Varias ONG denuncian que compañías tecnológicas censuran voces palestinas

Varias ONG han lanzado una petición para exigir que las grandes compañías tecnológicas dejen de silenciar voces palestinas mientras la violencia aumenta en Palestina. Imagen de SMEX utilizada con autorización.

Varias organizaciones no gubernamentales presentaron una petición el 11 de mayo a las empresas tecnológicas para que dejen de silenciar contenidos palestinos relacionadas con las recientes provocaciones de las autoridades israelíes contra palestinos en la ciudad ocupada de Jerusalén, que han conducido a una de las peores escaladas de violencia en años.

Al menos 49 palestinos y seis israelíes han muerto en un intercambio de misiles entre Israel y Hamás, el movimiento islamista que gobierna el enclave de Gaza, y cientos de manifestantes palestinos resultaron heridos en Jerusalén cuando las fuerzas israelíes reprimieron violentamente las manifestaciones que se produjeron en respuesta a la restricción de movimientos de los palestinos en la ciudad vieja y a la apropiación de sus casas por colonos judíos israelíes.

Según la declaración de las organizaciones firmantes, incluidas  SMEX, 7amleh, INSM, Samir Kassir Foundation, Masaar, Team Community, JOSA y el Centro Libanés de Derechos Humanos:

This past week we have witnessed escalations in Israeli police brutality against Palestinians in Sheikh Jarrah in East Jerusalem. Families in the neighborhood now face the imminent threat of being expelled from their homes, while being violently attacked by the Israeli police and Israeli Jewish settlers. Violence spread across the Old City as Israeli forces besieged and raided Al-Aqsa mosque with sound bombs, tear gas and rubber-coated steel bullets, injuring over 300 worshippers and protestors.

Esta última semana [comienzos de mayo] hemos sido testigos de una escalada en la violencia de la Policía israelí contra palestinos en Sheij Jarrah, en el este de Jerusalén. Varias familias de ese barrio enfrentan actualmente el riesgo inminente de ser expulsadas de sus casas, y a la vez son violentamente atacadas por la Policía israelí y los colonos judíos israelíes. La violencia se ha extendido por la ciudad vieja después de que fuerzas israelíes sitiaron y asaltaron la mezquita de Al Aqsa con granadas ensordecedoras, gas lacrimógeno y balas de acero cubiertas de goma, que causaron heridas a más de 300 manifestantes y devotos.

Las tensiones se han estado gestando desde principios del Ramadán, el mes sagrado de ayuno de los musulmanes, que comenzó el 13 de abril. Las fuerzas israelíes de ocupación impidieron a palestinos acceder y reunirse en las escaleras de la Puerta de Damasco, en la muralla de la ciudad vieja, antigua tradición de los palestinos de Jerusalén cuando termina el ayuno. Esta operación coincidió con el final de un procedimiento legal de décadas que autorizó la apropiación por parte de colonos israelíes de varias casas del barrio de Sheij Jarrah, en las que viven familias palestinas.

En solidaridad con los palestinos, numerosos internautas han recurrido a los medios sociales con distintas etiquetas, como #SaveSheikhJarrah [salvemos Sheij Jarrah], como señala la petición:

People inside and outside Palestine circulated information documenting and denouncing Israel’s war crimes and human rights violations on Twitter, Facebook, Instagram. #SaveSheikhJarrah is getting international attention. Soon enough, we started receiving countless reports of censorship against Palestinian content on these platforms.

Gente dentro y fuera de Palestina difunde información que documenta y denuncia los crímenes de guerra y violaciones de los derechos humanos que perpetra Israel en Twitter, Facebook, Instagram. La etiqueta #SaveSheikhJarrah está consiguiendo atención internacional. Pronto recibimos incontables informes de censura contra contenido palestino en esas plataformas.

La declaración de la ONG califica de “errores improbables” el hecho de que Facebook informara de dos “problemas técnicos” en 48 horas que la ONG afectaron la libertad de expresión de usuarios palestinos y “jerosolimitanos comprometidos que intentaban hacer oír sus voces globalmente, y sabotearon la cobertura mundial de la violencia israelí en Al Aqsa y Sheij Jarrah”. La declaración no especifica las fechas de estos problemas técnicos.

“Es difícil no ver cómo esta serie de errores técnicos, increíblemente oportunos y contra usuarios ya silenciados, son realmente intentos de ocultar y silenciar voces palestinas en plataformas de medios sociales. Nos negamos a aceptar esas falsas excusas como explicaciones válidas para limitar y eliminar contenido palestino”, dice la declaración.

Se ha acusado repetidamente a Facebook y Twitter de colaborar con regímenes autoritarios en Medio Oriente para acallar voces disidentes en una región en la que los medios sociales han desempeñado un papel esencial en la organización de protestas y en el empoderamiento de jóvenes y opositores, sobre todo durante la Primavera Árabe.

La declaración exige que Facebook y Twitter dejen de censurar inmediatamente contenido palestino, restituyan los contenidos y cuentas afectados, y señalan una serie de pasos que ambas plataformas deben cumplir. La declaración calificó la suspensión de esas cuentas y contenidos como “violación de las normas internacionales sobre libertad de expresión”, y pidió transparencia en los procesos de toma de decisiones sobre la suspensión de contenido relacionado con Palestina.

También exige que se investiguen inmediatamente esos dos incidentes. “Las empresas deben indicar exactamente qué término de las normas comunitarias se infringió en cada caso de contenido censurado”, dice la petición.

También exige la publicación de todas las peticiones presentadas por la Unidad Cibernética Israelí, e incluir número de quejas recibidas, contenido eliminado, cuentas suspendidas y otras restricciones de contenido, junto con detalles de la categoría del contenido eliminado como resultado de esas peticiones. Otra reclamación de las ONG es que Facebook y Twitter dejen de ejercer moderación automática con inteligencia artificial del contenido palestino, y añaden que ambas plataformas deberían:

commit to resist government and court orders in breach of International Human Rights Law and International Humanitarian Law, particularly Article 43 of the Hague Regulations which imposes obligations on Israel, as the occupying power, to be “respecting unless absolutely prevented, the laws in force in the country”.

comprometerse públicamente a resistir órdenes gubernamentales y judiciales contrarias a la Ley Internacional de Derechos Humanos y la Ley Humanitaria Internacional, concretamente el artículo 43 del reglamento de La Haya, que impone a Israel, como potencia de ocupación, la obligación de “respetar las leyes del país, a menos que sea absolutamente imposible”.

La declaración también urge a ambas plataformas a comprometerse con los principios de base descritos en los Principios de Santa Clara sobre transparencia y responsabilidad en la moderación de contenidos, y que Facebook cumpla su propia política corporativa de derechos humanos, creada en marzo de 2021, en la que la empresa anunció su compromiso con los principios rectores de Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.