¿Quién es Luis Manuel Otero, símbolo de resistencia y piedra en el zapato del régimen cubano?

Luis Manuel Otero Alcántara yendo para el hospital el 2 de mayo 2021. Captura de pantalla de un video de noticias de Canal Caribe en Youtube

Este artículo fue escrito anónimamente por un@ autor@ en Cuba, usando el nombre ficticio de “Luis Rodriguez”

Mientras se realizaba el Congreso del Partido Comunista de Cuba entre el 16 y el 18 de abril, donde se confirmó la continuación del castrismo, las denuncias de activistas sitiados en sus viviendas por el Estado cubano llovieron en las redes. Entre ellos, el artista Luis Manuel Otero Alcántara, que hasta la fecha se ve obligado permanecer en un hospital en La Habana después de haber empezado una huelga de hambre contra la censura de la libertad de expresión. Hoy en día, es considerado como el rostro más visible y de mayor liderazgo dentro de la oposición en la isla.

Los acontecimientos en torno a la vida de Luis Manuel Otero han desatado una campaña mediática en su apoyo sin precedentes a nivel internacional, que incluso están influyendo en el curso de las relaciones entre EE. UU y Cuba. El gobierno de Estados Unidos mostró su preocupación si llegara a fallecer el joven artista, que hoy en día ha alcanzado el apoyo de instituciones como Amnistía Internacional, Human Right Watch y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

Durante el Congreso, Otero Alcántara, el líder principal del grupo de artistas disidentes en Cuba llamado Movimiento San Isidro (MSI), desarrolló el performance Garrote vil como metáfora sobre la represión a la libertad de expresión. Consiste en permanecer sentado durante horas con las manos atadas por un garrote, mientras estaba sitiado en su vivienda.

Desde noviembre 2020, grupos de artistas, intelectuales e activistas han levantado la voz para que haya más democracia en Cuba. El panorama de represión social incrementó tras los tensos acontecimientos producidos en el barrio de San Isidro el domingo 4 de abril con el fallido intento de detener un otro miembro del MSI, Maikel Osorbo.

Apenas concluido el Congreso del Partido Comunista, la Seguridad del Estado irrumpió en la sede del MSI para confiscar las obras de arte de Otero Alcántara, incluyendo el garrote utilizado para su última performance. Como respuesta a la confiscación de sus obras, Otero Alcántara decide iniciar una huelga de hambre el 25 de abril exigiendo el cese del cerco policial a su vivienda y de la represión, y la devolución de sus obras o una suma de 500 000 USD para restaurar las casas en estado deplorable de su barrio. La huelga de hambre desató una gran repercusión mediática dentro como fuera de Cuba. Es la segunda huelga de hambre y sed que hace en cinco meses.

El volumen de información en internet en torno a la controversial vida del joven artista estigmatizado por los medios oficiales resulta abrumadora. Sin embargo, los aspectos relacionados con sus orígenes como artista, su infancia y su juventud antes de emerger como artista a la esfera pública con la creación del MSI son escasos.

Otero Alcántara nació en el barrio de San Isidro, donde descubrió su pasión y sensibilidad para el arte. La mirada de Otero Alcántara es la expresión más genuina del mestizaje cubano y de los estratos marginales de sociedad cubana, en contraste de la retórica del discurso oficial cubano que siempre ha pregonado la igualdad racial y económica. Su meta es liberar a Cuba y su barrio marginalizado y mayoritariamente negro.

En una entrevista que hizo el pasado enero con el comediante cubano exiliado en Miami, Alexis Valdés, Otero Alcántara explica que su familia no tenía una formación cultural, aunque desde niño hacia sus esculturas. En su casa vivían entre 12 y 14 personas y que su espíritu de rebeldía y lucha contra la injusticia la heredó de su madre, quien falleció recientemente. Antes de incursionar en el arte había sido deportista.

Su resiliencia la aprendió cuando corría maratones. “Cuando tienes un kilómetro más por recorrer, lo único que te hace correr hasta el final, eres tú. No está tu mamá y tu papá, el único que esta ahí eres tú,” dijo a Valdés.

Explicó que “el arte es un ejercicio de mucha valentía”, que viene del amor al arte, del amor a la libertad y del amor al otro. “Mi arte lo que hace es reflejar la miseria de la realidad cubana, pero a diferencia de otras sociedades donde puedes crear una ONG y cuestionar el presidente, en Cuba no tienes esa posibilidad.” Quiere “que las personas experimenten esa cuota de libertad que sólo te ofrece el arte. Yo creo mucho en la libertad y la política es un ejercicio de no libertad.”

En la entrevista, también habla de su espiritualidad, su concepción de la sexualiad, de cómo construir la democracia, del racismo anti-negro en todas partes del mundo y de su sentido del humor.

Algunos activistas y la Iglesia Católica le aconsejaban deponer la huelga preocupados por su estado de salud. La huelga de hambre ha desatado una campaña mediática feroz desde los medios oficiales para desacreditarlo, sobretodo a través de la sección que encabeza el periodista de la televisión estatal cubana Humberto López, quien tacha a la huelga como una acción “desestabilizadora” promovida desde los Estados Unidos.

Los acontecimientos se precipitan el 30 de abril cuando se produce una protesta pacífica en apoyo a Otero Alcántara en la calle donde vive en La Habana, donde fueron detenidos decenas de activistas. Miembros de la Iglesia Católica en Cuba también estaban presentes en la manifestación y exigieron la liberación de los detenidos. A un semana de la huelga, el 2 de mayo, Otero Alcántara declaró: “Si mi cuerpo llega a morir espero sea la continuidad a la chispa por la libertad de Cuba”. En años pasados, murieron presos políticos cubanos tras huelgas de hambre.

La casa de Otero Alcántara, que también es la sede de MSI, permanecía sitiada y la internet bloqueada hasta que el gobierno cubano lleve a la fuerza a Otero Alcántara para el hospital Calixto García para impedir que continuara con la huelga y brindarle atención médica, bajo la presión internacional. Este hecho fue criticado como un secuestro, ya que Otero Alcántara permanece involuntariamente en el hospital y bajo alta vigilancia. “El régimen cubano lo ha secuestrado a tal punto que le impide ya no solo su creación artística, sino el derecho a decidir sobre su vida,” escribió el columnista Abraham Jiménez Enoa en el Washington Post.

Siempre las acciones perfomáticas ejecutadas por Otero Alcántara han desatado reacciones hostiles del régimen cubano, por la carga simbólica que subyace en sus obras que trasmite un mensaje a millones de cubanos en la isla que gracias al poder liberador de las redes sociales. Desde que emergió el pasado año en la esfera pública como líder del MSI, Otero Alcántara ha sido detenido por lo menos 21 veces por los efectivos policiales cubanos. 

Después de días de incertidumbre sobre su estado de salud, salió un video mostrando el artista en el hospital, donde agradece al personal médico, pero aún asi permanecen muchas dudas sobre su estado físico y mental, y el MSI denuncia que el hospital sigue militarizado y que no han logrado verlo. El 4 de mayo, cubanos exiliados en Miami pidieron por su vida y el cese de la represión en Cuba. Por el momento, el gobierno cubano no parece dar señales que va responder a las demandas de Luis Manuel Otero Alcántara.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.