Oleada de feminicidios en Jamaica plantea eternas interrogantes sobre influencia del dancehall

El 8 de abril, los investigadores de la Policía de Jamaica que buscaban a la profesora desparecida Natalie Dawkins confirmaron haber encontrado un cuerpo que aparentemente era de la profesora. A Dawkins la vio por última un vecino la noche del 30 de marzo.

La Policía insiste que los feminicidios no van en aumento sino que las cifras se mantienen constantes, según sus estadísticas. Sin embargo, el descubrimiento de los restos de Dawkins es el último eslabón de una cadena de asesinatos y ataques contra las mujeres este año, tendencia que tiene a la sociedad en alerta y que desató una respuesta emocional entre los internautas jamaicanos, especialmente desde el reciente asesinato de la auxiliar de contabilidad Khanice Jackson.

En una entrevista tras el asesinato de Jackson, el primer ministro, Andrew Holness, señaló a la influencia percibida de la música dancehall, lo que avivó un tema que resurge intermitentemente en la blogósfera local, y sobre el que los jamaicanos continúan bastante divididos.

El meollo del asunto se basa en si la letra de las canciones de dancehall reflejan la sociedad que lo creó o si instigan un comportamiento violento por parte de quienes las escuchan.

El primer ministro se dirigió a los artistas de dancehall, :

In our music and our culture, in as much as you are free to reflect what is happening in the society, you also have a duty to place it in context […] And though you have the protection of the constitution to sing about it, you also have a duty to the children who are listening to you.

En nuestra música y en nuestra cultura, en la medida que son libres de reflejar lo que está sucediendo en la sociedad, ustedes también tienen la obligación de ponerlo en contexto […]. Y aunque tienen la protección de la Constitución para cantar al respecto, también tienen una obligación con los jóvenes que los escuchan.

Hubo reacciones encontradas a sus comentarios. En su columna periodísitica, un joven médico< observó:

The glorification of violence in a society beset by murder and violent crime has some impact on how the listeners see themselves. Without a doubt, it breeds toxic masculinity […] It may be tempting to use one’s own personal experiences to say ‘I never felt the need to be a badman after listening a gun tune’, but are you representative of the subset of society from where the majority of perpetrators of violent crimes originate? In examining our crime situation, we need a proper analysis of this subculture […]

Of course, nothing critical can be said about our music without the fanatics running out and screaming that we are uptown people fighting dancehall and that it is our culture. But when exactly did glorifying violence and denigrating women become my culture? It wasn’t always like this.

La glorificación de la violencia en una sociedad asolada por asesinatos y delitos violentos impacta cómo los oyentes se ven ellos mismos. Sin lugar a dudas, eso engendra masculinidad tóxica […]. Pudiera ser tentador usar las experiencias personales para decir ‘Yo nunca he sentido la necesidad de ser un bandido después de escuchar una canción sobre pistolas’, pero ¿representas el subconjunto de la sociedad donde se origina la mayoría de los autores de crímenes violentos? Al examinar nuestra situación delictiva, necesitamos un análisis apropiado de esta subcultura […].

Por supuesto, nada crítico se puede decir sobre nuestra música sin que los fanáticos salgan corriendo y griten que somos gente de un estrato alto luchando contra el dancehall y que eso es nuestra cultura. Pero ¿exactamente cuándo se convirtió en parte de mi cultura glorificar la violencia y denigrar a las mujeres? No siempre fue así.

Conocidos disc-jockeys, cantantes y hasta sus fanáticos están muy divididos sobre el tema. Varios destacados artistas criticaron duramente los comentarios del primer ministro.

Babycham afirmó que “un artista es el espejo de la sociedad”, y publicó un video en el que señalaba la pobreza, el deficiente liderazgo, el analfabetismo y la falta de oportunidades para la juventud como los factores que impulsan al crimen, “no la música”. También mencionó otras fuentes, como Netflix y las redes sociales, como posibles influencias violentas.

