Por qué Huawei casi queda fuera de la carrera de 5G en Brasil

La tecnología 5G es 20 veces más rápida que la 4G y puede llegar a velocidades de 1 Gigabit por segundo, lo que facilita la conexión entre todo lo que puede tener conexión a la red. | Imagen: Giovana Fleck/Global Voices

Pese a una larga historia de hace negocios en Brasil, la empresa tecnológica china Huawei estuvo en riesgo de quedar fuera del proceso de licitación para el desarrollo de redes de comunicaciones 5G en el país sudamericano, por la oposición del gobierno del presidente Bolsonaro.

Bolsonaro dio marcha atrás en su posición en enero de 2021, aunque sus seguidores siguen difundiendo información equivocada y hacen campaña contra Huawei, lo que hace a Brasil un mercado más hostil a la tecnología china.

En marzo de 2021, el Gobierno brasileño anunció que habría 5G en toda las capitales estatales para julio de 2022. Esto ha tardado en llegar, pues el gobierno de Bolsonaro ya había retrasado la licitación para las frecuencias de radio que llevarían redes 5G en in Brasil.

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil, Anatel, autorizó directrices que permiten al Gobierno conceder espectro para usar el servicio 5G, y ahora espera un informe del Tribunal de Cuentas de la Unión. El tribunal tiene programado completar su evaluación de la licitación en la primera mitad de 2021.

La infraestructura global de 5G la ofrece principalmente tres empresas: Huawei, la empresa sueca Ericsson y la finlandesa Nokia. Durante la presidencia de Trump, Huawei fue un objetivo importante de la diplomacia estadounidense. El gobierno de Trump defendía una prohibición mundial a la empresa, por presuntas funciones como brazo espía del Partido Comunista Chino. El propio Trump se volvió un abierto opositor de China y Huawei. Esta opinión tuvo el apoyo del ala ideológica del Gobierno brasileño.

Desde que se empezaron a usar las redes de banda ancha 5G en todo el mundo en 2019, los países han estado negociando maneras de implementar la tecnología. 5G promete conectividad más rápida para teléfonos y otros dispositivos que se conectan a internet —la llamada “internet de las cosas”— y tiene el potencial de dar velocidad de datos cien veces mayor que su predecesora 4G, según algunos expertos.

En Brasil, esto podría significar acceso más fácil a internet para comunidades que viven en zonas remotas, mejor integración entre servicios públicos y mejora en la entrega de educación, entre otras cosas en la esfera pública y privada.

¿Prohibición a Huawei?

Huawei ha sido un importante proveedor de tecnología en Brasil desde hace 22 años. Según consta, el mayor operador celular del país, Vivo, usa tecnología 3G y 4G de Huawei en el 65 % de sus redes. Claro, el segundo operador, adquiere el 55 % de sus equipos a Huawei, y Oi, el tercero, el 60 %.

Pese a esta larga relación, se informó en diciembre de 2020 que el gobierno de Bolsonaro  estaba buscando una manera legal de impedir que Huawei construyera redes 5G en Brasil. La idea era limitar la influencia de Huawei y solo permitirles participar en licitaciones locales de 5G, no a nivel nacional. Las motivaciones para esta idea no son claras, pero la alineación estratégica de Bolsonaro con el gobierno de Trump puede haber influido.

Al final, el presidente Bolsonaro se dio cuenta de que los intentos de bloquear Huawei de 5G eran contraproducentes. Si a Huawei se le impidiera participar en la licitación, la empresa hubiera dejado de proveer equipos 3G y 4G a las empresas brasileñas, lo que resultaría en pérdidas potenciales de miles de millones de dólares. Además, con la salida del presidente Trump de la Casa Blanca, Bolsonaro perdió un aliado en la disputa del 5G.

Como también señaló el diario O Estado de S. Paulo, como China es el mayor socio comercial de Brasil y Huawei competiría en costos, Bolsonaro hubiera enfrentado la oposición del sector de tecnología y dentro de su gobierno. incluido el vicepresidente Hamilton Mourão. Mourão representa a Brasil en la Comisión Sino-Brasileña de Consulta y Cooperación (Cosban) y tiene una relación más cercana con el país que el presidente, y a menudo suaviza la relación entre China y los simpatizantes de Bolsonaro.

En China, este cambio se vio como una señal de que el mercado brasileño ha adoptado una actitud relavamente abierta hacia la ampliacion de 5G.

