¿Dónde están las voces de los uigures de Asia Central y Rusia?

Activista tártaro, miembro de la Unión de la Juventud Tártara ‘Azatlyq’, sostiene un cartel que dice ‘Exigimos que se detenga el genocidio del pueblo uigur en la República Popular de China’ en ruso en apoyo a los uigures chinos en tártaro, 21 de junio de 2021. Imagen de Facebook, utilizada con autorización.

A pesar de que exciten grandes comunidades uigures de Asia Central y Rusia, siguen siendo relativamente pasivas al condenar las violaciones de los derechos humanos contra los uigures en China, en comparación con los uigures de los países occidentales. ¿Son realmente “pasivos” como sugieren algunos comentaristas o simplemente son menos visibles? ¿Se trata de una cuestión sociocultural, ya que el activismo en favor de los derechos humanos en Rusia y Asia Central está todavía en transición, a diferencia de las democracias occidentales? ¿Se trata de una cuestión política, en la que al activismo abierto lo están silenciando los Estados para complacer a un lucrativo socio económico? ¿O se debe a la falta de conocimiento sobre el tema, dada su escasa cobertura en lenguas locales?

Al igual que muchas otras minorías étnicas de China, los uigures, comunidad étnica musulmana túrquica de 12 millones de personas, llevan desde principios de la década de 1990 perdiendo constantemente su estatus legal y político y su cultura. Desde principios de 2021, el mundo ha sido testigo de casos documentados de violaciones de derechos humanos sin precedentes y de deshumanización de esta minoría. A pesar de la condena de académicos y defensores de los derechos humanos y de las sanciones impuestas a China por Estados occidentales (la Unión EuropeaReino Unido, Canadá y Estados Unidos, entre otros), la situación no ha mejorado sino que se está deteriorando.

China ha respondido con sanciones recíprocas, y pocos países pueden permitirse enfrentarse a ese gigante económico. Por ejemplo, algunos países árabes musulmanes, de los que cabría esperar que apoyaran a los uigures por ser “hermanos” musulmanes, han apoyado al Estado chino en cuestiones relacionadas con Sinkiang e incluso han deportado a uigures.

Los otros “hermanos” de los que cabría esperar que apoyaran a los uigures son otros Estados túrquicos como Turquía, Azerbaiyán y países de Asia Central.

Fuera de China, la mayor concentración de uigures se encuentra en Asia Central, donde, según estadísticas oficiales, su población ronda el medio millón: se dice que hay 300 000 uigures en Kazajistán, 50 000 en Kirguistán, 20 000 en Uzbekistán y unos 10 000 en Turquía. En los países occidentales, las comunidades uigures son mucho más pequeñas: por ejemplo, en Alemania hay menos de mil uigures y en Estados Unidos viven unos 15 000.

Sin embargo, las comunidades más pequeñas de uigures en los países occidentales son más activas. Organizaciones no gubernamentales como World Uyghur Congress (Congreso Mundial Uigur), en Alemania, y Uyghur Tribunal, en Reino Unido, destacan en el ámbito internacional.

Sofiya, representante del Congreso Mundial Uigur, me dijo:

Mostly, we receive support from our own community, Uyghurs around the world. Turkish community has been also showing us a great amount of [moral] support for a long period of time.

Principalmente, recibimos el apoyo de nuestra propia comunidad, los uigures de todo el mundo. La comunidad turca también nos ha mostrado gran apoyo [moral] durante mucho tiempo.

Dado que la información de las fuentes oficiales no ofrece una imagen completa, publiqué preguntas en páginas de medios sociales, en diferentes grupos y comunidades relacionadas con los túrquicos, sobre el apoyo túrquico a los uigures.

Las ONG uigures de Kazajistán, Kirguistán y Rusia también reconocen el apoyo del pueblo turco. Sin embargo, un comentarista turco en una página de Facebook señaló que, aunque Turquía proporciona mayor apoyo moral a los uigures que otros países, es menor que el que proporciona al Estado palestino. Lo dijo en referencia al arresto domiciliario de un activista uigur a favor de los derechos humanos durante la visita de funcionarios chinos, que fue justificado por los funcionarios turcos como una medida contra el COVID-19.

