- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Músicos romaníes hablan de inclusión en la comunidad checa en general

Categorías: Europa Central y del Este, República Checa, Arte y cultura, Derechos humanos, Etnicidad y raza, Medios ciudadanos, Música

Banda musical romaní Bengas. Foto de Jiří Bernovský, usada con autorización de Migel Milan Horvát.

Aunque los gitanos son la mayor minoría étnica de Chequia, con un 2,2 % de su población, se les considera una de las minorías más estigmatizadas y discriminadas del país. Hasta con la discriminación y los estereotipos indebidos, el pueblo romaní sigue teniendo un enorme impacto social y destaca mucho en la escena musical checa.

Conversamos con representantes de la comunidad musical romaní checa sobre los prejuicios y la discriminación que enfrentan, las últimas noticias sobre la opresión de los romaníes y la naturaleza sin fronteras de la música.

Minoría romaní y su exclusión social

La discriminación contra los romaníes tomó notoriedad en junio tras la muerte de un romaní [1] a manos de la Policía el 19 de junio. La muerte desencadenó una ola de disturbios y protestas en la comunidad romaní, ya que algunos medios romaníes compararon el conflicto con el asesinato de George Floyd en Estados Unidos. Aunque los tribunales checos dictaminaron que la Policía no fue responsable de la muerte del hombre, el caso llamó la atención sobre las tensiones entre la mayoría checa y la minoría nacional y étnica romaní.

Estas tensiones no son nuevas, sobre todo cuando se trata de la dinámica social y cultural de Chequia. Por ejemplo, el Consejo de Europa señaló recientemente que muchos programas escolares europeos no reconocen al pueblo romaní en sus planes de estudio y que muchos relatos históricos relacionados con los romaníes son poco objetivos o incompletos [2] y caen en los estereotipos.

En su informe de 2020 [3], el Consejo de Europa recomendó a República Checa que abordara la discriminación y los prejuicios contra los romaníes, incluida su historia en los libros de texto y abordara la cuestión de la propaganda y la información falsa sobre los romaníes en internet y redes sociales. También advirtieron a Chequia [4] sobre la falta de avances en sus programas de lengua romaní, pues escuelas primarias y secundarias debían ofrecer clases de lengua romaní. Estas iniciativas forman parte de un plan de 20 años para proteger a los romaníes y nómadas [5], y luchar contra el racismo, la intolerancia y la exclusión social.

Los resultados de una encuesta de junio de 2021 mostraron que el 70 % de los encuestados en Chequia expresaron antipatía por los romaníes [6].

Músicos romaníes y su inclusión social

El grupo musical gitano Kale. Foto usada con autorización de Emil «Pupa» Miko.

A pesar de la impopularidad y la exclusión social de los romaníes como pueblo, la opinión pública predominante los considera una nación muy musical.

Así lo explica Migel Milan Horvát, del grupo Bengas [7]:

We are six musicians. We have no problem with fusion, the whole family plays some instrument. We play not only Romani-Gypsy folklore, but also a lot of Latin music, Balkan music (Kusturica or Bregovič), Russian Gypsy music, Polish songs, funk, soul, and of course such evergreens as Bésame Mucho [8].

Somos seis músicos. No tenemos problemas de fusión, toda la familia toca algún instrumento. No solo tocamos el folclore gitano-romaní, sino también mucha música latina, música balcánica (Kusturica o Bregovič), música gitana rusa, canciones polacas, funk, soul y, por supuesto, temas de siempre, como Bésame mucho [9].

La música romaní es la favorita del público en general, y compositores clásicos checos de fama mundial, como Karel Bendl [10] o Antonín Dvořák [11] incluyen a menudo melodías romaníes en sus obras. En los últimos años, la música romaní puede encontrarse en casi todas las emisoras de radio, debido a la popularidad de los franceses Gypsy Kings [12] o la banda checo-estadounidense N.O.H.A. [13], famosos por su estilo romaní-latino.

En la escena checa de la música pop hay bastantes músicos de origen romaní, pero en su mayoría cantan melodías convencionales.

Horvát explica:

Czechs are a rock nation. Chinaski, Kabát — these are the leading Czech musicians, which is listened to by almost every Czech. Jan Bendig, musician of Roma origin, is probably the only one who has established himself out of many Roma people.

Los checos son una nación de rock. Chinaski, Kabát… son los principales músicos checos, que escuchan casi todos los checos. Jan Bendig, músico de origen romaní, es probablemente el único que se ha consolidado entre muchos gitanos.

Emil “Pupa» Miko, músico romaní y antiguo integrante de las bandas Věra Bílá [14] y Kale [15], dicrepa:

…on the Czech scene you can hear and see musicians of Roma origin, but they do not sing Roma music, but they rather are musically assimilated with Czech music or taste.

…en la escena checa se pueden escuchar y ver músicos de origen romaní, pero no cantan música romaní, sino que están asimilados musicalmente con la música o el gusto checo.

Aunque los festivales en vivo de todo el país suelen contar con la participación de músicos romaníes o gitanos, no aparecen en muchos de los canales convencionales.

Miko reflexionó al respecto:

We have been officially playing since 1996, when we released our first CD. Since then, we have played not only in the Czech Republic but also abroad, we have toured 36-37 countries. We play our universal music, it's Roma music, positive, dance, that everyone likes.

