¿Podría Miami mostrar a Trinidad y Tobago cómo realizar el Carnaval de forma segura en pandemia?

Carnaval de Broward, Miami 2014. Foto bde Kwan Wallace en Flick, (CC BY-SA 2.0).

El carnaval de Miami, popular actividad comunitaria que se inspira principalmente en las celebraciones anuales del carnaval de Trinidad y Tobago, tuvo lugar durante la semana del 2 al 10 de octubre. Muchos artistas, promotores, músicos y disfraces trinitenses viajaron a Florida para la celebración, al que asistieron miles de entusiastas del Carnaval, por lo que los usuarios de redes sociales locales expresaran su preocupación por lo que podría significar el regreso de los viajeros al país podría en la lucha contra el COVID-19.

Trinidad y Tobago cuenta con una de las normativas sanitarias más estrictas de la región del Caribe desde el inicio de la pandemia, con protocolos de uso obligatorio de mascarillas, distanciamiento social y reuniones públicas que se legislaron desde el principio. Además, las fronteras del país permanecieron cerradas a los extranjeros durante más de un año, y el último cierre importante, que se instituyó en mayo de 2021, trajo el cierre de playas y de negocios no esenciales, así como el cese del ejercicio al aire libre.

Hacia mediados de octubre, el acceso a playas y los deportes colectivos al aire libre seguían prohibidos, y muchos cibernautas piden una relajación de las restricciones, sobre todo porque el número de nuevos casos se ha mantenido bastante estable, rondan los 250 diarios, pese a las órdenes de confinamiento de mayo. Con el regreso pendiente de los viajeros al carnaval de Miami a las costas de Trinidad y Tobago, algunos usuarios de redes sociales están nerviosos por la posible propagación del virus, sobre todo teniendo en cuenta que el director médico, Roshan Parasram, confirmó el 27 de septiembre que la variante delta, más contagiosa, está en fase de propagación comunitaria.

En una publicación de Facebook, la usuaria Camille Selvon Abrahams fue una de varios trinitenses que expresó su preocupación:

Could be my age but I have serious anxiety about Miami Carnival. Hope I am wrong.

Podría ser por la edad, pero tengo gran ansiedad por el carnaval de Miami. Espero equivocarme.

Las respuestas a la publicación fueron diversas, ya que algunos estaban de acuerdo y otros sostenían que el COVID-19 es algo con lo que todos tenemos que aprender a vivir. Por ejemplo, Madienne Mahon consideró que Selvon Abrahams era sensata y dijo: «¡El precio a pagar no valdrá esa mermelada y ese vino!». Shawn Mc Neil replicó:

We can't stay locked up forever. Football stadiums in England more packed than those Miami events.

No podemos quedarnos encerrados para siempre. Los estadios de fútbol de Inglaterra están más llenos que los de Miami.

Selvon Abrahams respondió:

I understand that but uk is 63% vacinated we are 32% that is real numbers.

Lo entiendo, pero el Reino Unido está vacunado en un 63 % y nosotros en un 32 %, en números reales.

Aunque el argumento de Mc Neil de que «los confinamientos son arreglos temporales, no la solución» puede ser acertado, lo cierto es que en una región con dudas ante las vacunas como el Caribe, donde muchos sistemas regionales de salud no podrán resistir una mayor demanda de sus servicios y los ciudadanos han estado sintiendo los efectos mentales, físicos y económicos de los confinamientos desde hace algún tiempo, actividades como el Carnaval de Miami presentan una complicación no deseada.

Nicole Darmanie lo expresó así:

Highly vaccinated countries such as the UK that are pretty much back to normal, but they have the capacity within their health care system to treat with the rising numbers that will come with fully open economies. My question is, can we compare in that way? We are way less vaccinated and our resources are much less. What will be our outcome? It's a hard time to govern!

Los países con altos índices de vacunación, como Reino Unido, han vuelto a la normalidad, pero tienen la capacidad dentro de su sistema de salud para enfrentar el aumento de casos que vendrá con las economías totalmente abiertas. Mi pregunta es, ¿podemos comparar así? Estamos mucho menos vacunados y nuestros recursos son mucho menores. ¿Cuál será nuestro resultado? ¡Es un momento difícil para gobernar!

Varios comentaristas, entre ellos Joan Hintzen, señalaron que se requería una prueba negativa de de ser COVID-19 para participar en las festividades:

My understanding is that anyone who participated in the carnival events had to present a negative PCR test result. There were free testing stations, temperature checks. They followed strict protocols to provide a safe as possible environment for all entering the Fairgrounds for both J’ouvert and the parade. I know that at least one fete required PCR negative test. I’m hoping that most people attending were vaccinated. My friends who participated are all fully vaccinated. Hoping that it wasn’t a super spreader.

Tengo entendido que todos los que participaron en la feria tuvieron que presentar un resultado negativo en la prueba PCR. Había puestos de pruebas gratuitos y controles de temperatura. Se siguieron protocolos estrictos para dar un entorno lo más seguro posible a todos los que entraban en el recinto ferial para el J'ouvert y para el desfile. Sé que al menos en una de las fiestas se exigió una prueba PCR negativa. Espero que la mayoría de los asistentes estuvieran vacunados. Mis amigos que participaron están todos completamente vacunados. Espero que no haya sido un fuente de propagación.

