Histórica victoria olímpica de Jasmine Camacho-Quinn genera debate sobre identidad puertorriqueña

Jasmine Camacho-Quinn proudly displays the Puerto Rican flag after winning a gold medal in the Tokyo 2020 Olympics (held in 2021). Screenshot from video.

Jasmine Camacho-Quinn muestra con orgullo la bandera de Puerto Rico tras ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (celebrados en 2021). Captura de pantalla del vídeo NBC sports en YouTube.

En la noche del 1 de agosto, los puertorriqueños de todo el mundo celebraron con ferviente entusiasmo la victoria de Jasmine Camacho-Quinn con la medalla de oro de los 100 m con vallas en las Olimpíadas de Tokio.

Puerto Rico debe soportar muchas noticias negativas sobre sus problemas fiscales, violencia de género y el deterioro de servicios públicos e infraestructuras, todo mientras sobrevive a la pandemia de COVID-19. Por eso, la histórica medalla de oro de Camacho-Quinn supone una buena noticia muy bien recibida.

Camacho-Quinn es la segunda puertorriqueña en ganar una medalla de oro para la isla caribeña. La tenista Mónica Puig fue la primera cuando ganó hace cinco años en Río de Janeiro.

En este video se puede ver a la familia de Camacho-Quinn el histórico momento:

Pero sus logros no se detienen ahí. En las semifinales, consiguió un tiempo de 12.26 segundos, récord olímpico, batió el anterior récord de 12.35 de la australiana Sally Peterson. Esto también convierte a Camacho-Quinn en la primera puertorriqueña en establecer un récord olímpico.

Su historia es de perseverancia. En las semifinales de su primera olimpíadas, en 2016, se le enganchó la pierna en la parte superior de la octava valla (de un total de diez), lo que le impidió recuperar la forma antes de la novena y la hizo caer. Ahora, con espíritu renovado, tuiteó:

SOY MEDALLA DE ORO OLÍMPICA.
🥇🇵🇷

Eva Prados, abogada y activista por los derechos humanos, señaló algunos datos importantes sobre este acontecimiento histórico:

Camacho-Quinn es una puertorriqueña que vive en Estados Unidos. Aunque Puerto Rico no es un país independiente, sino un territorio estadounidense, el Comité Olímpico Internacional reconoce a Puerto Rico como equipo propio que compite por separado del equipo estadounidense desde 1948. Por eso, los atletas pueden elegir a qué país representan. Camacho-Quinn decidió representar a la patria de su madre, Puerto Rico.

Sin embargo, muchos puertorriqueños cuestionaron si se la podía considerar o no como puertorriqueña ya que nació y creció en Estados Unidos. Otros defendieron su decisión de representar a la bandera puertorriqueña, como la educadora y activista Xiomara Torres Rivera, que escribió en Todas, revista en línea dedicada exclusivamente al periodismo desde un punto de vista femenino:

No son pocas las personas que se han tomado el tiempo para expresar que Jasmine no es puertorriqueña porque ni siquiera entrena aquí. A esta discusión, podríamos traer el reclamo al Comité Olímpico y al gobierno de Puerto Rico para mejorar las condiciones de los y las atletas que sí entrenan aquí y no logran traer medallas, pero ese es otro tema. Los deportes siempre han sido una manera de manifestar nuestra existencia ante el mundo. De nombrarnos como otra cosa y de empeñarnos en reafirmar que no somos estadounidenses, que somos de Puerto Rico.

LJenny Zhen Duan, psicóloga clínica y profesora de la Facultad de Medicina de Harvard, se identifica como puertorriqueña y china, y escribió que podía identificarse bastante con las críticas lanzadas a Camacho-Quinn:

Un usuario anónimo de Twitter hizo la siguiente observación:

Muchos puertorriqueños viven fuera de Puerto Rico. Y el objetivo de muchos de nosotros es tener el suficiente éxito para volver a Puerto Rico o hacer que nuestro país se sienta orgulloso. Jasmine Camacho-Quinn hizo precisamente eso. Logró LA meta. No hay nada más que debatir.

Daniel Colón Ramos, neurocientífico y profesor de la Universidad de Yale, dio definió qué significa ser puertorriqueño, al tiempo que hizo otra observación igualmente importante sobre la falta de apoyo a los atletas puertorriqueños que se entrenan en Puerto Rico:

La periodista Alejandra Jover también señaló otro hecho importante sobre Camacho-Quinn que no ha recibido la atención que merece en la conversación que rodea su victoria olímpica: su origen étnico. En su hilo de Twitter, Jover explica por qué es tan importante celebrarlo:

Pero quizás el comentario más elocuente sobre Camacho-Quinn vino de Marisol LeBrón, profesora de Estudios Feministas en la Universidad de California en Santa Cruz, que consiguió plasmar en un tuit una experiencia puertorriqueña muy común:

Los payasos contra los negros y contra quienes viven en el extranjero están cuestionando la puertorriqueñidad de Jasmine Camacho-Quinn cuando literalmente rompió un récord en el más puertorriqueño de los deportes olímpicos: las vallas.

Con la medalla de oro de Camacho-Quinn, Puerto Rico se une a la celebración en el Caribe con las victorias de Bermudas y Jamaica, más significativas por el hecho de que todas han sido logros de mujeres.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.