BabyCham con un mensaje al primer ministro Andrew Holness.

Un músico estuvo de acuerdo, y sugirió en una entrevista que hay muchas otras influencias en los medios además del dancehall, y que si alguien quisiera cometer un delito, lo haría de todas maneras.

El selector de música Foota Hype culpó a los propios políticos por la desenfrenada violencia con armas que comenzó en la década de 1970, cuando la rivalidad entre los dos principales partidos políticos, el Partido Nacional del Pueblo (PNP), en ese entonces liderado por Michael Manley, y el Partido Laborista de Jamaica (JLP), entonces encabezado por Edward Seaga, se calentó en el contexto de la Guerra Fría. El PNP tenía inclinaciones socialistas, y la cercanía de Manley al líder cubano Fidel Castro incomodó a Estados Unidos. Hype insistió en que solamente cuando los políticos reconocieron su papel en el intercambio de armas por votos y el consiguiente derramamiento de sangre que sucedió en las comunidades de guarnición de Kingston fue que se atrevieron a señalar la influencia del dancehall.

Otra figura del dancehall, Mr. Vegas, apoyó los puntos de vista del primer ministro. También puso a Babycham en la mira, y comentó que “se negó a aceptar responsabilidad de que nuestra música […] también está impactando a la sociedad cuando se trata de la delincuencia y la violencia”.

Mr. Vegas atribuyó esto a que el género dancehall jamaicano es “influyente”, con un lenguaje que pone imágenes en la mente de los jóvenes, imágenes hacia las que muchos de ellos gravitan. Incluso dio ejemplos de cómo a través de sus letras, los artistas han influido en el comportamiento al alentar a los fanáticos a usar algunas marcas de ropa o participar en prácticas sexuales específicas.

En Facebook, el activista social Damien Williams condenó >lo que vio como la postura hipócrita del primer ministro, pues con frecuencia utilizó el popular dancehall como telón de fondo a su campaña de elección mas reciente:

Dancehall is everybody's scapegoat. I understand that we find the wanton murder of our young people and in particular the assault on our women — Khanice Jackson's being the most visible in recent vintage — [disturbing]. But we must approach this with a level head and clear eyes.

Everything can't be Satan's and dancehall's fault. At some point we have to hold ourselves and our leaders accountable! PM Holness […] betrays his own hypocrisy. How convenient that dancehall is now the issue, when he deploys dancehall at his own convenience to come across as charismatic […] The studies are there and countless recommendations. Show leadership and implement them so that the issues that give rise to violence and the underbelly of dancehall, will be mitigated. Dancehall doesn't shape the culture, but reflects it. Dancehall exploits the culture just like politicians. I'm tired of the political theatre that Holness defaults to when pressed for evidence-based strategies to run the country — a job he promised to do in service of the people.

El dancehall es el chivo expiatorio de todos. Comprendo que encontremos el asesinato sin sentido de nuestros jóvenes y en particular el asalto a nuestras mujeres –Khanice Jackson es la mas visible recientemente– [inquietante]. Pero debemos tratar este tema con cabeza fría y siendo claros.

No todo puede ser la culpa de Satanás y del dancehall.  ¡En algún momento tenemos que hacernos responsabilizarnos nosotros y a nuestros lideres responsables! El primr ministro Holness […] traiciona su propia hipocresía. Qué conveniente que el dancehall sea ahora el problema, cuando él usa el dancehall a su conveniencia para hacerse ver carismático […].  Los estudios y muchas recomendaciones están ahí. Muestre liderazgo e impleméntelas para que los temas que dan lugar a la violencia y la parte oscura del dancehall queden mitigadas. El dancehall no da forma a la cultura, pero la refleja. El dancehall explota la cultura al igual que los políticos. Estoy cansado del teatro político al que recurre Holness cuando se le presiona por estrategias basadas en evidencias para gobernar el país, un trabajo que prometió hacer para servir al pueblo.