Ciertamente, en la página web del carnaval se especificaba que, bajo el lema «Sin mascarilla, no hay máscara», el Comité Anfitrión del Carnaval de Miami-Broward One enfatizó su compromiso de que toda interacción fuera segura, dada la situación de la pandemia de COVID-19:

Covid 19, along with the Delta variant, has changed the landscape of our world, so we must change with it. [We are] committed to our patrons’ safety [and] will incorporate and go beyond the CDC’s minimum requirements.

El COVID 19, junto con la variante delta, ha cambiado el panorama de nuestro mundo, así que debemos cambiar también. [Estamos comprometidos con la seguridad de nuestros clientes e incorporaremos e iremos más allá de los requisitos mínimos de los centros de control de la enfermedad.

Una publicación posterior en su página de Facebook confirmó:

All patrons are required to have a mask on during the event at all times. Failure to comply will result in removal. Let's have a safe Miami Carnival 2021!

Todos los clientes deben llevar mascarilla en todo momento. El incumplimiento de esta norma conllevará que se desaloje a la persona. ¡Que el Carnaval de Miami 2021 sea seguro!

Lorraine O'Connor, directora musical de Trinidad, que estaba en Miami para el carnaval y habló con Global Voices a través de una llamada de voz de WhatsApp, no vio ningún motivo de preocupación, ya que había pruebas obligatorias para todos los participantes en el carnaval:

First off, to even travel to the United States, you have to produce a negative PCR test. To get into all the major Carnival events, like the parade and J'ouvert, you must produce a negative COVID-19 test or you won't be admitted. While masqueraders would have done their test beforehand—they couldn't even collect their costumes without that proof of negative COVID status—there were also testing stations set up outside these event locations and it was a very simple process involving an app and health care professionals on hand to administer the test. I was tested outside the J'ouvert event and the whole process took about 20 minutes to half an hour, so everyone that would have been let into these arenas was negative.

En primer lugar, para viajar a Estados Unidos, hay que presentar una prueba negativa de PCR. Para entrar en todos los actos importantes del carnaval, como el desfile y el J'ouvert, hay que presentar una prueba negativa de COVID-19 o no te dejarán entrar. Mientras que los disfrazados se hacían la prueba anticipada –ni siquiera podían recoger sus disfraces sin esa prueba negativa de COVID–, también había puestos de prueba instalados fuera de estos lugares de celebración y era un proceso muy sencillo que incluía una aplicación y profesionales sanitarios presentes para administrar la prueba. A mí me hicieron la prueba fuera del J'ouvert y todo el proceso duró entre 20 y 30 minutos, por lo que todos los que habrían podido entrar en estos recintos dieron negativo.

Aunque admitió que «nada es infalible», O'Connor no cree que el Carnaval de Miami se convierta en un acontecimiento que propague el virus, y explicó: «Aunque alguien haya contraído el virus, tiene que dar un resultado negativo en la prueba PCR para volver a entrar en Trinidad y Tobago». También se mantienen los protocolos de cuarentena para los pasajeros que llegan a Trinidad y Tobago.

O'Connor cree que la forma segura y profesional en que se gestionó el carnaval debería servir de modelo para que el país organice su propio carnaval en 2022. El carnaval de Trinidad y Tobago de 2021 fue cancelado, y generó dificultades para muchos que dependen del festival para obtener ingresos:

This event proves that hosting Carnival responsibly is possible, even in the midst of a pandemic. It felt so good to be a part of it, to see the joy on young people's faces as they enjoyed themselves. They needed this and it is so simple to do.

Esta celebración demuestra que es posible celebrar el carnaval de forma responsable, incluso en medio de una pandemia. Me sentí muy bien de participar ahí al ver la alegría en los rostros de los jóvenes mientras se divertían. Lo necesitaban y es muy sencillo de hacer.

En respuesta a las preguntas sobre videos como éste, en el que muchos de los enmascarados no están ni enmascarados ni distanciados socialmente, O'Connor explicó:

While the registration forms asked for vaccination status, the main prerequisite was a negative COVID-19 test—which makes sense, since vaccinated people can still contract the virus. Once you produce a negative test, mask-wearing and social distancing are not necessary, so I say, ‘Bravo'! It was a fantastic event. It was great to see the Caribbean coming together and I certainly hope we can do the same for Trinidad and Tobago Carnival 2022!

Aunque en los formularios de inscripción se pedía el estado de vacunación, el principal requisito era dar negativo en la prueba de COVID-19, lo que tiene sentido, ya que los vacunados pueden contraer el virus. Una vez que se obtiene un resultado negativo, no es necesario usar mascarillas ni distanciamiento social, por lo que digo: ¡Bravo! Fue una celebración fantástica. Ha sido estupendo ver cómo el Caribe se une, y espero que podamos hacer lo mismo en el carnaval de Trinidad y Tobago de 2022.

El primer ministro Keith Rowley no ha confirmado ni desmentido hasta ahora si Trinidad y Tobago celebrará el carnaval el próximo año.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.