Serie de Amazon Prime TV tergiversa narrativas e historias de los tamiles de Sri Lanka

Screenshot from the YouTube Video by user "Soch by Mohak Mangal".

Captura de pantalla de un video de YouTube del usuario “Soch by Mohak Mangal” que explica por qué algunos tamiles están boicoteando la segunda temporada de The Family Man (El padre de familia).

The Family Man (El padre de familia), programa de televisión de suspenso indio, estrenó su segunda temporada en Amazon Prime en mayo de 2021 y ha generado mucha controversia por retratar a los tamiles de Sri Lanka (tamiles de Lanka) de una manera colorista y problemática. El gobierno del partido DMK y otros conjuntos políticos exigieron que se prohibiera el programa de televisión.

En septiembre de 2019, la plataforma OTT de Amazon Prime estrenó The Family Man, serie de espionaje india que sigue el recorrido de un hombre encantador de clase media de Bombay que dobletea su trabajo como agente secreto mientras navega por una tormentosa vida personal.

La primera temporada de la serie tuvo narraciones en etapas a medida que rastrea miedos profundos, tensiones latentes, deseos ocultos y aventuras desenfrenadas junto con comentario política, todo con un toque dramático. La narrativa giraba en torno al conflicto geopolítica en Cachemira, y vincula a grupos extremistas violentos junto con humor absurdo, que hacen del programa un éxito veraniego arrollador mientras genera conversación sobre hipernacionalismo y estereotipación de grupos minoritarios.

El avance de la segunda temporada se estrenó el 19 de mayo de 2021, y encuadra al pueblo nativo de los tamiles como terroristas que se unen con ISIS y tienen planes destructivos para beneficio personal. Esto tuvo reacciones inmediatas de miembros de la comunidad tamil en India y Sri Lanka en medios sociales por el guion incendiario, sordo y retórico, que muchos dicen es política simplificada entre los dos países.

Reacciones diversas tras el estreno

Casi un mes después del estreno, la serie sigue generando reacciones diversas globalmente por calificar a los tamiles y sus partidarios Tamil Nadu como terroristas, que fundamentalmente desacreditan al movimiento tamil y normalizan una narrativa contra los tamiles en el proceso.

Rajmohan Arumugam, youtubero con significativa presencia en medios digitales tamiles, criticó el programa en un video de YouTube:

Extractos traducidos del video: ¿Por qué las palabras “tamiles de Lanka” se dicen con desagrado y desprecio? ¿Por qué estos cineastas no hablan de la ley de idioma oficial de 1956, también conocida como ley de solo cingalés, que se impuso en Sri Lanka? Lee Kuan Yew, padre fundador de Singapur, se comprometió a conservar el tamil como lengua oficial como una dedicatoria a los esforzados tamiles que construyeron la nación. Sin embargo, en Sri Lanka, tierra donde los tamiles han estado viviendo juntos históricamente con los cingaleses —se introdujeron políticas de exclusión para diezmarlos— parece que a nadie le importa registrar ninguno de esos incidentes en sus fantasías de celuloide.

El público también cuestionó las repercusiones de la serie en la salud mental, el género y la política social. Rajesh Rajamani, crítico de cine dedicado al cine tamil, reflexiona en un análisis de la serie en Twitter:

Mientras que la vida de los refugiados tamiles de Lanka en India ya es una lucha por cómo el Gobierno indio controla sus movimientos y cómo afecta a sus medidas de subsistencia, la serie empeora sus vidas poer presentarlos como potenciales “militantes” o “terroristas”.

(Lee todo el hilo acá.)

También se ha acusado a los realizadores de permitirse alegremente caracterizaciones divisivas y decisiones creativas formulistas que son profundamente irrespetuosas con quienes atraviesan luchas intergeneracionales por la liberación, la recuperación y la sobrevivencia en los tiempos contemporáneos. Por ejemplo, Samantha Akkineni, actriz del sur de India de piel clara, interpreta el papel de Raji (soldado femenina de Lanka) con maquillaje de color marrón “para representar auténticamente el personaje“. Este hecho, que tiene un trasfondo racista y una narrativa antinegra, tiene sus raíces en el racismo.

