Ha fallecido Peter Telfer, percusionista trinitense que convirtió la percusión africana en elemento básico de las iglesias

Músico trinitense Peter Telfer, fallecido el 15 de octubre de 2021. Captura de pantalla tomada del video musical de Kutunza Uhuru (Cherish Freedom) de Mawasi Experience en YouTube, del álbum del mismo nombre. Video de Elspeth Duncan.

Cibernautas de Trinidad y Tobago lamentan la muerte del músico Peter Telfer, ocurrida el 15 de octubre. El percusión e Telfer era ferozmente original y experimental, y conmovió a una nación. Había ingresado al hospital el 30 de septiembre, tras quejarse de «dolor y malestar». Era aficionado a la música desde la infancia, cuando empezó a tocar con su amigo de toda la vida, el ejemplar flautista y saxofonista Dawud Orr, fallecido en agosto, Telfer era profundamente espiritual cuya fe católica se entrelazaba con cada nota que creaba. Tenía 63 años.

De jóvenes, él y Orr tocaban en varios actos comunitarios –eran tan adeptos a la música disco como al soca, el nuevo género musical en auge– y actuaban en muchas fiestas de carnaval. En octubre de 1980, Telfer fundó el grupo Mawasi Experience, en el que volcó su amor por la música y lo fusionó con su fe basada en propósitos. Sin embargo, según el rapero Wendell Manwarren, en diálogo telefónico con Global Voices, la música de Telfer «no era pesada», ni predicaba ni era excesivamente religiosa. Más bien, se sentía espiritual. Manwarren describe a Telfer como «un verdadero gigante y la definición de un patriota», y recuerda que «siempre iba vestido de rojo, blanco y negro», los colores nacionales de Trinidad y Tobago.

Esa combinación única de espiritualidad y orgullo cultural es una parte integral del legado de Telfer. De acuerdo con el Concilio Vaticano II, que comenzó con el papa Juan XXIII en 1962 y terminó con el papa Pablo VI en 1965, se recomendó que la Iglesia se adaptara a las culturas locales, «incluiad la adaptación filosófica y teológica». Como resultado, las Iglesias de Trinidad y Tobago empezaron a acoger la participación de coros folclóricos, pero Telfer lideró la presentación del concepto de tambores africanos en la celebración de la misa católica.

El activista cultural Rubadiri Victor dijo en Facebook:

I cannot even begin to fathom the battles that Peter Telfer must have fought to get the African Drum & its Musics accepted by and integrated into the Catholic Church (and by osmosis-others). Also because his version of Drum Music was not neutered of African Revolutionary Sentiment and Civilisational Subversive Retentions…Yet he fought that battle-AND WON!!! He has a whole Liturgy with songs throughout the life cycle of Catholic worship. He was musical director in a major Port of Spain Convent! Drums are now everywhere in the Church. African music is everywhere. And all its children are inside the Church proper…

Many fought those battles-but that's Peter Telfer and the Mawasi Experience doing that heavy lifting…

No puedo ni empezar a comprender las batallas que Peter Telfer debió librar para conseguir que el tambor africano y sus músicas fueran aceptados e integrados en la Iglesia católica (y por ósmosis, en otras). También porque su versión de la música del tambor no estaba libre del sentir revolucionario africano y de las retenciones subversivas de la civilización… Sin embargo, libró esa batalla ¡¡¡Y GANÓ!!! Tiene toda una liturgia con canciones a lo largo del ciclo vital del culto católico. ¡Fue director musical en un importante convento de Puerto España! Los tambores están ahora en todas partes en la Iglesia. La música africana está en todas partes. Y todos sus hijos están dentro de la Iglesia propiamente dicha…

Muchos libraron esas batallas, pero son Peter Telfer y la Experiencia Mawasi los que hacen el trabajo pesado…

En entrevista telefónica, Patrice Cox-Neaves, que comenzó su amistad con Telfer cuando integraba el coro popular de la iglesia de Santa Teresa, en las afueras de Puerto España, describió su trabajo como «la totalidad del ministerio de la música» en la Iglesia católica local, y dijo: «Nuestra liturgia musical, para mí, era Peter». Lo recuerda siempre experimentando, fabricando sus propios tambores y presentándose en la iglesia con su «batería de instrumentos», muchos fabricados con materiales locales, como el bambú.

