Voluntarios abordan problema del plástico en Bali durante la pandemia

Captura de pantalla del video de la organización ambiental Sungai Watch en el que se detalla su tecnología de gestión de plásticos, que se supone frena la contaminación por plásticos en los ríos de Bali

Numerosos movimientos de base, ONG y voluntarios están aprovechando el cierre de fronteras por la pandemia en Indonesia para luchar contra el viejo problema de la contaminación por plásticos en Bali, y están limpiando ríos y bosques que se han llenado de plásticos y basura que dejn los turistas.

Aunque los problemas de basura de Bali están bastante bien documentados, la raíz del problema está en décadas de turismo insostenible junto con una infraestructura de gestión de residuos subdesarrollada y un aumento de la contaminación marina global.

Turismo y basura

El turismo es un enorme motor económico en el archipiélago y ha crecido a un ritmo vertiginoso en los últimos años. Entre 2010 y 2019, el turismo de Bali se duplicó con creces, pasó de 2,57 millones a 6,3 millones de visitantes. Sin embargo, mientras los mercados del turismo y la hostelería se han disparado, las infraestructuras de la isla se han estancado, sobre todo sus instalaciones de gestión de residuos, transporte y tratamiento de aguas, con lo que quedan mal equipadas para hacer frente a la afluencia masiva de visitantes.

Gus Angung, director de la oficina de turismo de Bali, explicó el problema en una entrevista con ABC News In Depth.

The infrastructure is the problem here in Bali. Traffic and rubbish. The number one problem in Bali. Bali has already had tourism [for] more than 100 years. All of the money comes in, but 70 percent of the money goes out of Bali because the business is not operated by [the] Balinese people. The way of thinking has to change.

La infraestructura es el problema aquí en Bali. El tráfico y la basura. El primer problema en Bali. Bali tiene turismo desde hace más de cien años. Todo el dinero entra, pero el 70 % del dinero sale de Bali porque el negocio no está a cargo de balineses. La forma de pensar tiene que cambiar.

En promedio, en Bali, un turista usa por cabeza 3.5 veces más plástico por día que un habitante local.

El problema del plástico de Indonesia

Bali, al igual que gran parte de Indonesia, no tiene un sistema centralizado de gestión de residuos, por lo que la mayor parte de la basura acaba en los ríos de la isla, que finalmente la llevan al océano. Sin embargo, durante la temporada de lluvias del país, las tormentas en el mar arrastran la basura de vuelta a las costas indonesias, a sus playas, y crea un ciclo interminable de contaminación.

En 2021, Bali ha vivido una temporada de lluvias especialmente problemática en la que sus playas se han visto inundadas de basura. El 4 de enero de 2021, durante la limpieza de la playa, un ciudadano protestó disfrazado de sirena y posó en los campos de basura que cubrían la playa.

Sirena en un mar de… ¿basura?

MIRA: Una persona vestida de sirena yace en la playa de Kuta cubierta de basura en Bali, Indonesia, el lunes 4 de enero.

📷: Dwi Duarsa vía Reuters.

Durante una sola limpieza de playa, no es raro que se embolsen entre 30 y 60 toneladas de basura. Denise Hardesty, investigadora de la agencia científica australiana CSIRO, que se especializa en la contaminación global por plástico, declaró a The Guardian que hay una «cantidad tremenda» de plástico arrastrado a la orilla, y se espera que la situación solo empeore.

It’s not new and it’s not surprising and it happens every year, and it’s been growing over the last decade. The rubbish had likely not traveled far and there would be many other beaches on the Indonesian archipelago suffering a similar fate.

No es algo nuevo ni sorprendente, ocurre todos los años, y ha ido creciendo en la última década. Es probable que la basura no haya viajado mucho y que haya muchas otras playas del archipiélago indonesio que sufran un destino similar.

Indonesia produce alrededor de 6,8 millones de toneladas de plástico al año, de las cuales cerca del 90 % acaban en forma de basura en las calles, en los vertederos o en el océano, y eso sin tener en cuenta las toneladas de basura que se importan de Australia y los países occidentales cada año.

El Gobierno balinés espera frenar esa cifra y reducir su producción de plástico en un 70 % para 2025. Para eso, han emprendido diversas iniciativas destinadas a reducir su problema de basura, aunque pocas han tenido éxito.

Por ejemplo, en diciembre de 2018 el gobernador de Bali anunció que la provincia prohibiría bolsas de plástico de un solo uso, algo que fue ampliamente ignorado.