En Twitter, la usuaria @ridspids se quejó en línea del flagrante colorismo::

Así están las cosas: estoy viendo la segunda temporada de The Family Man. Sin embargo, literalmente han debido oscurecer la piel de Samantha Akkineni para que encaje en el personaje. Hermano, solo contrata a alguien con piel más oscura, no es tan difícil

Otras reseñas hicieron importantes observaciones sobre cómo la serie agregaría la carga de las comunidades ya perseguidas. El periodista @Bala_G tuietó:

Toda la serie Family Man es muy problemática. Es una islamofobia flagrante. Aunque intentan hacerla “neutral”, sigue siendo incómodo verla. Y lo mismo ocurre con la última secuela. Que Samantha tenga “cara morena” fue el menor de los problemas. Y ella es terrible, a decir verdad.

Entre el hecho y la ficción

Sin embargo, a algunos aficionados las críticas les parecieron exageradas. Muchos se quedaron con los indicadores superficiales de la representación asociados al estilo de la vieja escuela de Bollywood y se conformaron con los esfuerzos realizados. Otros también parecen deleitarse con los diversos tropos tipificados que se les endilgan tediosamente, como se señala en una crítica en The Pensive Mind, blog de Sradhanjalli Patra:

[..] creators have taken local actors speaking in their native language in the show. It provides a realistic take rather than casting people from other regions and dubbing their voices or continuing with the stereotypes that exist till now. [..] It shows the authenticity of the Tamil Community.

[…] los creadores han recurrido a actores locales que hablan en su lengua materna en el programa. Esto da una visión realista, en vez de contratar a personas de otras regiones y doblar sus voces o seguir con los estereotipos que existen hasta ahora. […] Muestra la autenticidad de la comunidad tamil.

Si esto lo pueden validar y centrar quienes no tienen las diversas experiencias vividas por los refugiados de guerra tamiles y por el pueblo tamil es algo que sigue dando vueltas.

Las luchas del pueblo tamil

Areas in India and Sri Lanka where Tamil is spoken.

Zonas de India y Sri Lanka donde se habla tamil. Imagen vía Wikipedia de Planemad (CC BY-SA 3.0).

Sri Lanka es un país étnicamente diverso cuya geografía ha estado sumida en conflictos poscoloniales entre la mayoría cingalesa y la minoría indígena tamil. Una Sri Lanka recién descolonizada aplicó leyes y políticas discriminatorias que hicieron del budismo la religión principal del país y del cingalés la lengua oficial, lo que privó de derechos a los tamiles nativos y redujo sus medios de vida. Esto provocó tensiones étnicas, pues a mediados de la década de 1970 surgieron varios grupos tamiles marginales que buscaban un país soberano e independiente. Los sufrimientos personales resultantes marcaron el camino y afianzaron aún más el sueño de una patria independiente (o Eelam). Estas tensiones lingüísticas, políticas, culturales y económicas exacerbadas entre los dos grupos han dado lugar a una larga guerra civil.

La lucha por el poder duró casi tres décadas y terminó en mayo de 2009, a favor del Gobierno de Sri Lanka dominado por cingaleses. La comunidad tamil de Eelam tiene actualmente inmersa en el trauma de la posguerra.

Los medios populares de India y el extranjero están llenos de representaciones problemáticas de la población tamil. Se ha acusado a los directores de cine de incurrir en personajes tamiles y de Eelam sin sentido y de “presentar sus vidas como accesorios caricaturescos para promover sus propias narrativas“, según el crítico de cine Rajesh Rajamani.

Las demandas para que el espectáculo sea retirado resonaron en todo el mundo entre los tamiles de Sri Lanka en el extranjero. Los activistas por los derechos de los tamiles Mohan Keech, de Chennai, y Tamizh Seelan, de Cuddalore, opinaron en Twitter:

India retrata a los Tigres Tamiles vinculados con ISIS ante el mundo. Family Man debería quedar prohibida permanentemente. No lo apreciamos y pedimos a los distribuidores que no proyecten la película en el estado.
Samantha Akkineni, qué vergüenza.

Fue una lucha por la libertad que hubo en Sri Lanka entre el Gobierno opresor de Sri Lanka y los Tigres Tamiles. Dejen de calumniar nuestra lucha por la libertad

A pesar de todo, los creadores publicaron una declaración oficial que asegura que se han esforzado por garantizar una “historia sensible, equilibrada y fascinante”, y que han estrenado la serie tal como estaba previsto.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.