Artista yemení Hakim Al-Akel: “La guerra se impuso, pero el arte permanecerá”

Acrílico en lienzo. Usado con aturización.

Tras seis años de conflicto armado, Yemen es el escenario de la peor crisis humanitaria del mundo. La guerra civil y la campaña militar dirigida por Arabia Saudí, patrocinada por el Reino Unido y Estados Unidos, han desplazado a más de cuatro millones de personas, y más de 20 millones de yemeníes necesitan desesperadamente ayuda humanitaria. La gobernabilidad central se ha erosionado casi hasta desaparecer, y el país está profundamente fragmentado.

Sin embargo, los artistas de Yemen todavía pueden ver las cosas a colores. El renombrado artista Hakim Al-Akel, que vive en Sana'a con su familia, pinta desde sus recuerdos infantiles escenas vibrantes de la vida cotidiana yemení anterior a la guerra actual.

Al-Akel, de 56 años, es miembro fundador de la primera asociación de bellas artes de Yemen, creada en 1986. En la actualidad, se le considera una de las figuras más significativas del panorama de las bellas artes de Yemen, y ha expuesto en más de 80 países. Sus cuadros se han vendido en todo el mundo, incluso en la casa de subastas Sotheby's. Además de su exitosa carrera como artista, ha ocupado cargos oficiales, como asesor del Ministro de Cultura de Yemen..

Los cuadros de Al-Akel ilustran escenas urbanas sencillas y cotidianas, paisajes rurales y temas femeninos con colores vivos. A menudo adopta una vista de pájaro para observar escenas íntimas y aparentemente mundanas en espacios públicos y privados. No titula sus obras, y sus sujetos rara vez lo miran a los ojos.

Clara Guest habló con Al-Akel por correo electrónico sobre su infancia en Taiz, sus estudios en Moscú y sobre la pintura de la guerra y la paz.

Clara Guest (CG): Cuéntame de ti. ¿Cómo fue tu niñez en Taiz?

Hakim Al-Akel (HA): I first became aware of the world in the green meadows, running, climbing trees and playing games with my friends. The games changed by season and when the fruits ripened, we infiltrated the orchards and stole them despite the dangers of being caught by the guards… As for school, I hated it to the extent that I was always met with some sort of punishment. Instead of paying attention and concentrating, I was obsessed with drawing in school notebooks. I enrolled to study with Hashem Ali and from that moment the real change that occurred in my life began.

Hakim Al-Akel (HA): La primera vez que tomé conciencia del mundo fue en los verdes prados, corriendo, trepando a los árboles y jugando con mis amigos. Los juegos cambiaban según la estación, y cuando los frutos maduraban, nos infiltrábamos en los huertos y los robábamos a pesar del peligro de que nos pillaran los guardias… En cuanto a la escuela, la odiaba hasta el punto de que siempre recibía algún castigo. En lugar de prestar atención y concentrarme, me obsesionaba dibujar en los cuadernos escolares. Me inscribí para estudiar con Hashem Ali y a partir de ese momento comenzó el verdadero cambio que se produjo en mi vida.

Sin título. Usado con autorización del artista.

CG: ¿Cuál es tu experiencia como discípulo del artista poionero Hashem Ali? 

HA: My acquaintance with Hashem Ali had a great impact that changed the course of my life. Under him, I read books of philosophy, myths and the history of art. I developed a clearer idea about art, and the constant conversation with Hashem gave me great confidence in defining my goals. Myself and the other students exhibited our paintings in exhibitions held annually by the teacher Hashem, so it changed the course of my life.

HA: Mi relación con Hashem Ali tuvo impactó y cambió el curso de mi vida. Con él leí libros de filosofía, mitos e historia del arte. Desarrollé una idea más clara sobre el arte, y la conversación constante con Hashem me dio gran confianza para definir mis objetivos. Yo mismo y los demás alumnos expusimos nuestros cuadros en las exposiciones que organizaba anualmente el maestro Hashem, lo que me cambió la vida.

CG: Después de la secundaria, también estuviste brevemente en el servicio militar.

