- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Maquillador LGBTQ de Myanmar cambia salón de belleza por escondite fronterizo y la revolución

Categorías: Asia Oriental, Myanmar (Birmania), Derechos humanos, Guerra y conflicto, LGBTQI+, Medios ciudadanos, Política, Protesta, Myanmar Spring Revolution
[1]

«Liberen a nuestros líderes, Respeten nuestros votos, rechacen el golpe militar«.
El famoso maquillador homosexual May Oo en protesta contra el régimen en Rangún, febrero de 2021. Foto [1] y pie de foto por The Irrawaddy, utilizada con autorización.

Este artículo [1] se publicó originalmente en The Irrawaddy, página web de noticias independiente de Myanmar. Esta versión editada se reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Hasta el golpe militar del 1 de febrero, la cosmética, la moda y la belleza eran los aspectos más importantes de la vida cotidiana de May Oo.

Durante más de una década, utilizó sus habilidades y su pasión para transformar el aspecto de las personas, actividad que lo convirtió en uno de los maquilladores más solicitados de Rangún. Entre sus clientes se encontraban celebridades y familiares de militares de alto rango.

«Es la profesión que realmente me gusta y la veo como un arte creativo», dijo May Oo, que es homosexual.

Sin embargo, el golpe militar que derrocó al gobierno electo dirigido por la Liga Nacional para la Democracia de Daw Aung San Suu Kyi, puso su vida patas arriba.

Como partidario del gobierno de la Liga Nacional para la Democracia, el maquillador de 33 años, se opuso [2] al golpe.

We can’t accept it. The military stole power from the elected civilian government, which we voted for.

No podemos aceptarlo. El Ejército robó el poder del gobierno civil elegido, por el que votamos.

Como millones de personas, se unió a las campañas antigolpistas que surgieron en todo el país y que han ido desde golpear cacerolas por la noche hasta marchar en protestas callejeras diarias y convocar a los funcionarios a la huelga.. Al mismo tiempo, difundió información sobre el movimiento de protesta contra el régimen conocido como Revolución de Primavera de Myanmar a través de sus redes sociales, que cuentan 770 000 seguidores, mientras muestra a sus clientes fotos suyas y usa un megáfono para gritar lemas contra el régimen al frente de una columna de protesta.

En marzo, May Oo se negó a prestar servicios de maquillaje a las familias adineradas que planeaban acudir a una ceremonia religiosa organizada por la Junta en Naypyitaw, en la que se iba a conceder títulos a personas ricas.

Sin embargo, terminó pagando por su activismo.

El régimen emitió una orden de arresto en su contra, por incitación. Los soldados allanaron su apartamento y se llevaron todo, incluido su computador y sus cajas de maquillaje. «Además destruyeron todo lo que había en la habitación», dijo May Oo que, por suerte, consiguió eludir la detención.

Tras la intensificación de la represión de la Junta contra los manifestantes a finales de marzo, May Oo se vio obligado a pasar a la clandestinidad en abril, por su implicación en las protestas y por haber prestado apoyo a las víctimas de la represión y a sus familiares.

Hasta el 2 de septiembre, la Junta había matado a 1043 civiles y detenido a un total de 7768, de los cuales 6132 siguen entre rejas. Además, durante sus redadas, las tropas de la Junta saquearon y destruyeron propiedades.

Mientras estaba encerrado durante la primera y la segunda oleada de COVID-19 en 2020, May Oo pudo continuar con su trabajo, incluida la formación de artistas no profesionales. Había formado a aficionados y jóvenes talentos en su profesión desde 2017, cuando abrió la escuela May Oo Magic Beauty, además de dirigir un equipo de maquillaje. Su salón empleaba a 12 personas a tiempo completo y a unos 60 artistas a tiempo parcial antes del golpe.

[1]

«Disparan de día, secuestran de noche. Que haya luz, que haya democracia».
May Oo salió a la calle para unirse al movimiento de protesta contra el régimen, pedian la restauración de la democracia y la liberación de la líder civil detenida, la consejera de Estado Daw Aung San Suu Kyi, Rangún, febrero de 2021. Foto [1] y pie de foto por The Irrawaddy, utilizada con autorización.