De sus numerosas contribuciones litúrgicas, Telfer fue probablemente más conocido por su inspirado «Oh, Creador», sorprendente pieza animada que la mayoría escuchó por primera vez el 5 de febrero de 1985, durante la celebración de la santa misa del entonces pontífice Juan Pablo II en el Estadio Nacional de Trinidad y Tobago como parte de un viaje apostólico a América. Su percusión, audaz y exuberante, era fuerte, alegre y liberadora, y consiguió que todos los presentes en el estadio se movieran a un ritmo más profundo y conectaran con una fuente superior.

En Facebook, la usuaria Leslie-Ann Joan Boiselle calificó el tema como «el comienzo de la evolución de nuestra música litúrgica», y Rubadiri Victor describió la experiencia de escuchar «Oh, Creador» como «la humanidad intentando hablar con Dios»:

The song was that big, oceanic, and powerful. I could not get enough of it. Nothing else mattered for its duration. There was something so Ancient and Elemental about it. Direct. Heartfelt. Monumental. And Honest. After I met Peter and we became closer I could see how the song was very much like him… Honest. Direct. Fuelled by a deep innocent Faith. […]

It is a song I always have time for. I will stop what I am doing for it. In writing this testimony I searched online for a video for it and encountered none. I had just presumed for a song of such National importance that there would be a video that matched its Magnificence. I really should have known better. That song is a National Symphonic masterpiece. A work of prime indigenous skill. A Heritage Site. It should be declared as such and consecrated with a video that matches the song's scale and ambition. […] I would suggest that ‘Oh Creator’ deserves a video worthy of its status as a National Spiritual Symphony, and it should be done as one of the many things to pay Tribute to Peter…

La canción era muy grande, oceánica y poderosa. No me cansaba de escucharla. Nada más importaba durante su duración. Tenía algo muy antiguo y elemental. Directa. Sentida. Monumental. Y honesta. Cuando conocí a Peter y nos acercamos más, pude ver que la canción era muy parecida a él… Honesta. Directa. Alimentada por una profunda e inocente fe. […]

Es una canción para la que siempre tengo tiempo. Dejaré de hacer lo que estoy haciendo por esta canción». Al escribir este testimonio busqué en internet un video para ella y no encontré ninguno. Simplemente había presumido que para una canción de tanta importancia nacional habría un video que estuviera a la altura de su magnificencia. Debería haberlo sabido. Esa canción es una obra maestra de la sinfonía nacional. Una obra de gran habilidad indígena. Un Patrimonio de la Humanidad. Debería declararse como tal y consagrarse con un video a la altura de la escala y la ambición de la canción. […] Yo sugeriría que ‘Oh Creador’ merece un video digno de su posición de Sinfonía Espiritual Nacional, y debería hacerse como una de las muchas cosas para rendir homenaje a Peter…

El arzobispo Jason Gordon expresó su propia conexión con la canción:

I remember the first time I heard ‘O Creator’ […] in a liturgy. […] It woke me up because here you had this rhythm and this chant, and this music that was so different from others that we've had and experimented with in the church, and it was us. It was our rhythm, it was our chant, it resonated with us, a Caribbean people. That's Peter's gift to us as church.

Recuerdo la primera vez que escuché ‘Oh, Creador’ […] en una liturgia. […] Me despertó porque ahi estaba este ritmo y este canto, y esta música que era tan diferente de otras que hemos tenido y experimentado en la iglesia, y era nuestra. Era nuestro ritmo, era nuestro canto, resonaba con nosotros, un pueblo caribeño. Ese es el regalo de Peter para nosotros como iglesia.

A pesar de que no está disponible en línea la que posiblemente sea la obra magna de Telfer, éste grabó varios álbumes en su dilatada carrera. El vocalista y músico Raymond Edwards trabajó con Telfer en algunos de sus trabajos más recientes. En una entrevista telefónica, describió a Telfer como «el hermano mayor de los músicos, siempre pendiente de ti y dispuesto a ofrecerte apoyo»:

Peter was a loving, giving, genuine—and Catholic–musician. His faith was intricately intertwined into the fabric of who he was. I always wanted to ask him where he got his passion from—for church, for mentoring others, for country. The dynamism of the musical liturgy was directly connected to his own dynamism. He wore his love of country on his sleeve—literally—and he wore it well.

