Activista jamaicana de alfabetización pone más libros en manos de niños aislados por restricciones por COVID-19

Siseenia Moxam Nelson, fundadora del Grupo Juvenil y del Campamento de Verano de Treasure Beach, comunidad rural de la costa sur, ayudó a distribuir los paquetes de alfabetización a los alumnos de la Escuela Primaria Hopewell. Foto por cortesía de Latoya West-Blackwood, utilizada con autorización.

Con la mayoría de escuelas de primaria y secundaria de Jamaica cerradas desde marzo de 2020, cuando el país registró su primer caso de COVID-19, la pandemia ha dado a la educación un fuerte golpe. Los niños, sobre todo los niños de bajos recursos, han enfrentado problemas de conectividad por falta de conexión inalámbrica, dispositivos o ambos, y aprender se les ha vuelto más difícil si las circunstancias de su casa no son las adecuadas.

En su reciente informe parlamentaria, la ministra de Educación, Fayval Williams, reconoció que pese a los tremendos esfuerzos para no “perder” estudiantes con diversas iniciativas, más de 120 000 niños se han retirado del proceso educativo desde que la pandemia empezó.

Editora y presidenta saliente de la Asociación de la Industria del Libro de Jamaica (BIAJ), Latoya West-Blackwood. Foto por cortesía de West-Blackwood, utilizada con autorización.

Las clases presenciales se retomaron el 10 de mayo en más de 350 escuelas, que se limitaron a estudiantes que rendían exámenes. Se espera que las escuelas reabran en septiembre, pero no hay garantías de eso. El impacto que esta situación tiene en la alfabetización hizo que la presidenta saliente de la Asociación de la Industria del Libro de Jamaica (BIAJ), la editora Latoya West-Blackwood, empezara una iniciativa para alentar a los niños a leer, por placer.

A inicios de mayo, BIAJ se asoció con la Fundación Comunitaria GrassROOTS de Estados Unidos para donar 500 “paquetes de alfabetización” a 12 escuelas de primaria de Jamaica. En entrevista por correo electrónico, West-Blackwood explicó más del proyecto y su visión por la lectura.

Emma Lewis (EL): ¿Por que crees que promover el amor por la lectura en los niños es especialmente importante en este momento?

Latoya West-Blackwood (LWB): A national culture of reading and knowledge has always been important. The pandemic has just put a magnifying glass to some things we've always needed to address as a society. Since 2011, the BIAJ, through the Kingston Book Festival, has been campaigning to encourage reading for pleasure. The cultural experience might have introduced children to books and reading as something for ‘bright people,’ or a means to an end when trying to get good grades or pass an exam.

We've hosted events […] to demonstrate that stories have real power. Stories deepen their understanding of the world from all angles: the environment, cultures, conflict management and self-care, or just a good laugh. Our current concern is for children who pre-pandemic had limited access to literature, and have now been cut off for over a year from libraries or caring adults who nurtured a love of reading.

For those fortunate enough to have safe homes and access to books, reading has been a source of comfort, joy and an escape from the heaviness of the challenges we now face. We are grateful for partnerships like the one we've formed with the GrassROOTS Community Foundation […] that have allowed us to reach children across Jamaica.

Latoya West-Blackwood (LWB): Una cultura nacional de la lectura y el conocimiento siempre ha sido importante. La pandemia acaba de poner en la mira algunas cosas que siempre hemos necesitado abordar como sociedad. Desde 2011, la BIAJ, a través del Festival del Libro de Kingston, ha hecho campaña para fomentar la lectura por placer. La experiencia cultural podría haber hecho que los niños conocieran los libros y vieran la lectura como algo para “gente brillante”, o un medio para un fin cuando se trata de obtener buenas calificaciones o aprobar un examen.

Hemos organizado actividades […] para demostrar que las historias tienen un poder real. Los cuentos profundizan la comprensión del mundo desde todos los ángulos: el ambiente, las culturas, la gestión de conflictos y el autocuidado, o hasta una buena carcajada. Nuestra preocupación actual es por los niños que antes de la pandemia tenían un acceso limitado a la literatura, y que ahora han estado aislados durante más de un año de las bibliotecas o de adultos afectuosos que alimentaban el amor por la lectura.

