- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿El cierre de LinkedIn chino pone fin al compromiso de grandes empresas tecnológicas extranjeras con China?

Categorías: Asia Oriental, Norteamérica, China, Estados Unidos, Censura, Derecho, Economía y negocios, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Política, Tecnología, GV Advocacy

Imagen de Oiwan Lam, utilizada con autorización.

El 14 de octubre, Microsoft anunció [1] que ha decidido cerrar la versión china de LinkedIn en China.

La plataforma de redes sociales orientada a negocios y empleos lanzó su versión china en 2014, según los requisitos del Gobierno chino sobre plataformas de redes sociales. Sin embargo, la estrategia de la empresa ya no puede funcionar en China, ya que su decisión de «desaparecer» está motivada por un «entorno operativo significativamente más difícil y mayores requisitos de cumplimiento en China», como escribió [1] Mohaf Shroff, vicepresidente de ingeniería de LinkedIn, en el blog oficial de la plataforma.

La versión china de LinkedIn tiene más de 50 millones de usuarios nacionales. Ha sido la única gran plataforma social de una empresa estadounidense autorizada a trabajar en China. La última decisión implica que LinkedIn se unirá pronto a Google, Twitter, Facebook, entre otros, en la lista de páginas web bloqueadas [2] y sus usuarios de China continental tendrán que eludir la censura de internet de China para acceder a la plataforma.

Tras el cierre de la red social, la filial china de LinkedIn [3] presentará una aplicación china de búsqueda de empleo, InJobs, para atender a los solicitantes de empleo en China. Sin embargo, no permitirá a los usuarios crear y difundir  contenido.

Atrapados entre la censura y las necesidades de los usuarios

Desde el lanzamientos de su versión localizada, LinkedIn se ha visto envuelto en un fuego cruzado entre las exigencias de censura del Gobierno chino y las críticas de sus usuarios por sus prácticas de censura.

En marzo de 2021, The New York Times citó fuentes [4] que afirmaban que el regulador de internet chino, la Oficina Estatal de Información de Internet, había reconvenido a LinkedIn por su escasa censura. Dos meses después, la Administración del Ciberespacio de China listó más de cien aplicaciones a las que acusó de «recopilar datos indebidamente», y mencionó en la lista [5] a LinkedIn y Bing de Microsoft.

Por otro lado, desde 2014, activistas de derechos humanos, académicos y periodistas han criticado [6] a la empresa por censurar contenidos sensibles en China. Para satisfacer las exigencias del Gobierno chino, se ha prohibido a los usuarios de LinkedIn de China continental publicar contenido delicado como fotos, informes y comentarios sobre la masacre de Tiananmén de 1989. En cuanto a los usuarios extranjeros, las publicaciones que contengan información delicada serán bloqueadas en la red china de LinkedIn.

En los últimos años, LinkedIn ha extendido su censura a los perfiles de usuarios extranjeros. Desde 2019 [7], a varios periodistas, académicos y activistas extranjeros les han bloqueado sus perfiles en China.

En septiembre, varios periodistas estadounidenses, como Bethany Allen-Ebrahimian, Melissa Chan y Greg Bruno han visto sus perfiles bloqueados en la plataforma china de LinkedIn. Cuando Bethany Allen-Ebrahimian se puso en contacto con la plataforma, el administrador le aconsejó que «actualizara la sección Resumen» de su perfil. La periodista de investigación se burló de la empresa por su «servicio gratuito de consultoría sobre autocensura»:

La cuenta de Zhou Fengsuo fue restablecida después de que tuiteó sobre el bloqueo en Twitter. Así que yo también lo estoy haciendo ahora.

Publicaré una actualización para ver si se restablece mi cuenta.
————
Me gustaría destacar una parte especialmente perturbadora del correo electrónico del servicio de atención al cliente de LinkedIn:

«Trabajaremos contigo para minimizar el impacto y podemos revisar la accesibilidad de tu perfil dentro de China si actualizas la sección Resumen de tu perfil».