Los uigures en Kazajistán son, sin dudas, el mayor grupo, con más de 100 000 uigures solo en la ciudad de Almaty. Varias organizaciones culturales operan en Kazajistán, incluida una asociación informal detrás del grupo de Facebook “Uyghurs of the World” (Uigures del Mundo). Este grupo también participa en la actividad sociopolítica y organiza encuentros educativos para estudiar la historia y la realidad de los uigures chinos. Uno de los activistas que vive en Kazajistán a quien entrevisté, describe su actividad sobre el terreno:

The Uyghurs here in Kazakhstan are trying to bypass the “Uyghur issue.” … Conferences or gatherings are not prohibited in Kazakhstan, but there are no official rallies or pickets; they are not supported at the official level. On the contrary, when something of this kind is planned, there is always communication with the state security. Therefore, it happens so that a picket is planned, but the Uyghurs are not there. <….>Uyghurs in Central Asia rely more on Uyghurs in Europe or the United States … where the Uyghur issue is openly discussed.

En Kazajistán, los uigures tratan de evitar la “cuestión uigur”. […] Las conferencias o reuniones no están prohibidas en Kazajistán, pero no hay concentraciones ni piquetes oficiales; no se apoyan a nivel oficial. Por el contrario, cuando se planea algo de este tipo, siempre hay comunicación con la seguridad del Estado. Por lo tanto, ha ocurrido que se ha planificado un piquete, pero los uigures no estaban allí. [….] Los uigures de Asia Central confían más en los uigures de Europa o Estados Unidos […] donde se discute abiertamente la cuestión uigur.

Sin embargo, en Rusia y en los Estados de Asia Central, los debates no son tan abiertos y las autoridades a veces incluso apoyan la política de China, al igual que sus homólogos árabes.

En las respuestas a mi publicación en las redes sociales, algunos usuarios aludieron a la falta de información en los medios oficiales, mientras que otros, como un usuario del grupo Somos túrquicos, se mostraron partidarios de la integración:

They, Uyghurs, shall integrate to the vertical and horizontal structures of their state – China, and stop being a source of Islamic extremism there. If not, then they should either leave their homeland, or be violently assimilated. Integration is better than assimilation…<…>

Los uigures deben integrarse a las estructuras verticales y horizontales de su Estado, China, y dejar de ser una fuente de extremismo islámico en ese país. Si no es así, deberán abandonar su patria o ser asimilados violentamente. La integración es mejor que la asimilación… […]

En el grupo Belleza túrquica, una entrada pedía un debate entre los participantes de diferentes orígenes étnicos. Varios destacaron la inactividad de los propios uigures en la región de Asia Central:

In Almaty Kazakhs are three months in a row picketing the General Consulate of PRC against tortures and camps in East Turkistan, however not even a single Uyghur has joined.

En Almaty, los kazajos llevan tres meses seguidos haciendo piquetes en el Consulado General de la Repúlica Popular China contra las torturas y los campamentos en Turquestán Oriental, pero no se ha unido ni un solo uigur.

Otro usuario manifestó su acuerdo:

Uyghurs in Central Asia are very passive, for what concerns the Uyghurs historical homeland. They, it could be said, are indifferent to the problems of the genocide in XUAR.

Los uigures de Asia Central son muy pasivos en lo que respecta a la patria histórica de los uigures. Podría decirse que son indiferentes a los problemas del genocidio en la XUAR (Región Autónoma Uigur de Sinkiang).

Los activistas uigures de Kazajistán y Kirguistán respondieron de forma similar, mencionaron la asociación estratégica de estos países con China, los grupos de presión chinos y la posición de los uigures como minoría nacional o incluso como comunidad extranjera en la región.