Para quienes tienen la suerte de tener hogares seguros y acceso a los libros, la lectura ha sido una fuente de consuelo, alegría y un escape a las dificultades que ahora enfrentamos. Estamos agradecidos por asociaciones como la que hemos formado con la GrassROOTS Community Foundation […] que nos han permitido llegar a los niños de toda Jamaica.

Niños del Centro de Lectura de Trench Town leen un libro sobre Nelson Mandela en 2013. Algunas de las donaciones de paquetes de alfabetización se hicieron a los niños de la comunidad de Trench Town. Foto de Emma Lewis, utilizada con autorización.

EL: ¿Crees que se ha producido suficiente material de lectura para niños de color en el Caribe? Y si no, ¿qué falta?

LWB: Can there ever be enough books? Not for me! My dream would be to have many more titles being produced annually, incorporating the latest digital technology to provide an exciting and immersive experience across genres, especially in areas like history, math, science and culture. Representation matters and there are many stories to be told—those that teach, those that inspire, and those that make us laugh with no great moral lessons tied in.

Publishing is a business and there's much room to grow an indigenous industry in Jamaica and the Caribbean […] that merges passion with profit. There are some well-produced books coming from publishers like Blue Banyan Books and the CODE Burt Award for Young Adult Literature. We need more programmes […] to drive the unearthing of new talent with the required funding and marketing efforts to support.

LWB: ¿Nunca habrá suficientes libros? Para mí, no. Mi sueño sería que se produjeran muchos más títulos al año, se incorporara la última tecnología digital para ofrecer una experiencia emocionante y envolvente en todos los géneros, especialmente en rubros como historia, matemáticas, ciencia y cultura. La representación importa y hay muchas historias que contar: las que enseñan, las que inspiran y las que nos hacen reír sin grandes lecciones morales.

Publicar es un negocio y hay mucho espacio para que crezca una industria propia de Jamaica y el Caribe […] que fusione la pasión con el beneficio. Hay algunos libros bien producidos por editoriales como Blue Banyan Books y el Premio CODE Burt de Literatura para adultos jóvenes. Necesitamos más programas […] que impulsen el descubrimiento de nuevos talentos con la financiación y los esfuerzos de ventas necesarios para apoyarlos.

Voluntaria empaca libros para los paquetes de alfabetización. Fotografía por cortesía de Latoya West-Blackwood, utilizada con autorización.

EL: ¿Pero hay lectores jamaicanos?

LWB: I get asked this question a lot and sometimes it seems as if we've bought into a stereotype [that Jamaicans don't read]. We don't have a robust national reading culture, but have we examined why? Reading is a habit. Reading is magic, yes, but it's definitely not rocket science figuring out why there's a challenge with reading in our country.

How are children introduced to books? Do they have access regardless of class or abilities? How many of Jamaica's primary schools have a dedicated space where children are encouraged to read widely and have discussions? How many communities have well-resourced libraries with trained librarians and a regular roster of programmes and activities to engage citizens? How do we expect critical thinking to be nurtured? Through exams? The answers to these questions will become even more relevant now, when there is mass disruption to education, increased inequality, and an emphasis on higher-order thinking and skills in a technologically driven world.

LWB: Me preguntan eso a menudo y a veces parece que hemos creído el estereotipo [de que los jamaicanos no leen]. No tenemos una sólida cultura nacional de la lectura, pero ¿hemos examinado por qué? La lectura es un hábito. La lectura es mágica, sí, pero definitivamente no es difícil averiguar por qué hay dificultades con la lectura en nuestro país.

¿Cómo presentas a los niños con los libros? ¿Tienen acceso independientemente de su clase o sus capacidades? ¿Cuántas escuelas primarias de Jamaica tienen un espacio dedicado a la lectura y al debate? ¿Cuántas comunidades cuentan con bibliotecas bien provistas, con bibliotecarios formados y una lista regular de programas y actividades para involucrar a los ciudadanos? ¿Cómo esperamos que se fomente el pensamiento crítico? ¿Con exámenes? Las respuestas a estas preguntas serán aún más relevantes ahora, cuando se produzca una alteración masiva de la educación, un aumento de la desigualdad y un énfasis en el pensamiento y las habilidades de orden superior en un mundo impulsado por la tecnología.

