Ucrania y Belarús conmemoran 35 años del desastre de Chernóbil

chornobyl_prypiat

Rueda de la fortuna en Prípiat, cerca de la planta de energía nuclear de Chernóbil. Imagen de Ian Bancroft en Flickr (CC BY 2.0).

El 26 de abril de 1986, una prueba de rutina en la planta de energía nuclear de Chernóbil  en Ucrania resultó en una explosión en el cuarto reactor que lanzó una enorme nube de polvo radioactivo. El polvo avanzó al noroeste desde la ciudad de Prípiat, a 150 km al norte de Kiev, y se expandió sobre Ucrania y a través de la fronteras hacia de Belarús y otros países europeos, y expuso a cientos de miles —y tal vez hasta millones— de personas a altos niveles de radiación invisible.

Se considera que la explosión de Chernóbil y sus efectos colaterales son el peor desastre nuclear en la historia de la humanidad en términos de muertos y víctimas afectadas. Los debates sobre las causas del accidente continúan hasta ahora. Las más citadas incluyen errores en el diseño de los reactores y la falta de conocimiento del posible peligro entre el personal. Pero el daño aumentó porque las autoridades soviéticas ocultaron la escala del desastre, incluidos los administradores de la planta de energía y funcionarios estatales.

Los horrores rutinarios de la burocracia soviética y los heroicos esfuerzos de los primeros que acudieron al rescate han recibido renovada atención gracias a la dramatización de los hechos en una galardonada miniserie de televisión de 2019, Chernóbil, creada y escrita por Craig Mazin. El director es Johan Renck.

prypiat_town

Edificio vacío y abandonado en Prípiat, cerca de Chernóbil. Imagen de Wendelin Jacober en Flickr (CC0 1.0, dominio público).

Este año, Ucrania, Belarús y otros países conmemoran 35 años del desastre. Para  el mundo, la historia de Chernóbil simboliza la fragilidad de nuestro ambiente y las amenazas que le plantea la actividad humana. Pero para incontables ciudadanos en Ucrania y Belarús sigue siendo una tragedia personal, en la que han visto perder seres queridos, familias desplazadas con la salud arruinada. Apropiadamente, los actos conmemorativos en la región también han tomado una dimensión personal.

Vigilia nocturna en Prípiat

Ahora, Prípiat sigue siendo un pueblo fantasma donde los edificios que alguna vez fueron el hogar de una población de cerca de 50 000 personas están vacíos y rodeados de vegetación descuidada. Los turistas del desastre han frecuentado la Zona de Exclusión de Chernóbil durante años, primero extraoficialmente y luego con la bendición de las autoridades. Animales salvajes recorren las calles con total libertad, pero casi no hay otras señales de vida. En 2017, aventureros polacos conmemoraron los 31 años de Chernóbil con un acto simbólico: con generadores, los polacos electrificaron algunos edificios en Prípiat, e iluminaron la ciudad abandonada por primera vez en más de tres décadas.

Este año, activistas y artistas locales organizaron una actividad de arte en Prípiat llamado Chernóbil.35. La vigilia de la víspera del aniversario hubo una exhibición fotográfica instalada en la plaza central de la ciudad, además de música en vivo, lectura de poesía y un espectáculo de luces. Integrantes del proyecto de música y poesía “Euterpa” leyeron trabajo de poetas de Chernóbil, acompañados de sonidos improvisados producidos por PRIPYAT Pianos, instrumento virtual diseñado por el compositor Volodymyr Savin y que se basa en sonidos grabados de pianos viejos abandonados que hay por todo Prípiat.

La acción de arte Chernóbil.35, se llevó a cabo la noche del 25 al 26 de abril, gente reunida para honrar la memoria de los primeros en atender la emergencia en la planta de energía nuclear de Chernóbil. Los participantes de la acción encendieron 35 velas, una por cada año transcurrido desde el momento de la explosión.