Peter era un músico cariñoso, generoso, genuino y católico. Su fe estaba íntimamente entrelazada en el tejido de su persona. Siempre quise preguntarle de dónde sacaba su pasión: de la Iglesia, de la tutela de los demás, del país. El dinamismo de la liturgia musical estaba directamente relacionado con su propio dinamismo. Llevaba su amor por el país en la manga –literalmente– y lo llevaba bien.

Elliot Francois coincidió y señaló:

Peter's drumming was responsible for so many drummers pursuing the art form. I must say that Peter was revolutionary in that he straddled and bridged the gap between ‘hardcore’, accepted Catholic, charismatic renewal musicality (organs and the young people ‘box guitar’) and the rebellious African drums/'trapset'…Often times all percussionists were given ‘the eye’ or forcefully told to tone down the drums. Nevertheless, Peter's mission was clear and he never relented through the 40+ years of the Mawasi Experience. Is he fault we could do de ting now.

As with so many talented people here, I believe he was not valued enough and often misunderstood. But he trodded on…

Por cómo tocaba la batería Peter muchos bateristas se dedicaron a este arte. Debo decir que Peter fue revolucionario en el sentido de que se situó a caballo entre el «hardcore», el catolicismo aceptado, la musicalidad carismática de la renovación (órganos y la «guitarra de caja» de los jóvenes) y la rebeldía de los tambores africanos/»trapset»… A menudo, a todos los percusionistas los miramos con desaprobación o se les decimos a la fuerza que bajaran el tono de los tambores. Sin embargo, la misión de Peter era clara y nunca cedió a lo largo de los más de 40 años de la Experiencia Mawasi. Es él quien tiene la culpa de que ahora podamos hacer lo mismo.

Como ocurre con tantas personas con talento aquí, creo que no se le valoró lo suficiente y a menudo se le malinterpretó. Pero siguió adelante…

Al enterarse de su fallecimiento, empezaron a llover los homenajes en línea de amigos, admiradores y entusiastas que hablaban de su devoción desinteresada, su pasión por el servicio y su habilidad musical.

Vashty Maharaj expresó:

I will always remember Peter Telfer as the kindest, gentlest soul I ever knew […] he was so passionate about his drumming and the Mawasi Experience and you just got caught up in that joy and warmth. Trinidad is a little less today for his loss.

Siempre recordaré a Peter Telfer como el alma más amable y gentil que he conocido […] era tan apasionado con su forma de tocar el tambor y con la Experiencia Mawasi, que te veías envuelto en esa alegría y calidez. Trinidad es hoy un poco menos por su pérdida.

La sobrina de Telfer publicó fotos familiares y videos de las actuaciones de su tío, y su primo, Jason Jones, recordó su legado musical:

Peter was well known and loved for his tremendous work in the field of music and especially African drumming and elevated the humble drum to performances before many distinguished audiences around the World. […] Rest in peace dear Peter. You have served your country and your community with distinction. 🇹🇹 ❤️ 🙏🏽 🕊

Peter era muy conocido y querido por su enorme trabajo en el campo de la música y especialmente en el de los tambores africanos, y elevó el humilde tambor a actuaciones ante muchas audiencias distinguidas de todo el mundo. […] Descansa en paz, querido Peter. Has servido a tu país y a tu comunidad con distinción.
❤️ 🙏🏽

En su intervención en el funeral de Dawud Orr en agosto de 2021, Telfer reveló que las dos cosas que más le importaban en la vida eran la música y el servicio. Sobre Orr, continuó:

You didn't always believe in what I believe, but you believed in us as [friends] and [in] Mawasi, and you supported. You were there. You made time.

No siempre creías en lo que yo creía, pero creías en nosotros como [amigos] y [en] Mawasi, y nos apoyabas. Estuviste allí. Ganaste tiempo.

Trinidad y Tobago es mejor porque Peter Telfer ha estado ahí y dado lo mejor de su tiempo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.