Éxito de vacunación de COVID-19 en Bután, «rayo de esperanza» para el sur de Asia

People of Bhutan. Image via Flickr by prbuckley1. CC BY 2.0.

Ciudadanos de Bután. Imagen via Flickr de prbuckley1 (CC BY 2.0).

El Reino de Bután, pequeño país del sur de Asia en el Himalaya Oriental, ha alcanzado un logro inesperado: a finales de 2021 ya había conseguido administrar dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 al 90&nbsp% de su población adulta.

En comparación con otros países del sur de Asia, como India, Pakistán o Bangladesh, que luchan por conseguir vacunas e inocular a sus enormes poblaciones, Bután posee la ventaja de contar con una población de tan solo 780 910 habitantes. El país también destaca por haber realizado un buena gestión de la pandemia de COVID-19 con respecto a sus vecinos, e incluso ha podido enviar 230 000 vacunas de su excedente a Nepal.

La adecuada gestión de la pandemia en Bután, a pesar de contar con recursos limitados, ya ha sido celebrada como una «historia de éxito» y un «rayo de esperanza» para otros países de la región.

El primer caso de COVID-19 en el país se reportó el 6 de marzo de 2020, cuando un turista estadounidense dio positivo. El país puso de en marcha de inmediato una serie de estrictas medidas, incluida la cuarentena del turista y rastreo de 300 posibles contactos. Se prohibió el turismo, se cerraron escuelas e instituciones públicas, se pospusieron conferencias internacionales y se tomaron medidas adicionales para prevenir la transmisión local en áreas de alto riesgo.

El gobierno democrático llevó a cabo campañas para pedir a sus ciudadanos usar la mascarilla, lavarse las manos y practicar la distancia social. Incluso el muy venerado rey Jigme Khesar Namgyel Wangchuck se desplazó a pie y a caballo hasta lugares remotos para supervisar las medidas de contención, como señaló el periodista Tenzing Lamsang en Twitter en junio:

Su Majestad el Rey caminó durante cinco días por la frontera este de Bután, pasó por bosques, lluvia, pasos de montaña y sanguijuelas para supervisar las entradas ilegales y así evitar el COVID-19.

Este es su décimo cuarto o décimo quinto viaje desde que empezó la pandemia

En esta ocasión, acompañado por el primer ministro.

En Bután había tan solo 350 médicos y 3000 trabajadores sanitarios cuando empezó la pandemia y hasta el momento se han reclutado cerca de 30 000 ciudadanos voluntarios para colaborar con diferentes medidas preventivas contra el COVID-19.

Un fondo de rescate de 19 millones de dólares dio un respiro a más de 34 000 butaneses cuya forma de subsistencia se vio afectada por las restricciones. También se elaboró un registro a nivel nacional de ciudadanos vulnerables que facilitó el suministro de paquetes de ayuda a los más de 51 000 butaneses mayores de 60 años.

Los resultados han sido ejemplares, tal y como atestan las cifras: a 15 de agosto de 2021, en Bután solo hay registro de tres muertes por COVID-19 y actualmente solo cuenta con 32 casos activos de un total de 2566 casos desde el inicio de la pandemia.

Campaña de vacunación en Bután

Bután recibió una donación de 150 000 vacunas Covishield de AstraZeneca de India en enero de 2021, y 400 000 más en marzo de 2021. En abril de 2021, el país llenó titulares al completar la administración de la primera dosis de la vacuna a más del 85 % de sus 548 000 adultos aptos (mayores de 18 años) en solo una semana.

Pero el país tuvo que hacer frente a una escasez de vacunas después de que India prohibió la exportación de vacunas de COVID-19 a finales de marzo. Al parecer, el plazo para administrar la segunda dosis de AstraZeneca era de 12 a 16 semanas después de la primera.

Bután llevó a cabo importantes esfuerzos diplomáticos para conseguir vacunas de alguna otra manera y, en junio, el primer ministro, Lotay Tshering, anunció que el país estaba preparado para combinar dosis de diferentes vacunas de COVID-19 para completar la vacunación de su población.

