¿Qué ha perdido Hong Kong a un año de la promulgación de Ley de Seguridad Nacional?

Imagen de The Stand News. Usad con autorización.

Este artículo es la traducción de un informe chino publicado por The Stand News el 1 de julio de 2021. Se reproduce en Global Voices en virtud de un acuerdo de asociación de contenidos.

La Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín entró en vigor en Hong Kong hace poco más de un año, el 30 de junio de 2020.

Antes de su promulgación, la jefa ejecutiva Carrie Lam aseguró que la ley no afectaría los derechos y libertades que los hongkoneses disfrutan desde hace tiempo, como libertad de expresión y derecho a la protesta.

Sin embargo, un año después, los hongkoneses han perdido el derecho a asistir a protestas y asambleas públicas; se ha cerrado The Apple Daily, el mayor periódico democrático de Hong Kong, y se han disuelto numerosos grupos cívicos.

Pero Carrie Lam contó una historia diferente en su página de Facebook y elogió el logro de la ley de seguridad nacional en el aniversario de su promulgación:

事實擺在眼前,香港擺脫了黑暴橫行、人心惶惶的社會動亂,廣大市民可恢復依法享有他們的自由和人權,而特區的抗疫工作也可走出暴力對抗、泛政治化的困局

Por otro lado, el profesor Chung Kim-wah, sociólogo de Hong Kong, declaró en una entrevista a The Stand News que la ley de seguridad nacional ha causado un “daño general” a Hong Kong. Insistió en que los efectos de la ley han sido drásticos ya que muchas instituciones nacionales y su capital se han marchado, miles de personas han emigrado y ha surgido una campaña generalizada de malestar social en la ciudad.

Libertad de asociación

El 1 de julio es el aniversario de la entrega de Hong Kong a China. Antes, el Gobierno hubiera organizado actividades para celebrar el momento histórico, mientras que el Frente Civil de Derechos Humanos dirigía una manifestación para demostrar el descontento de la población. La manifestación del 1 de julio de 2003 atrajo a medio millón de manifestantes.

En 2020, la Policía prohibió la actividad por supuesto control de la pandemia. No obstante, muchos siguieron manifestándose en las calles. Al final, hubo 370 detenidos, diez acusados de violar la NSL, como el motociclista Tang Ying Kit, acusado de incitar a la subversión por exhibir el lema: “Libertad para Hong Kong, Revolución de nuestros tiempos”.

La vigilia anual del 4 de junio en el parque Victoria también ha sido prohibida por la Policía de Hong Kong dos años consecutivos, siempre por razones de la pandemia. En 2020, antes de que se promulgara la ley de seguridad nacional, las personas se reunieron espontáneamente en distintos distritos para conmemorar la masacre de Tiananmén de 1989. El 4 de junio de este año, la Policía detuvo a la activista Chow Hang Tung, y desplegó numerosos policías para impedir que la gente entrara el el parque Victoria y hubiera reuniones públicas.

Chow fue detenida de nuevo un día antes del 1 de julio de este año. La Policía la acuso de “incitar a otros a participar a sabiendas e ilegalmente en una reunión no autorizada”.

Derecho a participar en elecciones

La mayor persecución desde la promulgación de la ley de seguridad nacional ha sido la acusación de subversión contra 47 activistas democráticos por su participación en las elecciones primarias. Fueron acusados oficialmente a finales de febrero de este año, y hay 35 que están detenidos hace más de cuatro meses.

Independientemente del resultado de los juicios, es probable que los hongkoneses no tengan la oportunidad de votar por ellos en futuras elecciones. Después de que el Gobierno detuvo las elecciones del Consejo Legislativo de 2020 para controlar la pandemia, Pekín dio instrucciones instrucciones para “mejorar el sistema electoral”. Como resultado, se enmendó la ley electoral con un mecanismo de selección de candidatos y un requisito de compromiso de lealtad. El nuevo sistema hará muy difícil que los demócratas entren en la legislatura en el futuro.

Es probable que el Gobierno prohíba los llamados al boicot electoral, la emisión de votos blancos o inválidos, o la obstrucción deliberada del voto de otras personas, todo lo cual podría empañar la legitimidad del resultado de las elecciones.

Libertad de asociación

El movimiento contra la extradición de China ha favorecido la creación de sindicatos. Por ejemplo, la Alianza de Empleados de la Autoridad Sanitaria (HAEA) se creó en noviembre de 2019 con más de 10 000 miembros. Convocó una huelga en febrero de 2020, e instó al Gobierno a cerrar la frontera continental para evitar que el COVID-19 se propagara en Hong Kong. Sin embargo, la presidenta de HAEA, Yu Wai-ming, se encontraba entre los 47 activistas detenidos. Se le denegó la fianza y actualmente permanece detenida.

