Campaña de difamación amenaza a sociedad civil serbia y a medios independientes

El equipo del CRTA (Centro de Investigación, Transparencia y Responsabilidad), organización de la sociedad civil independiente no partidista comprometida con el desarrollo de la cultura democrática y el activismo cívico en Serbia. Foto: CRTA, utilizada con autorización .

Este artículo lo publicó originalmente Meta.mk. Reproducimos una versión editada bajo un acuerdo para compartir contenido entre Global Voices y la Fundación Metamorphosis. CRTA es socio de contenido de Global Voices.

En semanas recientes, políticos y medios afines al Gobierno de Serbia han emprendido una campaña de denigración contra destacadas organizaciones de la sociedad civil y medios independientes en Serbia.

El Centro de Investigación, Transparencia y Responsabilidad, CRTA, que administra la iniciativa de supervisión Parlamento Abierto y la verificadora de datos Istinomer, se han visto afectador por esta campaña de calumnia de alto perfil, junto con el medio de periodismo de investigación KRIK, que administra el sitio contra la desinformación Raskrikavanje.

A inicios de marzo, dos parlamentarios del gobernante Partido Progresista Serbio (SNS), Aleksandar Martinović y Vladimir Orlić, atacaron verbalmente a CRTA y lo acusaron de supuesta participación de un intento de golpe de estado y asesinato del presidente. Estas acusaciones llegaron después de que la organización envió un pedido a una junta parlamentaria pertinente contra Orlić, a cuenta de violar el código de conducta para parlamentarios de promover la discriminación, animosidad y violencia contra salas de redacción de algunos medios.

El 13 de marzo, en respuesta a las acusaciones, CRTA presentó una solicitud a la fiscalía para iniciar una investigación sobre los reclamos. Los fiscales aún deben responder esta demanda e iniciar procesos en que los parlamentarios serían testigos y explicarían las acusaciones contra la organización como cómplice de una conspiración contra el Estado.

Estas graves acusaciones contra CRTA y KRIK son una forma de la tendencia de ataques institucionales contra la sociedad civil y medios independientes que hacen visibles asuntos de interés público de responsabilidad de funcionarios estatales e instituciones a través de defensoría y perdiosimo profesional con evidencias.

Mientras los tabloides afines al Gobierno y políticas siguen aumentando la tensión en la sociedad serbia, muchos observadores temen que la cacería de brujas iniciada en el Parlamento pueda difundirse en las calles y ponga en peligro la seguridad de periodistas, activistas de la sociedad civil y otros críticos calificados como ‘enemigos del pueblo’ o ‘enemigos del Estado’.

Dado que los parlamentarios tienen inmunidad de responsabilidad penal y civil por las afirmaciones que hacen dentro del Parlamento, una investigación de sus acusaciones sobre la supuesta conspiración es la única manera de que se les pueda hacer declarar en el expediente y fundamentar sus afirmaciones.

CRTA señaló que si Orlić y Martinović tienen nueva evidencia incriminatoria por presuntos delitos graves deben cooperar inmediatamente con los fiscales.

En la práctica, los ataques continuaron con mayor intensidad, como informó el medio de investigación Insajder. En la sesión parlamentaria del 17 de marzo, el parlamentario Martinović volvió a lanzar una serie de acusaciones contra los medios independientes y las organizaciones de la sociedad civil, y afirmó que son “organizaciones criminales que no pagan impuestos en Serbia y ejecutan proyectos no transparentes” en nombre de Gobiernos extranjeros. En esa ocasión, el parlamentario también lanzó una serie de acusaciones y amenazas implícitas contra el director de programas de CRTA, Raša Nedeljkov, y la directora de CRTA, Vukosava Crnjanski, que incluyen afirmaciones de que sabe dónde vive, cómo es su apartamento y qué auto conduce.

Sin aportar ninguna prueba, el parlamentario Martinović también afirmó que la CRTA y el director de KRIK, Stevan Dojčinović, están implicados en el blanqueo de dinero de millones de dólares. La difamación fue seguida de amenazas de muerte a través de las redes sociales.

El CRTA reaccionó ante las amenazas que también suponen incitación a la violencia de los partidarios del partido en el poder o de otras personas a quienes incitan a impartir justicia callejera a los ciudadanos calificados de traidores al Estado y de aprovechados.

El recuento de metros cuadrados del apartamento de nuestro director, Vuka Crnjanski, que hizo Aleksandar Martinović del SNS hoy en el Parlamento palidece en comparación con el mensaje intimidatorio: “Sabemos dónde vives”.

