Sentencia sobre George Floyd hace reflexionar internautas sobre violencia policial en el Caribe

“No puedo respirar”.
Monumento a George Floyd en el sur de Minneapolis. Foto de Chad Davis vía Flickr (CC BY-SA 2.0).

El 20 de abril un tribunal de Minnesota declaró a Derek Chauvin culpable de los tres cargos que se le imputaban por la muerte del afroamericano George Floyd: asesinato en segundo y tercero grado, y homicidio involuntario. La sentencia llegó casi un año después de que Floyd dijera repetidamente “no puedo respirar” al policía blanco, que presionó su rodilla contra el cuello de Floyd durante nueve angustiosos minutos.

El asesinato de Floyd tuvo lugar el 25 de mayo, a plena luz del día, en una calle de la ciudad y a la vista de los transeúntes que suplicaban a Chauvin que se detuviera, y de otros agentes que se mantuvieron al margen sin hacer nada. El hecho provocó masivas protestas antirracistas en Estados Unidos y en todo el mundo, incluido el Caribe.

Chauvin parecía incrédulo mientras se leía la sentencia. Fuera del tribunal, donde cientos de personas se habían reunido en apoyo de #JusticeForGeorgeFloyd (Justicia para George Floyd), hubo euforia. Muchos, incluidos familiares de Floyd, vieron la sentencia en casa, y su alivio por la declaración de culpabilidad unánime fue palpable.

En el Caribe, las emociones fueron similares: Franka Philip, que vive en Trinidad y Tobago, dijo en Facebook:

I feel relief for my friends in the US who have been awaiting justice, not just for George Floyd but for so many others who had no justice on earth.

Siento alivio por mis amigos en Estados Unidos que han estado esperando justicia, no solo por George Floyd sino por tantos otros todos que no tuvieron justicia en la tierra.

Al mismo tiempo, los usuarios de las redes sociales reconocieron que el hecho de que se haya hecho justicia en este caso no equivale a un cambio. La abogada jamaicana de derechos humanos Susan Goffe retuiteó:

El positivismo toxico de los políticos que tratan de encuadrar el asesinato de George Floyd como positivo para Minneapolis o Estados Unidos se trata de tomar presión del verdadero culpable, el sistema que permitió que esto ocurriera.
Jacob Frey, alcalde de Minneapolis: George Floyd vino a Minneapolis a mejorar su vida. Pero al final, su vida mejoró nuestra ciudad. El jurado se unió en una condena compartida que ha animado Minneapolis los últimos once meses. Se negaron a mirar a otro lado y afirmaron que debería seguir por acá.
Alex Moe, periodista de NBD: Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en conferencia con CBC: Gracias, George Floyd, por sacrificar tu vida por la justicia… Por ti y por miles, millones de personas en todo el mundo que pidieron justicia, tu nombre siempre será sinónimos de justicia.
———–
Esto:

La activista trinitense LGBTQ+ Jason Jones dijo en Facebook:

THANK YOU! GUILTY! Justice is served but we have nothing to celebrate as nothing can ever give back the life taken away.

¡GRACIAS! ¡CULPABLE! Se hace justicia pero no tenemos nada que celebrar, ya que nada puede devolver la vida arrebatada.

Además, Jamaica Bonita se alegró de que se hiciera justicia, sobre todo porque el racismo sistémico a menudo la hace esquiva:

Necesitamos un trato justo e igualitario ante la ley. Y cuando eso no sucede, entonces necesitamos justicia. Y para quienes no saben qué es la justicia, la justicia DEBE sentirse justa. Zeen. DEP George Floyd. Se hizo justicia. Gracias a Dios, que nos ordena amarnos unos a otros. ❤

Como tuiteó la jamaicana Lisa Soares Lewis:

¡JUSTICIA! 🇺🇸🙏🏾
¡Uno menos y faltan muchos más!

Algunos de esos “muchos más” fueron víctimas de la violencia policial en la región:

Tras la sentencia en el caso George Floyd, mi corazón está con Millicent Forbes, madre de Janice Allen de 13 años, a quien mató un policía en Kingston, Jamaica.
————–
Tras la sentencia en el caso George Floyd, me pregunto: ¿cuándo recibirán JUSTICIA las más de 2000 familias, cuyos familiares han sido asesinados por agentes de la Policía en Jamaica en los últimos veinte años?

La Fuerza Policial de Jamaica (JCF) no es el único cuerpo policial regional acusado de presuntos abusos de poder. En el extremo sur del archipiélago, en Trinidad y Tobago, el inspector Mark Hernandez, jefe del Equipo de Respuestas de Operaciones Especiales (SORT) del servicio de Policía, fue recientemente acusado de conducta indigna en el ejercicio de la función pública por las muertes, bajo custodia policial, de Andrew Morris y Joel Balcon, detenidos para interrogatorio por el secuestro y asesinato de Andrea Bharatt en enero de 2021.