Tras el incidente, el senador republicano estadounidense Rick Scott escribió [9] a LinkedIn y al director general de su empresa matriz, Microsoft, y describió la censura como «un grosero aplacamiento y un acto de sumisión a China Comunista» y planteó una serie de preguntas difíciles, y exigió a la empresa que explicara su política de censura en China.

Dentro de China, la cuenta oficial de LinkedIn en Weibo dijo que los informes de los medios sobre el cierre de sus servicios eran incorrectos [10]. Su presidente chino Lu Jian interpretó en una declaración [11] la medida de poner fin a sus servicios de redes sociales como un ajuste de la estrategia empresarial.

Sin embargo, muy pocos internautas chinos creen la versión apolítica de esta historia. En Weibo, varios han expresado su frustración por estas noticias. Un usuario de LinkedIn dijo [12]:

一想到领英要关闭 我就烦躁……/关注了好多学校和外企 我的唯一消息途径……/关闭社交功能 我要它干什么…… ​

Estoy muy frustrado por el cierre de LinkedIn…/He seguido muchas escuelas y empresas extranjeras, y era la única fuente de información relacionada…/ ¿Qué sentido tiene una plataforma sin funciones de redes sociales?

Un comentario más crítico decía (el enlace y la cita original en chino se han eliminado por motivos de seguridad):

Damn it. Now they not only block anything sensitive, but also access to job opportunities from foreign companies and overseas / so Chinese workers can only be exploited by Chinese businesses, everyone is locked in involution [13] (development through intense internal competition),  let’s walk toward common wealth (共同富裕). The country is closing its door.

¡Maldita sea! Ahora no bloquean todo lo delicado, sino también el acceso a oportunidades de empleo de empresas extranjeras y en el extranjero/ así que los trabajadores chinos solo pueden ser explotados por las empresas chinas, todo el mundo está bloqueado en la involución [14] (desarrollo a través de intensa competencia interna), vamos hacia la riqueza común (共同富裕). El país cierra sus puertas.

En Twitter, bastantes usuarios de China continental han utilizado herramientas de elusión para dejar comentarios en noticias relacionadas, y afirman que LinkedIn abandonó el mercado chino por fracaso comercial, y no por razones políticas. He aquí algunos ejemplos:

Maozyer1984 [15]: 亚马逊自己竞争不过淘宝京东,领英还不如脉脉,这怪谁?

Amazon fue derrotado por Taobao y Jingdong, LinkedIn es menos popular que Mai Mai [aplicación china de búsqueda de empleo y negocios con más de 80 millones de usuarios], ¿a quién se puede culpar?

43a2Ef2HajK3LGu [16]: 說真的,领英受欢迎的话就不会退市。卫生巾请不必为微软找借口了。

Si LinkedIn es lo suficientemente popular, no abandonará el mercado [chino], The Wall Street Journal se ahorra inventar excusas para LinkedIn.

Nueva ley de seguridad de datos de China

Hasta ahora, Microsoft no ha explicado qué «dificultades» enfrenta la empresa en China. Paul Mozur, periodista de The New York Times, cree que la recién promulgada ley de seguridad de datos [17] de China puede haber contribuido al cierre de LinkedIn:

LinkedIn cerrará sus servicios en China, por un supuesto entorno «difícil».
El servicio, propiedad de Microsoft, había censurado publicaciones en China, en cumplimiento de las leyes del país, para poder operar allí.
—————-
Algunos otros puntos sobre la salida de LinkedIn de China: la ley de seguridad de datos probablemente sea un factor, ya que LinkedIn tendría que almacenar muchos más datos de los usuarios en China. Además, en el anuncio de LinkedIn en China, no hacen mención a los problemas de regulación. Así que una salida censurada por su censura.

Algunos blogueros chinos en Weibo también comparten la misma teoría: Fei-Yan-Ping-Tan (飛彥評談), comentarista de temas de actualidad, señaló [20] que LinkedIn tenía principalmente usuarios extranjeros en China. Como se menciona en un artículo [21] del South China Morning Post, las empresas tecnológicas enfrentarán acciones legales de su propio país si entregan los datos de los usuarios extranjeros a las autoridades chinas cuando se lo soliciten.

