Imaginemos el alfabeto arquitectónico caribeño

Las letras ABCDEF del alfabeto arquitectónico del Caribe, por el artista Nicholas Huggins. Imágenes de Instagram utilizadas con autorización.

El artista y diseñador gráfico trinitense Nicholas Huggins completó hace poco un experimento curioso. Existe un proyecto en línea anual llamado 36 Days of Type, que «invita a diseñadores, ilustradores y artistas gráficos a expresar su propia interpretación de las letras y números del alfabeto latino» durante 36 días consecutivos. Luego de haber observado las entregas de años anteriores, Huggins decidió aceptar el desafío con algo diferente: un alfabeto arquitectónico caribeño.

En una entrevista por correo electrónico, Huggins reconoció que dado que era «un poco desalentador crear algo nuevo cada día, durante 36 días», quiso establecer parámetros adicionales a su interpretación de las letras, «y así fue como di con la idea de tratar de hacerlas con forma de arquitectura local».

El resultado es una serie que captura lo autóctono de la arquitectura caribeña, así como su espíritu vibrante e historia, proceso que inició con la observación. «Tengo una colección de fotografías en mi teléfono que tomo cuando me detengo en los semáforos, o cuando salgo a caminar», afirma Huggins, «y eso constituye la base de donde saco algunos elementos. A veces puedo estar conduciendo o sin mi teléfono, así que si veo algo, hago una nota mental de lo que vi y utilizo diferentes técnicas para ayudarme a recordar. Y ya en casa, hago un boceto de lo que sea que era».

Artista Nicholas Huggins trabaja en la serie del alfabeto caribeño en su iPad. Fotografía cortesía de Huggins, utilizada con autorización.

Para este proyecto, dibujó todas las letras en su cuaderno de bocetos, y —una vez que estuvo satisfecho— utilizó la aplicación Procreate para ilustrar las piezas finales. Estéticamente, iba por una estética moderna, a pesar de que algunas imágenes rinden homenaje a edificios históricos. Los estilos arquitectónicos hacia los cuales tiende a inclinarse son el baronial, como en el caso del Castillo Stollmeyer, o el imperial indio, como vemos en la residencia del Arzobispo Católico Romano.

Huggins combinó a propósito tales lugares emblemáticos ubicados alrededor del Queen's Park Savannah (que forman parte del famoso Magnificent Seven de Trinidad), con edificios más genéricos que van dirigidos a una estética de diseño regional. «De esa manera, la gente puede imaginarse sus experiencias personales, y conectar las ilustraciones con sus recuerdos de Trinidad y Tobago y todo el Caribe», afirma.

While some letters organically lent themselves to being converted to an architectural shape, Huggins had to push his creative boundaries to get more difficult letters to appear credible, such as his depiction of Trinidad and Tobago's Eric Williams Financial Complex, home to the country's Central Bank and affectionately referred to as the Twin Towers, to represent the letter X.

Mientras que algunas letras permiten que se les transforme de manera orgánica en una forma arquitectónica, Huggins tuvo que presionar sus límites creativos para lograr que letras más difíciles lucieran más creíbles, como su representación del Eric Williams Financial Complex de Trinidad y Tobago, hogar del Banco Central del país y llamado cariñosamente las Torres Gemelas, que representa la letra X.

La X era difícil, así que decidí hacer las Torres Gemelas Siamesas.
😂

Curiosamente, la ilustración también puede interpretarse como un puente colgante o inclusive como un puente Bailey, vistas comunes a lo largo de la región.

Otra letra difícil fue la Z. «No tenía ni idea de qué hacer», describe Huggins, «hasta esa mañana en que estaba conduciendo y pasé por un terreno recreativo, y la forma del pabellón se destacó de inmediato como una Z para mí… En ese punto del proyecto, en cada viaje observaba los edificios como posibles formas de letras».

¡Es la última letra del alfabeto! A continuación viene un 0-9. Espero que les esté gustando esto hasta ahora. ¡Revisa mi perfil para ver todo el alfabeto con estilo de arquitectura de Trinidad y Tobago!

El boceto también se asemeja bastante a un detalle del estadio Hasely Crawford en Puerto España.

Huggins señala que la letra cuya idea fue la más difícil de tener fue la V, a pesar de que «la mayoría de las letras finales del alfabeto representaron desafíos únicos».

¡V!

Aunque la interpretación de  Huggins de las escaleras se ve normalmente en el exterior de las casas en el centro y sur de Trinidad, muchas están construidas sobre zancos lo que hace aparecer de inmediato una estética caribeña. Su favorita es una decisión que está entre las letras A, J o la N.

This month I’m doing #36daysoftype … a design challenge where you design every letter and number A-Z, 0-9. I’m starting today with the letter A! Check @36daysoftype for more cool work.

Obviamente la letra A fue la primera que hizo Huggins para el desafío de 36 días, y afirma que el concepto surgió de su cerebro como «una idea muy pura» que no requería tiempo para tratar de descifrarla.

Puesto de fruta de J.

La J es significativa para él, le recuerda al puesto de verduras del vecindario de su infancia. También pasó mucho tiempo con la N —probablemente porque es la inicial de su nombre, afirma— intentando conseguir los detalles para tener un aspecto cuidado, sobre todo porque a la Casa Boissière de estilo Art Nouveau adaptado (que representa) se le considera una pieza icónica de patrimonio arquitectónico.

N de Nick.

Como serie consistente, el alfabeto arquitectónico caribeño se presenta como una mezcla de arquitectura regional y lenguaje. «En mi trabajo», explica Huggins, «estoy tratando constantemente de definir o descifrar una estética caribeña. Trato de hacerlo mediante mi ilustración, y también mediante mi práctica de diseño gráfico»:

Caribbean architecture is something that is so unique and maybe something that is taken for granted by the average person. Even if you just look at the colours we see on a daily basis, which are all choices made by each individual homeowner, it creates a mishmash of bright colours that dot our cities and towns; and of course we are fortunate that this is against a backdrop of blues and greens.

La arquitectura caribeña es algo muy único, y quizás algo que la persona promedio da por sentado. Incluso si solo notas los colores que vemos a diario, que son elecciones hechas por cada propietario individual, se crea una mezcla de colores brillantes que salpican nuestras ciudades y pueblos. Y por supuesto, somos afortunados de que esto esté apoyado en un fondo de azules y verdes.

En otras palabras, es genuinamente caribeño. Échale un vistazo a la serie completa en en InstagramFacebook.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.