Czechs perceive our songs positively, they even sing our songs along with us in our concerts…

However, when we tried to promote our music on radio, even through commercial channels, they refused to play “black music”, due the fear of losing their listeners… In fact, since then did not changed much, they play old songs, for example of Antonin Gondola, or our old songs only if there is some “great” occasion.

Llevamos tocando oficialmente desde 1996, cuando publicamos nuestro primer CD. Desde entonces, hemos tocado en la República Checa, y también en el extranjero, hemos hecho giras por 36-37 países. Tocamos nuestra música universal, es música romaní, positiva, bailable, que gusta a todos.

Los checos perciben nuestras canciones positivamente, incluso cantan nuestras canciones con nosotros en nuestros conciertos…

Sin embargo, cuando intentamos promocionar nuestra música en la radio, incluso a través de canales comerciales, se negaron a poner «música negra», por miedo a perder sus oyentes… Es más, desde entonces no ha cambiado mucho, tocan canciones antiguas, por ejemplo de Antonin Gondola, o nuestras canciones antiguas solo si hay alguna «gran» ocasión.

Horvát expresó una opinión similar:

The Roma are a musical nation, we have a musical tradition for centuries… Our group is called Bengas, translated from Romani as «devils», since we play such energetic things and as fast as devils…

Czech people invite us a lot, but privately, to their celebrations. We also play a lot at festivals. The Czechs like the way we play, it won't take even 5 minutes before someone dances. Although, we are called as the “band on which you dance”, however, on the Czech market, in larger scale it is hard to get, and I know it is on the basis of the nationality. Couple of times we were giving an interview to the Czech TV and radio, but none released our music, and they didn't want to promote us in any way…

Los romaníes somos una nación musical, tenemos una tradición musical desde hace siglos… Nuestro grupo se llama Bengas, traducido del romaní como «diablos», ya que tocamos cosas tan enérgicas y tan rápidas como los diablos…

Los checos nos invitan mucho, pero en privado, a sus celebraciones. También tocamos mucho en festivales. A los checos les gusta cómo tocamos, no pasan ni cinco minutos y ya hay alguien bailando. Aunque nos llaman «la banda que baila», en el mercado checo, en mayor escala es difícil de conseguir, y sé que es por la nacionalidad. Algunas veces estuvimos dando una entrevista a televisión y radio checas, pero ninguna difundió nuestra música, y no quisieron promocionarnos de ninguna manera…

Ambos abordan la cuestión de un fenómeno como la música romaní del mundo, y señalan que el reciente punto álgido de aceptación y reconocimiento de esta música en Chequia se produjo cerca de a 2004, lo que estuvo relacionado con la visita al país de la mundialmente famosa banda Gypsy Kings.

Horvát recordó que su banda actuó como telonera en el concierto de Gypsy Kings en el estadio T-Mobile de Praga:

We also travel a lot in Europe. There are only 4–5 of us such Roma bands that travel around Europe. We lived in France for a while. Although, we try to avoid the negative thoughts, but when we compare the attitude, in Czechia, at the official level, there is a different relationship with the Roma than, for example, in France or even in neighboring Slovakia. Privately, Czechs, individuals, love us. But political discourse does not always benefit society.

También viajamos mucho por Europa. Somos cuatro o cinco bandas romaníes que viajamos por Europa. Vivimos en Francia durante un tiempo. Aunque intentamos evitar los pensamientos negativos, si comparamos la actitud, en Chequia, a nivel oficial hay una relación diferente con los romaníes a lo que hay, por ejemplo, en Francia y hasta en la vecina Eslovaquia. En privado, los checos, las personas, nos quieren. Pero el discurso político no siempre beneficia a la sociedad.

Aunque ambos músicos compartieron experiencias ampliamente positivas de aceptación por parte del pueblo checo a título individual, ambos coinciden en que a nivel más amplio existe discriminación, incluida discriminación en los medios, prejuicios y dificultad para encontrar vivienda para ellos o trabajo para sus familiares.

A la pregunta de qué necesitan los músicos romaníes para conseguir igualdad en Chequia, Emil «Pupa» Miko respondió:

I think it would take time to change that mood, the mentality and the way people with different skin colors are perceived, as it is in the USA now.

Creo que se necesitaría tiempo para cambiar ese estado de ánimo, la mentalidad y la forma en que se percibe a las personas con diferentes colores de piel, como ocurre ahora en Estados Unidos.

Migel Milan Horvát concluyó:

I believe, the future is in the hands of children… What I am most interested in, when we play, is the reactions of the children. If the child is interested in something, it is immediately recognizable. Adults can lie, but children will not. I know that. We played for over 10 years in orphanages. Plus, we're all in the band around 50 years old now. It is important to stay positive, and Roma music is positive.

Creo que el futuro está en manos de los niños… Lo que más me interesa, cuando jugamos, son las reacciones de los niños. Si el niño está interesado en algo, se reconoce inmediatamente. Los adultos pueden mentir, pero los niños no. Yo lo sé. Hemos jugado durante más de diez años en orfanatos. Además, todos los miembros de la banda tenemos alrededor de 50 años. Es importante ser positivo, y la música romaní lo es.