La ley de seguridad de datos [17] china ha extendido su jurisdicción al extranjero, ya que trata de prevenir y sancionar las actividades de datos realizadas fuera de China que «perjudicarían la seguridad nacional o los intereses públicos de la República Popular China, o los derechos legítimos de ciudadanos o entidades chinas». Las empresas extranjeras de internet tienen que valorar sus actividades de datos, incluida recopilación, almacenamiento, uso, procesamiento, transmisión, suministro y divulgación de datos, por parte de un tercero para asegurarse de que sus protocolos no «dañarán la infraestructura de información crítica» en China y provocarán graves consecuencias.

Es probable que LinkedIn y Bing de Microsoft sean objeto de una evaluación por parte de terceros, ya que ambas aplicaciones fueron incluidas en la lista [5] de la Administración del Ciberespacio por «recopilación indebida de datos» en mayo.

Otro factor de empuje es la próxima la Ley del Algoritmo, como sugiere la investigadora de política china Kendra Schaefer:

También requeriría que los algoritmos dieran prioridad a cierto tipo de contenido, y podría haber sido necesario un rediseño caro y geopolíticamente desagradable.
El algoritmo e LinkedIn explicado
. 7/13
————–
En segundo lugar, las opiniones orientativas de la Administración del Ciberespacio sobre los algoritmos de los servicios de información, publicadas en septiembre, que dejan claro que los algoritmos de distribución de información deben defender los valores fundamentales socialistas. 8/13

La ley propuesta obliga a las empresas de internet a ajustar sus algoritmos para difundir energía positiva, lo que significa que estas empresas se convertirían en parte de la maquinaria de propaganda china.

Frente a este «entorno complicado», el usuario de Twitter de China continental @mike56705438 utilizó el humor [24] para comentar que para que LinkedIn arraigue en China, tiene que ceder totalmente su propiedad al Partido Comunista Chino:

成立党支部,转让51%的股份给我党是领英的唯一出路。这和当年刚解放时,保留外资企业,但在政策上用钝刀子杀猪一模一样,毛泽东思想学的真好。

Crear una sucursal del partido y transferir el 51 % de sus acciones al partido es la única salida. La situación actual es como en la época de la liberación de China [principios de la década de 1950], el Partido Comunista Chino quería que las empresas extranjeras se quedaran, pero en términos de política, las masacraron una tras otra. Así de bien se sigue la idea de Mao Tse Tung.

El Partido Comunista Chino ha empezado a exigir a las empresas nacionales de internet que creen sucursales del partido [25] en 2017. Ha quedado claro que el Gobierno chino quiere tener un mayor control sobre el sector de internet. En julio, lanzó una ofensiva a DiDi [26], la mayor aplicación que proporciona vehículos y taxis de alquiler en China, la acusó de vulnerar la seguridad de los datos de los usuarios después de que cotizara en Estados Unidos. Un mes después, según se informa, empezó a trabajar en una ley [27] para prohibir que las empresas de internet coticen en mercados de valores extranjeros, por riesgos para la seguridad de los datos.

Durante más de 20 años, las grandes empresas tecnológicas extranjeras han intentado entrar en el mercado chino. En su día creyeron que trabajar con socios locales y crear versiones locales de sus productos les garantizaría la entrada en este mercado. Por eso, por ejemplo, Google lanzó su versión en chino simplificado y creó una filial de Google China [28] en 2005, pero cerró su motor de búsqueda simplificado en chino en 2010.

Microsoft parece tener más paciencia, y LinkedIn es la última red social de propiedad estadounidense que abandona el mercado chino. El cese de la versión china de LinkedIn, como muchos han señalado, marca el fin de un experimento para que las grandes tecnologías extranjeras se comprometan con la China autoritaria.

LinkedIn cerrará su servicio en China, por un entorno «complicado»
El servicio, propiedad de Microsoft, había censurado publicaciones en China, en cumplimiento de las leyes del país, para poder operar ahí.
———
Las operaciones de LinkedIn en China fueron en su día un modelo a seguir por las empresas extranjeras de internet. Asociarse con una empresa capitalista de riesgo inteligente, censurar el contenido lo menos posible y obtener acceso a China. Siete años después, el experimento ha resultado un fracaso.