En India, empresas de redes sociales podrían ser responsables de contenidos generados por usuarios

Twitter headquarters in San Francisco, US. Image via Wikimedia Commons by User:FASTILY. CC-BY-SA-4.0.

Sede central de Twitter eh San Francisco, Estados Unidos, Imagen vía Wikimedia Commons por FASTILY (CC BY-SA-4.0).

El 16 de junio, Twitter se encontró fuera de las normas de responsabilidad de los intermediarios del “puerto seguro” de India, que normalmente brindan protección legal contra contenidos generados por los usuarios. Ravi Shankar Prasad, ministro de Derecho y Justicia, Electrónica y Tecnología de la Información y Comunicaciones de India, explicó en una serie de tuits cómo la empresa no cumplía con las normas de tecnología de la información de 2021 de la ley india de informática de 2000. En respuesta, a finales de junio, los medios indios The Quint y The Wire presentaron recursos ante el Tribunal Superior de Delhi para impugnar la validez constitucional de estas normas.

Actualización de la audiencia: Las peticiones presentadas por The Quint y The Wire para impugnar la validez de las normas de tecnología de la información (directrices de los intermediarios y código de ética de medios digitales) de 2021 se encuentran en la lista del Tribunal Superior de Delhi. Observaremos los procedimientos y los mantendremos informados.

Mientras que Prasad se ha manifestado enérgicamente sobre el supuesto incumplimiento de las normas informáticas de India por parte de Twitter, muchos activistas de la libertad de expresión y representantes de la sociedad civil sugieren que las propias normas son el problema. El 11 de junio, los relatores especiales de Naciones Unidas sobre libertad de expresión, privacidad y derecho de reunión pacífica publicaron un informe en el que destacaban que las normas “no parecen cumplir los requisitos del derecho internacional y las normas relacionadas con los derechos a la privacidad y a la libertad de opinión y expresión”.

Prasad anunció el incumplimiento de Twitter unas horas después de que la Policía presentara una denuncia en Ghaziabad, estado indio de Uttar Pradesh, donde cinco nacionalistas hindúes agredieron a un musulmán de 72 años. Muchos usuarios de Twitter tuitearon al respecto, y Twitter acabó restringiendo los tuits de 50 usuarios relacionados con este incidente por petición del Ministerio de Informática de India.

Hay planteadas numerosas preguntas sobre si Twitter tiene derecho a la disposición de puerto seguro. Sin embargo, la realidad es que Twitter no ha cumplido con las directrices para intermediarios que entraron en vigor el 26 de mayo.

El anuncio llegó justo después del supuesto incumplimiento de las normas informáticas por parte de Twitter. El Gobierno indio ha intentado en repetidas ocasiones que se retiren los tuits críticos con el Gobierno. A mediados de mayo, Patra y muchos otros afiliados al BJP habían acusado falsamente al Congreso Nacional Indio de desarrollar unas “herramientas” para dañar la imagen del primer ministro indio, Narendra Modi, durante la segunda oleada de la pandemia de COVID-19 en 2021. A mediados  de mayo, el Gobierno indio advirtió a Twitter que retirara la marca de “medios manipulados” de los tuits del portavoz del BJP, Sambit Patra. A finales de mayo, la Policía de Delhi allanó la oficina de Twitter.

En un informe detallado sobre responsabilidad de los intermediarios en India, el Centro para Internet y la Sociedad, respetada organización india de investigación política, sugirió que el Gobierno ha abusado de la sección 69A de la Ley de Tecnologías de la Información como justificación para eliminar contenidos que están constitucionalmente protegidos como libertad de expresión. Los autores de este informe temen que la Ley de Tecnologías de la Información esté socavando la capacidad de las empresas de redes sociales para proteger los derechos humanos en sus plataformas.

El 29 de junio, el periodista indio Kashish Singh, de The Quint, afirmó que Bajrang Dal, organización militante nacionalista hindú, había presentado una denuncia policial contra el director general de Twitter India, Manish Maheshwari. Bajrang Dal, BJP y otras organizaciones nacionalistas hindúes de derecha constituyen el Sangh Parivar, dirigido por la organización paramilitar Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS).

El director general de Twitter India, Manish Maheshwari, quedó fichado en virtud del artículo 505 (2) del Código Penal indio y del artículo 74 de la ley de tecnologías de la información (modificada) de 2008 por mostrar un mapa erróneo de India en su sitio web, tras la denuncia de un dirigente del Bajrang Dal en Bulandshahr.

Intermediarios

Importantes entidades de la sociedad civil internacional, como Mozilla, expresaron su gran preocupación por las normas informáticas de India cuando entraron en vigor en febrero de 2021, sugieren que están poniendo en peligro la internet abierta.

Las normas se dividen en tres partes: la primera define los términos legales, incluye expresiones recién acuñadas como “intermediarios significativos de medios sociales” (SSMI, como Facebook y Twitter), y la segunda y tercera detallan los cumplimientos y requisitos. El Ministerio de Electrónica y Tecnología de la Información indio es el encargado de administrar las directrices para los intermediarios relacionados con la mensajería, como WhatsApp (propiedad de Facebook), Facebook Messenger y Telegram, y los intermediarios relacionados con los medios, como Facebook, Instagram (propiedad de Facebook) y Twitter.

La tercera parte de la normativa también pretende regular los medios digitales, pero los detalles sobre estas plataformas aún no están claros, al igual que la regulación de las plataformas de libre transmisión (OTT), como Amazon Prime, Disney+Hotstar y Netflix, a través del Ministerio de Información y Radiodifusión. Las peticiones presentadas por The QuintThe Wire ante el Tribunal Superior de Delhi, podrían ayudar a aclarar la constitucionalidad de estas normas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.