Transformación a través de erupción: Fotógrafa sanvicentina Nadia Huggins captura La Soufrière

Cima calcinada del volcán La Soufrière al fondo con el depósito de corriente piroclástica en primer plano, 13 de mayo de 2021. Foto de Nadia Huggins, utilizada con autorización.

Están a punto de cumplirse dos meses desde que el volcán La Soufrière de San Vicente y las Granadinas tuvo su primera gran erupción del siglo XXI. En esas largas semanas transcurridas desde el 9 de abril, unas 20 000 personas han sido evacuadas de sus hogares. La lluvia de cenizas ha sido tan intensa que ha supuesto un riesgo para la sobrevivencia de la fauna y para la salud humana, incluso en otras islas, y la actividad eruptiva, cuyos efectos se vieron agravados por fuertes lluvias, ha sido constante, lo que hizo que el nivel de alerta del país se mantuviera en rojo durante la mayor parte de ese tiempo.

La fotógrafa Nadia Huggins ha estado presente en todo, desde la erupción inicial, cuando salió en un barco para conseguir un punto de vista (relativamente) seguro desde el que documentar la enorme columna de ceniza del volcán, hasta la posterior y continua lluvia.

Su página de Instagram relata con firmeza el recorrido de la nación insular de un modo que las palabras no pueden explicar, con historias de incertidumbre, coraje, pérdida, dolor, esperanza y resiliencia. En esta serie de dos partes, Huggins explica qué significó para ella verlo todo, cómo ha sido la vida cotidiana bajo la sombra de La Soufrière (hasta ahora el país está en alerta naranja), y cómo quiere que sus fotografías contribuyan a la narrativa. Conversamos por una llamada de audio de WhatsApp el 2 de junio.

Fotógrafa sanvicentina Nadia Huggins documenta la segunda explosión de La Soufrière, 9 de abril de 2021. Foto de Nick Spencer por cortesía de Nadia Huggins, utilizada con autorización.

Janine Mendes-Franco (JMF): Tus imágenes son emotivas y muy poderosas, pero se sienten más íntimas que voyeuristas.

Nadia Huggins (NH): I think it boils down to the way you approach the ethics of photography. Especially now, photographers have a responsibility to be considerate about what type of images they put out into the world. It's very easy to photograph a house buried under ash to try and get that gut reaction out of people, but for me, I try to go into the situation asking questions like, ‘If this were my house, how would I feel about somebody photographing and sharing it in this way?’ You really have to think of the intention behind the images. Of course you want people to know that there's all this horrible destruction that's happened, but what do you want [the message to be]? Do people need help? More relief? Long-term assistance? How is it socially impacting people? What is their mental health going to be like afterwards? I try to be very mindful with what I post.

Nadia Huggins (NH): Creo que todo se reduce a cómo enfocar la ética de la fotografía. Especialmente ahora, los fotógrafos tienen la responsabilidad de tener criterio con las imágenes que sacan al mundo. Es muy fácil fotografiar una casa enterrada bajo la ceniza para intentar conseguir esa reacción visceral de la gente, pero yo intento entrar en la situación con preguntas como: “Si esta fuera mi casa, ¿cómo me sentiría si alguien la fotografiara y la difundiera de esta manera? Hay que pensar en la intención de las imágenes. Por supuesto que quieres que la gente sepa que ha ocurrido una destrucción horrible, pero ¿cuál quieres que sea el mensaje? ¿La gente necesita ayuda? ¿Más ayuda? ¿Ayuda a largo plazo? ¿Cómo está afectando socialmente a la gente? ¿Cómo va a ser su salud mental después? Intento ser muy consciente de lo que publico.

JMF: Tus fotos suelen centrarse en detalles que otros podrían pasar por alto, como su imagen de la piedra pómez flotando en el agua cerca de la isla de Chateaubelair, en la costa de sotavento. Para usted, ¿qué elementos constituyen una buena foto periodística?

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Piedra pómez flota en el agua cerca de la isla de Chateaubelair.