Por otra parte, el comentador cultural Wayne Chen opinó en Twitter:

Mr Vegas “Cuando Vybz Kartel hizo ‘Clarks’ todos los jóvenes querían ser Clarks. De la misma manera, si Vybz canta sobre pistolas, los jóvenes gravitan alrededor de eso”. Los artistas de dancehall pueden usar la música para inspirar y hacer el bien, hasta para protesta y críticas, pero no para promover la violencia, la misoginia y la discriminación.
———————
La libertad de expresión es fundamental, pero no es un derecho a gritar “fuego” en un teatro abarrotado.

En Twitter, un usuario sugirió que los artistas de dancehall son muy “sensibles a las críticas”:

Los políticos siempre han sido repudiados y ‘criticados’ por los artistas desde la creación hasta ahora. Criticar a un político suele ser un avance fácil en las encuestas de popularidad para un artista. De modo que ahora cuando los papeles se han intercambiado y los políticos critican a los artistas, los sentimientos de los artistas se resienten.

Otro usuario tuiteó un video del disc-jockey Mavado, para reforzar lo que quiere decir:

Star News: El primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, usó ayer el hemiciclo del Parlamento para fustigar aspectos de la cultura popular del país que, según él, está contribuyendo a los altos niveles de violencia en el país.
—————-
¿Puede ser coincidencia que el país asesino del mundo tenga la música.
Y eso no comenzó ayer.

Por otro lado, varias figuras del dancehall han tenido serios enfrentamientos con la ley. Dos disc-jockeys muy populares, Ninjaman (Desmond Ballentine), al igual que Vybz Kartel (Adijah Palmer) están en este momento cumpliendo sentencias por asesinato.

Casos judiciales recientes involucran al disc-jockey Tommy Lee Sparta, quien fue arrestado con un arma ilegal en su auto, por lo que fue sentenciado a tres años de prisión, ya que la Policía dice que se descubrió que el arma está ligada a dos asesinatos. También se dio el caso del hijo adolescente de Mavado, que fue sentenciado a cadena perpetua por asesinato. En respuesta, su padre lanzó un ataque verbal contra la Policía, culpó a la corrupción por la condena su hijo.

Mavado fue uno de esos artistas de dancehall que criticaron severamente los comentarios del primer ministro en las redes sociales. En una extensa publicación en Instagram, protestó airado:

 

View this post on Instagram

 

A post shared by David Brooks (@mavadogully)

¿Por qué este hombre culpa a la delincuencia en la música? Todo primer ministro que el pueblo elige en cuanto consigue el puesto para trabajar fracasan  y señalan. ¿Qué pasa con todas las subvenciones que usted y sus parlamentarios obtienen para cuidar a los miles de millones de la delincuencia. que no tiene nada que ver con el entretenimiento? Nadie votó por nosotros para dirigir, ¡ese es trabajo de ustedes! lo que deben hacer es limpiar su gobierno corrupto y dejar de intimidar a la gente!

Como suelen hacer los fanáticos, los amantes del dancehall están listos para defender a sus disc-jockeys favoritos, lo que llevó a un usuario a tuitear:

Así de que la gente esta diciendo que su artista de dancehall favorito al que capturaron con un arma ilegal, acusaron condenaron y sentenciaron es víctima del sistema.

No entiendo nada del razonamiento detrás de todo esto.

Otros adoptan un enfoque de viva y deje vivir. El cantante Kabaka Pyramid señala que personalmente evita las influencias negativas y se puso filosófico sobre el nexo entre la delincuencia y la cultura del dancehall:

For me still, everyone accountable to themselves and them a go get them judgement.

Para mí todavía, cada uno es responsable de sí mismo y del juicio que recibirá.

Algunas estrellas del dancehall ya han recibido su juicio. El debate continúa en ambas partes, y la relación entre artistas del dancehall y políticos sigue siendo compleja.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.