Como consecuencia del nuevo requisito de compromiso de lealtad entre funcionarios públicos, muchos de los nuevos sindicatos de funcionarios públicos se han visto o se verán obligados a disolverse. El secretario de trabajo y bienestar social, Law Chi-kwong, remarcó que se aseguraría de que los sindicatos cumplieran con la ley de seguridad nacional.

Recientemente, se disolvió un sindicato de médicos, el Sindicato de Médicos de Primera Línea, creado casi hace 20 años. El exvicepresidente Siu Yuk Leung explicó que nadie estaba dispuesto a asumir el papel de organizador sindical.

Entre el 24 y el 30 de junio de 2021, se disolvieron seis grupos cívicos, procedentes de diversos ámbitos: Sindicato de Médicos de Primera Línea y Medicina Inspira eran del sector médico, Política del Distrito de Shatín y la Coalición de la Nueva Democracia eran grupos políticos, gov.hk del sector de las tecnologías de la información y la Iglesia de Primavera del sector religioso.

Libertad de prensa

En la reciente operación policial de seguridad nacional, el periódico democrático Apple Daily fue acusado de publicar comentarios que pedían una sanción extranjera en Hong Kong. Siete ejecutivos fueron detenidos y se congelaron los activos del periódico. Finalmente, se vio obligado a cerrar el 25 de junio y todos los artículos anteriores fueron eliminado de internet. Carrie Lam insistió en que la operación no era una represión de la libertad de prensa, sino una medida adecuada contra actos sospechosos que ponen en peligro la seguridad nacional.

Apple Daily no fue el único objetivo. La emisora pública Radio y Televisión de Hong Kong (RTHK) también pasó por una drástica remodelación a lo largo del año. Desde que Lee Pak Chuen se convirtió en director de la emisora en marzo, introdujo un mecanismo de selección y censuró varios episodios en programas relacionados con la actualidad como Conexión Hong Kong y Punto de vista 31. También se retiraron del canal de YouTube de RTHK producciones de video anteriores.

Entre el 24 y 30 de junio de 2021, Punto de vista 31, RTHK Talk Show y el programa de noticias del canal inglés The Pulse fueron interrumpidos sin previo aviso. Además, Alan Au, presentador de Free Wind Free Phone, programa de entrevistas con comentarios de noticias, fue sustituido por motivos de revisión de contenidos y personal.

Efectos secundarios

El Gobierno de Hong Kong subrayó que la ley de seguridad nacional había restaurado la estabilidad de la ciudad y mejorado su economía. Además defendió medidas como la congelación de activos de las empresas de medios de comunicación como norma internacional para evitar nuevas actividades criminales.

Sin embargo, el Wall Street Journal informó en junio que innumerables empresas multinacionales y profesionales se están retirando de Hong Kong ante la agitación política, las medidas autoritarias de Pekín y el impacto de la pandemia. La Cámara de Comercio estadounidense en Hong Kong también declaró que algunos de sus miembros están preocupados por el futuro de las perspectivas de inversión en Hong Kong tras la aplicación de la ley de seguridad nacional.

Si bien Edward Yau, secretario de comercio y desarrollo económico, coincidió en que es necesario explicar claramente las nuevas líneas rojas trazadas por la ley de seguridad nacional, subrayó que el número de inversionistas extranjeros que tienen su sede regional en Hong Kong se mantiene estable.

Sin embargo, el profesor Chung Kim-wah no está de acuerdo con la evaluación del Gobierno. Afirmó que lo único que veía era un daño generalizado ya que, tras un año de la entrada en vigor de la ley de seguridad nacional, el sistema judicial se había visto socavado y los hongkoneses habían perdido el derecho a un juicio justo:

最後得到咩好處?… 只係造成一系列破壞,換嚟佢哋所謂嘅平靜,但實際上無平靜到……政府一無所得,甚至面對好嚴峻嘅 side effect,國際機構或者資金已經走曬,衍生好龐大嘅移民潮,亦令社會出現不合作運動。

¿Dónde está el beneficio?… Todo lo que ha causado es una serie de daños a cambio de lo que llamaron estabilidad. En realidad, no hay paz… el Gobierno no ha ganado nada y ahora enfrenta efectos secundarios muy drásticos. Las multinacionales o los capitales se han marchado y ha surgido una enorme ola de éxodo. La gente de la sociedad no está dispuesta a cooperar con la política del Gobierno.

Además señaló que la ley de seguridad nacional ha profundizado el conflicto social y ha desgarrado a la comunidad. En estas circunstancias, sería muy difícil restablecer el nuevo orden. En su opinión, la gente seguirá resistiendo de forma pasiva y adoptando una actitud poco cooperativa hacia el Gobierno durante un periodo previsible, y ese sentimiento público no favorece la aplicación de las políticas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.