HA: Straight after high school, I entered the world of compulsory conscription in the army. This is a mythical world, another world of crushing humiliation and backwardness… It is necessary to turn into a real monster because those around you are a group of humans wearing masks of monsters.

HA: Justo después de la secundaria, entré en el mundo del reclutamiento obligatorio en el Ejército. Es un mundo mítico, otro mundo de humillación y atraso aplastantes… Es necesario convertirse en un verdadero monstruo, porque los que te rodean son un grupo de humanos con máscaras de monstruos.

CG: ¿Cuánto tiempo estuviste en el Ejército?

HA: The army is a compulsory service after high school and every student is required to serve for a year and then go to university. It seemed to me that I was the worst soldier and I hated the military in general. During this period, I drew paintings and participated in exhibitions, and my relationship with Hashem continued until I completed military service with difficulty and went to study art in Moscow.

HA: El Ejército es un servicio obligatorio después de la secundaria y todos los estudiantes deben servir durante un año y luego ir a la universidad. Me parecía que yo era el peor soldado y odiaba el Ejército. En este periodo, dibujé cuadros y participé en exposiciones, y mi relación con Hashem continuó hasta que terminé el servicio militar con dificultad y me fui a estudiar arte a Moscú.

Acrílico 100 X 140 cm. Usado con autorización del artista.

CG: Fuiste parte de un grupo grande de artistas yemeníes que estudiaron artes en Moscú a fines de la década de 1970. ¿Cómo te influyó esa experiencia?

HA: In Moscow, I saw all my dreams come true before my eyes and between my hands, culture, arts, theatres, galleries, museums, all the pleasures of the world. The seven years I spent in Moscow passed quickly. During this time, I lived through all the changes, got married and our child was born in Moscow. Moscow is unforgettable. I still have dreams of studying, of my friends, and of all the places with which I have had a cultural, visual, spatial and temporal relationship in that wonderful, frightening city. I studied for seven years in Surikov Institute where I gained academic knowledge and a formal artistic training. I was lucky to study drawing and painting under Russian Professor Troshev so I was able to study colour for two years before moving to the mural department that exposed me to a wide horizon of knowledge, from the Renaissance to Islamic miniatures.

HA: En Moscú, todos mis sueños se hicieron realidad ante mis ojos y entre mis manos, la cultura, las artes, los teatros, las galerías, los museos, todos los placeres del mundo. Los siete años que pasé en Moscú pasaron rápidamente. Durante este tiempo, viví todos los cambios, me casé y nuestro hijo nació en Moscú. Moscú es inolvidable. Sigo soñando con los estudios, con mis amigos y con todos los lugares con los que he tenido una relación cultural, visual, espacial y temporal en esa maravillosa y aterradora ciudad. Estudié siete años en el Instituto Surikov, donde adquirí conocimientos académicos y una formación artística formal. Tuve la suerte de estudiar dibujo y pintura con el profesor ruso Troshev, por lo que pude estudiar el color durante dos años antes de pasar al departamento de murales, que me expuso a un amplio horizonte de conocimientos, desde el Renacimiento hasta las miniaturas islámicas.

CG: Tu estilo artístico ahora es muy distintivo. Tus pinturas suelen mostrar vistas aéreas de la vida y rituales diarios yemeníes en el espacio público y privadp. ¿Cómo describes tu proceso artístico?

HA: All my experiences depend on the reference of the place and the specificity of the Yemeni environment, including the uniqueness and privacy it bears…. In my experience, I rely a great deal on memories of scenes, and visions that have been etched in my mind from childhood until now. I try to employ the memories in my paintings and everything is fused together—time and place, reality and imagination.

HA: Todas mis experiencias dependen de la referencia del lugar y de la especificidad del entorno yemení, incluyendo la singularidad y la privacidad que conlleva…. En mi experiencia, me baso mucho en los recuerdos de escenas y visiones que se han grabado en mi mente desde la infancia hasta ahora. Intento emplear los recuerdos en mis cuadros y todo se funde: tiempo y lugar, realidad e imaginación.