En una entrevista con la empresa de medios china Yicai, Yue Yunxia,​​ director de la Ofician de Investigación Económica del Instituto Latinoamericano en la Academia China de Ciencias Sociales, respondió al anuncio de las nuevas reglas de licitación: “La publicación de estas normas brinda las condiciones para que Huawei participe en la construcción de la 5G en Brasil en un período posterior. Al ser la mayor economía de América Latina, la elección de Brasil es también un peldaño para el mercado latinoamericano”.

Yue también dijo que las acciones de Brasil muestran que se ha debilitado el impacto del “ruido” alrededor de China y 5G, como la influencia estadounidense y preocupaciones por la seguridad nacional.

En junio de 2019, el vicepresidente de Brasil dijo que el era poco probable que el Gobierno bloqueara la participación de Huawei en la ampliación de 5G en el país. Según Anatel, Huawei había cumplido con los mismos requisitos  de seguridad que Nokia y Ericsson, y si la agencia de telecomunicaciones había decidido prohibir a la empresa, podría resultar en una larga disputa legal con las empresas de telecomunicaciones del país.

Pero los principales asociados de Bolsonaro, incluido su hijo Eduardo, que es diputado, siguieron criticando a la empresa china, por probable interferencia en la empresa del Gobierno chino. En entrevista con O Globo, Eduardo Bolsonaro hizo la pregunta:

Para uma parceria militar com os Estados Unidos (…) como é que vão poder confiar [na Huawei] se houver interferência chinesa?

Para una asociación militar con Estados Unidos (…) ¿'cómo se puede confiar en ellos [Huawei] si hay interferencia china?

“Secret factory”

Un ejemplo de publicación que circula en los grupos de Facebook. El pie de foto podría traducirse como: “Bolsonaro vuelve a sorprender al mundo/Primero fue la CONFIDENCIALIDAD ABSOLUTA incorporada a la fábrica de vacunas/Y ahora con otra FANTÁSTICA SORPRESA, también en secreto, aparece una fábrica de TECNOLOGÍA 5G en suelo brasileño, que frustra y acaba con la polémica de que Brasil adoptaría la HUAWEI CHINA 5G./¿Cómo no apoyar al Mesías?”. Fotos: captura de pantalla de Facebook.

Pero aunque el debate sobre Huawei parecía haber quedado zanjado a nivel gubernamental, los simpatizantes de Bolsonaro han seguido reforzando narrativas contra Huawei en medios sociales.

En abril de 2021, se hizo viral un mensaje difundido en grupo de Facebook, Twitter y Instagram que decía que el presidente Jair Bolsonaro había “vuelto a sorprender al mundo al crear una fábrica de tecnología 5G en Brasil”. Algunas versiones decían que la planta la construiría Ericsson. 

Se dice que esta supuesta novedad fue en absoluto secreto y puso fin a la “controversia”  sobre la adopción de productos de Huawei en Brasil. Pero el rumor no menciona en qué parte de Brasil estaría la fábrica ni da más detalles.

Este rumor es una distorsión de información antigua. La empresa sueca Ericsson no ha abierto una “nueva fábrica 5G” en Brasil, sino que ha inaugurado una línea de producción para equipo de infraestructura 5G en su operación ya  existente en São José dos Campos, estado de São Paulo.

Tampoco fue en secreto: esos planes se anunciaron públicamente en 2019, y no tuvo financiación del Gobierno federal.

Canaltech, sitio web brasileño de tecnología, entrevistó a diversos consultores, ejecutivos,  y expertos en tecnología de comunicaciones, que unánimemente dijeron que Huawei tenía una ventaja tecnológica sobre sus competidores, pues había invertido en el desarrollo e investigación de 5G por más tiempo, y tiene más patentes que las otras empresas que participaron en la licitación brasileña.

Si todo va bien, las empresas deberían empezar a ofrecer 5G en las capitales de los estados brasileños y en el Distrito Federal en julio de 2022. Se prevé tenerlo todo completado para diciembre de 2029, con el 100 % del territorio nacional habitado con acceso a redes 5G.


Este artículo forma parte de una investigación del Observatorio de Medios Cívicos sobre las narrativas que compiten entre sí sobre la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, y explora cómo las sociedades y las comunidades tienen diferentes percepciones de los posibles beneficios y perjuicios del desarrollo liderado por China. Para saber más sobre este proyecto y sus métodos, haz clic aquí.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.