Francis Ngannou de Camerún: La lucha del campeón de UFC hacia el más alto nivel

Francis_Ngannou, photo credit X2o, CC BY-SA 4.0 , via Wikimedia Commons

Francis Ngannou. Foto vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0).

El 27 de marzo, Francis Ngannou, camerunés luchador de artes marciales mixtas, se convirtió en el primer africano en ganar en la categoría de pesos pesados del Ultimate Fighting Championship (UFC).

Ngannou superó al estadounidense Stipe Miocic en la pelea de fondo de UFC 260, realizada en Las Vegas, Estados Unidos.

La pelea fue una revancha del encuentro de 2018, en la que Miocic ganó por decisión unánime la pelea de cinco rounds. Stipe Miocic, exampeón inmediato de los pesos pesados, ha defendido su título cuatro veces, y ha ganado las cuatro veces. Miocic es un exboxeador con una gran combinación de su pasado boxístico y habilidades técnicas de lucha.

Ala entrar al cuadrilátero, Ngannou llevaba las expectativas de su país y del continente africano. Es el tercer luchador africano en ganar en una categoría de peso mayor. Antes, Kamarubeen “Kamaru” Usman ganó en peso wélter, y Israel Adesanya en peso medio. Ambos son los nigerianos. Ngannou lleva muchas habilidades y experiencia a la UFC, campeonato de artes marciales mixtas estadounidense con 28 años de existencia que ha tenido interés de los medios y culto en todo el mundo.

Ngannou creció en el pueblo camerunés de Batie. Después de un interés inicial en el boxeo, cambió a artes marciales mixtas después de reunirse con Fernand Lopez, artista exluchador de artes marciales mixtas, entrenador y propietario de un gimnasio camerunés. Lopez convenció a Ngannou a dar el salto considerando las lucrativas perspectivas de los atletas de la UFC.

En un artículo para Mail & Guardian, Luke Feltham señaló antes de la monumental pelea del sábado 27 de marzo:

Francis Ngannou is terrifying. Possibly the scariest man in combat sports today. There’s no hyperbole in saying that he demolishes his opponents – ruthlessly pummeling them with fists the size of soccer balls. But no less legendary than his power in the cage is the incredible story of his fight for survival that began long before he even entered an arena.

In Ngannou we have an athlete who has forged his own path in the truest sense. Leaving Las Vegas with a belt on Saturday, capped off what is possibly the greatest climax to the most epic saga MMA has ever told.

Francis Ngannou es aterrador. Posiblemente sea el hombre más aterrador de los deportes de combate actuales. No es exageración decir que destroza a sus oponentes, los golpea sin piedad con puños del tamaño de balones de fútbol. Pero no menos legendaria que su poder en la jaula es la increíble historia de su lucha por sobrevivir, que comenzó mucho antes de que entrara en un cuadrilétro.

En Ngannou tenemos a un atleta que se ha forjado su propio camino en el sentido más estricto. Salir de Las Vegas con un cinturón el sábado [27 de marzo], puso el broche de oro a lo que posiblemente sea el mayor clímax de la saga más épica de las MMA.

Desde que llegó a las artes marciales mixtas en Estados Unidos, estaba preparado para convertirse en uno de los luchadores más reconocidos. Ngannou mezcló su experiencia en el boxeo y aprendió rápidamente los secretos de este arte, y no tardó en convertirse en uno de los favoritos de los promotores gracias a su gran habilidad y a sus gracias para atraer al público.

En un editorial, el sito web givemesport señala:

The Predator’ lived up to his nickname, delivering a series of devastating punches to put away Miocic in the second round of their rematch from 2018. His rise to heavyweight champion may seem meteoric; in reality it has been anything but. Ngannou has suffered a huge amount of turmoil and setbacks on his journey, making victory for himself and the people of Cameroon even more sweet as he inspires a new generation of African fighters.

‘El Depredador” está a la altura de su apodo, con una serie de devastadores golpes para vencer a Miocic en el segundo round de su revancha de 2018. Su ascenso a campeón de los pesos pesados puede parecer meteórico; pero en realidad no ha sido así. Ngannou ha sufrido confusiones y reveses en su trayecto, lo que hace que para él y para los cameruneses su victoria sea más dulce pues inspira a una nueva generación luchadores africanos.

El editorial comenta sobre su lado humanitario. Como conoce los desafíos que enfrentó de niño y por haberse defendido para sobrevivir, captura su disposición a compartir y a tener los pies en la tierra:

Growing up in the poverty-stricken town of Batie, Cameroon, Ngannou's days consisted of going through bins just for something to eat, with his only fights back then against the local rats who tried to get there first.