CG: Junto con otros artistas, creaste la primera asociación de artistas plásticos de Yemen. ¿Cómo se ha desarrollado la escena artística?

HA: In 1996, we founded the Syndicate of Plastic Artists and we were self-appointed to manage the association. We published the first newspaper that specialised in the plastic arts, known in Arabic as Tashkeel. I was later appointed a consultant for plastic arts and art houses within the Ministry of Culture. But all this ended because of the war. There is no longer any government support and there are no salaries for employees. Everything is completely cut off. Talking about the past has become a forgotten thing.

HA: En 1996, fundamos el Sindicato de Artistas Plásticos y nos autodesignamos para dirigir la asociación. Publicamos el primer periódico especializado en artes plásticas, conocido en árabe como Tashkeel. Luego me nombraron asesor de artes plásticas y casas de arte en el Ministerio de Cultura. Pero todo esto terminó por la guerra. Ya no hay ayudas del Gobierno y no hay sueldos para los empleados. Todo está completamente cortado. Hablar del pasado se ha convertido en algo olvidado.

Sin título. Usado con autorización del artista.

CG: En 2016, al segundo año del conflicto, regresaste a Saná para tu exhibición individual titulada “Las ruinas y la paz”. ¿Me cuentas algo de esta colección?

HA: In 2015, the bombing began suddenly, and it created a strong and unexpected shock. Particularly as I lived next to the presidential house at the time which was bombed daily without stopping. Many of my neighbours moved to safer places. In a state of shock, I began to work on my sketches and plans for paintings that embodied this tragedy. This inspired the paintings in the exhibition “Ruins and Peace” which was inaugurated in January 2016. After this exhibition, I then exhibited in Bahrain in 2018 [Titled: A mantra for the Earth]. From that moment, I decided to focus on peace and coexistence as the primary goal for my art.

HA: En 2015, los bombardeos comenzaron de forma repentinamente, y crearon un fuerte e inesperado impacto. Sobre todo porque en ese momento vivía junto a la casa presidencial, que era bombardeada a diario sin parar. Muchos de mis vecinos se trasladaron a lugares más seguros. Impactado, empecé a trabajar en mis bocetos y planes de cuadros que encarnaban esta tragedia. Esto inspiró los cuadros de la exposición “Las ruinas y la paz” que se inauguró en enero de 2016. Después de esta exposición, expuse en Bahréin en 2018 [titulada: Un mantra para la Tierra]. A partir de ese momento, decidí centrarme en la paz y la convivencia como objetivo principal de mi arte.

CG: ¿Por qué elegiste centrarte en la paz?

HA: I have painted both war and peace but I choose to give peace more space. It is human nature to live in peace whereas wars are an exception in people’s lives. It is necessary to give war less time. War imposed itself as a sudden reality that we are living in.  And this surprise needs to go away in order to restore our lives and our stolen hopes. In the end everything will come to an end and art will remain.

HA: He pintado sobre la guerra y la paz, pero elijo dar más espacio a la paz. La naturaleza humana es vivir en paz, mientras que las guerras son una excepción en la vida de las personas. Es necesario dar menos tiempo a la guerra. La guerra se impuso como una realidad repentina en la que vivimos. Y es necesario que esta sorpresa desaparezca para restablecer nuestras vidas y nuestras esperanzas robadas. Al final todo llegará a su fin y el arte permanecerá.

CG: ¿Cómo ves la situación actual para los artistas en Yemen?

HA: Life has become a thing of the past and the most dangerous part in this ongoing war is the drain of minds and creators, so that its only warriors and images of martyrs that fill the streets. This is a painful and sad thing, especially since we lost a lot in everything, and the war is still going on and nothing will return as it was.

HA: La vida se ha convertido en cosa del pasado y lo más peligroso en esta guerra en curso es la fuga de mentes y creadores, de modo que solo hay guerreros e imágenes de mártires en las calles. Esto es algo doloroso y triste, sobre todo porque hemos perdido mucho en todo, y la guerra continúa y nada volverá a ser como antes.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.