NH: (Laughs) Sometimes I just wing it! I organically respond to what seems interesting. We all have a very particular range of perception of the world and as a photographer, your responsibility is to kind of zoom in or change your perspective ever so slightly when looking at things. Sometimes the most powerful thing that's going on is about eliminating a lot of the other elements around it—and that decision you make is really based on your own perception and what you might think is important, so it's a very personal approach to photography. I didn't even realise ash floated on the water like that, so if I didn't know that then how many other people out there don't know that?

NH: (Risas) A veces, ¡simplemente lo hago al azar! Respondo orgánicamente a lo que me parece interesante. Todos tenemos un rango muy particular de percepción del mundo y, como fotógrafo, tu responsabilidad es acercarte o cambiar ligeramente tu perspectiva al mirar las cosas. A veces, lo más impactante que ocurre es eliminar muchos de los otros elementos alrededor, y esa decisión que tomas se basa realmente en tu propia percepción y en lo que te parece importante, así que es un enfoque muy personal de la fotografía. Ni siquiera sabía que las cenizas flotaban en el agua así, y si yo no lo sabía, ¿cuántos más no lo saben?

JMF: Tu fotografía se sitúa en la intersección del reporte gráfico y el arte.

NH: My practice has always been moving between documentary and conceptual. I'm always trying to question how that fine arts side comes into play, and it's mostly through composition for me, and that's where the perception and perspective also comes into play—what I'm looking at and how I'm looking at it. You still want an element of truth in there; you don't want to completely manipulate what you see to the point where it's unbelievable. People also just want to be pulled in by something that looks different but still feels familiar, and that's always been the roots of my practice: trying to find that universal familiarity in scenes.

NH: Mi práctica siempre ha oscilado entre lo documental y lo conceptual. Siempre trato de cuestionar cómo entra ese lado de las bellas artes, y para mí es sobre todo a través de la composición, y ahí es donde también entran la percepción y la perspectiva: qué estoy mirando y cómo lo estoy mirando. Todavía quieres un elemento de verdad; no quieres manipular completamente lo que ves hasta el punto de que sea increíble. La gente también quiere sentirse atraída por algo que parezca diferente pero que le resulte familiar, y esa ha sido siempre la raíz de mi práctica: tratar de encontrar esa familiaridad universal en las escenas.

JMF: Al mismo tiempo, en muchas fotos captas el dramatismo de la erupción; me viene a la mente tu foto que muestra el contraste entre las nubes y la pluma de ceniza. ¿Cómo ha sido para ti la experiencia de documentar estas erupciones?

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Contraste entre las nubes y la pluma de ceniza.

NH: I honestly have no idea what I was thinking, getting onto a boat going into the red zone! As soon as the first eruption went off, friends called me: ‘Are we gonna do this?’ We all just made a decision collectively, without even realising it, that we were going to document it and we just went for it and were lucky to know other people who were just as crazy as us: one person to drive the boat, one to be on the phone [with The University of the West Indies Seismic Research Centre] to make sure that we were in safe range—so it wasn't totally irresponsible.

When we got there, the whole place was just white with ash. You couldn't see anything, just bits of islands and then, as the cloud started to come up, everyone [thought] it was the old ash cloud [but] there was a new eruption happening and as it started to rise quicker, I just got terrified. We had no idea how [high] it was going to rise, if there'd be pyroclastic flow, so we needed to go. As the boat was driving off, it started to rise and I was just in awe. It didn't quite register that what goes up has to come down. Everybody on the island was just taking pictures, taking selfies, and by the evening, when the ash started to come down, falling like snow, you could hear stones. That's when the reality started to sink in and I instantly felt depressed.

NH: Sinceramente, no sé en qué estaba pensando, ¡subir a un barco que se adentra en la zona roja! En cuanto estalló la primera erupción, mis amigos me llamaron: “¿Vamos a hacer esto?”. Todos decidimos colectivamente, sin darnos cuenta, que íbamos a documentarlo y nos lanzamos, y tuvimos la suerte de conocer a otros tan locos como nosotros: una persona para conducir el barco, otra para estar al teléfono [con el Centro de Investigación Sísmica de la Universidad de las Indias Occidentales] para asegurarse de que estábamos en zona segura, así que no fue totalmente irresponsable.

