mejorar la infraestructura digital y las reformas en todo el país, desde los espacios urbanos hasta los rurales, para enfrentar la creciente brecha digital.

Hasta que los derechos digitales se consideren derechos humanos, muchos ciudadanos de Gambia seguirán perdiendo las oportunidades que abundan en línea.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close