- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Lo que una refinería de petróleo de Kirguistán revela sobre la Iniciativa de la Franja y Ruta de China

Categorías: Asia Central y Cáucaso, China, Kirguistán, Ambiente, Medios ciudadanos, Protesta, Salud, Civic Media Observatory

Refinería de petróleo de noche. Foto de Gregg Tavares [1] en Flickr (CC BY 2.0 [2]).

La refinería de petróleo de Zhongda, una de las mayores inversiones de China en Kirguistán, tipifica el debate de empleos versus contaminación que rodea la visión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Pekín.

La refinería es un ejemplo de hermetismo. A una década de su construcción, pocos ciudadanos kirguisos saben de su operación, o por qué detuvo su producción recientemente.

Zhongda, también conocida como Junda, se construyó [3] en la ciudad de Kara-Balta, a 60 kilómetros al oeste de la capital, Biskek, con inversiones [4] chinas de más de 300 millones de dólares.

La empresa que opera la refinería, “Empresa Petrolera Zhongda China” (中大中国石油公司), es propiedad del grupo estatal Industria Química y Carbonífera de Shanxi en Shanxi, China, a través de la filial Compañía de Energía de Asia Central.

El proyecto se aceptó poco después del derrocamiento del régimen corrupto y autoritario del segundo presidente de Kirguistán, Kurmanbek Bakiyev, en la revolución de 2010.

Cuando finalmente se puso en servicio en 2014, se convirtió en la mayor refinería petrolera [5] en Kirguistán, país de Asia Central con 6.5 millones de personas y pocos recursos.

El desempleo en Kirguistán es crónico, y la refinería era parte de una serie de inversiones chinas alrededor de la época en que la revolución parcialmente contrarrestó la tendencia de cientos de miles de kirguisos que migran por temporadas a Rusia a buscar trabajo.

Cerca de dos tercios de los 800 trabajadores [6] de la refinería son ciudadanos locales, los demás son chinos.

Pero muchas inversiones de China, particularmente en el sector extractivo, se han visto enredadas en escándalos sobre lo que se percibe como daño ambiental y escasas relaciones comunitarias.

Lo que sorprende más sobre la refinería Zhongda, según el investigador Niva Yau de la Academia de Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en Biskek, es su cercanía con edificios residenciales en Kara-Balta:

Living next to an oil refinery is bad anywhere in the world. In this case, however, the Chinese company did not assess the impact on placing the factory so close to a village. It was a cost-cutting measure, because a more remote location would have placed the cost of laying down water and energy transmission networks on the shoulders of the company. Strapped for cash, the Kyrgyz government would have not been able to afford this. In China, the government tries to build new refineries farther away from settled communities and they compensate the locals in case of exposure to environmental harm. Building the Zhongda refinery was convenient for the Kyrgyz government. At the end of the day, what happens in Kara-Balta does not affect Bishkek.

Vivir cerca de una refinería de petróleo es malo en cualquier parte del mundo. Sin embargo, en este caso, la empresa china no evaluó el impacto de poner la fábrica tan cerca de una aldea. Era una medida para reducir costos, porque un lugar más remoto hubiera puesto en los hombros de la empresa el costo de instalar agua y redes de transmisión de energía. Sin dinero, el Gobierno kirguiso no lo hubiera podido pagar. En China, el Gobierno trata de construir nuevas refinerías lejos de comunidades asentadas y compensan a los lugareños en caso de exposición a daño ambiental. Construir la refinería de Zhongda era conveniente para el Gobierno kirguiso. A fin de cuentas, lo que ocurre en Kara-Balta no afecta a Biskek.

Una pausa en la producción, ¿por cuánto tiempo?

Biskek es la capital de Kirguistán, donde se toman las decisiones políticas. A presidentes y legisladores se les suele acusar de tomar dinero de las inversiones mientras dejan que las comunidades resuelvan solas sus problemas con las empresas extranjeras.

Varios habitantes de Kara-Balta dijo a Global Voices que su salud se ha visto afectada desde que la refinería  empezó sus operaciones.

Sulaiman Satykeev, miembro del Gobierno local, sostuvo que ha aumentado la cantidad de personas que sufren de alergias, asma y otros problemas pulmonares:

Especially in the morning, the air smelled like gas. We tried to reach the mayor, arguing that the plant is harmful to the environment. People were getting sick due to the polluted air. The refinery’s work, however, went on. We tried our best but nobody was listening to us. Now, thank God, the Zhongda factory is not working and the air has become much cleaner.