Oleksandr Syrota, uno de los organizadores de la vigilia, que antes vivía en en Prípiat y que  dirige el ‘Consejo Cívico de la Agencia Estatal para la Gestión de la Zona de Exclusión, escribió en Facebook:

Вже кілька років поспіль ми збираємося у м. Прип'ять в ніч проти 26 квітня, щоби вшанувати пам`ять тих, хто віддав свої життя та здоров`я, покинув рідний дім та все, що було йому дорогим, через аварію на Чорнобильській АЕС.

Desde hace varios años, nos hemos reunido en Prípiat la noche anterior al 26 de abril para honrar la memoria de quienes dieron su vida y su salud, dejaron su hogar y todo lo que les era querido por el desastre de Chernóbil.

Historias de Chernóbil

Otros en Ucrania documentaron los efectos colaterales del accidente nuclear y explicaron el impacto en la salud y bienestar mental de miles de personas, pero también reconocieron la influencia de los acontecimientos de Chernóbil en el floreciente movimiento ambiental de Ucrania. Nashi.30, proyecto documental multimedia dedicado a los 30 años de la independencia de Ucrania producido conjuntamente por la televisora Servicio Público Ucraniano y el ucraniano-británico Laboratorio de Periodismo de Interés Público, dedicó su segundo episodio a Chernóbil. Una colección de entrevistas y crónicas escritas, un pódcast y un video documental revelan cómo las noticias del desastre, retrasadas deliberadamente por las autoridades soviéticas y ocultas por días, movilizaron a ciudadanos de todo el mundo en torno a la causa de la justicia ambiental.

Hace 35 años ocurrió el desastre de la planta de energía nuclear de Chernóbil. La tragedia hizo a los ucranianos más conscientes de la necesidad de protección ambiental e inspiró las primeras ecoprotestas.

En nuestro segundo episodio de #NASHI30, vean cómo se unieron los ucranianos para proteger a sus familias de la amenaza invisible:

En Belarús, cuyas tierras vecinas de Ucrania fueron las zonas más afectadas por el viento radioactivo y cuyos ciudadanos han estado protestando contra una disputada elección, los manifestantes cambiaron su traje rojo y blanco por ropa blanca y amarilla con ocasión del oscuro aniversario de Chernóbil.

Las mujeres, que suelen caminar por la ciudad vestidas de blanco y rojo, cambiaron el color de su ropa y paraguas en señal de duelo por las víctimas de la catástrofe nuclear de Chernóbil. Recorrieron un edificio de la capital donde han reubicado a habitantes y liquidadores del accidente de Chernóbil.

¿Una zona de exclusión puede ser un sitio de patrimonio?

Pese a la oscura historia y el sombrío presente de Chernóbil y sus alrededores, Ucrania busca maneras de regenerar la región y }capitalizar su condición icónica. Según un reciente informe de Reuters, el Gobierno ucraniano ha iniciado trabajos que podrían permitirle solicitar que }Chernóbil y Prípiat sean designados Patrimonio Mundial de la UNESCO. La esperanza es que esa declaración del ente cultural, científico y educativo de Naciones Unidas podría llevar más financiamiento y más turistas a la Zona de Exclusión.

El ministro ucraniano de Cultura, Oleksandr Tkachenko, dijo a Reuters,

We believe that putting Chernobyl on the UNESCO heritage list is a first and important step towards having this great place as a unique destination of interest for the whole of mankind. The importance of the Chernobyl zone lays far beyond Ukraine’s borders… It is not only about commemoration, but also history and people’s rights.

Creemos que poner a Chernóbil en la lista de patrimonio de la UNESCO es un primer e importante paso para que este grandioso lugar sea un destino singular  de interés para toda la humanidad. La importancia de la zona de Chernóbil trasciende las fronteras de Ucrania. No se trata solo de conmemoración, sino también de historia y derechos del os pueblos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.