En una entrevista que realicé a Farkhat Ibragimov, del Congreso Mundial Uigur de Kirguistán, me explicó algunas de las dificultades de estos países:

There are, of course, also differences: when rallies or pickets are organized by ethnic Kazakhs in Kazakhstan or Kyrgyz in Kyrgyzstan, and when they are organized by national minorities, especially in support of the Chinese Uyghurs. A summons for interrogation, a fine, and even detention can arrive here. In addition, many of Uyghurs themselves are afraid both for their own lives and families and for their relatives in China.<…>

Por supuesto, también hay diferencias: cuando las concentraciones o los piquetes son organizados por personas de etnia kazaja en Kazajistán o kirguisa en Kirguistán, y cuando son organizados por minorías nacionales, especialmente en apoyo de los uigures chinos. Aquí puede llegar una citación para un interrogatorio, una multa e incluso una detención. Además, muchos de los propios uigures temen tanto por sus vidas y familias como por sus familiares en China. […]

Ibragimov añade que la mayoría de los uigures perdieron la conexión con sus familiares en Sinkiang en 2016, cuando era peligroso incluso llamarlos.

Rafkat Sadykov, de la asociación interregional rusa Asociación Cultural Nacional de Uigures en Moscú y San Petersburgo, confirmó esta opinión y mencionó el número relativamente pequeño de uigures en Rusia: 4000 en todo el país, unos 400 en la región de Moscú y solo 182 en toda la ciudad de Moscú.

Sadykov dijo que en Rusia, los uigures y sus partidarios son libres de organizar actos culturales y educativos, e incluso pueden organizar y participar en piquetes unipersonales frente a la embajada china. Sin embargo, los actos de mayor envergadura no son bienvenidos.

…there is no oppression based on nationality in Russia. We live freely and organize events. There is rather a tacit ban on a political stance towards China. Russia does not welcome support for China's declared “separatism.” For Russia, China is a strategic partner. We understand [the] Russian position in relation to China. After all, a conflict with such an international partner can hurt the country's economy, and it will affect everyone …

…en Rusia no hay opresión por la nacionalidad. Vivimos libremente y organizamos eventos. Más bien existe una prohibición tácita de adoptar una postura política respecto a China. Rusia no ve con buenos ojos el apoyo al declarado “separatismo” de China. Para Rusia, China es un socio estratégico. Entendemos [la] posición rusa en relación con China. Al fin y al cabo, un conflicto con un socio internacional de este tipo puede perjudicar la economía del país, y afectará a todos…

Cuando se le preguntó por la relativa inactividad de las comunidades uigures en la región, Sadykov dijo:

[The] Uyghur’ issue for us is not the past or something distant. We are all worried not only for our relatives, but also for our compatriots; this is a sore point for us. And we are not silent, albeit through culture, or single pickets, we try to convey information to people, we talk about it wherever possible. True, our voices are not as audible as the voices of the Uyghurs in Germany, for example.

La cuestión “uigur” para nosotros no está en el pasado ni es algo lejano. Todos estamos preocupados no oólo por nuestros parientes, sino también por nuestros compatriotas. Es un tema delicado para nosotros. Y no nos callamos. Aunque sea a través de la cultura o de piquetes individuales, intentamos transmitir información a la gente, hablamos al respecto siempre que es posible. Es cierto que nuestras voces no son tan audibles como las de los uigures en Alemania, por ejemplo.

Al reflexionar sobre las limitaciones de la organización de actos sociales y políticos sobre cuestiones uigures, el activista kazajo señala el panorama general:

The human rights activism is not important just for Uyghurs, but rather for others, in order to learn and avoid such a destiny.

El activismo por los derechos humanos no es importante solo para los uigures, sino para los demás, para aprender y evitar ese destino.

Teniendo en cuenta lo anterior, que no se escuchen las voces centroasiáticas y rusas no siempre significa silencio o pasividad, sino más bien una falta de mayor cobertura y, a la vez, la falta de conocimiento.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.