La pandemia de coronavirus ha agravado aún más el problema del plástico en la isla, ya que la gente depende de los equipos de protección personal desechables y del plástico de un solo uso para la comida de los restaurantes. Algunos investigadores estiman que, a nivel mundial, la pandemia ha provocado una contaminación adicional de 1,6 millones de toneladas de plástico al día.

Ambientalistas de base

Aunque el Gobierno está luchando para combatir el problema de la basura en la isla, personas y comunidades están dando un gran paso para tratar de detener la marea de la contaminación por plástico.

Como la mayoría de países, las fronteras de Indonesia se cerraron efectivamente a los turistas internacionales en marzo de 2020.  Para Bali, donde se calcula que entre el 70 y el 80 % de la economía se basa en el turismo, fue un golpe devastador.

Pero incluso antes de la pandemia, algunos decían que los recursos naturales, la reputación y el sector turístico de Bali estaban amenazados por la inmensa cantidad de contaminación plástica.

Fui a la famosa playa de surfistas Kuta, en Bali, ayer: quedé impactado por la basura, que incluye montones de plástico, arrastrada a la orilla. Gran cantidad procedente de Bali, arrastrada al mar durante fuertes lluvias, ¡arrastrada otra vez! ¡Es desgarrador!
———–
Fotos que tomé de montones de basura en las #playas de #bali incluyendo la famosa playa de los surfistas #Kuta.
😭

Algunos miembros de la comunidad están aprovechando esta pausa en el turismo para intentar «reiniciar Bali», con movimientos ambientales de base para limpiar playas, ríos y bosques de la isla. El organizador comunitario Gary Bencheghib, criado en Indonesia, habló de sus esfuerzos en una entrevista con ABC News In Depth.

There was a sense of, we want to go somewhere, we want to do something. And so that's really where we started our weekly clean-ups around the same time. Progressively, you know, we went from, like, 20, 30 an hour, all the way up to 150, 200 people. Because of COVID, people have more time. There is this community out there that wants to clean and press the reset button on Bali before we open up to international tourism.

Había una sensación de querer hacer algo. Y así es como empezamos nuestras limpiezas semanales alrededor de la misma época. Progresivamente, pasamos de 20 o 30 personas por hora a 150 o 200 personas. Por el COVID, la gente tiene más tiempo. Hay una comunidad que quiere limpiar y presionar el botón de reinicio en Bali antes de abrirnos al turismo internacional.

Hay cientos de organizaciones contra el plástico en Bali, la mayoría pequeñas iniciativas locales puestas de estudiantes o lugareños con la esperanza de marcar la diferencia. Muchos de estos grupos, como la organización Bye Bye Plastic Bags, creada por dos adolescentes en 2013, realizan limpiezas diarias de las playas para intentar enfrentar la avalancha de plástico y dar a conocer el problema.

El grupo comunitario de Bencheghib, Sungai Watch, lleva trabajando desde el inicio de la pandemia para limpiar los manglares y los ríos de Bali, que tienen gran biodiversidad. El grupo ha desplegado una tecnología de boyas en muchos ríos de la isla para limitar el flujo de basura y ha recogido 450 000 kg de basura desde septiembre de 2020.

Aunque el grupo reconoce que sin un cambio estructural importante, solo la limpieza de los ríos no solucionará el problema de Bali. Por eso el grupo también ha estado etiquetando y clasificando cada pieza de basura que recoge. El grupo espera responsabilizar a consumidores y a empresas mediante la recopilación de datos sobre la producción de basura en la isla.

What we’re trying to leverage is the brands that are responsible for the plastic packaging. Sungai watch in many ways is more of a data river cleanup organization. So really giving that transparency as to what we’re finding in the rivers online for everybody to see, so they can engage.

Lo que tratamos de aprovechar son las marcas responsables de los envases de plástico. En muchos sentidos, Sungai Watch es una organización de limpieza fluvial de datos. Así que estamos dando esa transparencia en línea sobre lo que estamos encontrando en los ríos para que todos vean, para que puedan participar.

En Twitter, e grupo publicó un video de su tecnología de boyas:

Queda el 70 % por limpiar.

CSRIO de Hardesty ha propuesto otra solución al problema de la basura en Bali: inteligencia artificial. El grupo está elaborando una tecnología que la usará para controlar la producción de basura de los ríos, y que actualmente está en prueba en Londres y Dhaka.

Mientras tanto, y mientras Indonesia sigue enfrentando la oleada de COVID-19, está claro que Bali, y todo el país, necesita reevaluar su dependencia del turismo y encontrar un equilibrio entre la llegada de turistas y las oportunidades económicas y la preservación de los preciados recursos naturales por los que es conocida.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.