China se compromete a mejorar condiciones de repartidores. Detención de activista laboral sugiere lo contrario.

Repartidor Chen Guojiang enfrenta cinco años de prisión por “buscar pelea”. Captura de pantalla del video de medios ciudadanas de Hong Kong.

El 27 de abril, Wang Lin, jefe adjunto del Departamento de Relaciones Laborales de la Oficina de Recursos Humanos y Seguridad Social de Pekín, apareció en el canal de la televisión de la ciudad, trabajando como repartidor. Tras un turno de 12 horas, Lin solo consiguió ganar 41 yuanes (menos de 6.50 dólares estadounidenses).

Tras su aparición en el programa de televisión, que pretende mostrar cómo los funcionarios de Pekín se preocupan por sus ciudadanos, Wang dijo que su departamento estaba en proceso de negociar con las principales aplicaciones de reparto para lograr mejoras en las condiciones de trabajo de los repartidores.

Meituan, aplicación china de reparto de comida con 290 millones de usuarios activos, no tardó en hacer una declaración pública, en la que se comprometía a mejorar su sistema de asignación de pedidos, a establecer un canal para las quejas de los trabajadores y a ofrecerles días festivos adicionales.

A pocos día del Día del Trabajado, el video de Wang conduciendo una moto por las calles de Pekín se hizo viral en las redes sociales chinas, y muchos usuarios lo comentaron a través de Weibo.

El usuario “Xiao-hei-ye-zhi-jing” (小黑夜之睛), que se presentó como repartidor, dijo que las condiciones de trabajo de los repartidores no cambiarán a menos que las autoridades garanticen que las plataformas los contraten como empleados y ofrezcan un seguro para sus conductores de alto nivel. Para los trabajadores flexibles, dice que deberían poder elegir sus pedidos en lugar de estar obligados a aceptarlos. Además, sugirió que las autoridades del Gobierno impongan una tarifa mínima por pedido y obliguen a las plataformas a ajustarla en función de la distancia y del peso y tamaño de los artículos entregados.

Con la pandemia de COVID-19, los servicios de reparto han crecido exponencialmente en todo el mundo. Eso no es distinto en China, donde en 2019 el sector empleó a más de 10 millones de repartidores, según un informe reciente de la Televisión Central de China. La cifra ha crecido desde entonces, ya que una plataforma de servicios de reparto reveló que en solo dos de la pandemia, se habían registrado en su plataforma alrededor de 580 000 nuevos repartidores.

En todo el mundo como en China, los repartidores realizan un trabajo peligroso y trabajan muchas horas. Sin embargo, como trabajadores independientes, no gozan de derechos laborales, como salario mínimo, seguro médico y remuneración en días festivos.

El sector chino de repartos de alimentos ha registrado 45 huelgas en 2019, según un informe de la organización laboral Boletín Laboral de China.

El programa de televisión de Pekín sugiere que el Gobierno chino es muy consciente de estos problemas. Sin embargo, las autoridades han castigado a los repartidores que han intentado hablar y protestar por mejores condiciones.

Detención de activista repartidor

En julio de 2019, el repartidor de Pekín Chen Guojiang abrió un grupo en WeChat llamado “intercambio de repartidores” con sus colegas. Tres meses después, el grupo organizó una huelga. Como resultado, Chen fue arrestado y estuvo detenido 26 días.

El arresto no detuvo el activismo laboral de Chen. En diciembre de 2019, organizó una “coalición de repartidores”, que en 2021 se convirtió en una red de 16 grupos de WeChat con un total de 14 000 miembros.

El 25 de febrero de este año, Chen fue detenido de nuevo tras denunciar que un sistema de primas, lanzado por la plataforma Ele.me durante el Año Nuevo Lunar, era fraudulento. En un video, Chen mostró que la aplicación dejaba de asignar pedidos a los repartidores una vez que estaban a punto de cumplir el objetivo fijado.

El 2 de abril, la familia de Chen recibió una notificación oficial de que se le acusaría de “buscar peleas y provocar problemas”; enfrenta una pena de hasta cinco años de prisión.

En China, repartidores luchan contra sistema amañado
Los 7 millones de repartidores chinos, clasificados como parte de la economía “gig”, carecen de protección de las leyes laborales del país. Sus intentos de mejorar las condiciones laborales han sido rechazados en repetidas ocasiones.
———
En China, repartidores luchan contra sistema arreglado.

Exceente reportaje de SupChina News y Zixu Wang sobre la detención del repartidor/activista Chén Guójiāng (#陈国江)  y lo que significa para los trabajadores de la creciente economía de trabajadores independientes de China.

La detención de Chen no impidió que otros repartidores organizaran huelgas. Durante las sesiones de los dos congresos, se produjeron algunas huelgas a pequeña escala en reacción al gigante del comercio electrónico Meituan, que redujo la tarifa de entrega por pedido. Las huelgas se dieron en varias ciudades chinas, como Linyi, provincia de Shandong, Shenzhen, provincia de Guangdong, y Tongxiang, en Zhejiang.

La tiranía del algoritmo

La explotación de los repartidores captó la atención pública de China en septiembre de 2020, cuando la revista Renwu, afiliada al Estado, publicó un reportaje de investigación sobre como el algoritmo de Meituan castigaba injustamente a los trabajadores.

La investigación descubrió que la remuneración por pedido de un repartidor se determina mediante un complejo sistema que tiene en cuenta el número promedio de pedidos que el trabajador realiza por día, la puntualidad, la evaluación y las quejas de los clientes.

Según el artículo, el plazo de entrega mínimo exigido se determina en función de las “condiciones óptimas”: clima seco, poco tráfico y que el restaurante termine la preparación de la comida a tiempo. Las rutas de conducción sugeridas también con a veces contrarias a las normas de tráfico.

Se descubrió que cuando un cliente presenta una queja, que suele ocurrir cuando el pedido se retrasa, el trabajador es sometido a una multa que puede valer un día entero de ingresos. El peor castigo es que la aplicación elimine la cuenta por completo.

Los informes del Gobierno de la ciudad de Shanghái muestran que en los dos primeros trimestres de 2019, el sector de reparto estuvo implicado en 325 casos de accidentes de tráfico, que supuso más de la mitad del total de 570 casos.

Ante las críticas del público, las principales plataformas de entrega de comida han ajustado su algoritmo para ofrecer unos minutos de flexibilidad en los tiempos de entrega. Sin embargo, han mantenido otras reglas, como una bonificación mensual para los repartidores que realizan un gran número de pedidos y la clasificación de los trabajadores según su rendimiento. Todas estas reglas están pensadas para que los trabajadores garanticen una entrega rápida, a costa de su propia seguridad física.

El 11 de enero, una protesta en respuesta al suicidio del repartidor Liu Jin, en Jiangsu, volvió a captar la atención pública. El trabajador de 47 años intentó quitarse la vida después de que la plataforma de entrega le descontara 5000 yuanes (unos 770 dólares estadounidenses) de sus ingresos. Sufrió graves quemaduras, y aparentemente en el hospital le dijo a su hermana que “estaba tan cansado que no quería vivir más”.

La causa principal de suicidio es la depresión no tratada. La depresión se puede tratar y el suicidio se puede prevenir. Puedes obtener ayuda en las líneas confidenciales de apoyo a suicidas y a personas en crisis emocional. Visita la página Befrienders.org para encontrar una línea de ayuda para la prevención del suicidio en tu país.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.