Ahora May Oo vive una vida bastante diferente en una zona fronteriza, donde se siente seguro (se negó a dar más detalles por razones de seguridad). Una vez recibió entrenamiento en armas, como otros jóvenes decididos a derrocar al régimen a través de la resistencia armada, pero se dio cuenta de que sus manos, que conocen solo pinceles para maquillaje, no eran buenas con las armas. Desde entonces, May Oo ha dedicado su tiempo y energía a otras actividades, como recaudar fondos para el movimiento.

I know my strength is not [in military activities], so I choose to support this revolution in whatever way I can. I just see myself as a pillar to help the revolution be victorious.

Sé que mi fuerza no está [en las actividades militares], así que decido apoyar esta revolución de la manera que pueda. Solo me veo como un pilar para ayudar a que la revolución logre la victoria.

May Oo admitió que no puede evitar dar su reconocimiento a las jóvenes que ha visto participar seriamente en el entrenamiento militar, y añadió que verlas le dejó sentimientos confusos.

I’m sure they never thought they would go through such a hard life. But they see that nothing is more important than ousting the regime. So, they feel immune to all the misery and difficulties they are facing. I feel sad for them but at the same time I feel happy [for the country].

Estoy seguro de que nunca pensaron que iban a pasar por una vida tan difícil. Sin embargo, ven que nada es más importante que derrocar al régimen. Por eso, se siente inmunes a toda la miseria y dificultades a las que se enfrentan. Me siento triste para ellas pero, al mismo tiempo, feliz [por el país].

Como homosexual que habla abiertamente de su sexualidad, sus esperanzas al votar por la Liga Nacional para la Democracia en las elecciones de noviembre de 2020 eran sencillas: quería un gobierno que respetara los derechos humanos, incluidos los de la comunidad LGBTQ, que lleva mucho tiempo sufriendo discriminación en Myanmar.

Dijo a The Irrawaddy que, desde su punto de vista, los abusos físicos y verbales contra las personas LGBTQ disminuyeron durante el gobierno civil.

For a long time, we were insulted for our sexual orientation; but after 2015, we felt less discriminated against, and there were opportunities for makeup artists to choose the path they want.

Durante mucho tiempo, nos insultaron por nuestra orientación sexual, pero después de 2015, nos sentimos menos discriminados y hubo oportunidades para que los maquilladores eligieran el camino que querían.

Las personas LGBTQ son objeto de persecución y discriminación oficial en virtud del artículo 377 del Código Penal, así como de la ley de Policía. Las personas que practican actos sexuales entre personas del mismo sexo pueden ser castigadas hasta con 10 años de prisión. El impulso para el cambio legislativo comenzó bajo el gobierno de la Liga Nacional para la Democracia, y la comunidad LGBTQ tenía muchas esperanzas.

I have suffered discrimination as a gay person since my younger days. I don’t want to experience it again.

He sufrido discriminación por ser homosexual desde mi juventud. No quiero volver a sufrirla.

Hace ya casi cinco meses que May Oo se escondió. Dice que a veces se arrepiente, sobre todo cuando ve en Facebook que la gente se divierte.

That feeling doesn’t last long, though, because I comfort myself with knowing I have done nothing wrong and am taking a stand on the right side.

Sin embargo, esa sensación no dura mucho, porque me consuela saber que no he hecho nada malo y que me sitúo en el lado correcto.

Al preguntarle si echa de menos su anterior vida como maquillador, dijo que sí y que no. Lo echa de menos cuando piensa en cómo era su vida antes:

But when I think about tomorrow under this current situation, I no longer miss it at all, because you can’t guess what will happen next. It’s exciting [to see] what the future will hold for me.

Pero cuando pienso en el mañana en esta situación actual, ya no lo echo de menos en absoluto, porque no se puede adivinar lo que va a pasar después. Es emocionante [ver] lo que me deparará el futuro.