Sobre todo en la mañana, el aire olía a gas. Intentamos llegar al alcalde para decirle que la planta perjudica el ambiente. La gente se enferma por el aire contaminado. pero el trabajo de la refinería continuó. Lo intentamos pero nadie nos hizo caso. Ahora, gracias a Dios, la fábrica de Zhongda no está trabajando y el aire se ha puesto mucho más limpio.

La pausa en la producción en la refinería llegó el mismo año en que golpeó el coronavirus. Los operadores de la refinería no han dado explicaciones por la pausa, ni un cronograma para que la planta vuelva a trabajar.

Es la segunda vez que la instalación se detiene. Tras cuatro años de operaciones, el trabajo de la refinería se suspendió en 2018 luego de una disputa legal [7] por evasión tributaria y abuso de derechos laborales.

Para algunos, los problemas de la refinería están relacionados con la competencia por el mercado energético entre China y Rusia.

Tradicionalmente, el gigante energético ruso Gazprom domina el mercado de combustible en Kirguistán, mientras varios destacados políticos kirguisos tienen negocios de importación de combustible.

Diputado al Gobierno: Te decidiste por Zhongda y permaneciste ahí cinco años. Como resultado, la planta se cerró con las palabras «Dios esté contigo».
—————-
(El legislador) Pirmatov lo dice como es. El Gobierno aparentemente está  intentando destruir la producción local (en Zhongda) para crear beneficios al combustible refinado importado de Rusia. Con nuestros funcionarios, ¿quién necesita enemigos? Lo echan todo a perder. La refinería de Zhongda, por cierto, exportó legalmente nuestro combustible de baja calidad a Afganistán y pagó miles de millones (de soms kirguisos) en impuestos.

En 2019, Zhongda fue una de varias operaciones chinas en las que incursionó [10] un grupo nacionalista patriota llamado Kyrk Chorolor que ganó popularidad [11] por una agresiva postura contra China.

Los escépticos de las inversiones chinas en Asia Central a menudo afirma que el componente industrial de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Pekín llevará a la región producción sucia que ya no se necesita en China.

Este sentir destacó en la frontera en Kazajistán, la mayor economía de la región, durante las protestas contra el respaldo del Gobierno por proyectos de inversión china hace dos años.

En cinco grandes ciudades de Kazajistán hay protestas contra China. La fábrica más sucia en Kirguistán es la refinería china y Zhongda en Kara-Balta.

Cobertura de medios chinos pasa por alto las polémicas

Los representantes de la refinería casi nunca dan entrevistas a la prensa local de Kirguistán, que es la más independiente en la región de Asia Central y que es conocida por hacer preguntas difíciles.

En una entrevista de 2019 con el diario Sanqin Metropolis [14], Shi Jianguo, gerente de la Empresa Petrolera China Zhongda, saludó la planta como la «primera empresa a gran escala industrial en Kirguistán».

Funcionarios locales también han evitado mencionar los problemas que enfrenta el proyecto en sus entrevistas con la prensa china.

En una entrevista de 2017 con Xinhua News Agency [15], Turusbek Nogoev, entonces gobernador de la región de Chuy, donde se ubica la refinería, usó una frase querida para los funcionarios chinos para describir la refinería:

Zhongda Petrol's operations and output are a win-win for Kyrgyzstan and China. The refining company has made sizeable tax contributions to Kyrgyzstan’s budget and is a model for foreign investors.

Las operaciones y la producción de Zhongda son un beneficio para Kirguistán y China. La empresa de refinado ha realizado importantes contribuciones fiscales al presupuesto de Kirguistán y es un modelo para los inversores extranjeros.

En 2017, la Empresa de Energía de Asia Central dijo [15] que la empresa pagó un promedio de tres a tres y medio millones de dólares estadounidenses en impuestos al mes, que lo puso entre los tres primeros contribuyentes de Kirguistán.

Actualmente, el presupuesto estatal está perdiendo ese dinero y los trabajadores locales pierden en sus salarios. Muchos otros habitantes de Kara-Balta están felices de haber recuperado su aire.


Este artículo forma parte de una investigación del Observatorio de Medios Cívicos [16] sobre las narrativas diferentes sobre la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, y explora cómo las sociedades y las comunidades tienen diferentes percepciones de los posibles beneficios y perjuicios del desarrollo liderado por China. Para saber más sobre este proyecto y sus métodos, haz clic aquí [17].