El periodismo de guerra en duelo por reporteros españoles ejecutados en Burkina Faso

 

David Beriain. Foto de TEDx UniversidaddeNavarra a través de Flickr (CC BY 2.0)

El periodismo de guerra español sigue de luto. La conmoción por el asesinato de los reporteros de guerra David Berian y Roberto Fraile en Burkina Faso continúa, siendo recientemente homenajeados por compañeros y por el Club de Internacional de Prensa, concediéndoles el Premio de Periodismo Internacional, por su labor como corresponsales internacionales. Estaban realizando un reportaje sobre la caza furtiva cuando fueron ejecutados el 27 de abril.

David Beriain cubrió importantes conflictos bélicos como los sucedidos en Sudán, Afganistán o la invasión de Irak. Asimismo, ha realizado numerosos reportajes sobre la corrupción en Argentina y el narcotráfico y la guerrilla en Colombia. Por su parte, de Fraile se destaca su labor como camarógrafo en Alepo, Siria, donde resultó gravemente herido cuando grababa a las tropas insurgentes. Asimismo, Fraile cubrió diferentes conflictos armados en Libia, Irak o Kosovo.

Los reporteros fueron capturados al este del país, zona donde han aumentado las tensiones y la inseguridad por parte de grupos yihadistas. Esta situación conflictiva se ha visto acrecentada desde la llegada al poder de Roch Marc Christian Kaboré tras un golpe de Estado en 2015. Los ataques no sólo radican contra la población civil, sino entre los mismos grupos terroristas. Entre ellos figuran Al Quaeda, el Estado Islámico, Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM) y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS). Asimismo, en el país se encuentra un grupo terrorista autóctono, el Ansarul Islam. 

A este problema, se suma la pobreza generalizada de la población, de la que el 80% vive de la agricultura, siendo, además, el blanco de ataques por parte de estos grupos criminales. 

Por su parte, los periodistas del país africano se ven amenazados por esta ola de violencia, estando limitados a la hora de desplazarse y realizar su labor periodística. Asimismo, muchos sufren detenciones y acusaciones por difamación a la hora de comunicar acerca de la situación de Burkina Faso.

El asesinato de los dos periodistas se lo ha atribuido el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), como ha informado Margarita Robles, Ministra de Defensa española. David y Roberto se encontraban con miembros de la Unión Europea, la ONG Chengeta Wildlife y una patrulla “mixta” formada por tropas de Burkina Faso. Según el relato de los hechos, el grupo fue acorralado y acribillado tras toparse con un campamento de Al Qaeda, siendo finalmente ejecutados aquellos supervivientes de este ataque. Beriain y Fraile eran dos de ellos. Los asesinatos se dieron por cruzarse con Al Qaeda. 

El primero en ser abatido fue Roberto, negándose tanto David como Rory Young, ecologista irlandés, fundador de la ONG y también fue asesinado, a abandonar a su compañero. Según la investigación de los hechos, Beriain pudo haberse salvado del ataque, pero rehusó la idea de a abandonar a Fraile quien quedó gravemente malherido y por ello, le era imposible moverse.

El viernes 30 de abril llegaron a España los restos mortales de los periodistas. Los cuerpos fueron trasladados desde el país africano en un avión militar, y llegaron a Madrid.

Se complica ejercer el periodismo en varias partes de África. Como informa Reporteros Sin Fronteras, pese al cese de regímenes totalitarios en los últimos años todavía sigue siendo una tarea pendiente la despenalización del periodismo y aumentar la seguridad de quienes lo ejercen, habiendo sido asesinados en el continente africano más de un centenar de periodistas en la última década. 

Pese a lo sucedido en Burkina Faso, este país se encuentra en la posición 37 en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa de 2021 realizada por Reporteros Sin Fronteras, siendo los asesinatos de Beriain y Fraile los únicos sucedidos este año en el país africano. En contraposición se encuentra Estados como Siria, que se encuentra en este ranking en la posición 173, Palestina en la 132 , o Libia en la 165.

A nivel mundial, en lo que va de año han muerto nueve periodistas y cuatro colaboradores ciudadanos, y actualmente se encuentran encarcelados 324 periodistas, 102 periodistas ciudadanos y 13 colaboradores. En esta última categoría, 31 se encuentran en Egipto, 32 en Arabia Saudi y 73 China.

El miedo, la tortura, el secuestro o la muerte son algunas de las consecuencias de esta profesión, las cuales refleja el reportero de guerra, cineasta y escritor Hernán Zin en su documental “Morir para Contar”. Consecuencias asumidas por quienes ejercen el periodismo y fotoperiodismo de guerra, pero cuyo ánimo es mostrar la verdad y luchar por cambiar el mundo.

En el documental, David ensalzaba su suerte por poder ejercer esta profesión, así como el amor recibido por sus familiares y amigos, en sus propias palabras ,“de forma libre”, aunque ello supusiese que el fatídico final experimentado por el reportero llegase a suceder.

Historias recientes de Burkina Faso

Historias populares

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.