La organización internacional Civil Rights Defenders emitió una demanda a los miembros del partido gobernante de Serbia para que se abstengan de amenazar a las organizaciones de la sociedad civil y pidió al fiscal que investigue las recientes amenazas contra CRTA en la Asamblea Nacional.

La campaña de difamación también atrajo la atención del Parlamento Europeo, que aprobó una enmienda a la resolución del Parlamento Europeo emitida el 25 de marzo de 2021, sobre los informes de la Comisión 2019-2020 sobre Serbia (2019/2175 (INI)), en la que se condenan los ataques de los parlamentarios y los medios sensacionalistas contra KRIK, la iniciativa Parlamento Abierto y CRTA. Esta condena se ha convertido en parte integrante de la resolución oficial del Parlamento Europeo sobre Serbia, que:

39. Stresses that abusive language, intimidation and slandering campaigns against political opponents and representatives of the media carried out by MPs in the plenary of the National Assembly represent a breach of democratic practice and fundamental democratic values that should be strongly condemned and sanctioned in line with the rules of procedure; is appalled by the recent orchestrated attacks carried out by several MPs and pro-government tabloids against investigative journalists and members of civil society, including those from the independent media network KRIK and NGOs such as CRTA and the Open Parliament, portraying them as associates of organised criminal groups and as coup plotters, which is in gross violation of their own recently adopted Code of Conduct for MPs;

39. Subraya que el lenguaje abusivo, la intimidación y las campañas de difamación contra los opositores políticos y los representantes de los medios que han realizado los parlamentarios en el pleno de la Asamblea Nacional representan una violación de la práctica democrática y de los valores democráticos fundamentales que debe condenarse enérgicamente y sancionarse de acuerdo con el reglamento; está consternado por los recientes ataques orquestados por varios diputados y tabloides progubernamentales contra periodistas de investigación y miembros de la sociedad civil, incluidos los de la red de medios independientes KRIK y de ONG como CRTA y Parlamento Abierto, a los que presenta como asociados de grupos criminales organizados y como golpistas, lo que supone una grave violación de su propio Código de Conducta para parlamentarios, recientemente aprobado.

Los representantes de la comunidad internacional en Serbia también condenaron la campaña de calumnias en varias reuniones con representantes de la sociedad civil.

Hablé con la directora de CRTA, Vukosava Crnjanski, para expresar su solidaridad y apoyo tras el reciente ataque. La sociedad civil desempeña un papel importante para informar y responsabilizar a todos. Necesita el máximo respeto.

El más alto funcionario público de Serbia comentó la resolución del Parlamento Europeo y cuestionó su veracidad. El presidente Aleksandar Vučić dijo que dirá a los partidarios de su partido que dejen amenazar y de revelar públicamente las direcciones o números de teléfono del personal de la CRTA y la KRIK, pero que mantiene una opinión muy negativa sobre su trabajo. La primera ministra Ana Brnabić declaró que las afirmaciones de la resolución del Parlamento Europeo son completamente falsas.

El 8 de abril al inicio de la conferencia “Los ciudadanos tienen el poder”, la directora de la CRTA, Vukosava Crnjanski, respondió a una pregunta del moderador sobre si esperaban ataques de tal brutalidad por parte de las fuerzas que habían realizado la “captura del Estado”, informó el diario Serbin Danas.

Vukosava Crnjanski

Vukosava Crnjanski, director de CRTA. Foto: Dalibor Danilovic.

“La reacción del Parlamento Europeo y de la comunidad internacional demostró que hay límites que no permitirán que [el régimen] traspase, aunque los activistas no podemos permitirnos confiar solo en su apoyo. La cuestión aquí es el derecho al activismo y el derecho de los ciudadanos y activistas a luchar contra la corrupción”, señaló Crnjanski.

Dijo que el peligro de la CRTA es menos importante que las amenazas contra los denunciantes como Aleksandar Obradović y Marija Lukić, así como contra las organizaciones activistas locales como los Insignias Rojas de Smederevo y Defend Tesla de Pančevo.

“Es importante demostrar que no tenemos miedo y que estamos al lado de los ciudadanos”, concluyó Crnjanski.

Nota de corrección [12 de abril de 2020]: Una versión anterior de este artículo incluía una afirmación sin atribuir que se consideró editorializada e incompatible con el código editorial de Global Voices. La frase era la siguiente: “De lo contrario, quedaría claro que pueden usar la inmunidad parlamentaria para seguir difundiendo discurso de odio, así como incitar irresponsablemente y sin una pizca de evidencia al linchamiento de personas y organizaciones“. La versión anterior también incluía una nota editorial interna. Tanto la frase como la nota han sido retiradas. Global Voices pide disculpas a sus lectores por este error.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close