He hasn't forgotten his roots either. ‘The Francis Ngannou Foundation’ has been set up back in his homeland, providing young people with the facilities and opportunities he was starved of when he was young. He even gets his hands dirty by helping out at the same sand quarry from time to time.>

De niño en la muy pobre ciudad de Batie (Camerún), los días de Ngannou consistían en rebuscar en los basureros para conseguir algo de comer, y sus únicas peleas entonces eran contra las ratas que intentaban llegar primero.

Tampoco ha olvidado sus raíces. En su tierra natal se ha creado la “Fundación Francis Ngannou”, que ofrece a los jóvenes las facilidades y oportunidades que él no tuvo cuando era joven. Hasta ayuda de vez en cuando en la misma cantera de arena.

Tras su triunfo, Twitter se lenó de mensajes de felicitación;

El camerunés Joel “Troel” Embiid, estrella de básquetbol de la NBA, dijo:

RANCIS NGANNOU
🇨🇲🇨🇲🇨🇲🇨🇲🇨🇲

El actor Dwayne Johnson, que fue luchador profesional, dijo:

Vaya, eso fue dominante.
Qué increíble lo de Stipe Miocic.
Soalmente [tengo] respeto por él.
Muchas felicitaciones a mi hermano Francis Ngannou.
Comienz la era del Depredador.

Shaquille O'Neal, exbasquetbolista y actual presentador y analista de deportes en ESPN, dijo:

Francis Ngannou es una bestia.

El sitio web de deporte Bleacher Report tuiteó:

En un artículo de 2017, Bleacher Report informó del meteórico ascenso de Ngannou en la UFC:

The wide-open Nevada landscape fills him with a sense of freedom, he says. For most of his life, having a place like this was an impossible dream. The fact he's made it here at all must seem like a miracle. Yet Ngannou knows not to stare too long.

I can't allow myself to be happy with this. This is not bad at all. It's a good thing. But it's not enough to make me stop.” Not enough because this isn't the dream. The dream, what Ngannou really wants, is to become UFC heavyweight champion. Once he's champ, maybe he'll be able to take a moment to reflect on how far he's come.

El amplio paisaje de Nevada lo llena de una sensación de libertad, dice. Durante gran parte de su vida, tener un lugar así era un sueño imposible. Haber llegado hasta aquí debe parecer un milagro. Sin embargo, Ngannou sabe que no debe quedarse mirando demasiado tiempo.

“No puedo permitirme ser feliz con esto. Esto no es malo en absoluto. Es algo bueno. Pero no basta para que me detenga”. No basta porque este no es el sueño. El sueño, lo que Ngannou realmente quiere, es convertirse en campeón de los pesos pesados de la UFC. Una vez que sea campeón, quizá pueda tomarse un momento para reflexionar sobre lo lejos que ha llegado.

Y luego señala el potencial del luchador y sus muchas habilidades;

At 6'4″, 255 pounds, the 31-year-old (now 34 years) striker possesses a lithe athleticism that sets him apart from his slower, more plodding contemporaries. Add in his mammoth 83-inch reach and uncanny ability to quickly absorb the game's most complex nuances, and Ngannou shapes up as the most exciting heavyweight prospect since Brock Lesnar.

Con sus 1,90 metros y 255 libras [115 kilos], este púgil de 31 años (ahora 34) posee un atletismo ágil que lo diferencia de sus contemporáneos, más lentos y pesados. Si añadimos su enorme alcance de 83 pulgadas [casi 2.10 m] su asombrosa capacidad para absorber rápidamente los matices más complejos de la pelea, Ngannou se perfila como la perspectiva de peso pesado más emocionante desde Brock Lesnar.

En su cuenta de Twitter, Francis Ngannou dio un mensaje de esperanza e inspiración sobre su paciencia y persistencia al competir en la UFC:

Aquí estamos. CAMPEÓN.
👑

Por fin he conseguido el cinturón y esto va para rato.
Esto de aquí es más que un cinturón, sino un símbolo de esperanza y dedicación, demuestra lo lejos que puedes llegar si crees en ti y no importa lo rezagado que estés, no importa cuántos

Bloody Elbow, sitio de noticias sobre artes marciales mixtas y UFC, ya está mirando al futuro mientras busca el próximo oponente de Ngannou:

As for what’s next for Ngannou is unclear at the moment. All signs pointed towards Ngannou making his first title defense against Jon Jones, but another pay dispute between the UFC and ‘Bones’ has left that fight in question. UFC president Dana White said a rematch with Derrick Lewis “is the fight to make” next for Ngannou.

No está claro qué sigue para Ngannou ahora. Todas las señales apuntaban a que Ngannou haría su primera defensa del título contra Jon Jones, pero otra disputa salarial entre la UFC y ‘Bones’ ha dejado esa pelea en duda. El presidente de la UFC, Dana White, dijo que la revancha con Derrick Lewis “es la pelea” para Ngannou.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close