- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿Es Taiwán el lugar más peligroso de la Tierra? Según los taiwaneses, no.

Categorías: Asia Oriental, Norteamérica, China, Estados Unidos, Taiwán (RdC), Medios ciudadanos, Política, Relaciones internacionales
[1]

Respuesta al artículo de portada de The Economist: «Taiwán está en la primera línea de la democracia en todo el mundo. Mientras el pueblo de Taiwán permanezca unido y defienda nuestros valores fundamentales mientras responde con atención a los acontecimientos regionales, podremos superar a los retos que plantea la expansión autoritaria».
Respuesta de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen a The Economist. Imagen de Twitter de Tsai.

El artículo de portada de la revista británica The Economist sobre Taiwán del 1 mayo generó fuertes reacciones [2] en el Twitter taiwanés, y muchos usuarios mostraron su asombro ante el titular: «Taiwán: el lugar más peligroso de la Tierra».

El artículo de The Economist se centra en las tensiones entre Estados Unidos y China, y describe la isla autogobernada como un escenario donde se desarrollan estas hostilidades.

Muchos usuarios criticaron este encuadre:

Taiwán es el lugar más peligroso de la Tierra. Una guerra por la isla sería una catástrofe: Estados Unidos y China deben esforzarse por evitarla. Nuestra portada de esta semana.
——
Espera… ¿¿¿QUÉ???

Primero, ¿puedo ahora poner en mi currículum «crecí y viví en el lugar más peligroso de la Tierra durante 23 años»?

Segundo, ¡caramba! Gracias por poner el futuro de Taiwán en manos de Estados Unidos y China. Eso es *realmente* reconfortante.

Estimado The Economist, Taiwán no es en absoluto el lugar más peligroso de la tierra. Para ser exactos, Taiwán está a lado del país más peligroso del universo.

Otros se burlaron:

Estoy totalmente de acuerdo con The Economist. Taiwán es el lugar más peligroso del mundo si estás intentando perder peso.
😪

La presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen también reaccionó en Twitter [8], y afirmó que Taiwán estaba «en la primera línea de la democracia en todo el mundo»:

Taiwan stands on the front lines of democracy worldwide. As long as the people of Taiwan remain united and uphold our core values while responding prudently to regional developments, we can overcome the challenges posed by authoritarian expansion. I trust that our like-minded partners, having seen the risks involved, will rise to this challenge and work together to maintain peace and prosperity in the Indo-Pacific.

Taiwán está en la primera línea de la democracia en todo el mundo. Mientras el pueblo de Taiwán permanezca unido y defienda nuestros valores fundamentales mientras responde con prudencia a los acontecimientos regionales, podremos superar a los retos que plantea la expansión autoritaria. Confío en que nuestros socios, tras ver los riesgos que conlleva, estén a la altura de este desafío y trabajen juntos para mantener la paz y la prosperidad en el Indo-Pacífico.

Aunque el titular del artículo es exagerado, la amenaza militar es un hecho real. China reclama soberanía sobre Taiwán desde 1949, cuando el Kuomingtang perdió la guerra civil china y huyó a la isla. Desde que Tsai Ing-wen, del Partido del Progreso Democrático independentista, fue elegida presidenta en 2016, China ha redoblado la retórica nacionalista, con el lema «unificar Taiwán por la fuerza» [9], que es cada vez más popular, y con simulacros militares a través del estrecho cada vez más frecuentes.

Durante mucho tiempo, Estados Unidos ha adoptado una política de «ambigüedad estratégica» [10] respecto a Taiwán, en la que da apoyo militar y político a la isla, sin prometer abiertamente que la defenderá en caso de China. Sin embargo, con la administración del presidente Joe Biden, los funcionarios estadounidenses han pedido cada vez más una promesa explícita de defensa de Taiwán.

El 14 de abril, antes de una visita de emisarios estadounidenses a Taiwán, Pekín envió 24 aviones militares [11], incluidos cazas y bombarderos con capacidad nuclear, a la zona de defensa aérea de Taiwán. La oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado de Pekín subrayó [12] que la acción militar tenía como objetivo mostrar la determinación de Pekín de detener la independencia de Taiwán.    

Dos días después, en una entrevista exclusiva [13] con la Associated Press, el viceministro de Asuntos Exteriores de China, Le Yucheng, advirtió a Estados Unidos que no debía jugar la «carta de Taiwán». Además, dio a entender que China está dispuesta a recurrir a la fuerza militar:

China firmly opposes any form of official engagement between the United States and Taiwan. Whether low-level or high-level, official engagement is what we firmly oppose. The United States should not play the «Taiwan card». It is dangerous. The one-China principle is China's red line. […] We are prepared to do everything we can for peaceful reunification. That said, we don't pledge to give up other options. No option is excluded.

China se opone firmemente a cualquier forma de compromiso oficial entre Estados Unidos y Taiwán. Ya sea de nivel bajo o alto, el compromiso oficial es a lo que nos oponemos firmemente. Estados Unidos no debe jugar la «carta de Taiwán». Es peligroso. El principio de una China única es la línea roja de China. […] Estamos dispuestos a hacer todo lo posible por la reunificación pacífica. Dicho esto, no nos comprometemos a renunciar a otras opciones. No se excluye ninguna opción.

Si bien la amenaza de China es real, algunos consideraron que el encuadre del artículo del The Economist repetía las tácticas de alarmismo de China, al tiempo que socavaba la posición de Taiwán:

Taiwán es el lugar más peligroso de la Tierra. Una guerra por la isla sería una catástrofe: Estados Unidos y China deben esforzarse por evitarla. Nuestra portada de esta semana.

No, Taiwán no va a ser invadido por China mañana.

Este alarmismo sin aliento, la inflación de amenazas y el fatalismo al límite no ayudan a Taiwán.

Otros instaron [16] a Taiwán a desarrollar un marco diplomático capaz de enfrentar las amenazas de China sin depender únicamente de Estado Unidos.

Los ciudadanos taiwaneses han elogiado ampliamente [17] a sus funcionarios por la gestión de la pandemia de COVID-19, solo ha habido 12 fallecidos en la isla por la enfermedad desde el comienzo de la pandemia. Taiwán ha registrado un crecimiento del PIB superior al 8 % [18] en la primera temporada de 2021, a pesar de las sanciones económicas y de los simulacros militares de China. Muchos manifestantes de Hong Kong también se han refugiado en Taiwán [19] ante la persecución política de Pekín tras las protestas contra la extradición de China en 2019.

El usuario @letsupupup describe esta situación paradójica con una expresión china común:

El lugar más peligroso de la Tierra es el más seguro.
La situación de Taiwán es la clave para la paz mundial. Contengan a China.