Cuando llegamos, todo el lugar estaba blanco de ceniza. No se veía nada, solo trozos de islas, y luego, cuando la nube empezó a subir, todos pensaron que era la antigua nube de ceniza, pero había una nueva erupción y, cuando empezó a subir más rápido, me aterroricé. No sabíamos a qué altura iba a subir, ni si habría flujo piroclástico, así que teníamos que irnos. Mientras el barco se alejaba, empezó a subir y yo me quedé asombrada. No me di cuenta de que lo que sube tiene que bajar. Todo el mundo en la isla estaba tomando fotos, selfies, y por la tarde, cuando la ceniza empezó a bajar, cayó como la nieve, se oían las piedras. Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de la realidad y me sentí deprimida al instante.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Hola a todos, muchas gracias por su preocupación y buenos deseos. Me encantaría poder responder personalmente a todos, pero ahora es un poco difícil. Solo quiero que sepan que, por ahora, estoy a salvo con mi familia y mis amigos, y que, afortunadamente, estamos en la zona verde, así que estamos fuera de peligro. Sin embargo, esta mañana despertarnos con un país cubierto de ceniza ha sido traumático, como mínimo. Estamos tomando todas las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de todos y estamos muy agradecidos por el trabajo continuo que el Centro de Investigación Sísmica de la Universidad de las Indias Occidentales y la Organización Nacional de Gestión de Emergencias de San Vicente y las Granadinas han estado haciendo para mantenernos informados y seguros. Nos han cortado el suministro de agua para preservar nuestros recursos hasta que la ceniza se asiente. La calidad del aire es horrible, pero nos quedamos en el interior tanto como sea posible para evitar el contacto con la ceniza. No estoy segura de qué se puede esperar en los próximos días o semanas, pero voy a publicar alguna información sobre cómo se puede ayudar a nuestra pequeña nación –enlace a los esfuerzos de socorro en mis historias destacadas. Gracias a todos de nuevo.

JMF: Algunas imágenes tienen cualidades de naturaleza muerta. ¿La belleza coexistir con se testigo?

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Frutos del pan caídos y hojas cubiertas de ceniza. 10 de abril de 2021.

NH: There wasn't any wind that day, after [the eruption]. The place was entirely still; nothing was moving. You wouldn't even see ash blowing on that first day. The place was just dark; like a black and white photo. You step outside and everything was covered in that grey. When you walked, the ash would move away and the colour would come back into the ground. I was just looking for these iconic symbols of St. Vincent, you know? The breadfruit leaf has been a part of our old flag and we have so many trees here … part of our national dish and I think Captain Bligh brought the first breadfruit tree to the Western world through St. Vincent, so there was some kind of significance in it for me. This is in my mother's garden […] I was walking around and just observing, saw it, and something about it was really striking. It felt kind of poetic. I didn't place the leaves in the image in any particular way; they fell that way, so it's looking for those moments that seem compositionally interesting. With still life, you place things in a particular way, but this is nature just placing things in the way that it intended. I try not to interfere with things.

NH: Ese día no había viento, después [de la erupción]. El lugar estaba completamente quieto; nada se movía. Ni siquiera se veía soplar la ceniza ese primer día. El lugar estaba oscuro, como una foto en blanco y negro. Salías al exterior y todo estaba cubierto de ese gris. Cuando caminabas, la ceniza se alejaba y el color volvía a la tierra. Estaba buscando estos símbolos icónicos de San Vicente. La hoja del árbol del pan ha formado parte de nuestra antigua bandera y tenemos tantos árboles aquí… parte de nuestro plato nacional y creo que el capitán Bligh trajo el primer árbol del pan al mundo occidental a través de San Vicente, así que tenía significado para mí. Esto está en el jardín de mi madre […] Estaba paseando y simplemente observando, lo vi, y algo era realmente sorprendente. Me pareció algo poético. No coloqué las hojas en la imagen de ninguna manera en particular; cayeron así, se trata de buscar esos momentos que parecen interesantes desde el punto de vista de la composición. En las naturalezas muertas, se coloca todo de una manera determinada, pero en este caso la naturaleza las coloca como quiere. Intento no interferir en las cosas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Hojas de plátano recogidas para alimentar a unas ovejas en un campo junto a la casa de mi madre, ahora cubiertas de ceniza. 10 de abril de 2021.

