En Turquía, nuevas medidas de ahorro son selectivas

Llegada de Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, de G20 Argentina (CC BY 2.0).

El 30 de junio, el presidente del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), Recep Tayyip Erdoğan, emitió una circular en la que instruía a los funcionarios a reducir los gastos. Las reducciones de costos se aplicarán a todos los complejos inmobiliarios, construcciones, compras y arrendamientos de instituciones públicas, que se detendrán inmediatamente, según informa Hurriyet Daily News. Mientras el presidente presentaba las iniciativas de ahorro, la primera dama, Emine Erdoğan, recomendaba a los ciudadanos que redujeran su consumo de alimentos en su discurso en el acto “Protege los alimentos, protege tu mesa” del Ministerio de Agricultura y Silvicultura. La reducción de gastos eximió al presidente y al Parlamento, al igual que el consejo de la primera dama. En Twitter, surgieron referencias a su gusto por los bolsos caros y sus hábitos de gasto, con usuarios que criticaron la hipocresía de las nuevas medidas.

Emine Erdogan: Vamos, reduzcamos nuestras porciones.

Emine Erdogan, que usa un bolso Hermes de 40 000 dólares, dice: “Vamos a tomar medidas sencillas: preparemos una lista de la compra antes de ir al supermercado y reduzcamos nuestras porciones”.

El mismo día, el Gobierno anunció un aumento del 15 % en los precios de la electricidad y del 12 % en gas natural para uso residencial.

Al hablar de la circular en una rueda de prensa en el Parlamento, el vicepresidente del grupo del Partido Democrático Popular (HDP), Saruhan Oluç, dijo que la nueva medida no es más que un “certificado de quiebra” o un “acuerdo de quiebra”. Y añadió: “Hay un movimiento rápido hacia la quiebra; quizás ya han entrado en quiebra, pero aún no lo han anunciado plenamente”.

El portavoz del partido CHP, Faik Öztrak, se burló de las nuevas medidas del partido gobernante en un tuit.

El ministro del Interior designado dijo: “Nuestra economía despegará en julio. Alemania y Estados Unidos estarán celosos de nosotros”, resulta que esto es lo que quería decir cuando compartía las buenas noticias. A partir del 1 de julio, los precios de la electricidad han aumentado un 15 %. No hay otro gobierno en el mundo que se burle tanto de sus ciudadanos.

En un discurso pronunciado en la provincia turca de Afyon el 5 de junio, el ministro del Interior, Süleyman Soylu, dijo: “Verán que, a partir de julio, nuestra economía dará un salto y un crecimiento tal que Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y, sobre todo, Estados Unidos, que se entromete en todo, se resquebrajarán y explotarán”.

Tres días antes de la visita de Soylu a Afyon, la lira turca alcanzó nuevos mínimos frente al dólar.

El ex primer ministro Ahmet Davutoğlu también se sumó a la ola de críticas contra la decisión del aumento de la electricidad y el gas en un tuit:

Como si no bastara con el aumento mensual de los precios del gas natural, han aumentado en 15 % los costos de la electricidad.

Es como si el Gobierno se comprometiera a hacer lo que pueda para llevarse lo que los ciudadanos tienen.

Otros criticaron la decisión de crear el Comité de Estabilidad de Precios, anunciada el 30 de junio en un decreto presidencial. El nuevo comité se creó para ayudar al país a luchar contra la inflación, que en los últimos años se ha situado sistemáticamente en dos dígitos. Según Hurriyet Daily News, el comité incluye a los ministros de Hacienda y Finanzas, Comercio, Trabajo y Seguridad Social, Energía y Recursos Naturales, Industria y Tecnología, y Agricultura y Silvicultura, y a la directiva del Banco Central y al jefe de Estrategia y Presupuesto de la Presidencia. “Esto es lo que ocurre cuando el presidente le quita al banco central la capacidad de usar la política de tipos de interés independientemente”, tuiteó el economista Timothy Ash:

Turquía establece un Comité de Estabilidad de Precios. Otros países suelen tener bancos centrales encargados de esta tarea. Esto es lo que ocurre cuando el presidente le quita al banco central la capacidad de utilizar la política de tipos de interés independientemente.

El presidente Erdoğan ha sustituido a tres directivos del Banco Central desde 2019, lo que demuestra su control sobre el Banco Central y las políticas monetarias. El último reemplazo se produjo a través de un decreto nocturno publicado en la Gaceta Oficial en marzo de 2021, cuando Naci Agbal, exministro de Finanzas, fue reemplazado por Sahap Kavioglu, profesor de banca y columnista en un periódico del Gobierno. Aunque no hubo explicación oficial sobre esta sustitución, los expertos dijeron que el repentino reemplazo se relacionaba con la decisión de Agbal de aumentar los tipos de interés, lo que va en contra de las teorías poco ortodoxas del presidente Erdoğan sobre la política monetaria y su impacto en la inflación. Agbal estuvo en su puesto solo cuatro meses antes de ser sustituido por Kavioglu, que casualmente comparte las opiniones del presidente sobre política monetaria. Bajo el mandato de Agbal, la lira turca indicaba una recuperación, pues elevó el tipo de interés hasta el 19 % desde el 10,25 %, desde que asumió el cargo en noviembre de 2020.

En entrevista con la BBC, Jeffrey Halley, analista de mercado de la firma de cambio de divisas Oanda dijo: “La premisa base de la Erdonomía es que las mayores tasas de interés causan mayor inflación, teoría que contradice la teoría económica convencional en todas partes”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.