EL: ¿Cómo ha impactado en los niños y la lectura el aprendizaje en línea? ¿Los dispositivos aumentan o restan a la alegría?

LWB: Online learning has definitely provided a safe platform for continued learning as we all try to figure out reopening schools safely. There's also the development of new digital skills for teachers, students, parents and other stakeholders. I see a hybrid system being the way of the future.

For children who were reading before and continue to have access to books, the pages have been a safe place from the pandemic. For others, the situation has worsened; those are the students we are worried about. It will take a collective, sustained effort to reengage these minds, because there's no doubt about the place of readers in the age of a knowledge-driven global economy. We cannot leave any of our children behind.

Finally, there's no competition between printed books/content and technology. It's a regressive mindset to pit one against the other, even for business purposes. Technology continues to shape and transform how we experience the world. It is the same for publishing. We have to always focus on what inclusion looks like.

LWB: El aprendizaje en línea ha dado una plataforma segura para seguir aprendiendo mientras esperamos que se reabran las escuelas de forma segura. También está el desarrollo de nuevas habilidades digitales para profesores, estudiantes, padres y otros interesados. Veo que un sistema híbrido es el camino del futuro.

Para los niños que antes leían y siguen teniendo acceso a los libros, las páginas han sido un lugar seguro frente a la pandemia. Para otros, la situación ha empeorado; esos son los alumnos que nos preocupan. Hará falta un esfuerzo colectivo y sostenido para volver a atraer a esas mentes, porque no hay duda del lugar que ocupan los lectores en la era de la economía global impulsada por el conocimiento. No podemos dejar rezagado a ningún niño.

Por último, no hay competencia entre los libros o contenido impreso y la tecnología. Es una mentalidad regresiva enfrentarlos, hasta con fines comerciales. La tecnología sigue moldeando y transformando cómo experimentamos el mundo. Lo mismo ocurre con la edición. Tenemos que centrarnos siempre en el aspecto de la inclusión.

Centro de Lectura de Trench Town en 2013, estas niñas leen un libro de la editorial local Blue Banyan Books. Se enviaron varios paquetes de alfabetización a la comunidad de Trench Town. Foto de Emma Lewis, utilizada con autorización.

EL: ¿Cuál es tu visión para la alfabetización en Jamaica? ¿Cómo se le puede dar un gran impulso en los próximos diez años?

LWB: A key part of my vision for literacy in Jamaica is connected to increased strategic funding and improving children’s learning outcomes by providing early grade learners (this is where the change has to start) with quality and data-driven literacy programmes, in school and out of school. I was fortunate to work with Dr. Jean Beaumont and her EduConnect team on the Latin America and Caribbean Reads project, which has provided Jamaica and other countries across the region with a blueprint to model effective reading programmes and assessments (the Ministry of Education plays the leading role here). [We also need] to review and revamp teacher training (teachers who do not read cannot motivate students to do well at reading), and community action (mobilising parents and other stakeholders to support children outside of the classroom and make reading fun with culturally relevant materials). It is also my dream to see Kingston as a UNESCO World Book Capital.

LWB: Una parte fundamental de mi visión de la alfabetización en Jamaica se relaciona con el aumento de la financiación estratégica y la mejora de los resultados de aprendizaje de los niños, con dar a los alumnos de los primeros años (aquí es donde tiene que empezar el cambio) programas de alfabetización de calidad y basados en datos, en la escuela y fuera de la escuela. Tuve la suerte de trabajar con la doctora Jean Beaumont y su equipo EduConnect del proyecto Latinoamérica y el Caribe Leen, que ha dado a Jamaica y a otros países de la región un modelo de programas y evaluaciones de lectura eficaces (el Ministerio de Educación desempeña aquí el papel principal). También es necesario revisar y renovar la formación de los profesores (los profesores que no leen no pueden motivar a los alumnos para que lean bien), y la acción comunitaria (movilizar a los padres y otros interesados para que apoyen a los niños fuera del aula y hagan que la lectura sea divertida con materiales culturalmente relevantes). También es mi sueño ver a Kingston como Capital Mundial del Libro de la UNESCO.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.