JMF: JMF: Gran parte de tu obra previa, que se ha expuesto internacionalmente, se ha centrado en el océano como tema en sí mismo y como fuerza que ayuda a conformar las culturas y los destinos regionales. ¿Qué comunican tus paisajes marinos de La Soufrière? Una de mis favoritas es la que documenta el cebo de la pelota con el crucero en la distancia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Kai documenta una bola de cebo que se aproxima con el crucero para evacuados al fondo. Había muchas bolas de cebo en las afueras de la zona naranja. Parecía no haber ninguna actividad más cerca de la zona de la erupción en curso. 9 de abril de 2021.

NH: That was a strange moment. As we were going into the red zone to document that explosion […] my friend Kai just wanted to face some of his fears. He'd never jumped into the ocean so far away from land. There were these massive bait balls around the orange zone because all the fish were now out of the red zone—nothing could survive in there—but the thing with bait balls is that there's something […] below trying to capture the fish. It could be sharks or whales—it's kind of terrifying to think about it—and Kai just jumped into the water with the GoPro trying to see if he could get anything. The cruise ship in the background was for the evacuees but [at the time] it didn't have anybody on it, so it was strange [seeing it] floating out on the horizon just waiting for something to happen. It really just felt like a powerful moment that I wanted to capture.

NH: Fue un momento extraño. Mientras nos adentrábamos en la zona roja para documentar esa explosión […] mi amigo Kai solo quería enfrentar algunos miedos. Nunca había saltado al mar tan lejos de tierra. Había unas enormes bolas de cebo alrededor de la zona naranja porque todos los peces estaban ya fuera de la zona roja –nada podía sobrevivir ahí– pero lo que ocurre con las bolas de cebo es que hay algo […] debajo intentando capturar a los peces. Podrían ser tiburones o ballenas –da mucho miedo pensar en eso– y Kai se lanzó al agua con la GoPro tratando de ver si conseguía algo. El crucero del fondo era para los evacuados, pero [en ese momento] no había nadie, así que era extraño [verlo] flotando en el horizonte a la espera de que pasara algo. Me pareció un momento poderoso que quise capturar.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Volviendo hacia la zona verde a lo largo de la costa de Sotavento. Segunda erupción explosiva con la bahía de Questelles en primer plano. 9 de abril de 2021.

NH: When I started taking the underwater images, I was trying to think about looking back at an island in a geological way. How does an island look below the sea? Geologically, what are those structures? Obviously my camera can't capture that scale, but I was interested in that aspect of it. We know that most of these islands are volcanic—that's how the Caribbean was formed—so at one point, we were all under water and over millions of years, these formations happened and now we're living on these islands. This gradual process of the landscape being transformed through these eruptions is interesting to me, so looking at it from the sea is me still trying to get a sense of that transformation.

NH: Cuando empecé a tomar las imágenes subacuáticas, intentaba pensar en mirar una isla de forma geológica. ¿Cómo se ve una isla bajo el mar? Geológicamente, ¿qué son esas estructuras? Obviamente, mi cámara no puede captar  aesa escala, pero me interesaba ese aspecto. Sabemos que la mayoría de estas islas son volcánicas –así es como se formó el Caribe–, así que en un momento dado, todos estábamos bajo el agua y, a lo largo de millones de años, se produjeron estas formaciones y ahora vivimos en estas islas. Este proceso gradual de transformación del paisaje a través de estas erupciones me interesa, por lo que al verlo desde el mar sigo tratando de entender esa transformación.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Nadia Huggins (@nadiahuggins)

Nube de ceniza avanzando hacia el mar. 18 de abril de 2021

En la segunda parte, Nadia analiza los conceptos de cambio, resiliencia y esperanza, y lo que está en juego para el Caribe.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.