El 12 de julio de 2021 llegó a Bután el primer lote de 500 000 vacunas Moderna procedentes de Estados Unidos a través del programa COVAX en el país. El país también recibió más de 350 000 vacunas de AstraZeneca procedentes de Bulgaria, Croacia y Dinamarca, así como 50 000 dosis de Sinopharm procedentes de China en julio de 2021.

Chart by Our World In Data. CC BY

Gráfico de Our World In Data (CC-BY).

El programa de administración de la segunda dosis de la vacuna comenzó el 20 de julio de 2021 y, al cabo de una semana, casi el 90 % de la población adulta había recibido ya ambas dosis de la vacuna. A 12 de agosto, el 69 % de la población había recibido al menos una dosis y alrededor del 61 % había recibido las dos. Las autoridades también ofrecieron a los ciudadanos la posibilidad de elegir entre las vacunas de Moderna y AstraZeneca. El periodista butanés Namgay Zam informó en Twitter que la campaña había tenido una respuesta favorable:

Sorprendente concurrencia en el primer día de la administración nacional de la dosis de refuerzo en varios centros de vacunación de varios distritos, incluido Thimphu. No esperábamos esto el primer día, al menos en el centro al que acudí (Jigme Namgyal LSS).

Me hace sentir feliz y agradecido como ciudadano.

🙏🏻

Otro factor que contribuyó al éxito de la campaña de vacunación butanesa fue el uso del Sistema de Vacunación de Bután (BVS), creado por el Ministerio de Salud con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El sistema digital cuenta con un sistema de registro en línea que crea calendarios de vacunación, controla las existencias y genera informes y certificados de vacunación en tiempo real.

Chart by Our World in Data. CC BY

Gráfico de Our World in Data (CC BY).

La gran altitud de Bután, la lejanía de algunas de sus aldeas de montaña y su clima extremo hacen que la distribución de las vacunas a todo el país sea todo un reto. Namgay Zam observó que llegar a esos centros de vacunación en lugares remotos suponía una hazaña increíble de los trabajadores sanitarios:

El 23 de julio, tres funcionarios del dzongkhag de Thimphu caminaron durante más de 12 horas bajo la lluvia por un camino embarrado e infestado de sanguijuelas hasta el chiwog de Gaytala, en el gewog de Dagala, para vacunar a los montañeses.
————–
Detrás del éxito en la campaña de vacunación en Bután hay muchos héroes anónimos como los tres de esta historia.

Gracias a nuestros sanitarios en primera línea, que lo hicieron posible y lo seguirán haciendo en los próximos días.
🙌🏼

La vacunación de los menores de 12 a 17 años comenzó el 29 de julio, sobre lo que el ministro de Salud tuiteó:

Bután ayuda a Nepal

Tras el éxito de la inoculación en el país, Bután donó 230 000 dosis de AstraZeneca a su vecino Nepal, que ya había recibido anteriormente ayuda de Bután en materia de vacunas al saber de sus excedentes. Solo alrededor del 16 % de los 29 millones de habitantes en Nepal ha recibido su primera dosis de la vacuna de COVID-19, y solamente un 10 % han recibido la pauta completa.

Chhedup Sangay, empleado público butanés, tuiteó su aprobación a esta donación:

Estoy fascinado. ¡Me encanta!

Bután envía hoy 230 000 dosis de la vacuna de AstraZeneca a Nepal.

Esto sucede tras una solicitud del Gobierno nepalí en busca del apoyo de Bután en materia de vacunas. Bután ha vacunado completamente a más del 95 % de su población elegible.

El periodista Namgay Zam publicó un recordatorio:

230 000 podría representar una cifra pequeña para Nepal, pero es ENORME para Bután. Se trata de la mitad e la población adulta de mi pais con derecho a la vacuna.

El éxito de la campaña de vacunación llevó a Bután a reconsiderar su apertura al turismo. El país retomó la emisión de visas de turista desde el 5 de agosto de 2021, aunque la cuarentena obligatoria de 21 días todavía está vigente.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.