Periodista se convierte en primera condenada por ataque de turba que hirió a decenas de hongkoneses en 2019

Sin miedo ni a favor.
¿Quién no quiere que el público sepa?
La productora de documentales Bao Choy en el Palacio de Justicia de Kowloon Occidental, 22 abril 2021, donde la declararon culpable de “hacer declaraciones falsas” para obtener registros públicos durante una investigación. Foto: Candice Chau/HKFP. Utilizada con autorización.

Un tribunal de Hong Kong declaró culpable a Bao Choy, exproductora de la emisora pública de Radio y Televisión de Hong Kong (RTHK), de violar la Ordenanza de Carreteras y Tráfico de la ciudad por “hacer declaraciones falsas”, mientras buscaba en los registros públicos de matrículas. Fue condenada a pagar una multa de 6000 dólares hongkoneses (773 dólares estadounidenses) el 22 de abril.

El veredicto de Bao está relacionado con su reportaje sobre el incidente del metro de Yuen Long de julio 2019, en el que una turba armada con varas y palos de madera atacó violentamente a los pasajeros del metro, entre los que había manifestantes contra la extradición que regresaban de las protestas en el centro de la ciudad. El resultado del reportaje fue un aclamado documental sobre el ataque difundido por RTHK.

A Choy se le impuso una multa de 6000 dólares hongkoneses (773 dólares estadounidenses) por comprobar dos matrículas de auto, y cada una podría haberle acarreado hasta seis meses de prisión.

Choy y su equipo revisaron las imágenes de vigilancia de la zona para localizar los dos autos que llevaron a los agresores a la estación de metro. Tras identificar las matrículas de los vehículos, los reporteros utilizaron la página web del departamento de transporte de Hong Kong para averiguar a los propietarios.

El sistema de la página web requiere que los usuarios indiquen el objeto de la consulta entre las tres opciones predeterminadas: “asuntos legales”, “compra de vehículos” o “asuntos relacionados con el transporte o el tráfico”. Como el sistema no ofrece la opción “investigación periodística”, Bao eligió la tercera opción. Obtener los registros de las licencias de esa manera se considera una práctica habitual entre los periodistas de Hong Kong.

Sin hacer caso omiso del interés público de la investigación, el juez declaró culpable a Choy de “hacer declaraciones falsas”, y destacó el hecho de que sabía que los registros se utilizarían para la información periodística y no para “otros fines”.

El caso ilustra cómo las autoridades de Hong Kong recurren a las leyes vigentes para perseguir a la prensa. Para algunos periodistas, la interpretación de la ley por parte del juez indica que mientras compradores de autos, víctimas de accidentes de tráfico o los afectados por asuntos relacionados con el tráfico, como un bloqueo de carreteras, están legalmente autorizados a acceder a la base de datos en línea. Los reporteros no tienen esa facultad.

Alex Lam, reportero del Apple Daily, destacó la ironía de que Choy fuera la primera persona condenada por un delito relacionado con el incidente de Yuen Long:

Después de todo el terror que sacudió Yuen Long aquella noche, Bao Choy, la periodista que buscó incansablemente la verdad, es la primera persona en ser condenada por un delito relacionado con el ataque de Yuen Long del 21 de julio [de 2019]. Piénsalo.

Bao Choy dijo sobre el veredicto:

Bao Choy describió el veredicto de hoy como algo traumático y desgarrador. La sentencia no la afecta solo a ella, dijo, sino a la industria, y a todos los reporteros de Hong Kong. Personalmente, no está de acuerdo con el veredicto.

El Club de Corresponsales Extranjeros de Hong Kong calificó la acción legal de “peligroso precedente”:

El Club de Corresponsales Extranjeros condena la persecución de la periodista Bao Choy.

Las acciones del Gobierno contra Choy sientan un peligroso precedente. Abren la puerta a nuevas acciones legales contra periodistas por realizar reportajes rutinarios. Hong Kong. Libertad de prensa. El periodismo no es un delito.

El último Índice Mundial de la Libertad de Prensa publicado por Reporteros sin Fronteras sitúa a Hong Kong en el puesto 80 de 180 naciones y territorios. El órgano internacional de control de la libertad de prensa dijo que la ley de seguridad nacional permite a Pekín intervenir directamente para sancionar lo que considera “delitos contra el Estado”, y esto es especialmente peligroso para los periodistas.

El Gobierno de Hong Kong desestimó las críticas:

We are appalled by remarks made by Reporters Without Borders that seemed to suggest that people with a particular profession should be immune to legal sanctions… Criminals who break the law must face justice. Arrest and prosecution actions were based on facts and evidence and strictly according to the laws in force, regardless of the profession or stance of the suspects.

Nos sentimos consternados por las afirmaciones de Reporteros sin Fronteras, que parecen sugerir que las personas que ejercen una profesión en particular deben ser inmunes a sanciones legales… Los criminales que infringen la ley deben enfrentar la justicia. Las acciones de detención y enjuiciamiento se basan en hechos y pruebas, y se ajustan estrictamente a las leyes vigentes, independientemente de la profesión o la postura de los sospechosos.

Bao Choy prometió no “abandonar” su carrera periodística:

“Veredicto de culpabilidad para periodista de Hong Kong mientras medios de comunicación se enfrentan a “ataque frontal”
  Como China reprime a la disidencia en la ciudad, los medios se encuentran en el punto de mira de las autoridades.
————
Bao Choy: “Aunque he perdido mi puesto de trabajo en RTHK me esforzaré por alcanzar mi potencial en otras plataformas. No abandonaré mi carrera periodística. Investigar los ataques de Yuen Long por Conexión HK fue un privilegio y un honor”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.