Por tanto, la mayoría de los internautas entienden que la sentencia de culpabilidad no es una solución, ni en Estados Unidos ni en el Caribe, desde luego:

Esto NO traerá de vuelta a George Floyd. Sin embargo, es de esperar que inicie un discurso sobre la violencia policial y las relaciones raciales. Cambiará cómo se trata a las personas de color.

Sonya Sanchez-Arias, trinitense que vive en Estados Unidos, opinó lo mismo, y explicó:

I think it was the offending police officer’s audacity that shook us. The nerve to murder someone in front of our eyes. It was his stubborn, unrelenting unwillingness to ease the pressure on Floyd’s neck that stopped us in our tracks.

In the nine minutes and 29 seconds it took for George Floyd to asphyxiate, everything shifted. It felt like the entire world saw red. Enough was enough. […]

Black Lives Matter was striving to challenge and change an American system that perpetuates violence and consistently excuses killing, but it was also asking, in its simplest terms, for equality, for humanity.

This week offered all of us the oddest conundrum: to have watched a man being murdered and wonder whether or not the murderer would be convicted, whether justice as we know it would be served or the officer protected. […]

His legal guilt is the first step on a long road to true justice. I recognize the guilty, guilty, guilty verdict is not a bandage for systemic inequality, but guilty, guilty, guilty sends a clear message: America will not tolerate this. Now There Is Legal Justice for George Floyd. So Why Do I Still Feel So Hollow?

Why? Because deep inside I know George Floyd is just the tip of the iceberg of so many black lives lost and the injustice and toxicity of too many years of systematic racism and white privileged complacency. There is so much work to be done!

Creo fue la desfachatez del policía lo que nos sacudió. El descaro de asesinar a alguien delante de nuestros ojos. Fue su obstinada e implacable falta de voluntad para aliviar la presión sobre el cuello de Floyd lo que nos detuvo en nuestro camino.

En los nueve minutos y 29 segundos que tardó George Floyd en asfixiarse, todo cambió. Se sintió como si todo el mundo viera rojo. Ya basta. […]

El [movimiento] Las Vidas Negras Importan se esforzaba por desafiar y cambiar un sistema estadounidense que perpetúa la violencia y excusa sistemáticamente los asesinatos, pero también pedía, en sus términos más sencillos, igualdad, humanidad.

Esta semana nos han ofrecido a todos el rompecabezas más extraño: haber visto cómo asesinaban a un hombre y preguntarnos si el asesino sería condenado o no, si se haría justicia tal y como la conocemos o se protegería al agente. […]

Su culpabilidad legal es el primer paso de un largo camino hacia la verdadera justicia. Reconozco que la sentencia de “culpable, culpable y culpable” no es una vendita para la desigualdad sistémica, pero, “culpable culpable y culpable” envía un mensaje claro: Estados Unidos no tolerará esto. Ahora hay Justicia Legal para George Floyd. Entonces, ¿por qué todavía me siento tan vacía?

¿Por qué? Porque en el fondo sé que George Floyd es solo la punta del iceberg de tantas vidas negras perdidas y de la injustica y toxicidad de demasiados años de racismo sistémico y de complacencia de los blancos privilegiados. ¡Hay mucho trabajo por hacer!

Al menos un usuario jamaicano de Twitter reconoció la enorme deuda que tiene con Darnella Frazier, joven adolescente negra que filmó todo el incidente con su teléfono, a pesar de las amenazas de los policías para que parara:

Pues no estamos agradeciendo lo suficiente a Darnella Frazier. Su valentía en ese momento fue inigualable. Nunca se echó atrás ni permitió que los policías la intimidaran. Ese video hizo un mundo de diferencia en la sentencia de hoy.

Sin embargo, después de que Juliet Holness, parlamentaria y esposa del primer ministro Andrew Holness, tuitera sobre el “viejo problema de violencia de Jamaica […] heredado de los días de la esclavitud”, el debate en línea se encendió:

Hilo:

Jamaica tiene un antiguo problema con la violencia que heredamos de los tiempos de la esclavitud.

Muchas de nuestras instituciones han perpetuado la violencia inclusive de nuestro sistema educativo, nuestras prácticas domesticas y alguna de nuestras creencias disciplinarias.
———
El estado de Jamaica es violento. El Parlamento lo heredó de la oficina colonial y lo mantiene y expande amorosamente hasta el día de hoy.

“La violencia que heredamos de la época de la esclavitud”, ¿se refiere a la violencia promulgada por los responsables? ¿La violencia que fue escrita en la ley? ¿O te refieres a la violencia del sistema penitenciario? O quizás te refieras a la violencia de las fuerzas de seguridad hacia los ciudadanos

Dado el repunte de la violencia de género en Jamaica, el tuit se interpretó como sordo, pero está claro, al menos para los internautas de la región, que las sentencias de culpabilidad en el caso de George Floyd no son más que un pequeño paso en el desmantelamiento de los sistemas racistas que generalmente permiten que se produzcan estas injusticias con impunidad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close